Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Historias de Éxito » Aaya’s Table: un beneficiario de una microdonación del Centro de Estudios en Nutrición brinda asistencia culinaria a los hospitales
CNS Logo

Aaya’s Table: un beneficiario de una microdonación del Centro de Estudios en Nutrición brinda asistencia culinaria a los hospitales

Aaya’s Table — A CNS Microgrant Recipient Provides Hospitals With Culinary Assistance

El siguiente es un artículo de un beneficiario de un subsidio de Community Leads

A veces llegaba al buzón de mi familia un sobre desgastado con sellos internacionales enviados desde la India. Primero a nuestra casa en Australia y luego, cuando nos mudamos a los EE. UU., hasta los suburbios de Minneapolis. Cuando era niño, estas cartas siempre me hacían esbozar una gran sonrisa porque iban dirigidas al “Señorito Varun”, el título inglés británico cortés que se usaba para un niño cuando era muy joven para ser llamado “Señor”. Al crecer, solo escuché a dos personas dirigirse a alguien de esa manera: el personaje Alfred de los cómics de Batman y mi thaatha (abuelo), quien provenía del pequeño pueblo de Tindivanam y mantenía su inglés agudo con esas cartas para mí.

Poco después de cumplir los once años, esas queridas cartas dejaron de llegar. Habíamos ido a la India a principios de ese año para visitar a nuestra familia extendida, pero el viaje pasó de ser feliz y relajante a una crisis de salud alarmante cuando me desperté en medio de la noche en la remota granja familiar por el sonido de los fuertes gemidos, toses y escupitajos de thaatha. Horas después, en el hospital, supe que thaatha había estado sufriendo de insuficiencia cardíaca congestiva. Sobrevivió a la noche, pero vivió solo unos meses más. Tenía 67 años.

Al año siguiente, mi thaatha por parte de mi padre murió repentinamente por un evento cardíaco a los 68 años. Luego, un tío falleció por complicaciones de un accidente cerebrovascular que había sufrido cuando tenía poco más de 40 años, una década antes. Un par de años después de eso, el único hermano de mi madre, que tenía 47 años en ese momento, sucumbió a un infarto masivo. Mi aaya (abuela) era la pariente más longeva que conocí, vivió hasta los 75 años de edad, mucho más que su un hijo y esposo y soportó el empeoramiento de la diabetes durante casi quince años antes de que recibiéramos la llamada nocturna en el extranjero, que es infame entre muchos inmigrantes con familia en otro país. En la universidad, sentía un miedo genuino cada vez que sonaba el teléfono pasadas las siete u ocho de la noche. El pensamiento insidioso era siempre: “¿Quién es esta vez?” Después de un respiro de diez años, la hermana mayor de mi padre murió repentinamente a los 62 años, después de que su diabetes (que no fue tratada previamente) progresara a una enfermedad renal, y mi primo de 24 años perdió la batalla contra la leucemia. Como muchos asiáticos del sudeste, mi destino parecía estar sellado por la genética.

Aaya’s Table

Teniendo en cuenta la historia de mi familia, no debería sorprendernos mucho que estuviera en el curso premédico en la universidad. Unirme al mundo de la Medicina era la única forma que podía pensar para vengar, o de alguna manera honrar, las muertes en mi familia. Terminé convirtiéndome en ingeniero biomédico y encontré una gran satisfacción en el desarrollo de productos en la industria de dispositivos médicos. Comencé como un niño de ojos brillantes para el que cada momento de trabajo estaba lleno de la promesa y el potencial de mejorar la medicina y ayudar a las personas. Me tomó casi diez años en la industria, comenzando en una empresa emergente y abriéndome camino hacia una gran corporación, antes de que identificara una contradicción evidente: a pesar de los avances en la tecnología médica de los que formaba parte, la prevalencia de enfermedades crónicas continuaba aumentando y nuestro sistema de salud estaba luchando por combatirla.

Siempre cito El Estudio de China como la gran inspiración que cambió el rumbo de mi carrera. Mi pareja en ese momento (ahora mi prometida) lo había recomendado para mis largos viajes diarios, y el momento en que lo terminé fue realmente asombroso. Lo finalicé justo antes de aterrizar en Nueva Orleans para la conferencia de la Sociedad de Investigación Ortopédica. Normalmente, sería atraído hacia las charlas y presentaciones mostrando la ciencia más novedosa, pero en esa conferencia me encontré revisando este póster en particular del Medio Oeste que detalla cómo los implantes de reemplazo articular más nuevos no duraron mucho más que la tecnología antigua debido a la obesidad, la diabetes y otras enfermedades crónicas que acababa de leer se podrían prevenir con la comida. Fue un momento esclarecedor para mí, y también muy humillante, ya que era el ingeniero principal que diseñaba un dispositivo de reemplazo de rodilla impreso en 3D e implantado robóticamente.

Unos meses más tarde, asumí el papel de embajador de marca de Beyond Meat, que aún no eran públicos. No sabía exactamente cómo hacerlo, pero quería ser parte del movimiento para eliminar las comidas perjudiciales para la salud en Estados Unidos. Como beneficio adicional, Beyond Meat todavía tenía esa sensación emocionante de emprendimiento que me faltaba desde la primera parte de mi carrera. Comencé trabajando por la noche y los fines de semana para ayudar a compartir mi nueva pasión por la nutrición basada en plantas.

Para entonces, básicamente tenía un pie fuera de la puerta de la industria de dispositivos médicos, pero como soy bastante averso al riesgo, todavía estaba esperando mi propia visión de cómo influir en la atención médica. Hay un proverbio que dice que con cada paso que uno da, independientemente de saber la dirección en particular, es el paso correcto y engendrará el siguiente; estar quieto no te lleva a ninguna parte. Durante los siguientes seis meses, más o menos, tuve conversaciones con cerca de mil personas que me permitieron discutir no solo las alternativas de carne basada en plantas, sino también las motivaciones subyacentes y los desafíos del cambio de estilo de vida. El desafío común que escuché una y otra vez fue la necesidad de más recursos y apoyo. Conectar los puntos entre comer bien y lograr una mejor salud no siempre es obvio o fácil. A principios de 2019, tenía la dirección que necesitaba para comenzar Aaya’s Table y la misión de llevar comida casera saludable, basada en plantas sin procesar (WFPB, por sus siglas en inglés) a diversos hogares estadounidenses.

En nombre y propósito, Aaya’s Table rinde homenaje a la historia familiar, tanto la mía como la de muchos otros que han visto los efectos de las enfermedades crónicas en sus seres queridos. Mientras que normalmente asociamos la cocina de la abuela y esas recetas familiares especiales con la comodidad y el ambiente hogareño, también quiero solidificar el vínculo entre esa comida y la buena salud. Seguir una alimentación predominantemente basada en plantas para mejorar el bienestar no tiene por qué significar renunciar a la buena comida que comimos al crecer. En muchos casos, las antiguas tradiciones culinarias fueron, de hecho, mejores para nosotros de lo que pensamos. El equipo de Aaya’s Table trabaja con nuestros clientes para aprender sobre sus cocinas preferidas y sus aversiones a la comida para asegurarse de que mantengan los sabores familiares mientras dejan atrás los aceites y azúcares agregados y productos animales, que sabemos causan enfermedad crónica.

Aaya’s Table — A CNS Microgrant Recipient Provides Hospitals With Culinary Assistance

Este enfoque personalizado enfatiza la importancia cultural. La capacidad de ofrecer planes de comidas a personas de todos los orígenes es un diferenciador importante para nosotros y se debe, en parte, a mis propios desafíos al convertirme en una persona que consume alimentos basados en plantas. Crecí comiendo los platos indios más sabrosos y picantes, la mayoría de los cuales comienzan con un salteado de cebolla, ajo, jengibre y especias en un montón de aceite o mantequilla, un thali o takda. Esa es la columna vertebral de muchas de las comidas que amo, así que cuando decidí cambiar mi dieta y convertirme en una persona que consume alimentos basados en plantas sin procesar, no podía identificarme con muchas de las recetas que existen. Muchos de nuestros clientes enfrentan desafíos similares cuando intentan adoptar el cambio, y creemos que representa un perjuicio renunciar a los sabores y aromas complejos de recetas familiares de generaciones anteriores a cambio de arroz integral y verduras al vapor. Por lo tanto, nos esforzamos por lograr algo incluso mejor que el término medio y más que una pizca de hojuelas de chile seco.

En última instancia, quiero comidas deliciosas que lleven a historias impresionantes de salud recuperada. Aaya’s Table es el brazo culinario que los médicos que adoptan un cambio de estilo de vida le pueden recomendar a sus pacientes. Esa relación y confianza con los proveedores de atención médica no es del todo diferente a la de mis días de dispositivos médicos. Solo que ahora estoy orgulloso de poder compartir con ellos las historias de éxito de las personas que participan en nuestro Culinary Rehabilitation (CuReTM) Program (Programa de Rehabilitación Culinaria, en español). Tenemos algunos resultados iniciales sólidos, pero queda un largo camino antes de que “la comida como medicina” ocupe el lugar que le corresponde como piedra angular de nuestro sistema de salud. Con suerte, Aaya’s Table puede hacer contribuciones significativas junto con el trabajo inspirador de otros líderes basados en plantas.

Come bien, siéntete mejor.

-Varun Ponmudi

El Centro de Estudios en Nutrición (CNS) de T. Colin Campbell está comprometido con aumentar la conciencia sobre el impacto extraordinario que tienen los alimentos en la salud de nuestros cuerpos, nuestras comunidades y nuestro planeta. En apoyo a este compromiso, el CNS ha creado una iniciativa de servicio llamada ‘Community Leads’ (la comunidad dirige, en español) para potenciar las iniciativas sostenibles basadas en alimentos en todo el mundo mediante la concesión de subvenciones para permitir la creación de empresas innovadoras e impulsar el crecimiento de las iniciativas existentes. Considera hacer una donación a esta gran causa. El 100 % de tu donación se destinará a apoyar iniciativas como la que acabas de leer en este artículo.

Obtén más información sobre Community Leads:

https://cdn.nutritionstudies.org/community-leads-service-initiative/

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.