Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » Después de la cirugía de corazón del esposo, pareja vegetariana se convierte en comensales basados en plantas
CNS Logo

Después de la cirugía de corazón del esposo, pareja vegetariana se convierte en comensales basados en plantas

Después de la cirugía de corazón del esposo, pareja vegetariana se convierte en comensales basados en plantas

Perder peso, reducir tu colesterol y reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca en unos pocos meses, simplemente al mejorar la forma en la que comes. Suena como publicidad, ¿verdad?

Pero mi esposo, de 61 años, y yo, de 59, hemos marcado los tres objetivos desalentadores solo cuatro meses después de sumergirnos en una alimentación basada en plantas sin procesar y aunque vivimos en Ithaca, Nueva York, un paraíso para los que comen saludablemente, nunca pensamos que nos uniríamos a la categoría de los veganos de nuestra ciudad.

Justo antes de Acción de Gracias, un cateterismo del corazón de mi esposo reveló cuatro bloqueos, uno de los cuales era de importancia crítica. Hasta entonces, habíamos sido lo suficientemente afortunados como para vivir la vida con buena salud, con pocas intervenciones médicas y, desde luego, que no amenazaran la vida. Sin embargo, veinticuatro horas después de un procedimiento que prendió las alarmas, estábamos en la sala de un hospital cardíaco, en la cercana Rochester, escuchando a un destacado cirujano cardíaco regional describir la operación de triple bypass que realizaría en el corazón de mi esposo a la mañana siguiente.

En resumen, fue esta crisis, seguida de una recuperación quirúrgica larga e incómoda, lo que nos impulsó rápidamente a elegir una alimentación basada en plantas sin procesar. Hasta ahora, hemos adoptado esta forma más saludable de comer y cenar sin remordimientos o mirando hacia atrás.

Sin duda, los médicos de mi esposo le salvaron la vida, diagnosticando preventivamente la enfermedad cardíaca y evitando que sufriera lo que seguramente podría haber sido un ataque cardíaco dañino o incluso fatal. Expertos nutricionistas en el Cayuga Heart Institute de Ithaca nos pusieron en el camino de la alimentación basada en plantas sin procesar para mantener esas corrientes vitales de sangre fluyendo libremente dentro y fuera del corazón de mi esposo.

Antes de consultar con nutricionistas, había recurrido a estrategias de sentido común, como consumir menos carne y reducir la ingesta de sal. Ciertamente, la recomendación de una alimentación basada en plantas sin procesar fue una estrategia mucho más agresiva de lo que esperábamos. Regresamos a casa después de la primera consulta, dotados con los nombres de libros y artículos de T. Colin Campbell, Caldwell Esselstyn, Dean Ornish y otros defensores de la alimentación basada en plantas para la buena salud y la prevención de enfermedades. De hecho, también nos recomendaron que siguiéramos los consejos de Esselstyn para eliminar todos los aceites y alimentos con niveles más altos de aceite como las nueces y los aguacates, o según lo que pensábamos: comer basados en plantas hasta el enésimo grado; una dieta vegana con esteroides.

Dejar el aceite puede parecer drástico, pero si hay una posibilidad razonable de que pueda reducir y revertir la enfermedad cardíaca, no es un paso demasiado grande para dar. Aun así, incluso para mí, una cocinera vegetariana y entusiasta con mucha experiencia, su régimen parecía desalentador.

Pero mi esposo, enfático en su deseo de nunca más necesitar cirugía del corazón, estaba muy motivado. Como socia y chef, estaba lista para el trayecto como una pasajera y aliada muy dispuesta. No era estrictamente necesario que siguiera la misma alimentación, pero sabía que sería más fácil y más motivante para mi esposo adherirse a este si la siguiéramos juntos. Además, estaba intrigada. Trabajando en la Universidad de Cornell, ya estaba familiarizada con el trabajo del Dr. Campbell y lo había escuchado hablar. Aun así, preparar comidas hechas con una alimentación basada en plantas solo para mí mientras cocinaba otras comidas para las preferencias de los miembros de mi familia no me pareció práctico. Ahora, la mejor opción no solo era clara, sino también prescriptiva.

Nuestra transición fue más corta y más fácil de lo que esperaba, en parte, porque ya habíamos comido vegetariano en casa durante varios años. Volvernos comensales basados de plantas era solo un paso más; dejar el aceite significaba adaptar muchas de mis recetas comprobadas y, en gran parte, basadas en plantas, simplemente tostando en seco, cociendo al vapor y salteando alimentos en agua.

Eso no quiere decir que nuestra nueva alimentación no presente desafíos o que requiera una cierta cantidad de autodisciplina. Cuando mi mano derecha avanza, digamos, hacia un montón de papas fritas saladas o una porción de pastel con glaseado cremoso, mi mano izquierda debe arrebatármela. Por ejemplo, viajamos mucho, y puede ser difícil encontrar buenas comidas basadas en plantas en la carretera. Se necesita una investigación avanzada y la información de colaboración de amigos para encontrar restaurantes adecuados. También significa, siempre que sea posible, llenar el automóvil o equipaje de mano con suficientes alimentos para sobrevivir nuestro viaje. No podemos simplemente consumir una porción rápida de pizza o conducir a cualquier punto de comida rápida.

Sin embargo, no solo estamos haciendo que funcione, sino que también comemos alimentos extremadamente deliciosos. Mi esposo dice que solo trata de no pensar en el cerdo desmenuzado, la pizza de pepperoni, las hamburguesas con queso y otras comidas que disfrutó durante muchos años. Honestamente, puedo reportar que no me siento privada ni siento un hambre insatisfecha —y puedo alimentar mis antojos nocturnos con galletas saladas saludables, cereales o helados congelados que parecen satisfacerme—. Beneficio adicional: la sensación de pesadez por comer comidas que son ricas en grasas y calorías se ha ido.
Después de solo cuatro meses, él bajó 15 libras (seis kilogramos), mientras que yo bajé 10 (cuatro kilogramos), y ambos redujimos significativamente nuestro colesterol HDL. Hasta ahora, los resultados hablan por sí solos, y esperamos que sigan llegando más resultados buenos.

Más aspectos positivos de nuestra alimentación basada en plantas sin procesar:

  • Aunque ya no horneo galletas de chocolate tradicionales, puedo hornear pan.
  • Solía ​​mantener una lista actualizada de mis sabores favoritos de nuestra heladería local. Ahora sé dónde comprar un gran sorbete y helados italianos cuando es hora de un placer.
  • Las compras de comestibles son más rápidas, fáciles y menos costosas. Puedo eliminar viajes en pasillos llenos de carnes, pescado y productos lácteos.
  • Cuando cocino para mis amigos, se sienten sinceramente agradecidos porque elegimos alimentos saludables.
  • Hacer pedidos en restaurantes es fácil: solo buscamos una o dos opciones veganas.
  • Al no ser un desafío la pérdida de peso, mis entrenamientos de gimnasio son más cortos, y me enfoco en la salud cardíaca y fortalecimiento muscular y ​​no en la quema de calorías, lo que puede llevar mucho tiempo.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.