Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » En Práctica » Ocho consejos para prepararte de manera completa para el otoño
CNS Logo

Ocho consejos para prepararte de manera completa para el otoño

Todas las criaturas vivientes en la tierra están ligadas y son afectadas por los ciclos de los días, los meses y las estaciones. Como seres humanos, nuestros cuerpos también se ven afectados por la luz y la oscuridad, la sequedad y la humedad, el calor y el frío, los cuales representan el paso del tiempo.

Durante milenios, los pueblos del mundo han seguido la guía de la Madre Naturaleza para mantener la salud y extender su longevidad. Las hierbas amargas en primavera actuaban como desintoxicantes naturales; las frutas frescas crudas y las actividades al aire libre gobernaban el verano; la reflexión y el ayuno durante el otoño permitían prepararse para el invierno; calentar las hierbas para ayudar a mantener la protección durante el invierno.

Sin embargo, a medida que el mundo evolucionó hacia una era de avance tecnológico, también lo hicieron nuestros comportamientos. Avanzamos muy rápidamente hacia los hábitos que se consideran parte de la conveniencia de la vida moderna, como los alimentos previamente empaquetados, la luz artificial y menos sueño, por nombrar algunos. Mientras nuestra sociedad ha evolucionado lejos de la naturaleza, nuestra biología no la ha alcanzado; todavía dependemos de los mismos hábitos naturales para tener una salud óptima como lo hicieron nuestros antepasados ​​hace cientos de años (una alimentación compuesta de alimentos densamente nutritivos, estacionales, en su mayoría plantas, buen sueño, actividad y movimiento regulares).

Hoy por hoy, comemos grandes cantidades de la misma comida durante todo el año y consideramos los ciclos naturales de purificación, ayuno y desintoxicación como prácticas “alternativas”. Sí, se puede argumentar que la tecnología y la ciencia nos permiten permanecer vivos más tiempo, pero ¿estamos perdiendo la calidad de nuestras vidas y nuestra biología natural en el proceso? Para colmo, estamos alejándonos más del ritmo natural del cuerpo-mente, que es clave para la salud en general.
Como parte de mi trabajo, abogo por un regreso a un estilo de vida más simple y saludable, uno que te permita vivir más en sintonía con la naturaleza y tu propio cuerpo. Dado que nos estamos acercando a los meses más fríos, podrías preguntarte cómo adaptar tu estilo de vida a la próxima estación de acuerdo con las reglas naturales de la naturaleza.

En primer lugar, es importante entender lo que le sucede a tu cuerpo a medida que el clima cambia de cálido a frío. Durante el otoño y el invierno temprano, nuestra digestión se vuelve un poco lenta, tendemos a necesitar más sueño, nuestra piel y vías respiratorias se secan y nos volvemos más propensos a las infecciones y a las enfermedades transmitidas por el aire.

Históricamente, la gente en todo el mundo celebró la cosecha y el otoño con ayunos (por ejemplo, Ramadán y Yom Kippur), la reflexión sobre sus vidas y haciendo reformas. Es un tiempo tradicional para centrarse en el equilibrio del cuerpo. Aquí están mis recomendaciones para cómo honrar los cambios naturales en tu cuerpo que vienen con este cambio de estación:

Consume más tubérculos y otros vegetales de temporada. Esto te ayudará a mantener un intestino saludable y te ayudará en el proceso de desintoxicación natural, que es común en esta época del año.

Un sistema digestivo fuerte y saludable es clave, ya que es responsable de muchos de los procesos nutricionales, de desintoxicación, inmunológicos y metabólicos en el cuerpo.

  • Agrega especias calientes como canela, nuez moscada, jengibre y ajo a tus platos.
  • Cambia tu entrenamiento para incluir actividades menos vigorosas como yoga, estiramientos y caminatas rápidas.
  • Usa aceites naturales (coco, jojoba, manteca de karité) para hidratar la piel y un cepillo seco para deshacerte de las células muertas por lo menos dos veces por semana.
  • Practica la higiene del sueño al ir a la cama un poco antes, manteniendo la habitación fresca y oscura y conservando consistencia con tu horario de sueño.
  • Consume menos alimentos fríos y menos hielo o agua fría. En su lugar, bebe té lo más a menudo posible, idealmente con hierbas amargas como el diente de león, la salvia, la genciana, la cúrcuma y la manzanilla.
  • Consulta con tu médico y considera la posibilidad de agregar suplementos que ayudarían a prevenir la acumulación de tóxicos. Vienen a la mente hierbas como el cardo mariano o el hidratis.
  • Cambia tu actividad hacia adentro. Reflexiona sobre las últimas tres estaciones, planea para las próximas cuatro y pide orientación y claridad cuando sea apropiado. La meditación se ha utilizado durante siglos para mejorar la relajación, mejorar el equilibrio mente-cuerpo y aumentar la salud general y el bienestar.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.