Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Pérdida de Peso » Adicciones alimenticias
CNS Logo

Adicciones alimenticias

Por qué es tan difícil comer saludablemente

Hoy en día, la mayoría de la gente reconoce que las drogas, incluyendo la nicotina, el alcohol, la cafeína y la cocaína, son adictivas. Es de conocimiento común que la exposición repetida a estas sustancias puede dar lugar a la adicción física y que las consecuencias de la adicción pueden ser devastadoras. Escapar de la trampa del placer de la adicción puede ser extremadamente difícil. Incluso los programas de tratamiento más efectivos fallan miserablemente para la gran mayoría de los adictos. Por ejemplo, los programas de tratamiento más efectivos para el alcoholismo implican un período de cuidados hospitalarios intensivos durante 30 días, seguido por un apoyo ambulatorio que a menudo involucra 90 visitas en 90 días a un programa de 12 pasos. De los adictos altamente motivados que completan el programa, más del 70 por ciento fracasa.

A diferencia de las drogas, cuyo uso es voluntario, la comida es esencial para la vida. Algunas comidas, en particular las altamente procesadas y estimulantes, provocan respuestas similares a la adicción. No todos los individuos responden a la naturaleza adictiva de las comidas altamente procesados, y los que lo hacen pueden no responder exactamente de la misma manera.

En el caso de la harina

La trampa del placer alimentario está a menudo escondida y es extremadamente difícil de escapar. El resultado más común es la obesidad. El tratamiento médico de la obesidad tiene una tasa de curación menor que el tratamiento de la mayoría de los cánceres y la reincidencia supera el 90 por ciento en la mayoría de los estudios. La clave para entender la adicción a los alimentos es entender la naturaleza de los alimentos altamente procesados. Los alimentos naturales contienen carbohidratos, proteínas y grasas, pero también contienen fibra y agua. Cuando los alimentos son altamente procesados, a menudo la fibra y el agua se quitan o se modifican, como cuando el cereal de grano entero es molido en un polvo muy fino. Este proceso hace que el carbohidrato en el grano esté infinitamente más disponible para el cuerpo. Otra técnica en el procesamiento de alimentos es aislar y concentrar un componente de los alimentos como se hace en la producción de aceite o azúcar. Cuando el componente deseado se separa de los componentes naturales como la fibra, el agua y otros nutrientes, es mucho más fácil comer en exceso. Este efecto se potencia adicionalmente porque el sabor concentrado de manera artificial de la sustancia aislada es muy estimulante para las papilas gustativas.

Cuando los seres humanos (u otros animales) comen alimentos procesados ​​altamente concentrados, incluyendo aceite, azúcar y productos de harina, estimulan artificialmente la secreción de dopamina en el cerebro. La dopamina es el neuroquímico más estrechamente asociado con el placer. Cuanto más altamente concentrada esté la comida (calorías por libra), más dopamina es secretada por el cerebro, mejor sabe la comida y es más eficaz la trampa del placer. Además, los alimentos artificialmente concentrados carecen de los factores de los alimentos sin procesar, incluyendo la fibra, que desencadena los mecanismos de saciedad en el cerebro que son responsables de la sensación de plenitud y la regulación de la ingesta total de calorías. Cuando la saciedad no se desencadena normalmente, comer en exceso se vuelve inevitable y a la larga, llega la obesidad. Cuando dicen, “te apuesto que no puedes comer solo uno”, ¡no están bromeando! Más de dos tercios de los adultos en los Estados Unidos tienen ahora sobrepeso u obesidad. La epidemia de la obesidad en la sociedad industrializada es el resultado de la trampa del placer alimentario y la alimentación excesiva que fomenta.

Una razón por la que es tan difícil para la gente escapar de la trampa de placer alimentario es la creencia en el concepto de moderación. Una creencia común es que todo con moderación es saludable. Aunque hay algunas personas que pueden comer alimentos procesados ​​con moderación, si estás luchando con tu peso, es probable que TÚ no seas uno de ellos. Cuando se trata de la adicción, la moderación NO es la respuesta. No les aconsejamos a los alcohólicos que “beban con moderación”. No les aconsejamos a los alcohólicos que pongan su alcohol en un vaso más pequeño para reducir su consumo excesivo, ni les aconsejamos que coloquen su bebida en la mesa entre sorbos. No les sugerimos beber solo cerveza y vino y no les decimos que cuenten sus onzas de ingesta. Por encima de todo, la mayoría de los adictos sostienen profundamente la creencia de que pueden seguir bebiendo moderadamente, pero pronto la experiencia demostrará que esto es una falacia. No aconsejamos a los alcohólicos que beban moderadamente porque ¡NO FUNCIONA! A las personas gordas, atrapadas en la trampa del placer alimentario, se les dice que solo necesitan algo de disciplina, o masticar más su comida, bajar su tenedor entre cada bocado, etc. Se les dice que coman con moderación. Esta estrategia fracasará miserablemente para los adictos a la alimentación de la misma manera que falla para los drogadictos.

El sistema 100 por ciento eficaz para tratar el alcoholismo implica la eliminación del alcohol. El sistema 100 por ciento eficaz para el tratamiento de la adicción a la alimentación y la obesidad resultante, implica la eliminación de los alimentos altamente procesados ​​que pueden engañar a los sistemas de saciedad del cerebro y dar lugar a la estimulación artificial del placer inducida por el neuroquímico dopamina. La forma más eficaz de perder peso y recuperar la salud es adoptar una alimentación que promueva la salud, derivada de cantidades abundantes de frutas y verduras frescas, y la adición variable de nueces y semillas crudas, vegetales ricos en almidón mínimamente procesados (incluyendo las papas, el ñame, calabazas, etc.), cereales de grano entero (arroz integral, mijo, quinua, pero NO productos de harina), y frijoles (como lentejas, guisantes, etc.). La eliminación o limitación severa de todos los productos de origen animal también se recomienda por razones de salud no necesariamente relacionadas con la trampa de placer. Este tipo de alimentación que promueve la salud, junto con sueño adecuado y ejercicio, dará lugar a la normalización del peso. La mayoría de las personas con sobrepeso que adoptan este plan de alimentación perderán de una a dos libras por semana. Aquellos individuos que siguen una dieta estrictamente vegana deben asegurar una fuente fiable de vitamina B12 y una exposición adecuada al sol para asegurar la producción de vitamina D. Al igual que algunos alcohólicos descubren que “solo dejar de beber” no siempre es fácil, muchas personas con sobrepeso luchan al establecer una alimentación que promueva la salud. Los adictos de todo tipo a menudo encuentran beneficios al hacer una “pausa” en un ambiente que promueva la salud, que evite las distracciones y las tentaciones asociadas con la vida moderna. Además de un ambiente que promueva la salud, un periodo de ayuno solo con agua (con supervisión médica) también puede demostrar ser un complemento eficaz. El ayuno puede despejar el paladar y ayudar a “reiniciar” los mecanismos appestatic (similar a reiniciar tu computador). Muchos encuentran que el ayuno es más eficaz DESPUÉS de un periodo prolongado de cumplimiento con la alimentación. Cuanto más tiempo mantengas la excelencia en esta ANTES de ayunar, más efectivo será el ayuno en promover un retorno a la salud óptima.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.