Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Familia y Niños » ¡Come tus vegetales! Haciendo que tus niños pequeños coman saludablemente
CNS Logo

¡Come tus vegetales! Haciendo que tus niños pequeños coman saludablemente

Puedes comparar el cuerpo de un niño con un edificio en construcción. Se necesitan muchos materiales diferentes para construirlo y mantenerlo en buen estado. Pero un ser humano es también una especie de máquina que está funcionando. Requiere combustible para tener energía, y otras sustancias para hacer que funcione correctamente, de igual manera en que un automóvil necesita gasolina, aceite, grasa y agua.

Para hacer esto, mantén una actitud equilibrada. No juzgues los alimentos solo por las calorías, o solo por las vitaminas, o solo por los minerales. Todo el mundo, a largo plazo, necesita un equilibrio de alimentos bajos y altos en calorías, así como un equilibrio en otros aspectos de la alimentación. Afortunadamente, hay una serie de buenos libros disponibles y muchos de los cuales incluyen una variedad de recetas. Tan importante como consultar un libro, sin embargo, es alentar a tu hijo a comer una variedad de vegetales a una edad temprana.

Durante el primer año de tu bebé querrás proporcionarle la mayoría de los siguientes vegetales cocidos: espinacas, guisantes, cebollas, zanahorias, espárragos, acelgas, calabazas, tomates, remolachas, apios y papas.

Antes de un año, el cambio debe hacerse gradualmente de puré a una consistencia más gruesa y grumosa. (Naturalmente, algunas verduras en puré y finamente trituradas todavía se le pueden servir.) Los guisantes deben ser machacados ligeramente para evitar su ingestión entera. Las verduras al vapor, como las zanahorias, las papas y las habichuelas cortadas en trozos, son alimentos buenos para consumir con las manos.

Las batatas o ñames se pueden utilizar a veces en lugar de las papas blancas. Si te has ceñido a los vegetales fácilmente digeribles hasta la edad de un año, puedes probar gradualmente los menos populares y, a veces menos digeribles, como los frijoles lima (machacados), el brócoli, el repollo, el coliflor, los nabos y las chirivías. Gran parte de su fuerte sabor se puede eliminar cambiando el agua de cocción dos veces, aunque el problema con esto es que también destruye algunas de las vitaminas. A algunos niños les gustan y los digieren bien, pero muchos no los tocarán. Ten paciencia y no te preocupes. Espera hasta los dos años para servir granos de maíz. Los niños pequeños no los mastican, así que no cambian al ingresar al cuerpo. Usa solo maíz tierno. Y, cuando lo cortes de la mazorca, no lo hagas demasiado cerca. De esta manera cada grano estará abierto. A la edad de tres o cuatro años, cuando comiences a usar el maíz de la mazorca, corta el centro de cada hilera de granos, para que queden abiertos.

Las vegetales crudos más fácilmente digeribles se deben suministrar al niño de uno o dos años que tenga buena digestión. Los mejores son los tomates pelados, la lechuga, las judías verdes en rebanadas, las zanahorias ralladas y el apio picado y rallado. Incluso si son “orgánicos”, deben lavarse bien. Ve despacio al principio y mira cómo los digieren. El zumo de naranja o el jugo de limón endulzado se pueden utilizar como aderezo. Los jugos de vegetales crudos se pueden iniciar al mismo tiempo. Los vegetales crudos y los jugos vegetales son una opción saludable para el niño que los digiere bien.

Si tu hijo se rebela temporalmente contra los vegetales sencillos, recuerda hacerle sopas vegetales: guisantes, tomate, apio, cebolla, espinaca, remolacha, maíz y las sopas que contienen una buena variedad de vegetales mixtos.

Edulcorantes naturales para niños

  • Zanahoria
  • Batata
  • Calabaza
  • Maíz
  • Fruta

Si utilizas sopas comerciales de verduras ya preparadas, tendrás que leer la etiqueta con cuidado. Algunas son muy altas en sodio.

A veces un niño puede rechazar las verduras en cualquier forma durante semanas. ¿Qué harás? ¿Su nutrición se verá afectada? Las verduras son particularmente valiosas para obtener varios minerales y vitaminas, y también para la fibra de los alimentos. Pero en una pizca, una variedad de frutas suministrará muchos de los minerales y vitaminas, y la misma cantidad de fibra. En otras palabras, si a tu hijo no le gustan todas las verduras pero le gustan las frutas, no te inquietes. Sirve la fruta dos o tres veces al día y olvídate de los vegetales por algunas semanas o incluso meses. *Si no haces un gran alboroto de eso, las posibilidades de que el apetito de tu niño por los vegetales regrese con el tiempo son mejores.

* De nuestro director médico
Incluso si un niño no está comiendo sus vegetales, es buena idea seguir haciendo que los pruebe. Hay tantas variedades de vegetales en términos de gustos y consistencias que, si un niño deja de consumir uno, siempre hay otros por probar.
– Dr. Thomas Campbell

Este artículo ha sido adaptado de New Century Nutrition, un antiguo sitio de internet sobre salud y publicación desarrollada bajo la dirección del Dr. T. Colin Campbell.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.