Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Historias de Éxito » Cómo revertí mi diabetes y por fin me volví saludable
CNS Logo

Cómo revertí mi diabetes y por fin me volví saludable

How I Reversed My Diabetes and Became Healthy at Last

El siguiente es un fragmento de Healthy at Last: A Plant-Based Approach to Preventing and Reverting Diabetes and Other Chronic Disease por Eric Adams (Hay House Inc., 13 de octubre de 2020)..

En marzo de 2016, la vida era buena. Tenía el mejor trabajo del mundo: representar a Brooklyn como presidente del distrito. Acababa de cumplir 56 años. Me sentía saludable. Quizás tenía un poco de sobrepeso, pero también la mayoría de las personas de mi edad. Hacía ejercicio con regularidad y, como todos los neoyorquinos, caminaba a todas partes. Incluso me metía en la cancha de baloncesto, de vez en cuando.

Me veía y me sentía bien, es decir, hasta el día en que me desperté ciego.

Aterrorizado, parpadeé rápidamente, deseando que el mundo a mi alrededor volviera a enfocarse. Finalmente, apenas pude distinguir el contorno de mi despertador. Caminé con dificultad hacia el espejo y vi, para mi horror, que mi ojo derecho estaba inyectado en sangre. No pude ver nada por el izquierdo. Mi estómago se sentía como si hubiera tragado ácido. Había pasado 22 años como oficial de Policía de la ciudad de Nueva York patrullando vecindarios violentos, investigando homicidios y asaltando guaridas de drogas, pero nada de eso me preparó para el miedo que sentí esa mañana de marzo.

Inmediatamente fui al consultorio de mi médico. El dolor de estómago resultó ser una úlcera, explicó, pero mi visión probablemente se vería afectada por el resto de mi vida.

“¿Por qué?”, pregunté.

“Eric”, dijo con gravedad. “Ordené una prueba de A1c, la que mide tu porcentaje de azúcar en sangre. Un nivel normal está entre el 4 y el 5,6 por ciento. Un nivel de A1c superior a 6,5 significa que tiene diabetes diagnosticada”.

“¿Cuál es mi nivel de A1c?”, pregunté.

El doctor aclaró la garganta. “Diecisiete por ciento”.

Todo pareció adormecerse. El tipo de personas que tenían niveles de A1c como ese estaban en silla de ruedas y se inyectaban insulina con regularidad, o eso pensé. Pesaba 210 libras (95 kilogramos), ¿cómo podría ser igual a ellos?

“Tu alto nivel de azúcar en sangre dañó los vasos sanguíneos detrás de tus ojos”, continuó mi médico. “Eso fue lo que causó la pérdida de la visión”.

“Debe haber algún error…”, tartamudeé.

Sacudió la cabeza. “Con ese nivel de A1c, tienes suerte de no estar en coma”. Sacó su bloc de notas y me recetó insulina junto con una batería de otros medicamentos. “Lamentablemente, la diabetes es muy común entre los afroamericanos, Eric. Tendrás que acostumbrarte a los medicamentos. Estarás con ellos por el resto de tu vida”.

¿Estaba realmente condenado a una vida corta porque era un policía negro?

No estaba convencido de eso. Después de explorar la web, encontré una investigación del Dr. Caldwell Esselstyn Jr. de la Clínica Cleveland, uno de los mejores hospitales del país. Treinta años antes, había tomado a 21 pacientes con enfermedades cardíacas graves y los había sometido a algo llamado una alimentación basada en plantas sin procesar. No sabía lo que eso significaba, así que lo busqué en Google. Los alimentos basados en plantas sin procesar no están procesados ​​ni refinados. Piensa en ellos como lo que arrancarías de una vid o sacarías directamente de la tierra. No tienen químicos agregados para convertirlos en alimentos Frankenstein, como papas en papas fritas o tomates en salsa de tomate. Tampoco se les quitan ingredientes, como al volver arroz integral en arroz blanco. Por último, como parte de esta alimentación e igualmente importante, no puedes consumir ningún producto de origen animal. No hamburguesas, pollo frito, huevos, lácteos, ni pescado. Ni siquiera podía usar aceites de cocina. En resumen: nada que pudiera sacar del menú de un dólar.

Casi apago mi computadora, pero tenía que saber la respuesta: ¿Qué pasó con los 21 pacientes del Dr. Esselstyn después de que dejaron el tipo de comida que yo comía todos los días? Casi todos revirtieron su enfermedad cardíaca y evitaron nuevos ataques cardíacos. Sus arterias, una vez obstruidas con placa, se curaron después de eliminar los productos de origen animal y las comidas procesadas.

¿Podría ser tan simple? Exploré de forma más profunda. Me encontré con una investigación del Dr. Neal Barnard del Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM, por sus siglas en inglés). Su equipo tomó pacientes con diabetes tipo 2 y los alimentó únicamente con alimentos basados en plantas sin procesar. En cuestión de semanas, “los participantes vieron mejoras de salud drásticas”, informó el Dr. Barnard. “Perdieron peso, mejoró la sensibilidad a la insulina y bajaron los niveles de HbA1c. En algunos casos, nunca sabrías que habían tenido la enfermedad, en primer lugar”.

¿Nunca sabrías que habían tenido la enfermedad, en primer lugar? Cuanto más leo, más emocionado me siento. Podría dejar la insulina. Podría dejar todos los medicamentos. Podía despertarme con energía y emocionado por mi día, algo que no había sentido en muchos años. Podría estar sano, por fin.

No era solo mi propia salud lo que me emocionaba. Mi madre había estado viviendo con diabetes durante más de una década y estaba experimentando dolor crónico. Mi hermana era prediabética. Estaba preocupado por mi novia, Tracey, a quien le habían diagnosticado prediabetes. Ella es administradora de escuelas públicas que supervisa escuelas en Brooklyn y el Bronx. Nunca he conocido a nadie más dedicado a su trabajo que Tracey. De hecho, era tan dedicada que sacrificó su propia salud por el bien de los niños de Nueva York. Además de su prediabetes, se había sometido a una histerectomía por fibromas y recibió tratamiento por anemia. En su examen físico más reciente, sus médicos le advirtieron que los niveles de A1c estaban aumentando. No pasaría mucho tiempo antes de que estuviera tan enferma como yo. Le pregunté a Tracey si quería embarcarse en este viaje conmigo. Lo hacemos todo juntos, y yo no estaba listo para comprometerme a menos que ella lo estuviera.

“Hagámoslo”, dijo ella, inmediatamente.

El Dr. Esselstyn accedió generosamente a hablar conmigo por teléfono y me explicó la ciencia detrás de una alimentación basada en plantas sin procesar. Me dijo por qué la carne, el pescado, los huevos, los productos lácteos y los aceites de cocina me habían estado matando lentamente durante años, y cómo las frutas, las verduras, los cereales de grano entero, los frijoles, las nueces, las semillas y otros alimentos sin procesar podían revertir ese daño y otros más. “El cuerpo humano es increíblemente resistente”, dijo, “tan solo si se lo permitimos”. Me mantuve escéptico con el hecho de que alguna vez pudiera disfrutar comiendo de esta manera, pero estaba decidido a hacerme cargo de mi salud.

Le respondí: “Doctor, si esto funciona para mí, voy a alentar a todos mis electores a que tomen el control de su salud, tal y como yo lo estoy haciendo ahora”.

EL (CORTO) CAMINO A LA SALUD

Unas semanas después, Tracey y yo abordamos un avión con destino a Cleveland. En el seminario, ya no era presidente del distrito de Brooklyn. Ya no era un futuro candidato a alcalde de la ciudad más grande del país. Más bien, era una de los cientos de personas que padecían enfermedad crónica y estaban desesperadas por encontrar una forma de recuperarse. Conocí a personas que habían sufrido tres, cuatro, cinco ataques cardíacos y eran transportadas en sillas de ruedas con tanques de oxígeno. Había personas que habían tomado insulina durante décadas y tenían un terrible dolor neuropático en las manos y los pies. Ann, la maravillosa esposa del Dr. Esselstyn, preparó platos basados en plantas para que los probáramos. Tracey, que estaba acostumbrada a una dieta constante de comida para el alma (gastronomía estadounidense tradicional de los afroamericanos del sur de Estados Unidos) y McDonald’s, frunció el ceño y me susurró: “¿Qué vamos a hacer, comer hierba?”.

Era como si nunca hubiera sido diabético. Décadas de malos hábitos de salud y decenas de miles de Big Macs, alitas de pollo y papas fritas, todo revertido en cuestión de meses.

Toqué los vegetales de hojas verdes oscuras con mi tenedor, deseando que un lecho de sémola con queso se escondiera debajo. Pero luego probé el biryani de verduras, la coliflor asada con salsa tahini, los aguacates en rodajas, los pasteles de quinua. Fue increíble. Tracey y yo terminamos nuestros platos y nos miramos el uno al otro. Este no era el viejo arroz con frijoles que esperábamos. Esta no era la lechuga iceberg con tomates que asumíamos que los veganos comían todo el tiempo. Esta no era comida para conejos. Esta comida era deliciosa y, según el Dr. Esselstyn, también podría revertir mi diabetes.

Él dijo que la diabetes tipo 2 es una enfermedad del estilo de vida; no sucede a menos que dejemos que lo haga. Cuando aumentamos de peso con una dieta poco saludable, la grasa se acumula en nuestras células musculares, lo que impide que la insulina lleve glucosa a nuestras células. El problema empeora cuando se sigue una dieta rica en grasas, es decir, con mucha carne y lácteos. La grasa de nuestros alimentos se vierte en nuestra sangre, obstruyendo aún más nuestras células musculares y evitando que la insulina haga su trabajo. Luego, el Dr. Esselstyn me dijo que, si podía eliminar la grasa de mi cuerpo y la grasa animal de mi comida, podría revertir mi diabetes por completo. Tracey podría revertir su prediabetes. Existía la posibilidad de que mi madre de 82 años incluso pudiera revertir su diabetes.

Cuando Tracey y yo llegamos a casa, echamos un vistazo largo y tendido a nuestra cocina. Las galletas, las pizzas congeladas, los refrigerios. Bandeja tras bandeja de carne molida, chuletas de cerdo y pechugas de pollo. Una pequeña montaña de cajas de Big Mac en la papelera de reciclaje. Un cubo grasiento de restos de KFC. Nos miramos el uno al otro e hicimos un quejido. ¿Cómo habíamos estado comiendo esta basura durante tanto tiempo?

Tracey y yo no somos personas que hacen las cosas a medias, así que en una tarde botamos todos los alimentos poco saludables de nuestra cocina. Desechamos todas las comidas de origen animal. Botamos los bocadillos procesados. Tiramos los cereales azucarados y los pasteles tostados. Igual con las gaseosas y las galletas tipo sándwich de chocolate. Lo mismo con la cecina de vaca y las galletas de queso. Fue especialmente difícil para Tracey, quien vació los recipientes de almacenamiento de comidas llenos de sus platos favoritos. Eran viejos favoritos que le hicieron pensar en su infancia, incluido el jambalaya con pollo que solía hacer su madre. La receta de arroz y salchicha ahumada caliente que ha estado en la familia durante generaciones. Cuando la situación se tranquilizó, habíamos vaciado casi todo el contenido de nuestra cocina en una docena de bolsas de basura. Luego nos fuimos de compras.

Inmediatamente me di cuenta de nuestro primer problema: encontrar comida de calidad. Después del trabajo solía ir a las bodegas locales para conseguir comidas rápidas y bocadillos, pero ninguna de ellas contenía frutas y verduras. Lo más parecido a las papas eran las papas fritas. Lo más parecido a las fresas eran los bocadillos de frutas. Lo más parecido a los cereales de grano entero eran las hojuelas de maíz. Afortunadamente, en mi área de Brooklyn, había supermercados cercanos que almacenaban los tipos de alimentos que el Dr. Esselstyn dijo que necesitaba comer, incluyendo frutas frescas, verduras de temporada, arroz integral y otros alimentos sin procesar. Los sábados podía conseguir productos de origen local en el mercado de agricultores de Grand Army Plaza.

Excepto que este no era el caso de cientos de miles de mis electores. Mis amigos en Brownsville, el Este de Nueva York y otros vecindarios de bajos ingresos más allá del tren 2 fueron menos afortunados. Ellos estaban rodeados exclusivamente por bodegas, charcuterías y restaurantes de comida rápida. ¿Cómo podría alguien consumir una alimentación basada en plantas sin procesar en pantanos de comidas como este?

Pero antes de que pudiera hacer que Brooklyn fuera más saludable, tenía que volverme más saludable. Tenía que demostrar que consumir alimentos vegetales podía revertir mi diabetes y restaurar la vitalidad que había abandonado mi cuerpo hacía mucho tiempo. Tuve que verme y actuar el cambio que quería impartir en Brooklyn. La primera semana fue increíblemente dura. Me tomó toda mi fuerza de voluntad no meterme en McDonald’s o en KFC, o acercarme a los carritos de comida que estaban estacionados al lado de Borough Hall. Durante años fui su mejor cliente. “Oye, Eric”, gritaban. “¿No quieres perro caliente hoy?, ¿no quieres pollo y arroz?”

“Hoy no”, les decía, trotando de regreso a Borough Hall antes de cambiar de opinión. En su lugar, una ensalada con frijoles negros, tofu, tomates y brócoli con salsa tahini me esperaba en mi escritorio. Cuando terminé, siguieron zanahorias y hummus. Comí edamame y una mezcla de frutos secos. A las 4:00 p.m. comí una manzana y un banano. Siempre que tenía hambre, simplemente comía más plantas. El Dr. Esselstyn me aseguró que comer basado en plantas no significa tener hambre. Muy al contrario: podía comer toda la comida que quisiera y aun así perder peso y revertir mi diabetes. Parecía demasiado bueno para ser verdad, pero mi estómago no estaba en desacuerdo con él.

En la cena, Tracey y yo redescubrimos nuestro amor por la cocina. Ya no podía hacer los viejos platos de comida del alma de mamá, pero podía reinventarlos. Hicimos un pastel vegano con corteza de pan de maíz con leche de coco. Macarrones con queso veganos con leche de almendras y levadura nutricional. Cazuela de batata sin aceite. Gumbo vegano con frijoles y quimbombó.

Casi de inmediato, la grasa extra de mi cuerpo pareció desaparecer. Después de una semana, apreté mi cinturón un agujero más. Después de dos semanas, los pantalones de mis trajes me quedaban como un paracaídas holgado y mi chaqueta se hundía alrededor de los hombros. La gente empezó a notar mi pérdida drástica de peso. Mi vicepresidenta distrital, Ingrid Lewis-Martin, me llevó aparte un día. Nos conocíamos desde la década de 1980, cuando su esposo y yo estábamos juntos en la academia de Policía.

“Eric”, dijo. “Seré honesta: no te ves tan bien. Sabes que te amo como a un hermano, así que sé sincero conmigo. ¿Estás bien?”.

“Estoy muy bien”, respondí, explicando que había perdido peso con una alimentación basada en plantas. Había estado dañando mi cuerpo durante tanto tiempo que todos se habían acostumbrado a mi versión con sobrepeso. Una versión malsana de mí. Una versión diabética de mí. Pero debido a que estaba perdiendo tanto peso, mi cuerpo no podía mantener el ritmo. Mi piel estaba suelta alrededor de mis músculos. Mis ojos estaban hundidos. Y no ayudó que pareciera un niño jugando a disfrazarse con la ropa de su papá. Todo fue temporal y mi cuerpo todavía se estaba adaptando, pero me sentía más saludable. Me despertaba de un salto. Ya no estaba sin aliento al subir las escaleras de Borough Hall. Ya no me sentía exhausto a las 3:00 p.m. Mejor aún, mi visión se aclaró por completo. A los dos meses de comenzar una alimentación basada en plantas, había perdido 35 libras (15 kilogramos).

Cuando regresé a mi médico original, miró mi nuevo análisis de sangre y se quedó sin aliento. “Vaya, Eric, nunca antes había visto que los medicamentos funcionarán tan eficazmente”.

“Dejé de tomar mis medicamentos hace un mes”, respondí, sonriendo.

Me miró fijamente. “No veo cómo eso sea posible. Tu A1c está por debajo de seis. Es como si nunca hubieras sido diabético”.

Era como si nunca hubiera sido diabético. Décadas de malos hábitos de salud y decenas de miles de Big Macs, alitas de pollo y papas fritas, todo revertido en cuestión de meses.

Tracey estaba obteniendo resultados similares. Perdió 30 libras (13 kilogramos) y su A1c bajó tanto que ya no era prediabética. Su colesterol cayó a niveles normales. Durante años, había sufrido de agotamiento debido al estrés de su trabajo. Pensé que ser policía durante 20 años y dirigir Brooklyn como presidente del distrito era difícil, pero eso no tiene nada que ver con lo que hace Tracey. Como administradora de una escuela, se levanta al amanecer para ayudar a administrar el sistema escolar más grande de los Estados Unidos. Ella nunca descansa. Cualquier duda sobre llevar una alimentación basada en plantas se disipó cuando vi a Tracey regresar de otro día de 12 horas todavía rebosante de energía. En lugar de colapsar en el sofá, preguntó: “¿Qué quieres hacer esta noche, Eric?”.

Tracey y yo estábamos sanos por fin. Habíamos encontrado una herramienta poderosa y la usamos para curar nuestros cuerpos. Pero algo me pareció extraño: ¿Por qué nadie sabía de esto? Acababa de revertir una enfermedad que mi médico dijo que era irreversible. Y el Dr. Esselstyn había curado a decenas de personas con enfermedad cardíaca en etapa terminal. Personas que apenas podían caminar. Personas que habían sufrido tres, cuatro, cinco ataques cardíacos y vivían con tiempo prestado. Si era así de simple, así de obvio, ¿por qué no todos consumían una alimentación basada en plantas?

DIFUNDIENDO EL MENSAJE

Después de recuperarme por fin, pensé en la promesa que le hice al Dr. Esselstyn. Si funcionaba para mí, le dije, dedicaría mi vida a ayudar a mis electores a estar saludables también. Nadie merece vivir con mala salud cuando existe una forma simple y científicamente respaldada de prevenir y, a menudo, revertir la enfermedad crónica.

En mi calidad de presidente del distrito de Brooklyn, estoy luchando para ayudar a los neoyorquinos de todos los colores, credos, géneros y orientaciones sexuales a cambiar su salud como mi madre, como Cliff y como yo. Estoy trabajando con hospitales y clínicas para alentar a los médicos a que revelen a sus pacientes las opciones alimenticias para enfermedades cardíacas, diabetes y otras afecciones crónicas. En enero de 2019, me enorgulleció ayudar a lanzar el Programa de Medicina de Estilo de Vida Basado en Plantas en conjunto con NYC Health + Hospitals / Bellevue o los centros de salud comunitarios. El programa está reclutando activamente a neoyorquinos que padecen afecciones crónicas como enfermedad cardíaca, diabetes, obesidad, colesterol alto y presión arterial alta, y está mejorando sus resultados a través de cambios saludables en el estilo de vida, que incluyen, de forma más importante, una alimentación rica en frutas, verduras, frijoles y cereales de grano entero y sin productos de origen animal ni azúcares añadidos. Comenzamos con 200 pacientes y la lista de espera aumentó rápidamente a más de 650. La demanda fue tan abrumadora que estamos luchando para expandir el programa y asegurarnos de que todos los neoyorquinos que luchan por mantenerse saludables reciban la ayuda que necesitan.

Lo único más importante que ayudar a las personas enfermas a mejorar es ayudar a nuestros hijos a mantenerse saludables de por vida. La aparición de enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer, alzhéimer y muchas otras enfermedades crónicas comienza en la infancia, muchas décadas antes de que se noten los primeros síntomas. Sabía que era crucial inculcar hábitos alimenticios saludables en la próxima generación de neoyorquinos, y por eso luché para instituir los lunes sin carne en todas las escuelas públicas de la ciudad. En 2017, apenas un año después de revertir mi diabetes, me paré junto al alcalde Bill de Blasio para anunciar que 15 escuelas en Brooklyn estaban adoptando los lunes sin carne. Menos de 18 meses después, el programa se extendió a más de un millón de niños en todas las escuelas de la ciudad.

Extraído con permiso de Healthy at Last: A Plant-Based Approach to Preventing and Reversing Diabetes and Other Chronic Illnesses por Eric Adams (Hay House Inc., October 13, 2020).

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.