Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » Cuento de hadas vegano: La esposa de un ganadero y su voz para los que no tienen voz
CNS Logo

Cuento de hadas vegano: La esposa de un ganadero y su voz para los que no tienen voz

El cuento de hadas vegano de la esposa de un ganadero que comenzó a nombrar y amar a las vacas que estaban enviando al matadero no es otra cosa que una fantasía de no ficción. Ha sido un paseo en auto robado, una película de suspenso psicológico y una de las transiciones más atrevidas que he hecho en el lapso de mis casi 59 años en este planeta.

¿Quién hubiera pensado alguna vez que un ganadero multigeneracional de Texas empezaría a comer plantas y le gustaría tanto la forma en que se sentía que dejó de comer carne? Yo era la esposa del ganadero que se volvió vegana y yo le estaba adoctrinando con cada documental basado en plantas que pude encontrar porque la palabra vegano lo desanimaba todo el tiempo. Persistí en mi misión. Cuando tropecé con Forks Over Knives, eso fue todo lo que necesité. El libro El Estudio de China, junto con el helado So Delicious finalmente lo llevó más allá de ese límite, y juntos nos despertamos a una forma de pensar y ser que está cambiando corazones y mentes en todo el mundo. Tommy perdió 40 libras y su activismo está tocando profundamente las vidas de los granjeros, los ganaderos y los buenos viejos muchachos del contexto del condado de Brazoria, Texas.

El 31 de octubre de 2014 me volví vegana. El momento en que me deslicé por el “madriguera del conejo”, no hubo retorno evidente. Decir que he cambiado para siempre por mi decisión de renunciar a mi lealtad a la herencia de mi esposo, a favor de la compasión y la repugnancia absoluta que estaba sintiendo en esa coyuntura es una descripción poco entusiasta. Nadie en el planeta que conozco ha hecho tal cosa —y si lo han hecho, dense a conocer ¡tenemos que hablar! —.

Este mes marca mi aniversario vegano de dos años y recuerdo con detalle mis sentimientos, vociferaciones, alegrías y los obstáculos que encontré cuando comencé a navegar por un territorio en mi mente que nunca había sido explorado. Me sentía como una pionera en un terreno sin navegar, y lo estaba. Hay una cita que recuerdo de la Biblia (Juan 14, 2) que dice: “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones. Y si no es así, ¿te habría dicho que voy a preparar un lugar para ti?” Si eres cristiano, budista, musulmán, taoísta, hindú o ateo no es relevante. La divinidad aparece en nuestra humanidad cuando estamos listos para entrar en nuestro llamado y ser la voz para nuestro propósito en lugar de una voz para nosotros mismos, nuestros pequeños planes y diseños. Cuando tomé ese paso, aterricé en una casa que nunca había conocido, y todo estaba a un pensamiento de distancia.

Estar casada con mi esposo, a quien amo y respeto profundamente, es lo que me catapultó sobre el arcoíris que me dio una bofetada muy suave, ¡en medio del “verdadero amor”! El “final del arcoíris” que siempre había estado buscando, pero que nunca fui capaz de encontrar era el veganismo. Había encontrado mi mansión.

Cuando mi esposo y yo nos volvimos a casar, yo era una gran agente de bienes raíces en una destacada subdivisión en Pearland, Texas. Yo era la agente de un comprador experto en una comunidad magistralmente planeada en 4000 acres y pensé que había “llegado”. Ganar un ingreso de seis cifras era fácil: había encontrado mi nicho financiero en el mundo y Tommy y yo estábamos listos para unir nuestras vidas de nuevo. Él había adquirido un rancho de ganado vacuno de 96 acres, a 40 millas al suroeste de Shadow Creek Ranch, y yo vivía en un área de 3500 pies cuadrados en una de las zonas más prestigiosas del desarrollo. Estaba compartiendo espacio con mi agente y amigo, Sherry, ahorrando dinero para construir mi propia casa en Shadow Creek. El forcejeo de la guerra comenzó. Tommy quería que me trasladara al rancho y yo quería que vendiera y se mudara a Pearland. Él no estaba de acuerdo. La idea de vivir en una subdivisión de lujo le hacía sentir vergüenza ajena. Su remedio era que tuviéramos dos casas, pero no podía soportar esa idea, así que después de mucha deliberación cedí y me mudé al rancho.

Si alguna vez has oído hablar de “Green Acres”, entonces puede que tengas una visión y una sensación de cómo me sentía cuando mis tacones altos y trajes de tres piezas se mudaron con Tommy y las vacas. Había un camino rocoso que me rompió mis tacones altos y después de un par de meses era obvio que no iba a seguir trabajando como agente de bienes raíces en Pearland. El rancho me absorbió. Yo estaba acostumbrada a las entradas de garaje de concreto resbaladizo, una razón para usar un traje de 200 dólares y un sedán limpio y brillante —tenía un Buick Enclave en el momento, y estaba impecable—. No había razón para nada de eso en el rancho, así que me encontré usando botas para el barro, jeans y mi Buick, bueno, lo vendí y compré un Volkswagen amarillo brillante.

Retrocediendo, aquí es relevante que sepas que pasé la mejor parte de la mitad de mi vida como un practicante yoguini y profesora de yoga. Había perfeccionado el arte del yoga, la meditación y la observación. La historia de cómo y cuándo me convertí en una profesora de yoga y profesional de la salud holística es una historia para otro artículo, pero basta con decir, soy una estudiante y maestra ávida y he pasado unos 30 años de mi vida impregnada en las tradiciones del Yoga y Ayurvédicas. Los retiros silenciosos de diez días en los monasterios del yoga eran mis vacaciones —sí, me deleito en silencio—. Habiendo dicho eso, empecé a notar con profunda reverencia a las vacas (cuando antes las había ignorado). Su presencia era siempre obvia, pero mi conexión con ellas como seres dignos de mi amor y respeto era nula. Mi mente yóguica estaba explorando y observando en el fondo de mi conciencia. Detrás de las escenas de mi realidad construida, otra realidad empezó a surgir. Las escenas de las vacas y sus bebés para siempre libres —relajados, contentos y amados— se empezaron a reproducir y eso no se detendría. Me encontré entrando y saliendo de la percepción consciente. Un aspecto de mi mente sabía que tenía que ser la esposa leal de un ganadero y soportar el sufrimiento que experimenté cuando los bebés iban al establo de venta a ser vendidos para sacrificio —tuve que ser fuerte—. La otra faceta de mi sensibilidad no sabía cómo podría soportar una vida así. Me encontré enamorándome de estos seres conscientes, y en esta casa que “mi Padre” creó, solo había amor —los mataderos no existían—.

Saber que las vacas estaban allí y cuidar de ellas eran dos cosas completamente diferentes. Al principio, yo era muy reticente a ser una “esposa de ganadero”. Aborrecí abrir las puertas. Caminar en caca de vaca no era divertido, y por alguna razón no podía soportar mirar a las vacas en los ojos. Evité cualquier tarea que tuviera que ver con el cuidado de las vacas. No sabía entonces que la razón por la que yo era tan reticente se debía a la “desconexión”. Algunas personas pueden vivir toda su vida criando, alimentando y luego matando a estos seres conscientes sin remordimiento porque “es como las cosas siempre se han hecho”. Mi esposo era así. Era tradición familiar y su herencia. Su abuelo y su bisabuelo habían sido ganaderos. Su herencia de ganadería se remonta a finales de 1800, cuando su bisabuelo solía conducir el “ganado” de las áreas abiertas en San Antonio, Texas hasta Houston, donde poseía una gran planta de procesamiento de carne, es decir, un matadero.

Tommy tenía en mente que iba a convertirme en una buena “esposa de ganadero”. Quería mi participación y la consiguió cuando me habló de una ternera de dos meses que no tenía mamá y me preguntó si quería comprarla y cuidarla —esa ternera era Rowdy Girl—. Ella es la razón por la que mi corazón se abrió y mi alma se expandió para captar la tierra sagrada del mensaje bovino y así yo pudiera ser un conducto para su historia.

Metafóricamente, pasé de Eva Gabor a Elly Mae Clampett el día en que Rowdy Girl se convirtió en mi hija. Ella abrió el portal prohibido y, donde una vez hubo disonancia cognitiva, ahora había un amor profundo e inocente por todas las vacas. Todo mi ser resonó al son de sus latidos. Por primera vez, sus ojos se encontraron con los míos, y no miré hacia otro lado —le di la bienvenida a su sensibilidad y mi espíritu se fusionó con su llamado—. En ese momento, su voz se convirtió en la mía.

Alimentar con biberón a Rowdy Girl me dio la entrada a las madres en el pastizal que también alimentaban a sus bebés. ¡Las lágrimas brotan y un dolor profundo me sobrepasa mientras imagino a esas mamás y bebés que fueron traicionados por nosotros durante seis años! Me tomó seis años romper el espejo a través del cual me tenían entrenada a ver. La realidad más allá del velo es el veganismo —y es una vida que siempre ha estado aquí esperándome para despertar a su sufrimiento y a mi ignorancia—.

Pero despertar significa sacudir años de sistemas de creencias que nunca fueron míos. Realmente amo a estos animales ahora. Veo su alma y ven la mía. He nombrado a cada uno de ellos y saben quiénes son cuando están conmigo. Ellos saben que pueden acostarse conmigo en el pastizal, que pueden extender sus cuellos para un masaje afectivo y muy íntimo. Saben que pueden poner su cabeza en mi regazo, y sé que puedo apoyarme en ellos, tumbarme y descansar en su pecho. Ellos saben que son amados y que responden de la misma manera. Son los compañeros perfectos de baile, yoga y meditación. Cantarles, haciendo pose de árboles en medio de ellos, y corear mientras mastican su bolo alimenticio es un tesoro vegano oculto de experiencias sagradas.

Cómo se ve en las noticias de CBS

¿Cómo pensamos que cargar a los bebés y llevarlos al granero de venta era siempre “lo correcto”? ¿Cómo pensamos alguna vez que el duelo con gemidos de todas aquellas mamás que lloraban por sus hijos robados era “normal”? ¿Cómo pensamos que criar vacas y reproducirlas s con fines lucrativos era un negocio respetable cuando sabíamos, así lo hayamos pensado o no, que su vida nunca fue suya, y que nosotros éramos dueños de esclavos? La esclavitud se ha trasladado a la agricultura animal moderna.

El 31 de octubre de 2014, me convertí en vegana después de ver el video de Melanie Joy’s on Carnism. Su video fue la gota que colmó el vaso y preparó mi cuerpo terrenal para esta nueva vida. Hay un segmento que habla de una familia disfrutando de un “estofado de carne” hasta que descubren que el ingrediente principal es “golden retriever”, y se ven mortificados por la certeza de que están comiendo un perro en lugar de una vaca. En la historia, el narrador hace una pausa después de la obvia incapacidad de ellos para comer su estofado ahora que “saben” que están comiendo un perro. Después de algún silencio, les dice que solo está bromeando, que lo que están comiendo realmente es una vaca, pero ellos siguen sin terminar su estofado, porque la imagen de un golden retriever está en sus mentes y se opone a todos sus conceptos sobre la “comida”.

Esa noche, fui a casa de mi suegra para una reunión de Halloween con la familia. Cada Halloween íbamos a su casa, veíamos el desfile con todos los niños vestidos con sus trajes y pidiendo dulces. La hermana de Tommy, el cuñado, los sobrinos, las sobrinas y sus hijos pequeños siempre estaban allí y era una ocasión feliz. Esa noche, mi suegra estaba sirviendo “¡estofado de carne!”. No vi carne, vi flotar partes desmenuzadas de animales muertos. Por primera vez en mi vida manifesté mi frustración con todas las personas presentes y, desde ese momento, nunca he mirado hacia atrás.

La familia quedó en silencio por mi audaz declaración de que había “partes de animales flotantes, muertas, cortadas en partes” en el plato hondo. Me miraron con incredulidad, como si hubiera hablado un pecado imperdonable. Y entonces me dijeron que podía “sacarla”. Pero ya no había más “sacar” para mí. Todo el mundo reanudó su discusión jovial y yo bajé más en la madriguera del conejo, y perdí por siempre mi camino de regreso a un sistema de creencias donde podemos amar a un animal, pero comernos a otro.

Eso fue hace casi dos años, y mientras reflexiono sobre el comienzo de mi viaje como la esposa de un ganadero que se volvió vegana, a la fundadora del Santuario Rowdy Girl, estoy realmente honrada, siento mucha humildad y estoy profundamente agradecida por esta revolución. Tommy y yo casi nos divorciamos por esto; ¡mi incapacidad para soportar su forma de vida amenazaba todo sobre él! Es un milagro que nuestro matrimonio sobreviviera.

Hoy, él trabaja de 10 a 12 horas al día, casi todos los días en el santuario, y ahora también es vegano. Hay otro versículo de la Biblia que viene a mi mente (1 Corintios 3,15): “Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, mas así como por el fuego”. Mi revuelta probó todas las fibras de su ser, pero escapamos de las llamas juntos, y estamos al otro lado. Nuestra relación es muy diferente. Hoy, me encanta abrir puertas, y no solo piso caca de vaca, la limpio. Me encanta cómo la naturaleza ha intervenido y creado un refugio no solo para estos animales de granja, sino también para todas las personas que vienen de todo el mundo para experimentar de primera mano la profundidad y la belleza de estos seres perceptivos. El santuario estuvo aquí todo el tiempo. Lo único que cambió fue mi mente. Y ahora, nada es lo mismo.

Hay una Rowdy Girl y un Rowdy Boy en todos nosotros. ¡Es hora de ponernos “ruidosos” (significado de rowdy en inglés) por los animales!

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.