Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Ciencia de la Nutrición » El ayuno de Daniel: Aplicación de la nutrición holística
CNS Logo

El ayuno de Daniel: Aplicación de la nutrición holística

El ayuno de Daniel: Aplicación de la nutrición holística

Durante el semestre de primavera de 2013, la directora de Bienestar Estudiantil en los Ministerios Universitarios de la Southern Adventist University (SAU), Katie Schuen, y la especialista en Ciencias de Salud, Caitlin Hobbs, se juntaron para iniciar un proyecto. Estas jóvenes, apasionadas por la salud, el bienestar, la nutrición y el ministerio estaban tratando de dar a los estudiantes universitarios la oportunidad de participar en una experiencia agradable que promovería los hábitos alimentarios saludables, así como el crecimiento espiritual y una mente más aguda. Schuen y Hobbs se dedicaron a la promoción de la salud física, espiritual e intelectual a través de la implementación de un “ayuno de Daniel” de 28 días, un ayuno que combina el compromiso espiritual con una nutrición enteramente basada en plantas sin procesar.

En lugar de enfatizar la pérdida de peso o la restricción de calorías, el objetivo del ayuno de Daniel es restringir el tipo de comidas consumidas, aumentando así la calidad de los nutrientes que el cuerpo recibe. Con este fin, el ayuno de Daniel es un ayuno alimentario restrictivo, religioso, que permite la ingesta ilimitada de alimentos sin procesar. A los estudiantes de la Southern Adventist University se les dio una lista de alimentos permitidos antes de que comenzara el ayuno: se permitían todo tipo de frutas, vegetales, cereales de grano entero, nueces y legumbres. El ayuno les daría a los estudiantes la libertad de comer cantidades ilimitadas de estos alimentos con alta densidad nutricional, haciendo hincapié en la importancia del combustible de calidad para el cuerpo, y al mismo tiempo permitiendo a las personas experimentar el disfrute y la satisfacción durante la experiencia de ayuno. En adición, se animó a los estudiantes a seleccionar un propósito espiritual para el ayuno y se enviaron correos electrónicos diarios a cada estudiante para mantenerlos motivados y para construir comunidad entre los participantes. Una página de Facebook también se utilizó para mantener a los estudiantes notificados con los próximos eventos y reuniones semanales donde pudieron compartir aspectos de su trayecto personal con otros que pasan por una experiencia similar.

El ayuno de Daniel se basa en un fundamento bíblico (véase Daniel 1 y 10), pero también tiene el respaldo de la investigación científica. Los estudios han demostrado que las personas con enfermedades metabólicas o cardiovasculares pueden experimentar mejoras en el pronóstico de la enfermedad mediante la aplicación de los hábitos alimenticios del ayuno (Bloomer et al., 2010). Este potencial para los beneficios de salud física incitó a Hobbs a utilizar el ayuno de Daniel de la Southern Adventist University como base para su proyecto de último año de becados de Southern. Al inscribir a 30 estudiantes femeninas en su estudio, Hobbs utilizó el Laboratorio de Rendimiento Humano en Southern Adventist University para estudiar los efectos físicos del ayuno. El peso, el metabolismo en reposo, la ingesta alimentaria y la composición corporal se midieron antes y después de los 28 días de ayuno. Como resultado del ayuno, los sujetos experimentaron una pérdida moderada de peso, aumentaron las calorías quemadas en reposo, aumentaron el consumo de fibra, disminuyeron el sodio y el colesterol en los alimentos, y varios cambios en el porcentaje de grasa quemada en reposo (Hobbs, 2013). Hobbs también encontró que los sujetos se sentían “más ligeros” y tenían “más energía con menos sueño”, indicando que también había muchos beneficios físicos percibidos (2013).

Durante el ayuno, también se utilizaron encuestas suplementarias para evaluar el progreso espiritual, la claridad y la agudez mental y la satisfacción. Estas encuestas no fueron exclusivas para los sujetos de la investigación y se dieron a todos los participantes —más de 100 estudiantes y profesores combinados—. De todos los que participaron, la mayoría informó haber experimentado crecimiento espiritual, mejorado la claridad mental y optimizado el rendimiento académico después de 28 días de ayuno (Hobbs, 2013). Las opciones nutricionales parecen haber afectado a los individuos no solo físicamente, sino también espiritual e intelectualmente, una perspectiva a la que Hobbs y Schuen ahora se refieren como la nutrición holística (wholistic, en inglés) o tridimensional.

Schuen y Hobbs esperaban, especialmente, crear una oportunidad para que los estudiantes desarrollaran hábitos de vida sostenibles, así que era vital que los estudiantes disfrutaran de una experiencia exitosa. Como se esperaba, el 100 % de los participantes encuestados indicaron que estaban satisfechos o neutrales con respecto a su experiencia; de hecho, ninguno indicó insatisfacción. Además, el 88 % dijo que repetiría el ayuno y el 98 % dijo que lo recomendaría a un amigo. Aunque muchos participantes lucharon al comenzar a adaptarse a la alimentación basada en plantas, pudieron hacerlo al punto de disfrutar de alimentos sin procesar de una manera que fue altamente satisfactoria. Las altas calificaciones de satisfacción indican que el ayuno de Daniel puede, de hecho, tener más que solo beneficios a corto plazo. Debido a que la experiencia es beneficiosa, agradable y sostenible, los beneficios a largo plazo pueden resultar cuando las personas incorporan algunos de los nuevos hábitos alimenticios a sus opciones de estilo de vida después del ayuno.

Referencias

  1. Bloomer, R. J., Kabir, M.M., Canale, R.E., Trepanowski, J.F., Marshall, K.E., Farney, T.M., & Hammond, K.G. (2010). Effect of a 21 day Daniel Fast on metabolic and cardiovascular disease risk factors in men and women. Lipids in Health and Disease, 9, 94-102. doi:10.1186/1476-511X-9-94
  2. Campbell, T.C., & Campbell, T.M. (2004). The China study: Startling implications for diet, weight loss and long-term health. Dallas, TX: Benbella Books.
  3. Hobbs, Caitlin S., “Three Dimensional Nutrition: Exploring nourishment of spirit, mind, and body during a 28-day Daniel Fast at Southern Adventist University” (2013). Senior Research Projects. Paper 163. http://knowledge.e.southern.edu/senior_research/163

Este fue un artículo que fue escrito por Katherine Schuen y Caitlin Hobbs. El Dr. T. Colin Campbell escuchó su presentación en un almuerzo de planta en la Conferencia de Medicina de Estilo de Vida de la Universidad Adventista del Sur.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.