Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Enfermedades » Enfermedades autoinmunes: un enfoque de 4 pasos fundamentado en la alimentación basada en plantas sin procesar
CNS Logo

Enfermedades autoinmunes: un enfoque de 4 pasos fundamentado en la alimentación basada en plantas sin procesar

Plants and Your Immune System: A WFPB Approach to Autoimmune Diseases in 4 Steps

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), entre 14.7 millones y 23.5 millones de personas en los Estados Unidos padecen enfermedades autoinmunes,[1] incluyendo diabetes tipo 1, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, enfermedad celíaca y tiroiditis de Hashimoto. En estas y otras condiciones autoinmunes, las células inmunes atacan los tejidos sanos, “a uno mismo”, lo que provoca daños y síntomas en los sistemas corporales afectados.

Un pequeño estudio mostró que las personas que sufren de artritis reumatoide experimentaron más alivio después de una dieta libre de gluten, basada en plantas, que las de un grupo de control no basado en plantas.

Descifrar la patología de la autoinmunidad es un desafío continuo, pero estudios sugieren que la dieta puede desempeñar un rol en el desarrollo, la fuerza y el comportamiento del sistema inmunitario.[2] Particularmente, una alimentación basada en plantas sin procesar (WFPB, por sus siglas en inglés) puede ser beneficiosa en varias áreas clave asociadas con la autoinmunidad.

Eliminar a los mayores delincuentes

Las recomendaciones dietéticas estándar para la autoinmunidad se centran en eliminar los alimentos con el potencial de causar síntomas, incluyendo los alimentos procesados, la azúcar refinada, los productos lácteos, los edulcorantes artificiales y la mayoría de los aceites vegetales.[3] El gluten también está en la lista de alimentos a restringir, así como huevos, café, granos, legumbres, verduras solanáceas, nueces y semillas. Las especias derivadas de semillas y frutos secos también pueden ser eliminadas.[4] Los alimentos sospechosos se reintroducen individualmente después de que los síntomas hayan disminuido, para determinar qué se puede consumir de forma segura y qué se debe evitar por completo.

La extensión del protocolo de eliminación depende de la gravedad de la afección autoinmune. Algunas personas pueden encontrar alivio siguiendo una alimentación WFPB sin más modificaciones ya que la dieta no incluye la mayoría de los alimentos eliminados en un protocolo autoinmune. Puede que otras personas necesiten eliminar más alimentos para ver una mejora en los síntomas. Un pequeño estudio mostró que las personas que sufren de artritis reumatoide experimentaron más alivio después de una dieta sin gluten, basada en plantas, que las de un grupo de control no basado en plantas.[5] Debido a que estas dietas pueden ser muy restrictivas a corto plazo, es mejor trabajar con un médico, dietista o nutricionista con conocimiento durante el protocolo para asegurarse de que está obteniendo todos los nutrientes que necesita para una salud óptima.

Reducir la inflamación

La inflamación es una característica importante de las enfermedades autoinmunes, por lo que los protocolos de eliminación tienden a ser agresivos en sus intentos por erradicar todos los alimentos con el potencial de desencadenar una respuesta inflamatoria.

Las dietas vegetarianas y veganas en general se asocian con niveles más bajos de marcadores inflamatorios, como la proteína C reactiva (PCR, por sus siglas en inglés),[6] mientras que las dietas ricas en productos animales y grasas saturadas tienden a promover la inflamación.[7] Un estilo de vida que conlleve una alimentación basada en plantas sin procesar ofrece la ventaja adicional de eliminar los aceites extraídos, muchos de los cuales son altos en grasas proinflamatorias omega-6. Los antioxidantes que se encuentran en los alimentos basados en plantas sin procesar también combaten la inflamación. El efecto se puede mejorar consumiendo especias antiinflamatorias como el jengibre, el ajo, la cúrcuma y la pimienta de cayena.

Curar el intestino

Ahora se sabe que el estado del intestino juega un papel importante en la inmunidad. El tejido linfoide en el revestimiento intestinal monitorea el contenido intestinal en busca de patógenos[8] mientras que el microbioma descompone las partículas de alimentos no digeridos y libera metabolitos. Una mala alimentación interfiere con el equilibrio de bacterias y promueve la producción de metabolitos dañinos, lo que puede causar que las uniones estrechas entre las células del intestino pierdan su integridad. Cuando las partículas de alimentos y los microbios se deslizan entre estos espacios “permeables”, el sistema inmunitario puede verlos como invasores y lanzar un ataque.[9]

Los protocolos dietéticos utilizados para trabajar con la autoinmunidad se enfocan en alimentos considerados altamente alergénicos y que se cree que promueven la permeabilidad intestinal. Aunque la reactividad individual puede variar, los alimentos consumidos como parte de una dieta WFPB generalmente promueven la salud intestinal al diversificar el microbioma y aumentar la producción de metabolitos que fortalecen y tensan el revestimiento intestinal para evitar que el contenido ingrese al torrente sanguíneo.

Apoyo a la salud inmune

Ciertos alimentos vegetales específicos contienen nutrientes y antioxidantes para modular el sistema inmunitario [10][11] y apoyar respuestas inmunes saludables:

  • Carotenoides y flavonoides: vegetales y frutas de colores brillantes, especialmente frutas del bosque[12]
  • Vitaminas B: granos, nueces, semillas, vegetales de hojas verdes, tubérculos y levadura nutricional
  • Vitamina C: pimientos, naranjas, papayas, brócoli, tomates[13]
  • Apoyo inmunitario general: vegetales de hojas verdes, setas, jengibre, ajo y cebollas[14]

La suplementación con vitamina D de alta calidad, a base de plantas, puede proporcionar apoyo adicional si los niveles de vitamina D son bajos.

Aunque los protocolos individuales deben diseñarse para abordar los síntomas y reacciones específicos en cada caso de enfermedad autoinmune, una dieta rica en alimentos vegetales con alta densidad nutricional es prometedora para reducir los síntomas y curar el cuerpo. Las personas que sufren de enfermedades autoinmunes pueden beneficiarse de cambiar a una alimentación basada en plantas sin procesar para eliminar muchos de los alimentos que se sospecha que exacerban los síntomas autoinmunes, introducir compuestos antiinflamatorios beneficiosos y aumentar la diversidad del microbioma intestinal.

Referencias

  1. “Autoimmune Statistics.” The Autoimmune Registry. http://www.autoimmuneregistry.org/autoimmune-statistics.
  2. Campbell, Thomas. “Autoimmune Disease: Genes, Infection, Environment & Gut.” Center for Nutrition Studies. January 07, 2019. https://cdn.nutritionstudies.org/autoimmune-disease-genes-infection-environment-gut/.
  3. Silver, Natalie. “AIP Diet: What Is the Autoimmune Protocol Diet?” Healthline. July 03, 2019. https://www.healthline.com/health/aip-diet#foods-to-avoid.
  4. “Where to Start.” Vegan Health & Autoimmune Protocol Diet. http://vegan-health-aip.weebly.com/where-to-start.html.
  5. Hafstrom, I. “A Vegan Diet Free of Gluten Improves the Signs and Symptoms of Rheumatoid Arthritis: The Effects on Arthritis Correlate with a Reduction in Antibodies to Food Antigens.” Rheumatology 40, no. 10 (2001): 1175-179. doi:10.1093/rheumatology/40.10.1175.
  6. Probst, Yasmine, and Joel Craddock. “Can Plant-based Diets Actually Improve Your Immune System?” The Sydney Morning Herald. March 06, 2019. https://www.smh.com.au/lifestyle/health-and-wellness/can-plant-based-diets-actually-improve-your-immune-system-20190307-p512b9.html.
  7. “New Review Highlights Benefits of Plant-Based Diet for Rheumatoid Arthritis.” Physicians Committee for Responsible Medicine. https://www.pcrm.org/news/news-releases/new-review-highlights-benefits-plant-based-diet-rheumatoid-arthritis.
  8. Houghton, Theresa. “The Connection Between Allergies & Digestion.” WishGarden Herbs, April 23, 2014. https://wishgardenherbs.com/blog/2056/connection-allergies-digestion/.
  9. Vieira, S. Manfredo, M. Hiltensperger, V. Kumar, D. Zegarra-Ruiz, C. Dehner, N. Khan, F. R. C. Costa, E. Tiniakou, T. Greiling, W. Ruff, A. Barbieri, C. Kriegel, S. S. Mehta, J. R. Knight, D. Jain, A. L. Goodman, and M. A. Kriegel. “Translocation of a Gut Pathobiont Drives Autoimmunity in Mice and Humans.” Science 359, no. 6380 (2018): 1156-161. doi:10.1126/science.aar7201.
  10. Puertollano, Maria A., Elena Puertollano, Gerardo Alvarez De Cienfuegos, and Manuel A. De Pablo. “Dietary Antioxidants: Immunity and Host Defense.” Current Topics in Medicinal Chemistry 11, no. 14 (2011): 1752-766. doi:10.2174/156802611796235107.
  11. Kaminogawa, Shuichi, and Masanobu Nanno. “Modulation of Immune Functions by Foods.” Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 1, no. 3 (2004): 241-50. doi:10.1093/ecam/neh042.
  12. Corcoran, Cait. “How a Plant-Based Diet Can Boost T-Cells and Your Immune System.” One Green Planet. November 11, 2019. https://www.onegreenplanet.org/natural-health/plant-based-diet-can-boost-t-cells-immune-system/.
  13. Whitbread, Daisy. “Top 10 Foods Highest in Vitamin C.” Myfooddata. November 22, 2019. https://www.myfooddata.com/articles/vitamin-c-foods.php.
  14. “Autoimmune Disease.” DrFuhrman.com. https://www.drfuhrman.com/get-started/health-concerns/6/autoimmune-disease.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.