Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Ciencia de la Nutrición » Historia del Proyecto de China, parte 3: una colaboración sin precedentes
CNS Logo

Historia del Proyecto de China, parte 3: una colaboración sin precedentes

Historia del Proyecto de China, parte 3: una colaboración sin precedentes

Lo que ahora conocemos como el Proyecto de China comenzó con una amistad entre el Dr. T. Colin Campbell, de la Universidad de Cornell, y el Dr. Chen Junshi, de la Academia de Medicina Preventiva en Beijing, China. Chen pasó nueve meses, en 1981, en el laboratorio de Campbell (donde también trabajé) cuando nació el plan básico del estudio. Chen luego regresó a China para trabajar en la organización de la encuesta, mientras Campbell trabajaba en la financiación. Se necesitó un encuentro importante adicional para establecer el curso de este estudio monumental. (Para los detalles que conducen a este punto, ver: Historia del Proyecto de China: parte 1 y parte 2).

En ese momento, el Dr. Campbell invitó a Richard Peto, un profesor adjunto de la Universidad de Oxford, a venir a Cornell para dar un seminario sobre su obra trascendental, recientemente publicada, sobre las causas prevenibles del cáncer. Comprendí que un profesor adjunto es como un profesor en Inglaterra. También aprendí que Peto pensaba “fuera de lo usual”, e imaginaba posibilidades que no habían sido consideradas previamente. Cuando Peto y Campbell se conocieron, se la llevaron muy bien de inmediato. Peto y Campbell (también conocido por no hacer las cosas de forma convencional) elaboraron un plan simple, que aumentó en gran medida el valor científico del Proyecto de China.

Sentado en el pórtico trasero de la casa rural de Campbell en Finger Lakes una noche, Peto sugirió agrupar las muestras de sangre. El plan era ir a dos aldeas (llamadas comunas en los días de Mao) en cada condado y seleccionar aleatoriamente a 25 hombres y 25 mujeres entre las edades de 35 y 65 años para ser incluidos en el estudio. Esto haría 100 muestras de sangre individuales por condado. Cada una de estas debería analizarse químicamente para cada componente de interés. Esto sería mucho trabajo, particularmente porque planeábamos ir a unos 75 condados.

La idea de Peto era la esencia de la practicidad. Solo se necesitaron los valores promedio de sangre (por ejemplo, el colesterol) de cada condado para compararlos con los valores de mortalidad de cada condado. Podríamos poner las 25 muestras de sangre juntas para cada sexo y aldea y medir cada componente sanguíneo solo cuatro veces en lugar de 100 para cada condado. Esto simplificó, en gran medida, las mediciones de sangre y también hizo posible medir muchos más componentes en la sangre en estas muestras agrupadas grandes. En ese momento, esta agrupación fue una idea no probada científicamente, pero demostró ser uno de los puntos fuertes del Estudio de China.

Mientras tanto, en China, Chen encontró considerable interés en el proyecto mientras hablaba con colegas en su instituto, en otros institutos nacionales y con autoridades sanitarias provinciales. Con su carisma personal y habilidades organizativas, Chen pudo reunir varios equipos de encuesta provinciales que, en realidad, llevarían a cabo el estudio. Esto involucró a varios cientos de profesionales de la salud, que irían de pueblo en pueblo para hacer el trabajo de campo. También implicó la cooperación de las personas responsables de las estadísticas de mortalidad chinas y la operación de laboratorio de gran tamaño para abastecer a los equipos de encuesta y crear los grupos de sangre cuando se enviaran a Beijing.

En los días previos a los faxes y las llamadas directas para llamar al extranjero, la coordinación entre Chen y Campbell era difícil. Una propuesta de subvención a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos tuvo que ser preparada con todos los detalles del plan de Chen junto con la justificación científica para la investigación y el esquema de agrupación y otros detalles. La diferencia de tiempo era de 12 horas. Hubo varios fines de semana en los que Campbell llamaba a última hora de la noche, en su horario, con la esperanza de encontrar a Chen en casa a media mañana. Todo esto se realizó a través de líneas telefónicas inestables y barreras lingüísticas con los operadores.

Se formuló una gran propuesta. Con documentación de respaldo que tenía alrededor de una pulgada (2,5 cm) de grosor. La propuesta involucró el apoyo de Peto y Li Junyoa (un experto chino en estadísticas de mortalidad por cáncer), y varios colegas en Cornell, además de los equipos de campo chinos. Para propuestas tan grandes, los Institutos Nacionales de Salud normalmente seleccionan un panel de expertos y los envían para una “visita de campo” y una evaluación del valor de la investigación propuesta. Estas son siempre reuniones formales y bastante estresantes porque el comité puede rechazar fácilmente el proyecto por la razón más simple.

La reunión fue un éxito y, a su debido tiempo, recibimos noticias de que la subvención fue aprobada. Esto solo nos dejó con la tarea pequeña de lograr esta colaboración sin precedentes. Tuvimos obstáculos logísticos, científicos, financieros y culturales, pero al final hicimos un estudio exhaustivo sobre la alimentación, el estilo de vida y la enfermedad en China.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.