Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Medio Ambiente » La abeja melífera: la “plaga” más importante del mundo
CNS Logo

La abeja melífera: la “plaga” más importante del mundo

La abeja melífera: la “plaga” más importante del mundo

La desaparición de los polinizadores tiene consecuencias masivas para nuestro sistema alimenticio global. Es prácticamente una crisis. Exige atención seria y mayor investigación; pero no te equivoques, la información existente ya es clara y contundente.

Los apicultores en Estados Unidos han estado perdiendo aproximadamente el 30 % de sus colonias cada año desde 2006[1], una tendencia conocida como trastorno de colapso de colonias (CCD, por sus siglas en inglés). Los apicultores simplemente no pueden compensar tales pérdidas; como resultado, más de una cuarta parte de la población total de abejas en los Estados Unidos ha desaparecido desde 1990[2]. Otros países también han sufrido pérdidas, en diversos grados.

Casi toda la vida de las plantas silvestres y aproximadamente un tercio de toda la producción mundial de cultivos depende de los polinizadores.

Pero ¿para qué sirven? Casi toda la vida de las plantas silvestres y aproximadamente un tercio de toda la producción mundial de cultivos depende de los polinizadores. En términos económicos, las funciones naturales de los polinizadores[2] proporcionan de 179 a 577 mil millones de dólares anuales[3][4]. Aunque hay muchas especies diferentes de polinizadores, la cara de esta crisis —y, de hecho, la cara de todos los polinizadores— es, sin duda, la abeja melífera.

Prácticas cambiantes, paisaje cambiante

Aunque la difícil situación de las abejas melíferas ha recibido cierta atención en la última década, más o menos, el problema es mucho más antiguo. Está especialmente relacionado con el cambio de las prácticas agrícolas. En ese sentido, también está relacionado con el período de transformación agrícola que se extendió por Estados Unidos a mediados del siglo XX. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las prácticas agrícolas en los Estados Unidos comenzaron a cambiar hacia lo que reconocemos como el sistema actual.

En particular, los agricultores comenzaron a plantar menos cultivos de cobertura, que cumplen las importantes funciones de mejorar la salud del suelo, reducir la erosión, aumentar la biodiversidad y controlar las enfermedades de forma natural[5]. Además, hubo una tendencia abrumadora hacia tener menos fincas (pero mucho más grandes) que producen solo uno o dos cultivos a escala industrial. Conocida como monocultivo, esta práctica tiene muchos efectos adversos, entre ellos: el agotamiento del suelo, la erosión y una evidente falta de biodiversidad (sí, las mismas cosas que previenen los cultivos de cobertura… si tan solo pudieran). Finalmente, los agricultores se volvieron cada vez más dependientes de los fertilizantes sintéticos. Todos estos cambios, y su arraigo en la práctica agrícola a través de las décadas, están asociados con la disminución de las poblaciones de polinizadores en todo el mundo.

Otras causas: elige tu veneno

Otros factores que contribuyen a la desaparición de las abejas son la enfermedad, la disminución del número de especies nativas de flores silvestres que se encuentran en la naturaleza y el aumento del uso de pesticidas. Los pesticidas neonicotinoides, en particular, han recibido mucha prensa en los últimos años. A comienzos de este año, la Unión Europea aumentó una polémica prohibición contra el uso de pesticidas neonicotinoides[6].

La Unión Europea aumentó una polémica prohibición contra el uso de pesticidas neonicotinoides.

El peligro con estos pesticidas, y los pesticidas en general, no siempre es que maten a los polinizadores en el acto. Las semillas recubiertas con pesticidas neonicotinoides, por ejemplo, se desarrollan como lo haría una planta normal, salvo que contienen esos químicos en sus tejidos. Pero, a menudo, las concentraciones químicas no son lo suficientemente altas como para matar a los polinizadores de inmediato. Lo más probable es que los polinizadores se intoxiquen con los químicos. Por lo tanto, las abejas están incapacitadas y no pueden encontrar el camino de regreso a la colmena.

La prohibición de la Unión Europea respecto a los pesticidas neonicotinoides es solo un pequeño paso en la lucha por el bienestar de los polinizadores. En respuesta a la prohibición, los productores europeos de remolacha azucarera afirman que los pesticidas neonicotinoides brindaron una alternativa eficiente, segura y sostenible a los pesticidas en aerosol[7]. Los pesticidas en aerosol, por supuesto, no son la alternativa que deberíamos buscar. Prohibir los neonicotinoides sería en efecto una pequeña victoria si solo significara un retorno a los pesticidas en aerosol, que son más peligrosos, pues estos productores de remolacha azucarera advierten que así será.

Conclusión

La situación de los polinizadores es particularmente grave en los Estados Unidos, en comparación con Europa, Canadá, Nueva Zelanda y otras partes del mundo. Pero incluso si el declive de los polinizadores se limitara a los Estados Unidos (ciertamente no es así), las repercusiones en todo el mundo seguirían siendo enormes. El sistema alimenticio moderno es global. Entonces, ¿qué se debe hacer?

Para empezar, volver a las causas del declive de los polinizadores. Es un espacio lleno de oportunidades para el cambio, donde las causas de muerte y crecimiento son inseparables: más plantas con flores en sus áreas nativas, diversificación de cultivos, cultivos de cobertura, menos fertilizantes sintéticos, integración de pesticidas naturales, etcétera.

Y, a mayor escala, pregúntate por qué desarrollamos las prácticas agrícolas que desarrollamos, en primer lugar. Los rendimientos masivos de cultivos del maíz y la soya son solo un ejemplo. ¿A quiénes están sirviendo? ¿A quiénes están alimentando y qué están alimentando? ¿Cómo se sustentan ellos mismos? Hasta que apreciemos la vasta red de interconexiones que conforman nuestro sistema alimenticio —conexiones entre las comidas adictivas en nuestros platos y el sustento de los agricultores en el campo y los intereses corporativos, que se manifiestan en los “restaurantes con atención al cliente por ventanilla” con una docena de efectos secundarios— continuaremos perjudicando al balance delicado de la naturaleza. Mientras los polinizadores sigan muriendo innecesariamente, nuestro sistema alimenticio desaparecerá.

Referencias

  1. https://ento.psu.edu/pollinators/resources-and-outreach/globally-pollinators-are-in-decline
  2. https://www.nrdc.org/sites/default/files/bees.pdf
  3. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0921800908002942
  4. https://www.nytimes.com/2016/02/27/science/decline-of-species-that-pollinate-poses-a-threat-to-global-food-supply-report-warns.html
  5. https://www.sare.org/Learning-Center/Topic-Rooms/Cover-Crops
  6. http://www.sciencemag.org/news/2018/04/european-union-expands-ban-three-neonicotinoid-pesticides
  7. http://www.cibe-europe.eu/img/user/082-18 CIBE-CEFS Press Release COM proposal Neonics 27 April 2018.pdf

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.