Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Medio Ambiente » Política Social Reduccionista – Lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo hacemos a la tierra
CNS Logo

Política Social Reduccionista – Lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo hacemos a la tierra

Política Social Reduccionista – Lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo hacemos a la tierra

El siguiente es un extracto del libro Integral (Whole): un Nuevo enfoque sobre la ciencia de la nutrición (BenBella Books) de T. Colin Campbell, PhD y Howard Jacobson, PhD.

“Lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo hacemos a la tierra.” — Jefe Seattle

Cada fin de semana del 4 de julio, mi ciudad natal adoptiva de Durham, Carolina del Norte, organiza un maravilloso festival de artesanías y música para recaudar fondos para preservar un río local. Las bandas vienen de todo el país para compartir su música en un hermoso parque estatal. Los vendedores venden joyas hechas a mano, cerámica y ropa. Activistas y ambientalistas se aferran a la energía solar, los proyectos de limpieza de ríos, la oposición a las instalaciones nucleares y otras causas. Cada servilleta, cuchara, plato y taza que dan los vendedores de alimentos son 100 por ciento biodegradable. En resumen, no puedes esperar encontrar una reunión más consciente con el medio ambiente.

Excepto por una cosa: la mayoría de la comida que los asistentes al festival meten en sus cuerpos. Bizcochos fritos de embudo cubiertos de jarabe sintético y azúcar en polvo. Muslos gigantes de pavo, hamburguesas, pechugas de pollo y maíz relleno de perritos calientes procedentes de granjas que bombean hormonas y antibióticos en sus productos. Patatas fritas sumergidas en freidoras de aceite de cocina modificado genéticamente. Aunque sabemos que tirar basura y contaminar ríos y arroyos es malo, de alguna manera hemos aceptado que contaminar nuestros propios cuerpos está bien, como si lo que comemos no tuviera ningún impacto en el resto del medio ambiente.

Conozco a muchos ecologistas cuyo compromiso es evidente y digno de admiración, pero ese compromiso se detiene en sus labios. Es comprensible; muchos de nuestros “alimentos” favoritos (o más adecuadamente dicho, artículos similares a los alimentos) son altamente adictivos. Y nuestra relación con la comida es mucho más tensa emocionalmente que, digamos, nuestra relación con bombillas incandescentes o bolsas de plástico. Pero incluso estos activistas visionarios y de pensamiento abierto llevan persianas reduccionistas si no pueden ver que sus elecciones personales de alimentos importan al menos tanto como —y yo diría considerablemente más que— reciclar y usar bombillas de bajo consumo.

Empecé este capítulo con una frase atribuida al jefe Seattle: “Lo que sea que hagamos a la tierra, nos lo hacemos a nosotros mismos”. Esta frase, que seguramente la has oído antes o alguna variación de esta, es a menudo mencionada por los ambientalistas para recordarnos que no podemos limpiar/cortar nuestros bosques, contaminar nuestra agua y arrojar tóxicos al aire sin dañarnos a nosotros mismos. Pero lo que es menos obvio es que lo contrario es igualmente cierto: lo que comemos tiene un gran impacto en nuestro medio ambiente. Específicamente nuestro alto consumo de alimentos de origen animal contribuye a problemas ambientales como pérdida de suelo, contaminación de aguas superficiales, deforestación, uso de combustibles fósiles y agotamiento de acuíferos profundos.

Un colega mío de la Universidad de Cornell, el Dr. David Pimentel, ha documentado muchas maneras en que nuestro sistema de producción ganadera desperdicia valiosos recursos y destruye el medio ambiente. Estima que los alimentos de origen animal requieren entre cinco y cincuenta veces más recursos terrestres e hídricos que el mismo número de calorías provenientes de alimentos de origen vegetal (dependiendo de diversas consideraciones, incluidas las especies animales y si el animal es alimentado con pastos). En un mundo donde el hambre humana es endémica, este uso ineficiente de los recursos es una tragedia.

Entre los hallazgos del Dr. Pimentel:

  • La producción de proteína animal requiere ocho veces más combustibles fósiles que la proteína vegetal.
  • La población ganadera de los Estados Unidos consume cinco veces más granos (la cual no es siquiera su dieta natural) que toda la población humana del país.
  • Cada kilogramo de carne de res requiere 100,000 litros de agua para producir. En comparación, un kilogramo de trigo requiere sólo 900 litros y un kilogramo de papas sólo 500 litros.
  • Un seminario patrocinado por las Naciones Unidas con 200 expertos concluyó que el 80 por ciento de la deforestación en los trópicos es atribuible a la creación de nuevas tierras de cultivo, la mayoría de las cuales se utilizan para el pastoreo y la alimentación del ganado.

Así que tenemos una serie de problemas interconectados que se derivan de nuestra adicción a una dieta basada en proteína animal. En pocas palabras, nuestro sistema industrial de producción animal no es sostenible. Estamos utilizando nuestros recursos naturales como el agua limpia y el suelo saludable más rápido de lo que podemos reponerlos. Y los efectos secundarios de nuestra economía alimentaria orientada a la proteína animal incluyen toxinas ambientales y la intoxicación del mismo aire del que todos dependemos de por vida.

Estos son problemas graves y cada uno de ellos merece su propio libro. Y son sólo la punta del iceberg. Si quieres aprender más, te recomiendo mucho el excelente trabajo de J. Morris Hicks, Healthy Eating, Healthy World. Sin embargo, con la finalidad esta discusión, quiero centrarme en cuatro problemas que los responsables políticos ni los medios de comunicación consideran tener una relación con la dieta: dos de las crisis ambientales más significativas de nuestro tiempo, el calentamiento global y el agotamiento de los profundos recursos hídricos subterráneos de los Estados Unidos; y la crueldad y la violencia que se han hecho a dos de los grupos más vulnerables del planeta, los animales y los humanos empobrecidos. Veremos cómo el pensamiento reduccionista nos mantiene atascados, y cómo un enfoque “integral” puede resolver estos múltiples problemas simultáneamente.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.