Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » Revisión científica encuentra vínculo biológico entre el consumo de lácteos y la obesidad
CNS Logo

Revisión científica encuentra vínculo biológico entre el consumo de lácteos y la obesidad

Scientific Review Finds Biological Link Between Dairy Consumption and Obesity

En los Estados Unidos, casi uno de cada cinco niños (de 2 a 19 años de edad) se considera obeso, no sólo con sobrepeso, sino con obesidad. Esta inquietante estadística se ha convertido en una realidad debido a una serie de factores sociales, pero algunos estudios han demostrado que las actuales Directrices Alimentarias del USDA no están ayudando. La inclusión de los lácteos como grupo alimenticio y la recomendación agresiva de tres porciones de lácteos al día pueden estar contribuyendo a la expansión de la cintura de los jóvenes estadounidenses (y de los adultos también). Una revisión de la literatura de 2012 intentó identificar el vínculo biológico entre el consumo de lácteos temprano y la obesidad infantil, y el autor Bodo C. Melnik encontró pruebas sólidas que sugieren que la leucina encontrada en la leche de vaca —y la fórmula infantil a base de leche de vaca— es la culpable.

Aquellos que están en el mundo del fisicoculturismo pueden estar familiarizados con la leucina, ya que a menudo se promociona por sus propiedades para la formación de masa muscular. Esta es la razón por la que la leche, o leche de chocolate, a menudo se comercializa como un alimento de recuperación, ya que los lácteos contienen una concentración 50 por ciento mayor de leucina en comparación con la leche materna humana. Mientras que este aminoácido ayuda a estimular el crecimiento de la masa muscular, también tiene un efecto crucial sobre mTORC1 (mTOR1). En pocas palabras, mTOR regula el crecimiento de una célula, y la leucina estimula el mTOR en acción. El resultado, según la revisión, es mayor resistencia a la insulina, formación de grasa y resistencia a la leptina.

El queso es la fuente principal de grasas saturadas en los Estados Unidos.

Cuando la leucina manda una señal al mTOR, se producen una serie de interacciones que resultan en la adición de un grupo fosfato al Sustrato del Receptor de Insulina-1 (IRS). Este grupo adicional de fosfato hace que el receptor del IRS sea menos sensible a la insulina y la resistencia a la insulina establece las bases para el síndrome metabólico y la diabetes.

El mTOR también es responsable de la división de las células grasas y la formación de nuevas células. Cuando se activa con leucina, el mTOR juega su parte mediante la creación de estas nuevas células de grasa, lo que en última instancia puede resultar en un aumento de peso notable. La revisión también encontró un vínculo entre la estimulación mTOR y la formación de lípidos como mTOR que juega un papel clave en la producción de enzimas que apoyan la creación de lípidos. En esencia, incluso si uno consume leche desnatada, esta leche sin grasa todavía puede desencadenar la formación de células grasas.

Por último, la leucina, mediante la activación de mTOR, influye en la expresión de leptina. La leptina es una hormona que indica al cerebro cuando estás lleno. Mientras que mTOR realmente hace que las células grasas sinteticen leptina, los investigadores han encontrado que aquellos que consumen dietas altas en grasa son en realidad más resistentes a la leptina. Teniendo en cuenta el hecho de que los estadounidenses comen más del doble de la cantidad de queso que en la década de los 1970s, no es de extrañar que exista esta resistencia, ya que el queso es la principal fuente de grasas saturadas en Estados Unidos. Cuando se suprime la leptina, nuestra señal de hambre está apagada, lo que nos hace comer más allá del punto de saciedad y consumir un exceso de calorías que pueden contribuir a unas libras extra en la balanza.

La industria de leche en realidad no está equivocada, la leche nos hace crecer. Sin embargo, cuando ese crecimiento se convierte en obesidad, es posible que deseemos dejar de beber ese vaso de leche de 2% y decir “sin queso” cuando ordenemos nuestra próxima comida para llevar. Las madres especialmente deben considerar la lactancia materna en lugar de optar por las fórmulas a base de leche de vaca. El mejor alimento para un bebé no proviene de otra especie, proviene de su madre.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.