Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Enfermedades » Adiós a la enfermedad renal, hasta la vista, medicación para el colesterol
CNS Logo

Adiós a la enfermedad renal, hasta la vista, medicación para el colesterol

Adiós a la enfermedad renal, hasta la vista, medicación para el colesterol

Hace poco más de un año mi esposo, Jim, fue diagnosticado con una enfermedad renal crónica llamada nefropatía por IgA. Estaba en la etapa tres. Tenía hipertensión, colesterol alto, todos los síntomas característicos que acompañan a esta condición. La enfermedad pareció acercarse sigilosamente a nosotros, aunque, mirando hacia atrás, había estado dormida durante años. El pronóstico parecía nefasto. Le recetaron algunas pastillas, le dijeron que bajara de peso y le advirtieron que no había cura. Eso fue todo. Nos sentimos muy impotentes. Él estaba al comienzo de sus cuarenta años.

Aunque somos canadienses, vivíamos en Estados Unidos en ese momento. Y he aquí que mi cuñada en Canadá (¡Dios la bendiga!) me envió un libro sobre la alimentación basada en plantas. Yo estaba intrigada. ¿Podría haber una solución por ahí?, ¿una que no implicara píldoras recetadas? Empecé a devorar toda la información que pude encontrar sobre la nefropatía por IgA y la alimentación basada en plantas. Me familiaricé con nombres como el Dr. McDougall, el Dr. Greger, el Dr. Barnard, el Dr. Esselstyn y el Dr. T. Colin Campbell. Uno de mis recursos codiciados fue el libro del Dr. Campbell, El Estudio de China. Después de hacer mi investigación, le dije a Jim que estaba convencida de que al menos podríamos detener la progresión de esta enfermedad a través de la alimentación. Terminamos haciendo más que eso.

Desde el momento en que puse mis manos en esos libros, saqueamos nuestra nevera. Sacamos la carne y los productos lácteos. No es una tarea fácil para un chico al que le gustaba comer alto en proteínas y bajo en carbohidratos (probablemente lo que lo ayudó a llegar al lugar en el que estaba). Mi trayecto de redescubrimiento sobre cómo preparar comidas comenzó. Se supone que la proteína de origen animal es el centro del plato, ¿verdad? Incorrecto. Se supone que la leche es buena para el cuerpo, ¿verdad? Incorrecto.

¿Por qué hice este cambio junto con mi esposo? Porque estaba segura de que, si intentaba hacerlo él mismo, no tendría éxito. Al final, terminé sintiéndome tan bien comiendo de esta manera que comencé la transición de nuestros tres hijos y exalté los beneficios a nuestra familia y amigos.

En seis meses, Jim ya no tomaba la medicación de estatinas para el colesterol. Los médicos continuaron reduciendo su medicación para la hipertensión. Su eGFR (tasa de filtración glomerular estimada) aumentó casi 30 puntos, lo que lo devolvió al rango normal. Todo esto en menos de un año. Logramos más que nuestro objetivo de detener la enfermedad. ¡En realidad la estábamos revirtiendo! Y él se sentía mejor que en años.

¿Dónde estaba la información sobre la alimentación cuando nos reunimos con el médico de familia, el cardiólogo y el nefrólogo? De hecho, cuando le pregunté al nefrólogo sobre una alimentación basada en plantas, no tuvo nada por ofrecer. No le hizo ningún reconocimiento, en absoluto.

Escribo este artículo porque solo puedo imaginar que no estamos solos. La enfermedad renal es una de las condiciones médicas más comúnmente diagnosticadas y está en aumento. Sin mencionar los crecientes incidentes de hipertensión y colesterol alto. Ahora estoy convencida de que todo esto es, en gran medida, el resultado de la alimentación. Todo para nosotros tiene su origen en la comida.

Siento la responsabilidad ahora de compartir nuestra experiencia e información con otras personas que puedan encontrarse en una situación similar a la nuestra. Estoy aquí para decirte que hay esperanza si estás dispuesto a hacer cambios. Nuestro médico de familia nos dijo que Jim es un “milagro”. No lo es. El verdadero milagro es la capacidad del cuerpo de curarse a sí mismo. Solo dale lo que necesita. Eso es todo.

Divulgación completa: no soy médico de profesión y no soy chef. Soy una esposa y madre que quería sanar a su esposo y ayudar a sus hijos a encontrar una forma más sana de comer. Soy lo más alejado de lo perfecto. Nos chocamos contra obstáculos en el camino, tengo niños que todavía se rebelan cuando se trata de comida, tengo problemas para encontrar comidas que TODOS quieran comer. Sin embargo, al final sé que las luchas valen la pena. Nuestros niños son lo suficientemente jóvenes como para que, si adoptan este estilo de vida, nunca tengan la necesidad de tomar medicamentos recetados y nunca experimenten las enfermedades crónicas que aquejan a nuestra sociedad actual. También sé que somos más felices y más saludables por eso.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.