Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Enfermedades » De alumno asustado con esclerosis múltiple a Doctor en Nutrición
CNS Logo

De alumno asustado con esclerosis múltiple a Doctor en Nutrición

De alumno asustado con esclerosis múltiple a Doctor en Nutrición

Sucedió unos días después de la Navidad en 2002. A los 15 años, era un adolescente en forma, fuerte y “saludable”. Estaba en el tercer año de la escuela secundaria en Irlanda, que es un año de examen de Estado y, por lo tanto, la temporada deportiva de mi año escolar terminó antes de Navidad.

Tenía muchas ganas de mantener y mejorar mi forma física y mi fuerza. A diferencia de un adolescente normal, no recibí ropa ni CD para Navidad… ¡Recibí una máquina para hacer ejercicios aeróbicos escalonados! Pensé que esta máquina aumentaría la fuerza de mis piernas sin forzar demasiado mis rodillas, propensas a lesiones. Una noche, decidí probar la máquina… haciendo el equivalente a 10 000 pasos. Luego me senté a comer un emparedado de pavo con toda la guarnición para ver un poco de televisión navideña con mis padres y dos hermanas.

A la mañana siguiente, me desperté con una sensación extraña en todo el lado izquierdo de mi cuerpo, incluyendo la parte superior. Pensé que simplemente había exagerado en la máquina para caminar. Durante los días siguientes, mi estado físico se deterioró hasta que, eventualmente, fuimos a nuestro pequeño hospital local del pueblo. Era la víspera de Año Nuevo. Las pruebas iniciales incluyeron un electrocardiograma y algunos exámenes de los reflejos. De inmediato, me enviaron a un hospital más grande en Dublín. El hospital sugirió una ambulancia, pero en lugar de eso, mis padres optaron por llevarme. Llegué a última hora de la tarde y, después de las preguntas y el examen de admisión habituales, terminé teniendo una tomografía computarizada a las 11:55 de la noche… ¡mis padres y yo pasamos la medianoche de Año Nuevo en una unidad de escaneo cerebral! Me ubicaron en el pabellón de cirugía cerebral para esperar el siguiente paso. Durante las siguientes dos semanas, dormí durante 15 a 20 horas por día. Mi fuerza física se había ido al punto donde apenas podía caminar y no podía levantar mi brazo por encima de mi cabeza. El especialista de ronda discutió la cirugía en mi caso con sus colegas al lado de mi cama. Sin embargo, afortunadamente, un médico residente sugirió una exploración por resonancia magnética del cerebro como otra opción. Tuve la resonancia, no la cirugía, y me trasladaron del pabellón de cirugía cerebral al pabellón de neurología general.

El hospital tenía un personal mínimo durante las vacaciones y el nuevo pabellón estaba vacío… ¡estaba abierto solo para mí! Mi cálida bienvenida fue una punción lumbar (o punción espinal). Esto implica una aguja de seis pulgadas (15 centímetros) que se inserta directamente en la cavidad espinal para extraer algo de líquido espinal.

Durante mi estadía de dos semanas, recibí dosis altas de esteroides durante cinco días y muchos otros exámenes. Al momento del alta, me enviaron a terapia de rehabilitación extensa, que incluía fisioterapia y terapia del habla. Había aprendido a caminar de nuevo, cómo atarme los cordones de los zapatos y mucho más. Empecé a recuperar mi fuerza, pero fue un proceso lento con un gran esfuerzo de mi parte y de los terapeutas.

Tres meses, después tuve síntomas faciales severos, que no requirieron hospitalización. Cinco meses después de estos síntomas faciales, tuve síntomas en el lado derecho de mi cuerpo. Esta vez me enviaron al hospital y me sometieron a exámenes similares a los de mi primer ataque. Pasé otras dos semanas en el hospital (en la misma sala donde tuve mi temida punción lumbar) y nuevamente, me trataron con esteroides durante cinco días. Después de tres ataques separados, todos en ocho meses, al igual que los hallazgos del examen físico, escaneos, etc., me diagnosticaron esclerosis múltiple (EM).

Minutos después de mi diagnóstico, el equipo médico discutió iniciar inyecciones dos a tres veces por semana… de por vida. ¡Todo lo que podía pensar era en deportes y chicas! Cómo me afectaría esto, cómo afectaría los deportes… ¡y las chicas! Salí del hospital con más preguntas que respuestas. En ese momento, el acceso a la información sobre la nutrición basada en plantas no era tan sencillo como ahora: el libro de El Estudio de China no existía y no había un Centro de Estudios en Nutrición. Me dijeron que tuviera cuidado con dónde y cómo obtuviera información sobre la EM. Entonces comencé mi medicación inyectable tres veces por semana y no busqué más. Sin embargo, las inyecciones (interferones) causaron efectos secundarios… dolor muscular, falta de sueño, síntomas similares a los de la gripe; ninguno de estos era ideal para la escuela o el deporte… o con las chicas. Me sentía miserable con las inyecciones y, después de unos pocos meses, decidí dejar de aplicármelas. Nadie estuvo de acuerdo conmigo, pero me sentía tan mal que pensé que debía haber una alternativa. Siempre estuve interesado en la nutrición, pero más desde una perspectiva deportiva que de prevención / tratamiento de enfermedades.

Decidí comenzar a leer sobre nutrición y EM. Conseguí todos los libros que pude encontrar en mi biblioteca local y los leí todos mientras tomaba notas. Sin embargo, no tenía ningún concepto de evidencia o ciencia. Muchos de estos libros fueron escritos por individuos no clínicos y contenían muchos consejos pero poca ciencia o evidencia.

Decidí estudiar nutrición en la universidad y solicité un lugar en el único curso de dietética en Irlanda: Nutrición humana y Dietética en el Trinity College de Dublín y el Instituto de Tecnología de Dublín. Estuve encantado de ser aceptado y no podía esperar para sacarle partido a los cerebros de mis catedráticos y profesores. Le pregunté a un catedrático sobre EM. Me llevó a su oficina e hizo una búsqueda rápida en línea antes de imprimir algunos estudios para mí. Estos estudios eran todos sobre suplementos antioxidantes (y no tuvieron resultados muy impresionantes).

Luego, leí un pequeño párrafo de cuatro oraciones en la última página de un suplemento de salud en el Irish Times. El artículo hace referencia a un libro que se basó en un estudio que había sido referido como el Gran Premio de epidemiología. Sabía que valía la pena leer este libro. Pedí este libro de inmediato y lo leí de principio a fin… este libro que me cambió la vida fue El Estudio de China.

Entusiasmado pero confundido después de leer el libro, les pregunté a varios de mis profesores de nutrición si habían oído hablar sobre El Estudio de China. Un profesor me miró sin comprender y dijo: Conor, ¡hay muchos estudios en China! Hay una pequeña sección en El Estudio de China que se refiere a la EM, pero para mí todo el libro fue fascinante y me abrió los ojos y la tercera sección, que trata sobre la influencia del Gobierno y la industria fue impresionante. Inmediatamente, adopté una alimentación basada en plantas sin procesar y comencé a pensar en la nutrición de forma un poco diferente. De repente, la EM no parecía tan aterradora…

Eso fue en 2006. Desde entonces, completé mi formación / título en dietética y obtuve un doctorado en Nutrición Humana en la Facultad de Medicina y Ciencias Médicas de la University College de Dublín. He publicado 15 artículos en revistas científicas / médicas, presenté mis resultados en conferencias alrededor del mundo, he ganado numerosos premios prestigiosos, nacionales e internacionales, y recientemente me uní al equipo del Centro de Estudios en Nutrición.

En teoría, la EM es una enfermedad crónica y degenerativa. Esto significa que es incurable y empeora con el tiempo. Se estima que solo el 50 % de aquellos con EM caminarán sin ayuda quince años después de la enfermedad. Quince años después de mis primeros síntomas, no solo estoy caminando sin ayuda, practico deportes, levanto pesas y mantengo un estilo de vida agitado. Desde 2003, no he tenido síntomas, ni recaídas ni medicamentos. Creo que la nutrición juega un papel importante en mi propia EM y en la EM en general. La ciencia continúa respaldando esta opinión con nuevas investigaciones que estudian un efecto perjudicial de carnes y productos lácteos con alto contenido de grasas, mientras que otros estudios respaldan el beneficio de una alimentación basada en plantas sin procesar. Pruébala, ¡no tienes nada que perder y mucho que ganar!

Obtén más información sobre la EM del Dr. Conor Kerly: Esclerosis múltiple y nutrición basada en plantas.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.