Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Estado Físico y Atletismo » De ninguna manera ingeriré suero lácteo, hermano. Paso el polvo de proteínas
CNS Logo

De ninguna manera ingeriré suero lácteo, hermano. Paso el polvo de proteínas

Durante los últimos quince años, he estado muy involucrado con la industria del fisicoculturismo. Tengo una comprensión íntima de cómo funciona la industria. En pocas palabras, se sostiene por las compañías de suplementos que patrocinan a los atletas que los representan. Esto a su vez inspira a los aficionados que admiran a los atletas a comprar los productos que ellos representan, creando así un ciclo que impulsa las ventas y utilidades récord, mientras que potencialmente perjudican la salud de muchos de los que siguen en un futuro involucrados en la industria.

Dos de mis fisicoculturistas profesionales favoritos, Nasser El Sonbaty y Mike Matarazzo, murieron recientemente a sus cuarenta años, probablemente debido a problemas de salud relacionados con la alimentación. Es posible que sus muertes fueran el resultado de un consumo excesivo de proteínas, junto con el uso de sustancias que aumentan el rendimiento día tras día hasta que sus órganos fallaron. Ahora se han ido. Este no es un acontecimiento insólito en mundo del fisicoculturismo. A pesar de que los fisicoculturistas se ejercitan más que la persona promedio, ellos sufren de problemas de salud relacionados con la alimentación en una tasa más común que el público estadounidense en general que se enferma por patologías relacionadas con la dieta. Claramente, hay un problema que debe abordarse.

Si hay una cosa en el deporte del fisicoculturismo que es tan común como el entrenamiento con pesas es el uso de suplementos. Ningún suplemento es más consumido que la proteína en polvo. Los polvos de elección entre los fisicoculturistas convencionales son el suero lácteo y la caseína, que son proteínas derivadas de la leche de vaca. De hecho, estas son las sustancias preferidas por la mayoría de los consumidores de polvo de proteínas en todo el mundo.

Los atletas de todos los ámbitos de la vida adoptan el consumo en exceso de proteínas por el supuesto de que más es mejor. Muchas empresas (e industrias enteras) han hecho grandes esfuerzos para convencer al público de que necesitan buscar alimentos ricos en proteínas y consumir tanta proteína como sea posible, sin tener en cuenta las consecuencias para la salud que acompañan el consumo excesivo. El foco en el consumo de grandes cantidades de proteínas está tan arraigado en nuestra cultura, que a menudo hay advertencias dadas por amigos y familiares de los que siguen una dieta a base de plantas, de que la proteína será difícil de conseguir sin consumir productos de origen animal. Esa es otra forma en que los suplementos de proteínas se meten en las dietas de los ciudadanos en todas partes, a través del temor injustificado de que no conseguiremos suficiente de este nutriente específico, lo que sugiere que el suero lácteo y la caseína son posibles ayudas en esta búsqueda.

Hace años aprendí del libro del Dr. T. Colin Campbell, escrito con su hijo, el Dr. Thomas Campbell, El Estudio de China, que la caseína tiene la capacidad de encender y apagar el crecimiento del cáncer, simplemente cuando se ajusta el nivel de consumo de esa proteína. Esto se determinó a través de años de ensayos clínicos, experimentos y exámenes que dieron estos resultados, y se exponen detalladamente en la investigación del Dr. Campbell. Sus hallazgos muestran que cuando la caseína se consume en grandes cantidades, las células cancerosas aumentan de tamaño y, cuando hay un cese en el consumo de caseína, las células tumorales cancerosas retroceden[1]. Más tarde me enteré de que los niveles elevados de proteínas también pueden causar daño renal, problemas hepáticos, cálculos renales, exceso de grasa, contribuyen a dañar el revestimiento de las paredes arteriales, conducen a la acumulación de placa en las arterias, resultan en letargo, disminuyen la densidad ósea y causan una serie de otros problemas de salud. Si este es verdaderamente el caso, como ha sido revelado por el Dr. Campbell y numerosos expertos de renombre mundial que llegaron a las mismas conclusiones a través de la experimentación, la observación y la investigación científica, ¿por qué estos productos se consumen en tan altos niveles? Con sus correlaciones directas con el aumento del riesgo de enfermedad, ¿por qué se permite que la caseína (que se ha relacionado con enfermedades como el cáncer de próstata, más que cualquier otra proteína) sea vendida en las tiendas? ¿Aún más, por qué se producen estos productos? Después de todo, ¿quién los necesita, además de los terneros?

Si consumimos polvos especiales de proteínas creados a partir de leche de vaca para el consumo humano, eso solo tendría sentido si nuestra sociedad viera una tasa muy alta de deficiencia de proteínas. Pero ese no es el caso, en absoluto. De hecho, una deficiencia de proteína es casi desconocida en Estados Unidos y solo existe en alguien que no consume las calorías adecuadas. La razón de que esto sea así, es debido a la composición de macronutrientes de los alimentos. La comida está formada solo por proteínas, grasas, carbohidratos y agua (y a veces alcohol). Un cierto nivel de proteína está presente en todos los alimentos, y en cantidades significativas en determinados tipos de alimentos tales como los frijoles y otras legumbres, las nueces, las semillas, los vegetales de hojas verdes, otros vegetales y los cereales de grano entero. La cantidad de proteína requerida por el cuerpo humano (5 % a 10% del total de calorías por día) es relativamente baja en comparación con los otros macronutrientes. Por lo tanto, es imposible ser deficientes en proteínas cuando se consumen suficientes calorías. Así es como funciona la naturaleza. En realidad, la mayoría de las personas en los países desarrollados, incluyendo a aquellas que siguen una dieta basada en plantas, consumen demasiada proteína, no al revés.[2] Es evidente que no tenemos una necesidad de salud o nutricional de suero lácteo o proteína de caseína en polvo, así que: ¿Por qué están aquí, por qué son tan populares, tan comunes, y por qué su uso es tan poco cuestionado?

Parte de la respuesta se encuentra en el mundo del fisicoculturismo y las revistas, libros, sitios de internet, atletas y otras personas que alimentan la industria. La comunidad de la que he sido parte durante tanto tiempo es un factor clave para mantener vivas estas ideas anticuadas sobre las proteínas. Por lo tanto, mi misión (y la de otros) consiste en disipar efectivamente estos mitos al mostrar una manera más saludable de apoyar los objetivos de acondicionamiento físico sin el uso de ninguna sustancia que provenga de la ubre de una vaca. Como fisicoculturista semijubilado, defensor de la salud y el bienestar y practicante de múltiples deportes, respaldo una alimentación basada en plantas sin procesar para obtener resultados óptimos, incluso si se hace fisicoculturismo. Mi objetivo es descartar el deseo de niveles elevados de proteínas al mostrar cómo una alimentación relativamente baja en proteína, basada en plantas sin procesar, puede apoyar todos los esfuerzos atléticos de manera eficaz y eficiente. He logrado grandes resultados como atleta basado en plantas durante las últimas dos décadas, y he buscado liderar a través del ejemplo.

Si la salud es tu meta, claramente, tu respuesta a los polvos de proteína provenientes de la vaca debe ser: ” De ninguna manera ingeriré suero lácteo, hermano”. Vamos a poner esto en perspectiva. Si tuvieras que comprar polvo de grasa y polvo de carbohidratos, claramente marcados como derivados de animales en el mismo momento de la compra con un polvo de proteína de suero lácteo o caseína, ¿continuarías con la compra? ¿O parecería muy tonto obtener los macronutrientes requeridos de latas de subproductos animales, tanto, que el cajero de la tienda levantaría una ceja y cuestionaría tu cordura? Considera estas preguntas la próxima vez que pienses en comprar polvos hechos de secreciones de vaca para una tener nutrición adecuada. ¿Qué te parece a cambio comer algo de un jardín? No solo es una opción mucho más saludable, sino que los productos frescos también son mucho más apetecibles.

Referencias

  1.  Campbell, T.C., Campbell, T.M. (2006). The China Study. Dallas, Texas: BenBella.
  2.  Do Vegetarians Get Enough Protein? (2014). Obtenido de (link).

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.