¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida? Consulta nuestra guía de alimentación basada en plantas sin procesar.¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida?
Temas » En Práctica » ‘¿Debo ser examinado?’ Formula estas cuatro preguntas primero
CNS Logo

Hay muchos tipos diferentes de pruebas biomédicas y los pacientes a menudo me preguntan si deben hacerse una. Hay tantas pruebas que es imposible para cualquier médico, o incluso un pequeño grupo de médicos, declarar que tienen experiencia en todos ellos. Podrías tener una pregunta acerca de una prueba de detección del cáncer, una prueba genética de cáncer, una prueba de factor de riesgo de enfermedad cardíaca, pruebas genéticas para el trastorno de coagulación, pruebas de enfermedades autoinmunes; todo tipo de pruebas.

Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que el hacerse la prueba a veces abre la puerta a los riesgos médicos, aunque el procedimiento de prueba en sí (extracción de sangre, recolección de orina, etc.) puede ser casi 100 % benigno. Debido a esto, vale la pena entender el por qué hacerse la prueba. Discute estas preguntas con un experto en medicina antes de decidir hacerte la prueba:

1. ¿Es esta prueba relevante para tu preocupación de salud?

Por ejemplo, si no tienes una fuerte historia familiar de un cáncer (por ejemplo, tener una abuela que contrae cáncer de seno cuando tenía 80 años no cuenta como una fuerte historia familiar), entonces hacerse la prueba para todos los genes que aumentan el riesgo de cáncer de seno no es muy relevante. Los genes de cáncer de seno conocidos que buscamos en la prueba son responsables de solo una pequeña minoría de los cánceres de seno. Si tienes una probabilidad extremadamente baja de tener la enfermedad en cuestión, basado en antecedentes o síntomas, la prueba para esa enfermedad puede ser inútil, en el mejor de los casos y dañina, en el peor de los casos. Esta es la razón por la cual incluso las recomendaciones más agresivas no sugieren que las mujeres de 20 a 30 años sean examinadas para el cáncer de seno.

2. ¿La prueba mide realmente lo que dice que mide?

Esto es particularmente relevante para las pruebas vendidas de manera directa al público. Hay empresas de salud por ahí, que venden todo tipo de paneles de pruebas nutricionales y metabólicas y exámenes que dan resultados de fantasía y diagnósticos que no están basados ​​en la ciencia reconocida. Por ejemplo, no estoy al tanto de ningún biomarcador que esté bien descrito en la ciencia revisada por expertos, que pueda ser utilizado para diagnosticar la sensibilidad al gluten no celíaca. Sin embargo, una búsqueda rápida en Google revela que varias compañías venden equipos de prueba para la sensibilidad al gluten no celíaca. ¿Tal vez están a la vanguardia de una revolución diagnóstica? O tal vez están haciendo unos cuantos dólares a costa de las ansiedades de la gente. Tendrías que mirar la literatura revisada por expertos relacionada con cada procedimiento específico de prueba; y cuando miro algunos de estos sitios en línea de pruebas directas para el consumidor, por lo general no encuentro suficientes antecedentes del tipo reflexivo basado en la evidencia para justificar las afirmaciones de las pruebas.

3. ¿Sabemos lo que significan los resultados?

Este es también un gran problema entre los paneles de pruebas directas para el consumidor. Podemos tomar una muestra de tu materia fecal y realizar pruebas bastante ingeniosas sobre las bacterias y diversos biomarcadores presentes en tu colon, pero ¿sabemos qué significan estos resultados en términos de salud y enfermedad para cualquier individuo? Dependiendo de la prueba, es posible que no. Algunas de estas pruebas se basan en razones lógicas, pero simplemente no han sido lo suficientemente estudiadas como para saber lo que significan los números específicos en el panel de resultados. Sin embargo, puedes encontrar rápidamente muchos paneles de pruebas que prometen respuestas y diagnósticos muy específicos basados ​​en estas.

Saber lo que significa un número en un panel de resultados requiere mucha investigación y se complica rápidamente. Para algunos resultados de exámenes puedes ver el rango de referencia “normal” del laboratorio. Particularmente para los equipos de pruebas nutricionales y metabólicas directas para el consumidor, estos rangos pueden correlacionarse muy mal con lo que realmente es saludable. Durante muchos años, los estadounidenses pensaron que el colesterol total por debajo de 150 podría ser peligroso. Después de mirar a otras poblaciones alrededor del mundo, ahora sabemos que eso es absurdo. Hemos tenido que revisar nuestros rangos de lo que consideramos “saludable” para muchos resultados de pruebas en el tiempo, y lo “saludable” no está necesariamente relacionado con lo que es “normal”.

4. ¿El resultado de la prueba podría cambiar las acciones futuras?

El resultado de una prueba puede cambiar una decisión de tratamiento o puede cambiar el comportamiento. En mi opinión, ambas son razones válidas para hacerse una prueba. ¿Cuantificar cada partícula específica de lípidos en una prueba especializada de colesterol cambia cualquier decisión de tratamiento? Generalmente no. Los médicos tienden a centrarse en las implicaciones para el tratamiento (porque generalmente no se nos enseña cómo apoyar el cambio de comportamiento), pero también creo que es válido considerar el cambio de comportamiento. El monitoreo de la retroalimentación objetiva, incluyendo las pruebas de laboratorio, pueden ser factores importantes en el apoyo al cambio de comportamiento. Obtener una prueba de colesterol cada tres meses puede no tener relación con si voy a empezar, detener o cambiar los medicamentos, pero para aquellos que realmente están trabajando en la mejora de su alimentación y su estilo de vida, a veces este tipo de pruebas pueden ser una forma importante para apoyar sus esfuerzos.

Tuve una paciente que me trajo los resultados de un panel de pruebas nutricionales, aparentemente muy completo. Ella estaba preocupada por varios números fuera de los rangos recomendados, segura de que estaba enferma y que esa situación tenía que ser abordada y arreglada de inmediato. Para muchos de los elementos analizados, los rangos normales y “saludables” enumerados eran francamente torpes (la vitamina D no necesita estar por encima de 50 ng/ml, por ejemplo). Muchos de los elementos analizados eran de cuestionable relevancia para cualquiera de sus preocupaciones de salud, y algunos de los elementos que fueron examinados eran medidos con tan poca frecuencia que tuve dudas sobre si realmente sabemos lo que los resultados significan realmente para la salud. Este equipo de prueba en particular fue promovido como parte de un negocio que vendía un montón de suplementos relacionados, lo que de repente hizo todo perfectamente comprensible. Las personas que se hacen la prueba se convierten en pacientes ansiosos, que luego se convierten en buenos clientes a medida que tratan de abordar sus “anomalías” con suplementos.
Desafortunadamente, una vez que vemos números a menudo nos convertimos en esclavos de ellos, escalando en un mundo de ansiedad e incertidumbre. Aunque los números parecen esencialmente precisos y ciertos, tenemos que recordar que, a veces, los números son menos significativos de lo que pensamos.

Además de la ansiedad grave, la prueba puede conducir a otros daños, también. Una prueba puede detectar anomalías que no entendemos completamente, lo que provoca pruebas adicionales, procedimientos y tratamientos. Una prueba de detección de cáncer de próstata, por ejemplo, es totalmente benigna en sí misma. A menudo, los pacientes me miran como si estuviera loco cuando digo que la prueba puede causar daño. “¿No es sólo un análisis de sangre, doctor?” Tengo que explicarles que, si bien el análisis de sangre es benigno, si recibimos un número que está fuera del rango normal, se sugerirán más pruebas, y podrían ir por un camino de procedimientos y tratamientos que pueden no ofrecer ningún beneficio y estar asociados con riesgos cada vez más perjudiciales. Es muy difícil retroceder una vez que hay resultados anormales de la prueba mirándote en la cara. Y más allá de estos riesgos de daño, las pruebas pueden ser costosas.

Por supuesto, las pruebas bien elegidas son vitales para determinar el diagnóstico y el pronóstico de los problemas médicos. Mientras he discutido los posibles daños de las pruebas, comprende que las pruebas también pueden salvar vidas. Las personas con alto riesgo de enfermedad o que presentan síntomas preocupantes, y las personas con cáncer, pueden beneficiarse de pruebas diagnósticas y de detección bien seleccionadas. He conocido a personas que están paranoicas sobre todas las pruebas, y esa también puede ser una actitud muy peligrosa. Si tienes una preocupación particular, vale la pena que tengas una conversación con tu médico y que prestes atención a estas preguntas a medida que tomas tus decisiones. A veces, las elecciones sobre las pruebas se hacen bajo las mejores suposiciones y, aunque frustrante, es inevitable. Esto es por qué a veces se llama el “arte” de la medicina.

Copyright 2023 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.