Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Medio Ambiente » Ecogeneratividad: las posibilidades entre la gente y el medioambiente
CNS Logo

Ecogeneratividad: las posibilidades entre la gente y el medioambiente

Ecogeneratividad: las posibilidades entre la gente y el medioambiente

Muchas personas se inspiran con una cita breve, o incluso con una sola palabra. ¿Eres uno de ellos? ¿Mantienes una idea particular más cerca de tu corazón? ¿Tal vez esté fijada con un imán a tu refrigerador, guardada en tu billetera o colocada en tu tocador?

Para mi propio mantra, he gravitado hacia la “Generatividad”. Cada día la recuerdo cuando me siento a trabajar en mi computador, donde está pegada. La generatividad es el proceso de buscar arreglos sociales que liberen un potencial humano nunca antes visto. Es lo opuesto al estancamiento y el motor del progreso. Asume posibilidades, tanto dentro como entre las personas. Como educadora, la generatividad ha resonado en mí durante mucho tiempo. Es un proceso que intento cultivar todos los días.

Pero eso no significa que sea perfecto, o que nada le falte a la palabra. No presumo saber cómo se expresará el potencial humano en todo momento. ¿Quién podría hacerlo? Si estás en el negocio de liberar el potencial humano, ¿cómo te aseguras de no también liberar el narcisismo y la codicia? ¿Cómo te aseguras de que el potencial individual desatado no surja a costa del potencial colectivo, o que los elementos de nuestra supervivencia —la tierra y el aire y el agua de nuestro mundo natural— no se vean atrapados en el fuego cruzado de nuestro progreso humano?

Esto es algo en lo que he pensado mucho recientemente, y creo que justifica una revisión a mi mantra, una extensión de la generatividad. He estado pensando mucho en la ecogeneratividad: arreglos sociales que generan el potencial dentro y entre nosotros, pero también dentro y entre nosotros y la naturaleza. Esto plantea muchas preguntas. ¿Cuál es el “mejor comportamiento” ya que esto aplica a comprometerse con la naturaleza? ¿Cómo mostramos respeto por la vida y creamos comunidades vibrantes, donde el todo está totalmente acogido? ¿Cuál es nuestro impacto en el medioambiente, en primer lugar?

¿Sabes cuáles son los mayores contribuyentes al cambio climático?

Hacer este tipo de preguntas nunca ha sido más importante; solo mira lo que está sucediendo con el medioambiente y verás por qué. El cambio climático se ha acelerado a un ritmo sorprendente. Los casquetes de hielo —que regulan las corrientes oceánicas, afectan los patrones climáticos y apoyan muchas formas de vida nativas— están desapareciendo; la desertificación amenaza a 1/3 del planeta y a 1500 millones de personas en todo el mundo; hasta 137 especies de plantas, animales e insectos mueren cada día como resultado de la deforestación. La lista desesperanzadora sigue y sigue, estos tres ejemplos constituyen solo la punta más pequeña de nuestro iceberg, cada vez más pequeño.

Y la ecogeneratividad requiere esta información, pero también exige un estilo más informado para la toma de decisiones. Para vencer estos problemas, debemos enfrentarlos estratégicamente. ¿Sabes cuáles son los mayores contribuyentes al cambio climático? ¿La mayoría de las personas saben que una causa principal se puede resumir en tres palabras familiares: desayuno, almuerzo y cena? ¿Se nos enseña el impacto de la producción y el consumo de alimentos en el uso de la tierra, la escasez de agua, la desestabilización de las comunidades, el hambre en el mundo?

No estoy aquí para darte un sermón. Estas son preguntas que me hago todo el tiempo. Y este acto de cuestionarse a sí mismo es el ancla de la ecogeneratividad. Estas son las preguntas frecuentes en mi autointerrogación: ¿Cómo soy responsable? ¿Cómo puedo hacerme responsable?

Siempre trato de dejar que la evidencia me dé las respuestas a estas preguntas. La evidencia a veces es sorprendente. A veces me veo obligado a reevaluar las creencias antiguas. Por ejemplo, ¿sabías que una estimación ha sugerido que el 51 % de todos los gases de efecto invernadero del mundo pueden atribuirse a la ganadería y los subproductos de su producción? ¿O que no importa con qué frecuencia las personas hablan sobre las emisiones de CO2, el metano (un subproducto de la industria ganadera) podría ser mucho más potente? El panel intergubernamental sobre cambio climático estima que el metano calienta el planeta 86 veces más que el CO2. Y a pesar de todo lo que se habla sobre el desperdicio de alimentos, ¿has considerado cuánto se desperdicia en el proceso de producción de tus alimentos? ¿Sabías que las vacas comen 135 mil millones de libras (61 mil millones de kilogramos) de comida y beben 45 mil millones de galones (170 mil millones litros) de agua diariamente? Compara eso con los humanos: 21 mil millones de libras (nueve mil millones de kilogramos) de alimentos y 5,2 mil millones de galones (19 mil millones de litros) de agua por día.

No se trata de difamar a los agricultores o consumidores individuales. Y no estoy sugiriendo que dejes correr los grifos en tu casa, o que el impacto de tu SUV, que tiene un alto consumo de gasolina, sea insignificante. No estoy sugiriendo que no debes reciclar o que debes imitarme. Sin embargo, me gustaría continuar compartiendo algunas de las cosas en las que he estado pensando y algunas de las que he estado haciendo.

He estado siguiendo una alimentación basada en plantas durante más de 25 años. Durante ese tiempo, he criado a dos hijos (ahora adultos) con la misma alimentación; he aprendido cómo preparar comidas basadas en plantas sin procesar simples y fáciles y deliciosas; y he organizado retiros a través de Global Roots, en donde he ayudado a otros a hacer la transición a este tipo de estilo de vida. Recientemente construí un hogar y centro de educación en La Cumbre, República Dominicana. Tengo tres acres de tierra aquí y la uso para cultivar mis propios alimentos orgánicos. Si no puedo cultivarlos, los compro a los agricultores locales. Este es el desafío que me propuse (lo que originalmente llamé el “Global Roots Challenge” (desafío de Raíces Globales, en español): vivir un 100 % de la tierra, más o menos en un radio de 20 millas (32 kilómetros). Trabajo constantemente con grupos locales, agricultores y vecinos para aprender sobre nuevos productos agrícolas, crear nuevas recetas y compartir mi comida. Como resultado, no solo he llegado a apreciar más mi entorno, sino que también me he comprometido más con mi comunidad.

Este estilo de vida también ha involucrado mi curiosidad y resolución de problemas de formas inesperadas. Hace un par de años, habría ido a la tienda de mercado más cercana a comprar fruta. Ahora, que estoy tratando de cultivar mis propios árboles frutales, estoy comprometida con los desafíos que enfrentan los árboles frutales. Estoy mucho más involucrada en su bienestar —las cosas que los amenazan también amenazan mi delicado estilo de vida aquí—. Hace veinticinco años, esta parte de la República Dominicana estaba cubierta con especies nativas de naranjas, toronjas, mangos, tamarindo y mucho más. ¿Ahora? No tanto. No es difícil ver cómo esto encaja con otros cambios: la disminución de la población de abejas y el aumento del uso de pesticidas. Este desafío plantea todo un conjunto de preguntas diferentes. ¿Qué puedo hacer para traer de vuelta a las abejas? ¿Qué puedo cultivar para mantener a su población? ¿Es posible hacerlo, si las granjas vecinas continúan usando pesticidas?

Discutiré estos desafíos, y muchos otros, en una serie de artículos de Global Roots para nutritionstudies.org, que se centran en los alimentos y el medioambiente. Pero también quiero disfrutar de la alegría de la abundancia, que viene con su propio juego de preguntas: ¿qué hacer con todo el maravilloso cacao, yuca, maracuyá, chayote, batatas y calabaza caribeña? Incluiré, tanto en inglés como en español, todo tipo de recetas, consejos de jardinería y artículos sobre el impacto ambiental de nuestras elecciones sobre los alimentos. En resumen, quiero compartir la aplicación práctica de la ecogeneratividad. Quiero darle una plataforma para crecer.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.