Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » El Estudio de China cambió mi vida
CNS Logo

El Estudio de China cambió mi vida

El Estudio de China cambió mi vida

En la década de 1970, fui piloto aplicador aéreo (conocido como Crop Duster o “fumigador” en épocas antiguas), rociando insecticidas y herbicidas en pequeñas granjas al este de Kansas y en grandes tierras de agricultura industrial al oeste de Kansas. Estos pesticidas eran muy tóxicos y peligrosos para todas las criaturas. Debido al clima de Kansas, mi ocupación de vuelo era por temporadas. No sé exactamente cómo o por qué sucedió, pero una temporada baja encontré un libro llamado El Estudio de China. Pensando en que iba a aumentar mi gran interés por la geografía, comencé a leerlo. Por supuesto, resultó que no se trataba de geografía en absoluto, sino del descubrimiento del autor de que el tipo y la cantidad de proteína en la alimentación de una persona podía encender o apagar el cáncer. Lo que leí cambió mi vida para siempre.

Finalmente hice la transición a una alimentación completamente vegana, un cambio que ha mejorado enormemente mi vida, tanto física como emocionalmente.

No mucho después, me obsesioné con la jardinería orgánica. Incluso fui tan lejos como para construir un invernadero de cincuenta pies (15 m) de largo y doce pies (3,6 m) de ancho. Junto a mi casa, presentaba una gran reserva de agua de aproximadamente 1200 galones con bombas circulantes y cascadas, y estaba poblada por bagre de canal. También agregué insectos benéficos (mantis religiosas y mariquitas) al invernadero, con la esperanza de enmendar de alguna manera mi ocupación anterior, en la que diseminaba químicos dañinos que mataban insectos y plagas de manera indiscriminada.

¿Cómo me convertí en vegano?

En quince años lejos de Kansas, en Arizona y Nuevo México, mi interés por el vegetarianismo se profundizó, y finalmente descubrí el movimiento de la “alimentación basada en plantas sin procesar”. En enero de 2018, finalmente hice la transición a una alimentación completamente vegana, un cambio que ha mejorado enormemente mi vida tanto física como emocionalmente. Durante un chequeo médico, la enfermera midió mi presión arterial en 110 sobre 70, ¡y tengo 74 años! Ella estaba impresionada y comentó que no esperaba ver números tan buenos en alguien de mi edad.

Luego me inscribí en el Certificado de Nutrición Basada en Plantas del Centro de Estudios en Nutrición y eCornell, y resultó ser muy gratificante y emocionante. Fue especialmente emocionante aprender mucho de los expertos en medicina y nutrición, cuyo trabajo había admirado durante años. Estaba encantado de tener esta oportunidad de aprendizaje, y espero aplicar lo que aprendí en mi vida y compartir lo que aprendí en beneficio de los demás.

Una foto de mi vida anterior como “fumigador
Una foto de mi vida anterior como “fumigador”.

Vivía con una familia en las selvas tropicales
Vivía con una familia en las selvas tropicales cerca del pueblo de San Andrés, Guatemala, en 1994 y 1995. Trabajé como voluntario en la jungla, limpiando árboles de bajo crecimiento y plantando árboles de caoba. Fui parte del programa patrocinado por la organización Conservation International para mitigar los efectos de la agricultura de “tala y quema”, que están destruyendo gran parte de los bosques tropicales. Pagué una tarifa a Conservation International para vivir con una familia y aprender español. La familia me alimentó y me dio un lugar para dormir y recibió parte del dinero que le pagué a Conservation International.

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.