Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » La ciencia muere. ¡Come lo que quieras!
CNS Logo

La ciencia muere. ¡Come lo que quieras!

La ciencia muere. ¡Come lo que quieras!

Dos informes de noticias recientes motivan este título provocativo.

Pero primero, como trasfondo, necesito compartir mis puntos de vista de lo que es la ciencia. Decenas de miles de artículos y libros académicos han abordado esta pregunta durante milenios, pero el tema sigue siendo de importancia crítica y, a menudo, se ignora.

He sido consciente de esta pregunta durante más de seis décadas, desde 1956, cuando comencé mi carrera en investigación experimental, gracias a algunos ancianos muy generosos y modelos de alta integridad que se me presentaron. En su mayor parte, me ha encantado mi viaje de décadas en la ciencia.

Con respecto a la ciencia de la dieta y la salud, especialmente su componente nutricional, defino la ciencia como el arte de la observación. En principio, vemos algo de interés y entonces, para aprender más, nos volvemos curiosos y hacemos preguntas tanto grandes como pequeñas. Realizamos una investigación, a menudo comenzando con una declaración formal (es decir, hipótesis), luego configuramos un experimento para probar si nuestra hipótesis es verdadera. Obtenemos resultados, ya sea a favor o en contra de nuestra hipótesis. Podemos repetir el experimento para ver si obtenemos la misma respuesta. Esto casi siempre conduce a otra pregunta, y otra pregunta adicional. Este proceso ha sido descrito como una serie de por qué, por qué y por qué. Casi siempre, hay más que aprender hasta que, en algún momento, decidimos que nuestra información es suficiente para nuestras necesidades y seguimos hacia adelante. Es un viaje de descubrimiento, de aprendizaje. ¡Es muy emocionante!

Desafortunadamente, en mi experiencia, esta definición excluye a la gran mayoría de los hallazgos de investigación “científicos” sobre dieta y salud publicados y discutidos actualmente. Demasiado de lo que hoy llamamos “ciencia” sería mejor descrito como tecnología. La distinción es simple: mientras que la ciencia observa y busca la verdad libremente, la investigación tecnológica comienza con el objetivo de hacer algo o demostrar un punto de vista preconcebido y subjetivo. La ciencia persigue conocimientos desconocidos; la tecnología persigue respuestas a preguntas ya determinadas como importantes. Por supuesto, hay un lugar para la tecnología, pero no debemos confundirla con la ciencia.

La ciencia llama a la verdad. La ciencia lucha por estar libre de sesgos personales. Permite cualquier resultado, esté o no de acuerdo con la hipótesis que se está poniendo a prueba. La ciencia, como yo la veo, es un valor personal, un viaje que fomenta la atención en cada momento de nuestra existencia, seamos o no científicos profesionales. Es una sensación de ser. Ofrece infinitas oportunidades para descubrir nuestras deficiencias personales y mejorarlas. Es un viaje que fomenta la aceptación de estar equivocado, no por argumento sino a través del debate abierto y honesto. En términos prácticos, dentro de la comunidad de investigadores científicos, es aquello que llamamos “revisión por pares”.

El éxito o el fracaso de la tecnología es relativamente fácil de probar y mejorar: un producto tiene éxito o no cumple con su propósito. La ciencia es diferente. Es un viaje perpetuo que agudiza los bordes de la razón y revela un pensamiento sin apoyo. Crea un significado más profundo tanto para nosotros mismos como para el “otro”, siguiendo el mandamiento de hacer a los demás lo que deseamos para nosotros mismos. El sinónimo que me gusta para la ciencia es la “integridad” que fomenta, en su forma más completa, un sentido de moralidad. Puede ser profundamente personal porque mejora un sentido de auto dignidad y confianza en sí mismo.

No hay un punto final de la verdadera ciencia, no hay lugar donde alcanzamos todo su potencial. Solo podemos esforzarnos por lograr ese potencial. Los resultados científicos que compartimos con otros son observaciones a lo largo de ese viaje y no deben confundirse con los destinos. La fiabilidad de estas observaciones, a menudo evaluadas a través del análisis estadístico, no pretende finalizar la discusión, sino fomentar un mayor estudio.

Esta es la ciencia de la que dependo cuando trato de entender los siguientes dos informes.

El primer informe al que me refiero trata de la reciente medida del gobierno para limitar la exploración de la evidencia científica utilizada para crear pautas alimentarias.[1] He conocido de cerca el programa de pautas alimentarias desde su comienzo en 1980, cuando dos amigos míos (Dr. Alan Forbes, director del programa de nutrición de la FDA y el profesor de Harvard Mark Hegsted, asesor senior del comité McGovern de 1977) escribieron el primer informe de guías alimentarias en una oficina al lado de la mía en nuestra sede profesional ubicada justo a las afueras de Washington, DC.

Debajo de su disfraz de gobierno, este programa se ha utilizado durante décadas para justificar el gasto de dinero de los contribuyentes en subsidios alimentarios y políticas de salud pública altamente cuestionables, incluso peligrosas.

Desafortunadamente, pronto perdí la confianza en ese programa gubernamental. Aunque mis dos amigos inicialmente buscaron crear directrices honestas y valiosas para los ciudadanos, el programa rápidamente se convirtió en nada más que un peón de la industria. Debajo de su disfraz de gobierno, este programa se ha utilizado durante décadas para justificar el gasto de dinero de los contribuyentes en subsidios alimentarios y políticas de salud pública altamente cuestionables, incluso peligrosas. Sus recomendaciones contribuyen directamente a la salud (o enfermedad) de millones de personas todos los días, incluidas las del Programa Nacional de Almuerzos Escolares, el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños, y muchos otros programas públicos. Hay poca o ninguna evidencia de que disminuya la prevalencia de enfermedades o los costos médicos exorbitantemente altos que ahora experimentamos.[2][3] No le sirve al público. Ahora, existe mucha evidencia que también muestra que contribuye de manera importante a la destrucción ambiental.

Estas guías dietéticas se actualizan cada cinco años con un nuevo comité de científicos, la mayoría de los cuales están alineados con industrias de diversas maneras. El comité pasa de 2 a 3 años deliberando la información científica más reciente para redactar un borrador de informe, después de lo cual invita a comentarios públicos antes de su publicación. El informe final debe ser aprobado por el Secretario de Agricultura y el Secretario de Salud y Servicios Humanos. Ambos secretarios están designados políticamente y comprometidos con la industria. De hecho, el objetivo declarado del Secretario de Agricultura siempre ha servido a la industria agrícola estadounidense, y el Secretario de Salud y Servicios Humanos busca respuestas principalmente en la industria farmacéutica. Ambos están cargados de flagrantes conflictos de intereses, a menudo no vistos. Permítanme ser sincero: uno subsidia la producción de alimentos que se asocia con una mayor prevalencia de enfermedades en almas desprevenidas, y el otro favorece el tratamiento de estas enfermedades. Es un gran modelo de negocio.

Pero ahora, la situación se pone aún peor. Este proceso se está erosionando aún más al limitar el tipo de preguntas que debe investigar el comité asesor científico. La asignación del comité ahora se limita a 80 preguntas, ninguna de las cuales se refiere a cuestiones de importancia crítica como el consumo de carne roja y procesada, alimentos ultraprocesados o los niveles apropiados de ingesta de sodio, cada uno de los cuales ha sido de gran interés en informes anteriores. Además, ahora los científicos no pueden considerar el impacto de la producción de alimentos sobre el medio ambiente. En cambio, los “visionarios” políticamente ungidos decidirán qué “ciencia” es mejor que los consumidores consideren. Un sistema ya mancillado ahora está completamente extinto. ¡La ciencia sea condenada!

El segundo informe de noticias se refiere a la contribución de la comunidad científica en las actividades y regulaciones de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) relacionadas con la salud humana.[4] Según mi interpretación de estos comunicados de prensa, el gobierno propone que los datos sin procesar recopilados para el análisis ahora deben incluirse con publicaciones científicas que los interpreten y resuman. Esto se ha propuesto bajo el pretexto de la transparencia, pero en realidad transfiere, de los científicos profesionales a los administradores políticamente controlados, el análisis final y la interpretación de los datos. Además, permite a los legisladores ignorar la investigación preparatoria que a veces representa datos personales confidenciales, incluida la investigación relativa a las regulaciones sobre agua potable y aire. En teoría, este requisito de publicar datos crudos y no interpretados suena como una forma válida de desalentar el análisis subjetivo, pero en realidad permitirá a los políticos elegir el análisis subjetivo que mejor se adapte a su agenda. No tiene en cuenta un sistema perdurable ya existente que ayuda a detectar y desalentar el análisis subjetivo: la revisión por pares.

Ambas noticias sugieren un esfuerzo concertado de los políticos para restringir la participación científica en temas de profunda importancia para el público. Esta tendencia tendrá un impacto de gran alcance en el futuro de la agricultura, la salud y el medio ambiente. Una tensión natural y que vale la pena ha existido durante muchos años entre la ciencia y la política. Tiene el propósito de considerar la relevancia pública que solo una de las partes puede ver. Luego de haber pasado más de seis décadas en la comunidad de investigación científica, incluidas alrededor de dos décadas superpuestas participando en política pública, he experimentado esta tensión de primera mano de más maneras de las que quiero decir.

Pero ahora, siento algo diferente. La intrusión política en la empresa científica es cada vez más alarmante y peligrosa. Ahora involucra temas de gran sensibilidad personal y pública, como la salud personal, los costos de atención médica y los variados problemas ambientales que surgen del predominio de los intereses corporativos sobre todo lo demás. Más concretamente, sin embargo, estoy convencido de que todos estos problemas surgen de nuestra elección de alimentos. Esa elección es como una llave estranguladora que solo se puede entender con una mejor comprensión de los alimentos y sus propiedades nutricionales.

Volviendo a mi comprensión de la ciencia, veo una crisis emergente. Fue esta preocupación la que me llevó a preguntar si la historia podría decirnos cómo llegamos aquí, un tema central en mi nuevo libro. Esta historia se centra en las experiencias de profesionales en nutrición y cáncer que se remontan a cientos de años, pero también incluye experiencias propias. Espero abrir el debate sobre estos temas, porque esa es la esencia de la ciencia y lo contrario de lo que reflejan muchos de los titulares de hoy.

Referencias

  1. Reiley, L. How the Trump administration limited the scope of the USDA’s 2020 dietary guidelines. (2019).
  2. Campbell, T. C. (ed United States Department of Agriculture) (The Hill Washington DC, 2015).
  3. Campbell, T. C. Dr. Campbell’s recommended dietary guidelines. T Colin Campbell Center for Nutrition Studies (2015).
  4. Friedman, L. E.P.A. to limit science used to write public health rules. (2019).

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.