¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida? Consulta nuestra guía de alimentación basada en plantas sin procesar.¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida?
Temas » Familia y Niños » ¿Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deberían tomar suplementos de DHA?
CNS Logo
Should Pregnant and Breastfeeding Women Take DHA Supplements?

Una de las razones por las que los bebés amamantados pueden tener un mejor desarrollo cognitivo y visual es porque la leche materna contiene ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga como el omega-3 DHA, mientras que la mayoría de las fórmulas infantiles disponibles no lo tienen—según los datos que analizo en mi video Should Pregnant and Breastfeeding Women Take DHA? (¿Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deberían tomar DHA?, en español). A los bebés en el grupo de control que recibieron fórmula sin DHA no les fue tan bien como a los que recibieron fórmula fortificada con DHA, y a ninguno de los grupos les fue tan bien como a los bebés amamantados, sirven como el “estándar de oro”. Esto fue suficiente para convencer a los fabricantes de fórmulas que comenzarán a agregar DHA a sus fórmulas infantiles a partir de 2002.

Uno puede recibir los beneficios sin los riesgos procurando el DHA de las algas, que es donde los peces lo toman para sí mismos.

Entonces, la pregunta se convirtió en: ¿cuánto agregar? Fácil, ¿verdad? Simplemente agrega la cantidad que se encuentra naturalmente en la leche materna. Sin embargo, el nivel de DHA en la leche materna es extremadamente variable, dependiendo de lo que la madre consuma. Hay una serie de poblaciones saludables que no consumen mariscos, por ejemplo, y tienen niveles mucho más bajos en la leche, pero parecen estar bien. Por lo tanto, esto hace que sea difícil determinar la cantidad óptima para agregar a la fórmula o qué recomendarle a las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. “Las guías de consenso recomiendan que las mujeres deben tener como objetivo consumir un promedio de 200 mg” de DHA al día durante el embarazo. “Simplemente fomentar que las mujeres embarazadas coman más pescado no es tan simple, porque la mayoría de los peces están, hasta cierto punto, contaminados” con sustancias tóxicas, como el mercurio. (Mira mi video Mercury vs. Omega-3s for Brain Development (Mercurio vs. omega-3 para el desarrollo del cerebro, en español) para más información). Para la mayoría de los pescados, como el atún, el daño cerebral causado por el mercurio excedería el beneficio del DHA.

Además, algunos contaminantes, como los policlorobifenilos (PCB), pueden quedarse atascados en nuestro cuerpo por décadas, así que no es suficiente comer alimentos “limpios” solamente durante el embarazo.

¿Qué pasa con el aceite purificado de pescado? Los métodos utilizados por los fabricantes de suplementos, como la destilación, dejan cantidades considerables de PCB y otros contaminantes en los productos, tanto que cuando se toman tal como se indica, los aceites de salmón, arenque y atún excederían la ingesta diaria de toxicidad tolerable.

Afortunadamente, uno puede obtener los beneficios sin los riesgos consumiendo DHA de las algas, que es donde los peces originalmente lo toman para sí mismos. Quiere decir que , las mamás embarazadas y que amamantan pueden eliminar el pescado del medio y obtener DHA directamente de la fuente, de los elementos más bajos de la cadena alimenticia, donde no tenemos que preocuparnos por los contaminantes tóxicos.

Hasta hace poco, pensábamos que todo el mundo debería tomar estos omega-3 de cadena larga para sus corazones. Sin embargo, la evidencia en la balanza ahora es tal que los médicos “no deberían recomendar la ingesta de aceite de pescado o el consumo de pescado sólo para la prevención primaria o secundaria de la enfermedad coronaria”. Pero, ¿qué hay con las mujeres embarazadas y las madres lactantes? ¿Qué muestra la ciencia más reciente? Al juntar todos los estudios, resulta que agregar DHA a la fórmula no parece ayudar a la cognición infantil después de todo, de igual manera que otras compilaciones de evidencia reciente no muestran “ningún beneficio significativo”. De hecho, al menos cuatro metaanálisis o revisiones sistemáticas han llegado a una conclusión similar. Estas se basaron principalmente en la serie estándar de medidas conocidas como Escalas de Bayley para el Desarrollo Infantil. Si se usaran otras pruebas, ¿habría resultados diferentes? Hasta ahora, no. Dar suplementos de DHA a las mujeres durante el embarazo tampoco pareció ayudar con otros resultados, como la capacidad de atención o la memoria funcional.

Aunque puede que no haya un beneficio significativo para la cognición infantil, ¿qué pasa con otras cosas como la visión? Hasta la fecha, se han realizado seis ensayos suplementando a mujeres embarazadas. Cuatro no mostraron ningún efecto, y los dos ensayos que mostraron beneficios tuvieron algunos problemas. Entonces, aunque realmente no lo sabemos en este momento, y todos los estudios hasta ahora no muestran nada o ningún beneficio, ¿por qué no simplemente tomarlos, por si acaso?

Puede que no haya beneficios demostrables “claros y consistentes”, pero se están publicando nuevos estudios sobre este tema todo el tiempo. Si es inofensivo, ¿tal vez las mujeres deberían tomarlo para estar seguras? El problema es que puede que no sea inofensivo en grandes dosis. En un estudio en el que las mujeres recibieron la enorme cantidad de 800 mg de DHA diarias durante el embarazo, las bebés “niñas expuestas a dosis más altas de DHA in utero [en el útero] tenían puntajes de lenguaje más bajos y eran más propensas a tener retraso en el desarrollo del lenguaje que las niñas del grupo de control”.

Entonces, la “ausencia de efectos positivos claros y la posible presencia de efectos negativos en los niños plantea la pregunta de si la suplementación con DHA es justificable…” Pero el estudio fue con una dosis realmente grande, lo que sugiere “un nivel óptimo de DHA por debajo y por encima del cual, podría ser perjudicial para el cerebro en desarrollo”.

*Este artículo se ha reeditado con permiso de NutritionFacts.org.

Copyright 2022 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.