¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida? Consulta nuestra guía de alimentación basada en plantas sin procesar.¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida?
Temas » Psicología y Problemas Sociales » Liberarse de la trampa del placer en la alimentación
CNS Logo
Liberarse de la trampa del placer en la alimentación

Si tienes una copia de la revista Health Science y sabes de qué se trata, entonces eres uno de los afortunados. De los 300 millones de personas que viven en nuestro país (Estados Unidos), la mayoría pasarán toda su vida confundidos sobre lo que es bueno para ellos y lo que no lo es. Si eres uno de los pocos afortunados que tiene una buena idea de la verdad sobre la salud, entonces estás a más de la mitad del camino. El problema es que saber es solo cerca de la mitad de la batalla. La otra mitad del trayecto es muy dura. El solo hecho de saber no lo hace todo por sí solo. Por alguna razón, incluso después de que sabemos exactamente qué hacer, hay una tendencia a continuar y hacer cosas autodestructivas de todos modos. Si escuchamos un programa de psicología popular, podríamos escuchar todo tipo de especulaciones oscuras y complejas sobre por qué las personas a menudo son autodestructivas. Pero dudo que algo de eso sea correcto. Creemos que hay razones que tienen perfecto sentido para el comportamiento “autodestructivo”.

El extraño comportamiento de las polillas en la noche

¿Alguna vez has tomado unos minutos para mirar a las polillas que golpean la luz de tu porche? ¿Por qué siguen dando vueltas y volando hacia una luz peligrosa? Y lo que es aún más escalofriante, ¿por qué a veces vuelan directamente hacia una vela o una luz caliente que las mata? Parece increíblemente estúpido, entonces, ¿por qué lo hacen? Tal vez las polillas son misteriosamente autodestructivas por algunas razones profundas, oscuras y complejas. Pero lo dudamos. Pensamos que debe haber otra razón, y una que tenga todo el sentido. Aquí esta.

Por qué hacen lo que hacen

Resulta que las polillas están diseñadas para volar hacia la luz. Tienen construida dentro de ellas una compulsión natural para volar hacia ella. La razón es que, en el antiguo mundo natural, las únicas luces alrededor eran las de luna y las estrellas (contra el cielo oscuro de la noche), y era útil volar hacia estas luces. La luna y las estrellas están en el “infinito óptico”: nunca puedes llegar allí, por lo que en la práctica son objetos estacionarios en el cielo en cualquier momento. Esto los hace muy útiles como puntos de referencia para las brújulas internas de las polillas, que pueden hacer un gran uso de la luz fija. Al volar hacia la luz, una polilla puede superar la batalla actual y dar un vistazo para buscar comida y parejas. Luego, después de completar una correría tentadora, la polilla puede volver a su posición original, invirtiendo los ángulos en su cabeza y siguiendo el camino inverso hacia su casa, utilizando objetos celestes como guía. Así que ahora podemos ver dónde se están cometiendo errores. Cuando las polillas vuelan hacia luces fabricadas por el hombre, lo hacen porque las luces artificiales engañan a sus brújulas internas. Si la luz está encerrada de forma segura en un vidrio, la polilla simplemente retrocede confundida al golpear el vidrio, y luego gira en círculos y vuela hacia la luz otra vez, una y otra vez. Su brújula interna es excelente, pero falla esta vez. Nunca se supone que deba alcanzar la luz; y al hacerlo, todo se echa a perder. Y si la luz es una vela o luz caliente, la polilla podría, incluso, morir. No es suicidio. Es un accidente forzado.

La pregunta correcta

Si hiciéramos la pregunta: “¿Qué es lo que hace que las polillas se vuelvan autodestructivas?”, estaríamos formulándola de forma equivocada. Nuestra pregunta, como se formula arriba, salta inocentemente a la conclusión de que las polillas son autodestructivas. Por supuesto, parece que lo son. Pero cuando hacemos la pregunta correcta y la respondemos, el misterio desaparece. La pregunta correcta es: “¿Por qué las polillas vuelan hacia la luz?” Una vez lo sabemos, podemos dejar de lado todas las charlas sobre tendencias en las polillas.

Por qué los buenos hábitos alimenticios son un desafío

Este tema de la salud es difícil, sin duda. En los 25 años que hemos dedicado a ayudar a otros a encaminarse, o a volver a recuperar el rumbo, hemos sido testigos de esta poderosa lucha. ¿Por qué es difícil? Ahora vemos que es mejor hacer la pregunta correcta antes de intentar responderla. Creemos que la pregunta: “¿Por qué las personas prefieren las comidas con una densidad calórica artificialmente alta a los alimentos más saludables y de baja densidad calórica?”, cuando se formula de esta manera, tiene una respuesta sensata.

Las personas evolucionaron en circunstancias ambientales donde escaseaban las calorías. Esto lo sabemos, ya que fue cierto en todo el mundo hace solo 100 años, e incluso es cierto todavía en muchos lugares. Las calorías siempre han sido escasas, o al menos muy a menudo, en la historia humana. Así que la naturaleza se aseguró de que estuviéramos equipados con una maquinaria de preferencia de gusto integrada, como una brújula interna, para asegurarnos de aprovechar cualquier oportunidad alta en calorías. Los estudios científicos realizados durante la última década han concluido que nuestros cerebros liberan mayores concentraciones de sustancias químicas de placer (dopamina y opiáceos naturales) cuando los alimentos que ingerimos tienen una mayor densidad calórica. Esto no debería ser sorpresivo. Debe haber una razón por la que nos guste una manzana madura más que una ácida, y la hay. Cuando comes una manzana madura, tu equipo de detección de calorías sabe que hay una buena concentración de calorías allí, y dice “¡bien, sigue comiendo!”. Una manzana ácida, con tal vez un 10 por ciento menos de calorías, es descartada. Una manzana puede tener 77 calorías, la otra simplemente 70. La diferencia de siete calorías es detectable, ¡y tus preferencias de sabor te lo hacen saber!

Una luz incandescente

Una manzana de chocolate, sin embargo, puede tener cerca de 770 calorías, siendo del mismo tamaño. ¡Eso es porque el chocolate es diez veces más calórico que la fruta! ¡Hablemos sobre una luz incandescente! La misma tendencia está presente en todas las comidas procesadas modernas: las papas fritas son aproximadamente ocho veces más calóricas que las frutas. El pan y los perros calientes son aproximadamente seis veces más densos en calorías. Y como las polillas a la luz, todos estamos atraídos a esta densidad calórica, como las virutas de hierro a un gran imán. Tenemos que resistir. Por nuestra salud y bienestar, debemos hacerlo.

Liberándose

Liberarse de la trampa del placer en la alimentación (o cualquier adicción) puede ser muy difícil. Para aquellas personas que encuentran que el desafío es abrumador, un enfoque doméstico que puede incluir un intenso programa educativo y un período de ayuno con agua supervisado, a menudo ha demostrado ser extremadamente útil.

Copyright 2023 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.