Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » En Práctica » Los cinco sabores: equilibrar los alimentos para todas las estaciones
CNS Logo

Los cinco sabores: equilibrar los alimentos para todas las estaciones

Como partidaria de larga data de una alimentación basada en plantas sin procesar y consejera de la salud dentro de los principios de la macrobiótica, adoro el concepto entero del “chi” (energía) según lo expresado por la medicina tradicional china (TCM, por sus siglas en inglés). Las cinco transformaciones de la energía siempre han tenido mucho sentido para mí y me encanta el sentido y la sensibilidad que trae a la comprensión de la salud. Los cinco sabores sabrosos son los sabores básicos reconocidos que se encuentran naturalmente en todos los alimentos. Teóricamente, cada sabor alimenta un órgano específico o un sistema de órganos y cada sabor se correlaciona con una estación, un tipo de energía de calentamiento o enfriamiento, y un órgano o sistema específico.

En términos prácticos, cuanto más conscientemente incluyas una variedad de los cinco sabores en la preparación de alimentos, tus comidas serán más satisfactorias y mejoradas nutricionalmente. A veces, solo una pequeña cantidad de un “sabor” puede contribuir significativamente (por ejemplo, una ramita o dos de hojas de perejil de sabor amargo).

Los cinco sabores son: amargo, salado, dulce, agrio y picante. Un alimento nunca contendrá un sabor exclusivo; siempre habrá un predominio de sabores. Aquí hay algunos ejemplos de las fuentes en los alimentos y las conexiones médicas de cada sabor con los órganos según la medicina tradicional china. Se dice que un poco de un sabor particular puede fortalecer un sistema de órganos, mientras que el exceso puede debilitarlo. Por lo tanto, el exceso de azúcar debilita nuestra energía del suelo, estómago/bazo/páncreas y contribuye a problemas digestivos.

AMARGO — Asociados con el principio y mediados de la estación del verano (FUEGO), se piensa que los alimentos amargos estimulan el corazón y el intestino delgado. Estos alimentos incluyen: diente de león, hojas de perejil, hojas de mostaza, col rizada, raíz de bardana, semillas de sésamo, cereal sustituto de granos de café y algunos tipos de maíz.

SALADO — Asociados con la estación de invierno (AGUA), los alimentos salados imparten fuerza y ​​se cree que influyen en los riñones y la vejiga. Estos alimentos incluyen vegetales de mar, miso, salsa de soya, sal marina, ciruela umeboshi salada y pepinillos en salmuera natural.

DULCE — Asociados con el final de la estación de verano (TIERRA), se piensa que los alimentos dulces influyen en el páncreas, el bazo y el estómago, órganos de absorción y distribución de azúcar. Su efecto nutritivo te centra y es relajante. El sabor dulce se refiere a los alimentos naturales sin procesar y no al dulce excesivamente refinado que conocemos del azúcar blanco. Los alimentos dulces constituyen el mayor porcentaje de nuestras comidas. Estos alimentos incluyen cereales de grano entero y vegetales (especialmente repollos, batatas, zanahorias, cebollas, calabazas y chirivías, así como castañas).

AGRIO — Asociados con la estación de primavera (MADERA), los alimentos con sabor agrio tienen un efecto constrictivo, proporcionando estimulación de la energía. Se cree que influyen en el hígado y la vesícula biliar. Estos alimentos incluyen: pan de masa fermentada, vinagre, trigo, chucrut y limón/lima.

PICANTE — Asociado con la estación de otoño (METAL), el sabor picante desprende una energía caliente, que se dispersa y se dice que este sabor es beneficioso para los pulmones y el colon. Sin embargo, un exceso de estos alimentos puede irritar los intestinos. Se ha sabido que los alimentos picantes estimulan la circulación sanguínea y, de acuerdo con la medicina tradicional china popular, tienen una capacidad natural para ayudar a romper la acumulación en el cuerpo. En la mayoría de las cocinas se combinan comúnmente con la proteína de origen animal y con los alimentos altos en grasa. Estos alimentos incluyen cebollines, rábano japonés (o daikon seco), jengibre, pimientos, wasabi (mostaza seca) y rábano picante.

Cómo encajan los alimentos con los cinco sabores

Para una referencia conveniente, la siguiente lista enumera algunos alimentos básicos que encajan en cada categoría.

AMARGO — Kale, repollo, hojas de mostaza, perejil, endibia, apio, rúgula, bebida de grano
SALADO — Sal marina, tamari, miso, vegetales de mar, sal de sésamo, ciruela umeboshi, pepinillos
DULCE — Maíz, cebollas cocidas, calabaza, ñame, cereales cocidos, repollo cocido, zanahorias, chirivías, frutas
AGRIO — Limón, lima, chucrut, ciruela umeboshi, platos fermentados, pepinillos
PICANTE — Jengibre, ajo, cebollas crudas, rábano blanco, rábano rojo, cebollino, wasabi, especias

Mientras que la mayoría de tus comidas contendrán un mínimo de 60 por ciento de alimentos dulces (cereales de grano entero, verduras, frijoles y frutas), puedes apuntar a una gama completa de otros sabores con comidas principales. Los otros sabores se pueden representar en platos de acompañamiento, salsas y condimentos, haciendo hincapié en un antojo particular que tengas. Hay un arte definido para equilibrar las comidas.

Las posibilidades de combinación son abundantes con nutrientes que combaten enfermedades. El principio subyacente dicta que estos sabores, aunque parecen antagónicos (no compatibles), son en realidad —en virtud del equilibrio de las comidas—, complementarios. Las comidas que incluyen los cinco sabores resultarán más satisfactorias, en términos de limitar los antojos, y más fortificantes.

Aderezos sabrosos

Puedes hacer deliciosas salsas, aderezos y dips llenos de sabor y maravillosos usando todos los ingredientes naturales que incorporan los cinco sabores. Tahini de sésamo tostado, ciruelas umeboshi, jarabe de arroz integral y malta de cebada, shoyu, miso blanco dulce, jugo de jengibre fresco, jugo de limón y tofu; las posibilidades son infinitas. Todos estos aderezos deliciosos se pueden utilizar en ensaladas, verduras hervidas, fideos como soba o udon, verduras de mar y muchos de ellos se pueden almacenar en la nevera hasta cinco días y ser reutilizados.

Recuerda que todo se trata de satisfacer las papilas gustativas para que no tengas antojos. Si haces que tu alimento sea demasiado salado, tendrás antojos de azúcar. Si comes constantemente comidas cubiertas de azúcar, tu cuerpo ansiará la sal. Todo es cuestión de equilibrio. Diviértete y crea algunos maravillosos aderezos llenos de sabor y otras salsas utilizando los cinco sabores y haz que tu comida sepa delicioso.

Aquí hay una receta estupenda para probar que incluye los cinco sabores:

Aderezo cremoso de sésamo

Creamy Sesame Dressing Recipe

Combina todos los ingredientes en una licuadora y licúalos hasta que estén suaves, añadiendo agua lentamente para lograr una consistencia cremosa.

  • 4 cucharadas redondas de tahini de sésamo tostado
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • 2 ciruelas umeboshi sin semillas y picadas
  • 1 rociada de (shoyu) salsa de soya
  • 2 cucharadas de jarabe de arroz integral o (malta de cebada)
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 taza de agua de manantial o filtrada

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.