Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » Mi batalla con la enfermedad de Crohn – De qué forma el convertirme en comensal basada en plantas me devolvió la vida
CNS Logo

Mi batalla con la enfermedad de Crohn – De qué forma el convertirme en comensal basada en plantas me devolvió la vida

Mi batalla con la enfermedad de Crohn - De qué forma el convertirme en comensal basada en plantas me devolvió la vida

A la edad de 12 años, me diagnosticaron la enfermedad de Crohn, una enfermedad autoinmune que afecta el sistema digestivo y de la que, en ese momento, casi nadie había oído hablar. Tuve una cirugía de emergencia para reparar mi intestino perforado y enfermo, y casi muero en el proceso. Las cicatrices me dejaron luciendo como Frankenstein, como me dijo amablemente un compañero de clase en el vestuario un día, después de la clase de gimnasia. Luego, me operaron nuevamente.

Mi cuerpo se convirtió en una fuente de vergüenza. No funcionó bien y entonces, gracias a dos cicatrices enormes, era horrible. Debido a que tenía una enfermedad digestiva, fue fácil comenzar a vincular todo a la comida.

Tengo un recuerdo destellante de alcanzar una barra de dulce tamaño mini de la despensa una noche después de la cena y mi madre me llamó: “Cuidado con los dulces, Kelly. No quieres engordar”. No puedo recordar si devolví el dulce o si lo comí, pero recuerdo lo terrible que me sentí. Ya era una carga debido a mis problemas de salud. No quería engordar y convertirme, además, en una fuente de vergüenza o desilusión para mi familia.

La angustia de Crohn era insoportable

En la escuela secundaria, comenzaron los cortes / autolesiones. Hasta hoy, mis antebrazos son como un mapa de mi angustia adolescente. Todo continuó durante la universidad. Finalmente, después de más de una década de vacilar entre morir de hambre, comer normal pero frenéticamente ejercitar todas las calorías, purgarme y tomar laxantes (ninguno de los cuales ayudó con mi enfermedad de Crohn, una fuente constante de dolor físico), toqué fondo. Intenté suicidarme con una sobredosis de pastillas recetadas para el dolor. Después de eso, hice un compromiso conmigo misma y mi curación. Si iba a quedar atrapada en este lugar, al menos iba a tratar de vivir una vida mejor.

Mi pobre cuerpo estaba tan acostumbrado a purgarme cuando comía algo parecido a un plato de tamaño normal que tuve que volver a entrenarlo, junto con mi cerebro, para simplemente permitirme comer. Luché contra los guiones negativos internos, una y otra vez, liberando las voces que decían: “Estás gorda”, “nadie te ama”, “eres fea”. Repetí oraciones y mantras para mí. Pero las voces regresaban. Y así sucedió. Como un no fumador que todavía anhela cigarrillos años después de dejar de fumar, pensé que una parte de mí siempre tendría problemas. Pero estaba equivocada.

Sucedió un milagro

Hace aproximadamente un año, me di cuenta de que no podía recordar la última vez que escuché uno de esos guiones desagradables. Pero, ¿qué había cambiado? ¿Cuál fue el milagro que los ahuyentó del todo? Hace tres años comencé a trabajar como escritora del personal de una destacada organización de bienestar animal. Cuando me uní a la organización, solo comía “carne compasiva”. Después de ocho meses de inmersión en investigaciones y entrevistas sobre las innumerables formas en las que la agricultura animal no solo es inhumana, sino que también lastima el medioambiente y daña nuestra salud, me volví completamente basada en plantas.

Los síntomas de los múltiples problemas y enfermedades con los que me diagnosticaron: la artritis, la tiroiditis de Hashimoto, la anemia persistente de bajo grado, y sí, incluso la enfermedad de Crohn comenzaron a desaparecer.

Entonces, algunas cosas increíbles comenzaron a suceder. Tenía más energía. Mi estado de ánimo mejoró. Los síntomas de los múltiples problemas y enfermedades con los que me diagnosticaron: la artritis, la tiroiditis de Hashimoto, la anemia persistente de bajo grado, y sí, incluso la enfermedad de Crohn comenzaron a desaparecer.

Alimentación basada en plantas para la enfermedad de Crohn

Un año después de volverme vegana, fui a una médica para un examen físico. Ella revisó mi historial de salud y luego se detuvo en seco. “Espera”, dijo, con su confusión evidente en su frente arrugada, “¿no tomas ningún medicamento? Pero tienes todos estos diagnósticos. Nunca he conocido a alguien con enfermedad de Crohn que no esté tomando medicamentos”. Luego miró los resultados de mi análisis de sangre y mis estadísticas vitales y quedó boquiabierta. “Tu conteo de sangre es fenomenal. ¿Cuál es tu secreto?”, preguntó. Cuando le dije, ella asintió y dijo: “Bueno, supongo que no estoy sorprendida. Pero la mayoría de mis pacientes nunca lo considerarían”.

Me sentí increíble. Por primera vez desde los 12 años, mi cuerpo y yo fuimos amigos nuevamente. Hoy, no cuento las calorías. Como la cantidad de comida saludable que quiero, y si quiero un cupcake o papas fritas de cuando en cuando, los consumo (basados en vegetales, por supuesto). Pero fue solo recientemente que me di cuenta de cuán profunda ha sido mi transformación. Un día, mi esposa y yo salimos de excursión, y hablábamos sobre lo mucho que ser basadas en plantas había cambiado nuestras vidas. Literalmente me detuve en seco cuando me di cuenta de que nunca más me había dado ese diálogo interno negativo. Las voces se han ido. Y me he vuelto basada en plantas para agradecerlo.

Para mí, mi trastorno de alimentación no solo se trataba de estar gorda. Se trataba de mi sentido general de valía. No me sentía digna de comer. No me sentía digna de estar viva. No lo sabía en ese momento, pero estos sentimientos fueron, en gran medida, el resultado de la falta de congruencia en mi vida. Mi corazón grande y cariñoso se preocupaba por los animales y el medioambiente y por la forma en que todos íbamos a sobrevivir, sin embargo, mis elecciones de alimentos apoyaban el abuso y la destrucción de las cosas que más me importaban.

Una sanación profunda para mi vida

Ahora que estoy practicando lo que predico, veo la diferencia. Siento el poder de vivir mis convicciones. Sé que mis elecciones hacen la diferencia y que estoy viviendo una vida compasiva y con poder. Y esa congruencia entre lo que creo y las decisiones que tomo me ha traído una profunda sanación que nunca supe que podría venir de lo que tengo en el plato.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.