Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Enfermedades » Mi trayecto de regreso a la salud: de Código Azul a una vida próspera basada en plantas
CNS Logo

Mi trayecto de regreso a la salud: de Código Azul a una vida próspera basada en plantas

Mi trayecto de regreso a la salud: de Código Azul a comensal próspera basada en plantas

Era una tarde soleada y cálida en Houston, Texas, el 16 de noviembre de 2010. Justo terminaba de ver pacientes en mi práctica de psicoterapia cuando, de repente, una sensación de náusea envolvió todo mi cuerpo y comencé a sudar profundamente desde la cabeza hasta el dedo del pie. Sentada en mi sofá, recuerdo haber perdido la conciencia. Cuando la recuperé, pensé: “¡Estoy sufriendo un ataque cardíaco!”. Llamé a mi esposo y le dije que llamara al 911. La puerta de mi oficina estaba cerrada con llave, y sabía que tenía que llegar a ella de alguna manera para que los paramédicos pudieran ayudarme. Me las arreglé para arrastrarme por el suelo hasta mi puerta cerrada y la alcancé con toda la fuerza que tenía para desbloquearla.

Código Azul

Los paramédicos llegaron en pocos minutos y me llevaron rápidamente a la sala de urgencias del hospital. Una vez allí, todo lo que recuerdo que le dije al cardiólogo fue: “Por favor, no me dejes morir”. Me prometió que no lo haría, pero su promesa casi se rompe cuando, durante la cauterización de mi arteria coronaria izquierda bloqueada, vomité repentinamente. El movimiento brusco hizo que el catéter se moviera y diseccionó mi aorta. Ahí fue cuando comenzó el verdadero problema. No solo estaba en medio de un ataque cardíaco que requería una cirugía de bypass, sino que tenía que reparar mi aorta inmediatamente o moriría en la mesa de cirugía. El cirujano jefe le dijo a mi esposo, en su camino hacia la sala de cirugía, que reuniera a nuestra familia porque solo me daba un 20 % de posibilidades de sobrevivir a ambos procedimientos. Afortunadamente, sobreviví después de “recibir el código” tres veces ese día cuando mi corazón se detuvo y tuve que ser desfibrilada para que volviera a latir.

El cirujano jefe le dijo a mi esposo, en su camino hacia la sala de cirugía, que reuniera a nuestra familia porque solo me daba un 20 % de posibilidades de sobrevivir a ambos procedimientos.

Déjame contarte un poco sobre mí antes de mi ataque cardíaco. En ese momento, tenía 56 años, peso normal, comía lo que pensaba que era una dieta “saludable para el corazón” de proteínas magras de origen animal, frutas y verduras, cereales, frijoles, legumbres, productos lácteos bajos en grasa y el “buen” aceite de oliva. Hacía ejercicio regularmente y practicaba yoga y meditación. Cuando mis amigos y familiares se enteraron de mi terrible experiencia, los impactó y asustó porque yo era la última persona en el mundo a la que creían que esto le podría suceder. Pero así fue. Y desde ese día he dedicado mi vida a aprender acerca de la enfermedad cardíaca y lo que podría hacer para evitar que esto me vuelva a suceder (y a otros).

Asesino número uno de personas en los Estados Unidos

Lo que aprendí fue que la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte entre hombres y mujeres en los Estados Unidos y que no es necesario que exista. Existe por tres razones: desayuno, almuerzo y cena. La dieta estadounidense está cargada de grasa y colesterol, las dos cosas que garantizarán una acumulación de placa en nuestras arterias que para el 36 % de los estadounidenses causará enfermedad cardíaca.

Lo que más me sorprendió que tener un ataque cardíaco fue el tipo de atención médica que recibí después. Pasé 11 días en la unidad de cuidados intensivos y luego otros pocos días en un piso médico antes de ser trasladada a un centro de rehabilitación para continuar mi recuperación. ¿Y qué me servían para desayunar cada día? ¡Huevos! ¿Y qué me ofrecían para el almuerzo y la cena? ¡Pollo y carne de res! Aunque estaba en una confusión después de mi cirugía, sabía que algo no estaba bien con respecto a lo que me estaban dando de comer. ¿Por qué me daban los alimentos que me harían acumular más placa en mis arterias? El dietista no ofreció buenos consejos, y mi cardiólogo no tenía mucho que decir sobre mi alimentación, salvo que comiera alimentos bajos en grasa y en sal que podían incluir productos de origen animal.

Reversión de la enfermedad cardíaca

Tuve mucha suerte de tener una hermana que era enfermera practicante en la Clínica Cleveland. Ella conocía a un médico que practicaba la prevención y la reversión de las enfermedades cardíacas al prescribir una alimentación basada en plantas sin procesar, libre de aceite. Sus pacientes eran personas a las que sus cardiólogos les habían dicho que no se podía hacer nada más para ayudarlos médicamente, no más medicamentos, bypasses, angioplastias o estents. El Dr. Esselstyn aceptó a 17 de estos pacientes muy enfermos durante 12 años en su estudio inicial, asesorándolos y ayudándolos a mantener su nueva alimentación basada en plantas. También les recetó a algunos de ellos una dosis baja de estatinas. Registró meticulosamente sus niveles de colesterol, hizo que mantuvieran diarios sobre su alimentación para asegurarse de que continuaran comiendo los alimentos correctos y pudo tomar los angiogramas de las arterias coronarias bloqueadas de algunos de ellos durante el estudio de 12 años para ver cómo se abrían sus arterias durante ese período. Lo que descubrió fue que ninguno de esos 17 pacientes tuvo progresión de su enfermedad cardíaca, ¡y para muchos hubo, de hecho, reversión! ¡Y aún más emocionante fue el hecho de que después de 20 años, estos pacientes seguían vivos y bien, sin más eventos cardíacos de ningún tipo! No hay ninguna intervención cardíaca en este momento que haya mostrado un resultado tan prometedor como lo hizo este estudio que se publicó en la American Journal of Cardiology (Revista estadounidense de cardiología, en español). Lo que el Dr. Esselstyn les ofreció a sus pacientes (incluyéndome) fue la oportunidad de tomar control de nuestra enfermedad cardíaca para que pudiéramos vivir sin la preocupación de acumular más placa en nuestras arterias o, lo que es peor, morir por sus consecuencias.

El objetivo para los pacientes en su estudio inicial de 12 años era permanecer con la alimentación basada en plantas para toda la vida y llevar sus niveles de colesterol total por debajo de 150 y su LDL (el colesterol malo) por debajo de 80. Todos y cada uno de ellos lograron esa meta. Lo que hemos aprendido es que, en más de dos tercios del mundo, donde las personas consumen una alimentación basada en plantas, no existe la enfermedad cardíaca. Es solo en los países industrializados como los Estados Unidos que existen enfermedades cardíacas, donde las personas comen dietas centradas en comidas de origen animal, ricas en grasas y en colesterol.

¿Por qué las plantas?

Muchas personas me preguntan por qué comer frutas, verduras, legumbres, cereales de grano entero y frijoles es una protección contra los ataques cardíacos, y les cuento lo que aprendí del libro del Dr. Esselstyn: Prevenir y revertir la enfermedad cardíaca (Prevenir y revertir las enfermedades de corazón, en español). Las arterias coronarias están revestidas con células endoteliales. Estas células desempeñan un papel vital para mantener nuestras arterias saludables, es decir, flexibles, bien abiertas y resbaladizas, para que la sangre pueda llegar fácilmente a todas las partes del cuerpo que dependen de su sustento. Comer alimentos basados en plantas en realidad promueve la producción de óxido nítrico dentro de nuestras arterias. El óxido nítrico abre (dilata) las arterias coronarias, lo que permite que la sangre circule dentro del corazón. Incluso los pacientes con angina severa (el dolor en el pecho que se produce cuando las arterias enfermas se estrechan y restringen el flujo sanguíneo) sienten una disminución de sus síntomas a las semanas de comer de esta manera. Se ha demostrado que el consumo de productos de origen animal de cualquier tipo inhibe la producción de óxido nítrico. Los productos de origen animal también agregan colesterol a nuestros cuerpos, colesterol que no es necesario y causa daño. Nuestros cuerpos producen la cantidad justa de colesterol que necesitamos. Los alimentos basados en plantas no contienen colesterol y, por lo tanto, no pueden contribuir a la acumulación de placa en nuestras arterias.

No son las placas más antiguas, que se han calcificado a lo largo de los años, las que causan el daño real. Más del 85 % de los ataques cardíacos ocurren cuando las placas más nuevas, cargadas con el colesterol graso y pegajoso, rompen sus “cápsulas” muy delgadas debido al flujo de sangre que pasa agitado. El cuerpo trata de reparar esta ruptura con la coagulación. Esta coagulación cierra completamente la arteria en cuestión de minutos, impidiendo que la sangre llegue al músculo cardíaco. Sin oxígeno y nutrientes que se abren camino hacia el músculo cardíaco, este muere. Y, lamentablemente, para muchos estadounidenses, estos eventos catastróficos suceden repentinamente, y la persona está muerta, sin saber qué sucedió o cómo podría haberlo prevenido realmente en primer lugar con un cambio en su alimentación.

Este triste escenario tuvo lugar recientemente con el esposo de una de mis compañeras de trabajo. Tres días antes de Navidad, le dijo a su esposa que no se sentía bien. Se acostó a descansar, y cuando su esposa lo revisó un poco más tarde, estaba muerto. Muerto de un repentino ataque cardíaco. Cuando vi su cuerpo acostado en el ataúd en el velorio, me sentí abrumada por la tristeza de que este hombre vibrante y amante de la vida nunca supo lo que sucedió, y si solo le hubieran dicho lo que sé ahora, él también podría haber evitado esta enfermedad y tener muchos más años con su amada esposa y preciosos nietos.

Estoy decidida a no dejar que esto me pase. Encontré a un cardiólogo que trata la enfermedad cardíaca con alimentos basados en plantas sin procesar. Limpié mis alacenas y refrigerador de todas las comidas de origen animal y comencé este trayecto, comiendo de la manera correcta para que nunca experimente otro ataque cardíaco.

Educación y comunidad basadas en plantas

Continué mis estudios y completé el curso de seis semanas del Centro de Estudios en Nutrición, Certificado de Nutrición Basada en Plantas, a través de eCornell. Desde entonces, he estado enseñando a otros cómo ellos también pueden tomar el control de la salud de su corazón de una vez por todas. En mis clases, llamadas How to Heart Attack Proof Yourself (Cómo hacerte a prueba de ataques cardíacos, en español), a través de un programa local de educación para adultos doy clases sobre el tema y termino con deliciosas comidas basadas en plantas para que los estudiantes puedan experimentar qué tan sabrosos son estos alimentos. También empecé una clase de cocina a través de Meetup, y tengo 358 miembros. Nos reunimos mensualmente en mi casa y cocinamos juntos, mientras difundimos los beneficios para la salud de comer de esta manera. Estoy en el proceso de comenzar Dine Arounds (cenas por todos lados, en español), donde los miembros de Meetup se reunirán en los hogares de los demás en pequeños grupos para compartir una comida saludable y tener una comunidad de promotores disponibles para ayudarlos a mantenerse en el camino. También participé en Women Who Lead (Mujeres que lideran, en español), un programa de televisión local de Houston, donde durante 30 minutos pude hablar sobre mi transición a un estilo de vida basado en plantas sin procesar, libre de aceites.

En 2013, Sherry apareció en Women Who Lead con la Dra. Ruth Ollison.

Mi misión basada en plantas

Bajé mi colesterol desde 175 antes de mi ataque cardíaco a 105 y reduje mi colesterol malo (LDL) a 48. Y todo debido a lo que comía. Por lo tanto, nunca tendré que ser uno de esos pacientes cardíacos que está “esperando a que llegue el final esperado e inevitable”. Espero envejecer y ver los logros de mis hijos y nietos en los próximos años. Me prometí a mí misma que continuaría mi misión para ayudar a eliminar una enfermedad que nunca ha debido existir, en primer lugar. A los médicos y agencias gubernamentales que dudan que los estadounidenses hagan algún cambio en su alimentación, les digo que les den la información y dejen que cada persona decida por sí misma qué es lo mejor para ella. El conocimiento es poder, y cuanto más sepamos sobre cómo prevenir y revertir las enfermedades cardíacas, más pronto nos uniremos a las dos terceras partes del mundo que no tienen esta enfermedad prevenible.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.