Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » En Práctica » No es difícil ser vegano: haciendo el cambio y repensando la proteína
CNS Logo

No es difícil ser vegano: haciendo el cambio y repensando la proteína

No es difícil ser vegano: haciendo el cambio y repensando la proteína

El siguiente es un extracto de ‘Go Vegan: A Guide to Delicious, Everyday Food – for the Health of Your Family and the Planet’ —vuélvete vegano: guía para una alimentación diaria deliciosa para la salud de tu familia y del planeta, en español— (2019, Lotus Publishing) por Marlene Watson-Tara, con prólogo de T. Colin Campbell, Ph. D.

Este libro merece estar en los estantes de todos los conocedores y chefs de la buena comida. ¡Disfrútalo!” – T. Colin Campbell, PhD

No es difícil ser vegano

En nuestra enseñanza combinada de noventa años, Bill y yo tenemos grandes esperanzas de que todos podamos unirnos y hacer un mundo mejor, un mundo vegano saludable donde los humanos y los no humanos vivan en armonía. El éxito solo se puede lograr a través de la educación, la comprensión y, en última instancia, la acción. Seamos realistas, en la época de Copérnico, la mayoría habría pensado que sería imposible si dijeras que ibas a convencer a todos de que la Tierra giraba alrededor del Sol, en lugar de lo contrario, ¡pero finalmente sucedió! Entonces, el pasado nos enseña a tener esperanza para el futuro.

Hacerte vegano es simplemente una elección que haces. Muchas personas desperdician mucha energía reflexionando sobre esto como si fuera un tema complejo, pero la única dificultad radica en tomar la decisión: es fácil. Elimina todas las comidas de origen animal y reemplázalas con deliciosos alimentos basados en plantas: la elección es tuya. Puedes hacerlo ahora mismo. Puede llevarte un tiempo ubicar tus mejores fuentes de alimentos y sentirte cómodo con tu nueva forma de comer, pero vale la pena.

Cuando reflexionamos profundamente sobre nuestra relación con el mundo exterior, nuestro entorno, nos damos cuenta de que nunca somos independientes de sus influencias. La alimentación es el vínculo entre el mundo interior y el exterior. Nuestra Dieta de Ecología Humana es abundante en todas las vitaminas y minerales necesarios para una buena salud, vitalidad y longevidad.

Repensando la proteína

La proteína es un tema que siempre aparece cuando se habla de veganismo. Cuando piensas en los animales más grandes del planeta: elefantes, jirafas, búfalos, estos son enormes mamíferos y no comen carne, entonces, ¿de dónde obtienen su proteína? Comen lo que crece del suelo y de ahí es de donde obtienen su proteína; es así de simple. A todos nos han vendido la mitología de que solo los animales tienen proteínas, sin preguntar de dónde las obtuvieron ellos. Las plantas son la fuente de todas las proteínas. Hay muchos alimentos en el reino vegetal que son especialmente ricos en proteínas. Toda la familia de las legumbres —todo lo que crece en una vaina, lentejas, frijoles y garbanzos— y los cereales de grano entero están llenos de proteínas, y muchas verduras también son ricas en proteínas.

Las plantas son alimentos con alta energía, y es bueno mencionar que un número cada vez mayor de atletas están cambiando a una alimentación vegana. Los ganadores recientes de eventos de largas distancias como triatlones, maratones y eventos en bicicleta están comiendo una alimentación vegana. Estos atletas reconocen que se lesionan con menos frecuencia, se recuperan más rápidamente y tienen más resistencia cuando comen una alimentación diversa, basada en plantas.

No se requiere carne animal para desarrollar músculo o hueso. Este es un mito que se basa en una ciencia limitada y sesgada, generada por las industrias ganaderas y lácteas.

Hace muchos años, estaba escuchando un seminario web del Dr. John McDougall y me recordó algunas de las cosas que aprendí cuando tenía doce años trabajando en la tienda de verduras, frutas, cereales y frijoles. Aquí estoy, cincuenta años después, viendo como muchas de estas mismas lecciones ganan notoriedad. Son mentores como el Dr. McDougall, el Dr. Barnard y el Dr. T. Colin Campbell, quienes volvieron a sacar a la luz estas verdades simples. Estas son solo algunas de estas perlas de sabiduría:

  • Las verduras son fáciles de cultivar: cualquier jardinero puede cultivar papas, zanahorias, verduras, etc., y son económicas; el arroz y los frijoles también son baratos (especialmente cuando se compran a granel).
  • No se requiere carne animal para desarrollar músculo o hueso. Este es un mito que se basa en una ciencia limitada y sesgada, generada por las industrias ganaderas y lácteas.
  • Las plantas son más bajas en la cadena alimenticia, por lo que los contaminantes ambientales, que son tan frecuentes en nuestros alimentos, están en concentraciones más bajas en los alimentos basados en plantas. Los animales son alimentados con alimentos cultivados con pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos, y agua potable expuesta a la contaminación industrial. Estos contaminantes se almacenan en el tejido graso (incluyendo la leche) del animal. Pueden concentrarse 1000 veces a medida que ascienden en la cadena alimenticia. Esta concentración de productos tóxicos afecta a todos los animales en tierra o mar.
  • Las plantas son amigables con el medioambiente. Puedes cultivar 17 veces más energía nutricional en un pedazo de tierra si cultivas vegetales que si crías animales para alimentarte. La diferencia entre cultivar papas y criar carne es 100 veces mayor.
  • Todos vivimos en un planeta que sufre de estrés alimenticio. Existe un riesgo real de escasez de alimentos y seguridad alimentaria. Necesitamos cultivar alimentos más saludables. Hay cerca de mil millones de personas (nuestros hermanos y hermanas) muriendo de hambre, mientras que casi mil millones de personas están comiendo hasta morir.
  • El 85 % de las enfermedades no transmisibles están relacionadas con la dieta moderna, alta en grasas y calorías, que tiene una baja densidad nutricional.
  • En las verduras no crecen microbios que sean patógenos para las personas. No cultivan E. coli; no desarrollan la enfermedad de las vacas locas; no cultivan listeria. Si un vegetal o cereal tiene un contaminante, fue originado en un animal. Las heces de los animales son un importante contaminante agrícola.
  • Las verduras tienen un sabor increíble. Las batatas, la mazorca de maíz fresca, el arroz, etc. están llenos de azúcares naturales y una amplia gama de sabores sin salsas añadidas.
  • Las verduras se almacenan bien: puedes secar y almacenar arroz, frijoles y cereales en un lugar fresco durante años. Los tubérculos, raíces y repollos pueden durar meses y retener su vitalidad nutricional.
  • Los alimentos sin procesar (no comida chatarra procesada) son excelentes alimentos para bajar de peso. Recuerda, son bajos en grasa.
  • Todo lo que respira quiere vivir: matar animales para nuestro placer debe parar. Por favor, hazte vegano y ama toda la vida, ese es mi mensaje y lo ha sido por décadas.

Haciendo el cambio

No dejes que el cambio a una alimentación vegana saludable sea un trauma (o un drama). Ya estás comiendo verduras, cereales, frutas y tal vez incluso frijoles en tu alimentación. Simplemente estás eliminando las comidas de origen animal y el azúcar simple. Tu cuerpo te lo agradecerá. La clave es la diversidad.

Las personas que te rodean podrán divertirse o incluso sentirse escépticas sobre tus nuevas opciones. No te preocupes: cuando vean que se puede hacer y que estás feliz con los resultados, se interesarán más (o no). No esperes que todos te apoyen; simplemente mantente en tu plan. Algunas personas recomiendan que introducir lentamente la nueva forma de comer es lo mejor. Todos tienen que elegir su enfoque por sí mismos, pero nuestra experiencia es diferente.

Siempre sugerimos que nuestros clientes y estudiantes se comprometan a adherirse a su nuevo plan de alimentación durante al menos un período de tres semanas para comenzar. Hay razones prácticas para esto.

A medida que cambies tu alimentación, verás que cambian tus gustos. Cuando elimines algunos de los alimentos a los que estás acostumbrado, puedes extrañarlos por un corto tiempo, pero recuerda tus razones para cambiar. Descubrirás que tu nueva forma de cocinar abre una apreciación diferente sobre los alimentos basados en plantas. Llamamos a este período “crear una nueva normalidad”, y hacer del veganismo la nueva normalidad es mi misión, así que sigue conmigo y pon atención.

Cambiar nuestros hábitos alimenticios suele ser una experiencia reveladora. Cómo te sientes, tus niveles de energía y tu satisfacción alimentaria mejorarán. Cuando te sientas bien con tu nuevo enfoque para comer, ¿por qué querrías cambiarlo? Simplemente asegúrate de que tu comida sea sabrosa y de que tus comidas incluyan una diversidad de cereales de grano entero, frijoles y vegetales. Las recetas que encuentras en los siguientes capítulos te serán útiles. Utilizo una variedad de alimentos vegetales que no están procesados, son naturales y están preparados con la combinación adecuada de condimentos, hierbas frescas y secas y especias suaves para crear sabores robustos, satisfactorios y deliciosos.

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.