Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
CNS Logo

Proteína

Respuesta a la pregunta de un lector

Muchas personas están acertadamente confundidas acerca de las diversas formas en que se establecen las recomendaciones de proteínas y no conocen los principales factores que han causado la confusión. Entender las recomendaciones de la proteína requiere una comprensión de la historia de la investigación de la proteína y del serio sesgo que avanzó sigilosamente en la ciencia con el paso de los años. Desde el principio, hubo un sesgo muy fuerte que enfatizó la importancia en la salud de la proteína y esto casi siempre significaba proteína de origen animal. Este sesgo surgió a pesar de que los resultados de la investigación demostraron claramente en muchos casos que no DEBÍA ser enfatizada. Sin embargo, los investigadores en nutrición aún hacían énfasis en el mayor consumo de proteínas porque era el “signo de la civilización misma”, como se dijo a principios del siglo XX y, además, que aquellos que no consumían estas abundantes cantidades de proteína (es decir, carne) eran “¡de una naturaleza afeminada!”

Los investigadores impulsaron continuamente la idea de la proteína y continuamente encontraron maneras de desarrollar metodologías y algoritmos para “demostrar” que niveles más altos de proteína eran aconsejables. Todo el concepto de “calidad” de la proteína fue concebido para que se pudiera decir que la proteína animal era de alta calidad y que las proteínas vegetales eran de baja calidad cuando, de hecho, el concepto de calidad solo indicaba una eficiencia biológica de utilización por unidad de proteína consumida. Naturalmente, las proteínas de origen animal casi que imitan nuestras necesidades porque están compuestas de la proporción correcta de aminoácidos, por lo que se utilizan de manera más eficiente. Pero estos estudios se basaron principalmente en la investigación de la producción animal que sirvió a la comunidad agrícola (¡también sirvió para mi tesis doctoral!) más de lo que sirvió a los intereses de la salud humana. Las proteínas de “alta calidad” utilizadas más eficientemente, ¡también hacen crecer células cancerosas eficientemente!

Sin embargo, es importante entender el punto realmente extraño, y este es que las actuales directrices alimentarias estadounidenses aboguen por un límite superior del 35 % de calorías como proteína, lo cual supuestamente es consistente con minimizar las enfermedades crónicas. La única manera que uno puede llegar a tan alto nivel es ser prácticamente un carnívoro. La ingesta correcta recomendada está alrededor de un 8 % a 10 % de proteínas (¡no el 35 %!), que puede ser fácilmente suministrada por una buena alimentación basada en plantas sin procesar. Incluso las papas harían el trabajo solas.
Por lo tanto, volvemos a las preguntas de cómo y por qué y quién está recomendando estos números ridículos. La primera vez que aparecieron estos nuevos límites altos fue cuando un consultor superior de la industria láctea presidía la Junta de Alimentos y Nutrición, que era la responsable del informe. Ese informe fue financiado por el Instituto Dannon, basado en la industria láctea, entre otros benefactores corporativos que, accidentalmente supongo, preferían estas recomendaciones de alta proteína.

Aquí es donde la investigación del Dr. Caldwell Esselstyn, que se centró en la ingesta baja en grasas, y mi investigación, que inicialmente se centró en la menor ingesta de proteínas, convergieron, apuntando hacia la eliminación del consumo de alimentos de origen animal, que estaba tan altamente correlacionado en estudios internacionales con enfermedades occidentales.

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.