Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Ciencia de la Nutrición » Suplementos alimenticios: ¿Juice Plus es bueno para ti?
CNS Logo

Suplementos alimenticios: ¿Juice Plus es bueno para ti?

En primer lugar, queremos dejar en claro que no tenemos motivos ocultos cuando se trata de suplementos. Todo lo que nos importa es hacer lo que es mejor para los pacientes basados ​​en la evidencia que tenemos. De hecho, nuestra opinión no solo es mal acogida, sino que nos hace tener menos dinero (la venta de suplementos es muy lucrativo para las personas), así que —a diferencia de otras partes de la discusión— que los sesgos financieros influyan nuestra postura no es algo por lo que nuestros pacientes necesiten preocuparse. Además, no tenemos ningún interés particular en si los pacientes toman suplementos o no; sin embargo, como verdaderos defensores de los pacientes tenemos un interés particular en que ellos estén bien informados. Una vez estén realmente bien informados, pueden decidir qué es lo que funciona mejor para ellos, que puede muy bien ser diferente de lo que funciona mejor para nosotros. Desafortunadamente, los pacientes a menudo no entienden todas las estadísticas y como tal confían en otras personas para que les ayuden a tomar su decisión. Sin embargo, es muy importante que los pacientes exijan una exploración minuciosa de todas las perspectivas de un caso antes de estar en acuerdo o en desacuerdo con alguien, especialmente con personas en posiciones de influencia. Desafortunadamente, hemos descubierto que en el deseo de las personas por estar saludables, a menudo son rápidos para agregar cosas, como suplementos, incluso después de solo un indicio de buenas noticias, usualmente como resultado de escuchar solo una parte de la historia. Vemos que es nuestro trabajo agregar la perspectiva que falta para que las personas puedan ver todo con un poco más de claridad y luego tomen una decisión verdaderamente bien informada.

Nuestra mayor lucha como médicos es que casi todos nuestros pacientes piensan que les falta algo (o muchas cosas) y solo necesitan encontrar ese ingrediente clave PERDIDO para lograr una salud óptima. Hoy voy a hablar de Juice Plus (JP), porque parece haber recibido bastante atención como posible ingrediente clave para mejorar la salud de los pacientes alrededor del mundo. Desafortunadamente, los defensores de Juice Plus no han proporcionado una perspectiva completa y, en consecuencia, han engañado (posiblemente incluso de manera involuntaria) a muchos consumidores. Como resultado, es imposible que los consumidores tomen una decisión verdaderamente bien informada. Vamos a utilizar Juice Plus como un ejemplo de cómo todos los suplementos y otras promesas de solución rápida de mejora de la salud se deben abordar.

Actualmente, existe un pequeño grupo de personas que condenan los suplementos (como la vitamina A y el hierro) porque son “nutrientes aislados”. Lo hacen porque hay estudios que demuestran que estos nutrientes aislados pueden ser dañinos y, como tal, tiene sentido recomendar que no sean consumidos. Sin embargo, Juice Plus se anuncia como un suplemento de “alimentos sin procesar” y por eso se considera una alternativa más saludable a los suplementos de nutrientes aislados, potencialmente peligrosos. Ahora, estamos de acuerdo, si realmente fuera de alimentos sin procesar, entonces sí sería un suplemento más saludable. Pero tenemos tres preguntas importantes: una, ¿es Juice Plus realmente un suplemento de alimentos sin procesar?; dos, incluso si es un suplemento de alimentos sin procesar, ¿cómo sabemos que lo necesitamos si ya estamos comiendo alimentos sin procesar? Y tres, incluso si probamos que la adición de Juice Plus mejora ciertos resultados, ¿estamos seguros de que tomarlo no nos hará ningún daño? Es importante señalar desde el principio que no podemos decirte que Juice Plus es malo, ya que aún no se han hecho estudios para demostrarlo (para hacer eso necesitamos por lo menos 10 años de estudios en grandes grupos de personas). Pero eso no significa que Juice Plus sea seguro tampoco, más bien significa que no ha sido evaluado adecuadamente y como resultado simplemente no lo sabemos. Y, si aún no te habías percatado, dejemos en claro que, basándonos en las estadísticas limitadas que tenemos en este momento, tenemos preocupaciones con Juice Plus.

En primer lugar, está claro que Juice Plus no es un suplemento de alimentos sin procesar, al menos de acuerdo a como definiríamos los alimentos sin procesar. Un suplemento de alimentos sin procesar de frutas y vegetales (lo que Juice Plus dice que es) sería manzanas y espinacas atascadas en una cápsula. Ahora, claramente no puedes forzar una manzana entera dentro de una cápsula, así que algo tiene que ser manipulado de cierta manera. Incluso si remueves el agua y te quedaras con una manzana deshidratada o un pedacito de kale deshidratado tendrías un mejor argumento para que eso fuera llamado alimento sin procesar en comparación con tomar el agua/jugo y arrojar todo lo demás. Ahora, el procesamiento no siempre es poco saludable, como el procesamiento de manzanas en rodajas de manzana seca. Sin embargo, comer una gran cantidad de frutos secos puede conducir a aumentar de peso y por esa razón, en realidad, puede ser poco saludable, sobre todo si esos frutos se consumen en exceso. Entonces podrías preguntar, ¿cuándo procesamos los alimentos? Probablemente en una de dos ocasiones: en primer lugar, para cambiar la textura o sabor de los alimentos (deshidratación del maíz en pasabocas de maíz o pastel de maíz) y, segundo, para convertir algo en una sustancia que se pueda colocar en una cápsula y se venda a la gente como una forma para mejorar su salud (Juice Plus). Dado que las frutas y vegetales tienen mucha fibra, eso representa un obstáculo importante para conseguir que un alimento sin procesar quepa en una cápsula. Como resultado, Juice Plus prosiguió con un procesamiento en dos etapas de las frutas y vegetales sin procesar que utilizaron. Primero, extrajeron el jugo de estas frutas y vegetales, eliminando gran parte de la fibra. En segundo lugar, deshidrataron el jugo en un polvo o extracto. Sin embargo, los estudios demuestran que, cuando se extrae el jugo de un alimento sin procesar, se pierde tanto como el 90 % de los nutrientes con los residuos (Journal of Food Science, Vol. 70, 2005 pp. S167-S171). De hecho, gran parte de los “residuos” que quedan después de la producción de jugo han demostrado realmente promover la salud e incluso reducir el riesgo de cáncer (Food and Chemical Toxicology 45 (2007) 1224-1230). Curiosamente, en un enorme estudio de los diferentes niveles de antioxidantes de diversos alimentos, se demostró que las manzanas sin procesar tenían 5343 umol TE/g por taza (una medida de los niveles de antioxidantes) y el jugo de manzana tenía sólo 975 umol TE/g por taza. ¡Esos son 5,5 veces (550 %) más antioxidantes en la manzana sin procesar en comparación con el jugo! Incluso las rodajas de manzana seca tuvieron muchas veces más niveles antioxidantes que el jugo (Capacidad de absorción de radicales de oxígeno [ORAC, por sus siglas en inglés] en Alimentos Seleccionados – 2007, Laboratorio de Datos sobre Nutrientes, [Departamento de Agricultura de los Estados Unidos] 2007). Así que claramente, confiar en el jugo resulta en una pérdida de una parte significativa de los factores de promoción de la salud que se encuentran en las frutas y vegetales sin procesar.

Peor aún, ciertas toxinas se concentran en jugos, las cuales no son un problema cuando se consumen frutas sin procesar. Por ejemplo, la micotoxina patulina es responsable de causar manchas marrones en las manzanas y es potencialmente carcinogénica, pero se puede cortar y evitar fácilmente al comer una fruta sin procesar. Sin embargo, las empresas que hacen jugo pueden no solo utilizar manzanas que tienen estas manchas marrones sino estar francamente podridas por esta toxina, lo que causa preocupación al ser una fuente de incrementada exposición a dichas toxinas. En un estudio, los investigadores analizaron diferentes jugos de manzana en países alrededor del mundo y encontraron que, en el 66% de las muestras los niveles de patulina superaron los límites aceptables establecidos por las directrices de seguridad de la Organización Mundial de la Salud (Food Chemistry 113 (2009) 420-423). No estamos diciendo que estas toxinas están concentradas en Juice Plus, porque simplemente no lo sabemos (ya que estos estudios específicos no se han hecho). Sin embargo, la base de Juice Plus es jugo, y como tal, es por lo menos una petición razonable que se investigue este asunto más antes de recomendar Juice Plus a todo el mundo. Especialmente cuando los alimentos saludables sin procesar (que no plantean estas mismas preocupaciones) son fácilmente accesibles para la mayoría de las personas que son capaces de comprar Juice Plus.

De hecho, en este punto el jugo de V8 luce tan bien como Juice Plus si se está midiendo cuán “sin procesar” es el producto. Sin embargo, Juice Plus se hunde por debajo de V8 en la escala de “alimentos sin procesar” debido al segundo paso en el procesamiento del jugo de frutas y verduras en un polvo o extracto, una forma que pudieran poner en una cápsula. Por lo tanto, Juice Plus tomó un jugo ya agotado de nutrientes (comparado con su contraparte de alimentos sin procesar) y lo transformó en un polvo, resultando en una pérdida aún mayor de nutrientes. Como tal Juice Plus tuvo que añadir una lista de nutrientes aislados de nuevo a la mezcla de Juice Plus solo para que pudiera tener las cantidades de nutrientes anunciados en las etiquetas. En otras palabras, el jugo procesado de las frutas y vegetales no proporciona todos los nutrientes enumerados en la etiqueta de Juice Plus; en lugar, estos son proporcionados por los nutrientes aislados añadidos, lo que en nuestra opinión es todo lo contrario de cómo Juice Plus se promociona a sí mismo. De hecho, Juice Plus incluso admitió que suplementó su producto con nutrientes aislados en el pasado (Samman 133 (11): 3726. (2003)).

Antes de seguir adelante, he aquí una lista de los ingredientes de algunos de los productos comunes de Juice Plus, para que puedas ver por ti mismo exactamente de lo que vamos a hablar:

Información de los suplementos

Juice Plus – Garden Blend
Tamaño de la porción = 2 cápsulas (1,5 g)

CANTIDAD POR PORCIÓN CANTIDAD PORCENTAJE DE INGESTA DIARIA RECOMENDADA (RDI, EN INGLÉS)
Vitamina A 7000 IU 140%
Vitamina C 42 mg 70%
Vitamina E 24 IU 80%
Folato 0.28 mg 70%
Calcio 41 mg 4%
Hierro 0.36 mg 2%

Ingredientes
Polvo de jugo vegetal y pulpa de zanahorias, perejil, remolacha, kale, brócoli, repollo, espinaca y tomate; gelatina, lipasa, amilasa, proteasa, celulasa, fibra de remolacha, salvado de cebada, salvado de avena, fibra de col, glucomanana, celulosa vegetal, fibra vegetal seca, Lactobacillus acidophilus, estearato de magnesio derivado de vegetales, antocianinas, alicina, licopeno, catequinas de polifenol, Dunaliella salina (algas) e indolcarbinoles.

Juice Plus Orchard Blend
Tamaño de la porción = 2 cápsulas (1,5 g)

CANTIDAD POR PORCIÓN CANTIDAD PORCENTAJE DE INGESTA DIARIA RECOMENDADA (RDI, EN INGLÉS)
Vitamina A 5,500 IU 110%
Vitamina C 192 mg 320%
Vitamina E 21 IU 70%
Folato 0.14 mg 35%
Calcio 20 mg 2%
Hierro 0.36 mg 2%

Ingredientes
Polvo de jugo de fruta y pulpa de manzana, naranja, piña, arándano rojo, melocotón, cereza acerola y papaya; gelatina, bromelina, papaína, lipasa, amilasa, proteasa y celulasa; pectina de manzana, pectina de cítricos, fibra de dátil, polvo de ciruela, glucomanana, bioflavonoides de cítricos, fibra vegetal seca, Lactobacillus acidophilus, estearato de magnesio derivado de vegetales, antocianinas, catequinas de polifenoles, Dunaliella salina (algas) e indolcarbinoles.

Juice Plus Gummies
Tamaño de la porción = 6 gomitas

CANTIDAD POR PORCIÓN CANTIDAD PORCENTAJE DE INGESTA DIARIA RECOMENDADA (RDI, EN INGLÉS)
Vitamina A 14.8 494%
Vitamina C 107.1 mg 179%
Vitamina E 82.6 mg 275%
Calcio 94.5 mg 9%
Tiamina 1.39 mg 93%
Riboflavina 0.05 mg 3%
Niacina 2.51 mg 13%
Piridoxina 0.64 mg 32%
Zinc 0.62 mg 4%
Magnesio 13.65 mg 3%
Potasio 58.4 mg 2%
Cobre 0.32 mg 16%

Ingredientes
Jarabe de maíz (84,7 %), gelatina (10,3 %), ácido cítrico (3 %), aromas naturales (1,4 %) y colores naturales (0,6 %).

Gomitas de fruta:
Edulcorantes naturales (jarabe de maíz, polvo de remolacha, concentrado de zumo de uva clarificado), gelatina, polvo de jugo de frutas secas y pulpa (manzana, naranja, piña, arándano rojo, melocotón), cereza acerola, papaya, pectina de manzana, pectina cítrica, glucomanana, bioflavonoides cítricos, fibra de dátil, polvo de ciruela pasa, Dunaliella salina, Lactobacillus acidophilus, ácido cítrico, bromelaína, papaína, sabores naturales, cubierta de mezcla natural, estabilizadores mixtos de tocoferol.

Gomitas de vegetales:
Edulcorantes naturales (jarabe de maíz, polvo de remolacha, concentrado de jugo de uva clarificado, polvo de saúco), gelatina, polvo de jugo de vegetales secos y pulpa (zanahoria, perejil, remolacha, kale, brócoli, repollo, espinaca, tomate), fibra de remolacha, salvado de cebada, salvado de avena, glucomanana, Dunaliella salina, acidófilo, ácido cítrico, bromelina, papaína, sabores naturales, cubierta de mezcla natural, estabilizadores mixtos de tocoferol.

Como puedes ver, Juice Plus enumera una gran cantidad de ingredientes que parecen sospechosamente diferentes de cualquier alimento sin procesar que hayamos visto antes. Por otra parte, los nombres de muchos de los ingredientes son complicados, así que nos tomamos la libertad de explicar qué eran algunas de esas cosas. Sin saber esa información, ¿cómo podríamos nosotros, o cualquier otra persona, de hecho, tomar una decisión verdaderamente informada sobre si consumir o no el producto Juice Plus? Déjanos recorrer ahora la lista de ingredientes de Juice Plus y examinar cuidadosamente este producto que se vende a la gente como un suplemento de alimentos sin procesar.

En primer lugar, está el jugo deshidratado de las frutas y vegetales que se procesa en polvo. Ya hemos discutido eso, así que vamos a pasar al siguiente ingrediente, que es la gelatina (una proteína animal). Las proteínas animales están conectadas con muchos problemas, incluyendo la osteoporosis, las alergias a los alimentos, la gota y los cálculos renales, por nombrar algunos (Am J Clin Nutr 1988, 48: 837-41, J Allergy Clin Immunol. 405. Epub 2007 Nov 1, N Engl J Med. 2004 Mar 11, 350 (11): 1093 – 103 J Clin Endocrinol Metab.1988 Jan; 66 (1): 140 – 6). Encontramos que Juice Plus es consumido a menudo por personas que están tratando de evitar las proteínas animales (posiblemente no se dan cuenta de que están recibiendo una dosis de proteína animal con cada píldora o goma), por lo que esto necesita quedar claro para el público, en especial para la población que probablemente compre Juice Plus.

A continuación, al extracto de jugo deshidratado envuelto en cáscara de proteína animal, Juice Plus añade enzimas vegetales. Los consumidores de suplementos parecen estar atraídos por las enzimas. Esto se debe probablemente a su miedo arraigado de que el cuerpo humano es deficiente y que se sienten pésimo debido a los elementos que faltan, como las enzimas, para digerir sus alimentos. De hecho, las enzimas son realmente innecesarias para la gente (a menos que haya una deficiencia demostrada de enzimas), y aun potencialmente dañinas, incluso si se toman para una deficiencia demostrada (N Engl J Med1997; 336: 1283-9.). Es más, las enzimas vegetales son particularmente inútiles en los seres humanos. Los seres humanos elaboran todas las enzimas que necesitan para las reacciones específicas que ocurren en sus cuerpos humanos. Las enzimas vegetales se elaboran para las reacciones que suceden en las plantas. No necesitamos enzimas vegetales, sino que utilizamos nuestras propias enzimas humanas para digerir nuestros alimentos. Sin embargo, incluso si quisiéramos adquirir nuestras enzimas de una fuente externa (en lugar de confiar en nuestros cuerpos para hacer los tipos y cantidades apropiadas), todavía tenemos el problema de que el ácido desactiva las enzimas. Y el ácido es el primer obstáculo encontrado por las sustancias que ingerimos. Por lo tanto, no solo son innecesarias las enzimas complementarias en la mayoría de las personas, sino que probablemente se desactivan de todos modos. Sin embargo, las personas parecen emocionarse cuando ven enzimas en la mezcla de ingredientes. Si solo estas personas se dieran cuenta de que sus problemas de estómago y otros problemas de salud se debían a una deficiencia de alimentos vegetales en lugar de una deficiencia de enzimas vegetales… la vida sería mucho mejor. Bueno, hasta que eso suceda, la adición de enzimas para complementar productos probablemente solo aumente las ventas.

Avanzando en la lista de ingredientes llegamos a los diferentes suplementos de fibra que se agregan de nuevo a la píldora. Esto parece un poco tonto. ¿Por qué quitar todo el jugo de las frutas y vegetales originales (inicialmente llenos de fibra), dejando el “residuo” (del que sabemos, basados ​​en estudios médicos, todavía era muy saludable), solo para agregar de nuevo diferentes fibras (que vienen de fuentes aisladas tales como la fibra de dátil, pectina cítrica, etc.) en lugar de consumir el alimento sin procesar en primer lugar? Parece como si pasaras por un montón de molestias cuando puedes simplemente comer la manzana, naranja, piña, arándano rojo, melocotón, cereza acerola y papaya (frutas sin procesar) y lograr todos tus objetivos de una manera mucho más económica y más segura.

Los siguientes ingredientes son bioflavonoides cítricos, que son tipos de antioxidantes. Nuevamente, estos son nutrientes aislados en los que se toma una fruta cítrica y se le extraen los bioflavonoides. Para alguien decir que este es menos nutriente aislado que los suplementos de betacaroteno no tiene mucho sentido. ¿Por qué la extracción de bioflavonoides de una planta sería diferente de extraer betacaroteno de una planta? ¿No sería al menos razonable esperar y realizar buenos estudios a largo plazo (grupos más grandes de personas durante más de 10 años) antes de tomar un nutriente aislado como los bioflavonoides cítricos y, sobre todo, antes de recomendar que todo el mundo comience a consumir estos suplementos? ¿Parecería irresponsable no esperar, considerando que ya existen estudios que demuestran que tomar un nutriente aislado como el betacaroteno aumenta el riesgo general de cáncer y muerte (JAMA, 2007; 297 (8): 842-857)?

Es cierto que el aumento en el consumo de frutas y vegetales se asocia con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades crónicas (Am Clin Clinr Nutr 2002; 76: 1-2). Sin embargo, los efectos beneficiosos para la salud de las frutas y vegetales se han atribuido, en parte, a los flavonoides antioxidantes presentes en estos alimentos, en lugar a los alimentos sin procesar como tal. Un artículo interesante miró este fenómeno un poco más de cerca. (Free Radical Biology and Medicine Volume 41, Issue 12, 15 December 2006, pp. 1727-1746). Este artículo afirmó que: “A menudo se han observado grandes aumentos transitorios en la capacidad antioxidante total del plasma de los seres humanos después del consumo de alimentos ricos en flavonoides. Estas observaciones llevaron a la hipótesis de que los flavonoides en los alimentos juegan un papel importante como antioxidantes en el cuerpo, reduciendo así el riesgo de enfermedad crónica. Esta noción, sin embargo, ha sido cuestionada recientemente por los estudios sobre la biodisponibilidad de flavonoides, que indican que solo alcanzan concentraciones muy bajas en el plasma humano después del consumo de alimentos ricos en flavonoides. Además, la mayoría de los flavonoides son ampliamente metabolizados en vivo, lo que puede afectar su capacidad antioxidante. Por otro lado, las frutas y vegetales contienen muchos macro y micronutrientes —además de los flavonoides— que pueden afectar directamente o a través de su metabolismo a la capacidad antioxidante total del plasma”. Este artículo concluyó que los efectos antioxidantes no se deben a los flavonoides como tal sino que más bien se deben a lo que ocurre tanto directa, como indirectamente, como resultado de comer alimentos sin procesar. Esta conclusión haría la adición de bioflavonoides a los alimentos innecesaria y potencialmente riesgosa (como en el caso del betacaroteno). Además, hay más de 5000 bioflavonoides que ocurren naturalmente en las plantas, así que no solo estamos obteniendo más bioflavonoides que los 5000 que obtenemos cuando consumimos frutas y vegetales sin procesar (ya que probablemente no hemos descubierto muchos que aún se consumen al comer alimentos sin procesar). Por otra parte, escoger algunos y añadirlos en una cápsula de una manera desequilibrada y al azar es potencialmente peligroso (Biotechnology Journal Volume 2 Issue 10, Pages 1214 – 1234).

Como es costumbre, tenemos que detener nuestro proceso de pensamiento reduccionista en general, especialmente cuando se trata de esta nueva moda de los bioflavonoides. De acuerdo con un artículo que cita a Balz Frei, profesor y director del Linus Pauling Institute (un líder nacional en el estudio de dichos fitoquímicos, o sustancias químicas vegetales que puedan afectar la salud humana). En un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Oregón, dijo: “Los flavonoides son altamente metabolizados, lo que altera su estructura química y disminuye su capacidad de funcionar como un antioxidante”. Luego dijo: “Si mides la actividad de flavonoides en un tubo de ensayo, son de hecho fuertes antioxidantes. Basados en pruebas de laboratorio de su capacidad para eliminar los radicales libres, parece que tienen de tres a cinco veces más capacidad antioxidante que las vitaminas C o E. Pero con los flavonoides en particular, lo que sucede en un tubo de ensayo no es lo que está sucediendo en el cuerpo humano. El cuerpo los ve como compuestos extraños y los modifica para su rápida excreción por la orina y la bilis. Desafortunadamente, cuando se examinan situaciones de la vida real (en lugar del tubo de ensayo en un laboratorio), el 5 % de los flavonoides realmente absorbidos son rápidamente metabolizados y excretados del cuerpo (Free Radical Biology & Medicine, Vol. 36, No. 2, pp. 201 – 211, 2004). En otras palabras, lo que creemos que sabemos que está ocurriendo puede no estar ocurriendo realmente y nuestro enfoque reduccionista para lidiar con este complejo sistema es potencialmente muy peligroso.

Otros ingredientes en Juice Plus incluyen catequinas que son antioxidantes encontrados en el té. Sí, han realizado estudios en ratones que mostraron alguna disminución mínima en la acumulación de placa en las arterias cuando se inyectaron antioxidantes como el galato epigalocatequina del extracto de té verde (Circulation, 2004; 109: 2448-2453). Pero esto fue en ratones muy enfermos (porque se modificaron genéticamente con fines investigativos) con colesteroles totales de más de 1000 mg/dL (nota que el colesterol normal en los seres humanos es alrededor de 150 mg/dL). Por otra parte, el cambio en el tamaño de la placa fue de apenas 15 milésimas de milímetro (0,015 mm), que es muy pequeño con una importancia clínica desconocida, si es que existe alguna. Así que este estudio, en el mejor de los casos, dice que tal vez en los seres humanos, aunque no sabemos con certeza ya que fue en ratones, la inyección de antioxidantes de extracto de té verde ayuda a disminuir la acumulación de placa muy poco. Y, a pesar de todo eso, todavía no sabemos si tiene algún efecto en nuestra posibilidad de ataques cardíacos o muerte en general. Pero, por otro lado, hay estudios que muestran que el consumo de extracto de té verde puede causar insuficiencia hepática en los seres humanos (Liver Transplantation 12: 1892-1895, 2006). Así que, incluso si había algún beneficio en los vasos sanguíneos, todavía tenemos que sopesar eso contra riesgos como la insuficiencia hepática. Si estas preguntas no se responden adecuadamente, tal vez es mejor beber el té verde de la hoja de té en lugar de consumir sustancias como las catequinas que se encuentran en las partículas de hoja de té o peor, inyectarlos extractos. Sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que algunas estadísticas sugieren que el beneficio del té en nuestros vasos sanguíneos no tiene nada que ver con catequinas y otros antioxidantes (Free Radical Biology and Medicine Volume 38, Issue 4, 15 February 2005, Pages 499-506 499-506). En última instancia, sabemos que beber té no solo es seguro, sino también está conectado con muchos beneficios saludables, así que ¿por qué no solo seguir bebiendo de la hoja de té sin procesar? ¿Por qué complicarnos la vida gastando tiempo y dinero, reduciendo un producto saludable como una hoja de té en un extracto para luego ser consumido, cuando el centrarse en este ingrediente individual aislado podría resultar no solo en omitir la parte o partes de la hoja de té que realmente están promoviendo la salud, sino que posiblemente también cause daño real?

Uno de los errores más comunes que cometemos es asumir que si algo es saludable en su forma natural, entonces manipularlo (procesarlo en un extracto) o tomar toneladas de él (tomar cápsulas llenas de sustancias) es aún mejor. Esta es una suposición peligrosa, ya que más no siempre es mejor. Tomar alimentos saludables y luego concentrarlos o tomarlos en mayores cantidades ha, de hecho, demostrado ser perjudicial. Por ejemplo, la cúrcuma es una especia muy saludable que ha demostrado tener beneficios anticancerígenos y antimicrobianos. De hecho, se encontró que la cúrcuma inhibe la invasión de células cancerígenas y posiblemente es importante para prevenir las metástasis del cáncer (Journal of Nutritional Biochemistry 20 (2009) 87-95) e incluso se consideró como un posible tratamiento principal para el cáncer de seno con resistencia a múltiples fármacos (Steroid Enzymes and Cancer: Ann. N.Y. Acad. Sci. 1155: 278–283 (2009). Sin embargo, cuando evaluaron mayores dosis de suplemento de cúrcuma, en realidad encontraron que causaba problemas tales como el aumento de los niveles urinarios de oxalato y el aumento de los cálculos renales (Am J Clin Nutr 2008; 87:1262–7). De hecho, algunos estudios han demostrado que la curcumina, el ingrediente activo de la especia cúrcuma, puede producir efectos tóxicos y carcinógenos bajo condiciones específicas y también puede alterar la eficacia de ciertos tratamientos contra el cáncer (Mol. Nutr. Food Res. 2008, 52, S103 – S127). Así que agregar un poco de cúrcuma para sazonar los alimentos parece ser perfectamente seguro y probablemente promueva la salud pero, cuando empezamos a manipular esta especia o consumirla en cantidades más grandes, las dosis suplementarias pueden, de hecho, causar daño. Otro ejemplo se ha demostrado con el té, que se ha asociado con el mejor funcionamiento del sistema inmune (Nutrition Research 27 (2007) 373-379), la prevención del cáncer (Carcinogenesis vol.28 no.5 pp.1074-1078, 2007) y la disminución de la muerte por enfermedad cardíaca, así como la muerte en general (JAMA, 2006; 296: 1255-1265). Sin embargo, se demostró que el extracto concentrado causaba daño potencial, incluyendo la insuficiencia hepática (Liver Transpl 12: 1892-1895, 2006).

Tomar ciertos medicamentos que son potencialmente dañinos es aceptable a veces en pacientes enfermos en quienes el beneficio del tratamiento supera el riesgo. Sin embargo, las personas sanas no tomarían razonablemente ese mismo riesgo. ¿Por qué debemos asumir que tomar un concentrado de fruta y extracto vegetal encontrado en Juice Plus no causará problemas por sí solos? ¿Por qué deberían las personas sanas sopesar cualquier riesgo cuando los beneficios son tan poco claros? Recuerda que solo porque un poco de algo es saludable no significa que mucho de eso concentrado en un suplemento es más saludable —e incluso saludable del todo—. Un ejemplo inverso de esto se puede ver con la pimienta negra. Los estudios demuestran que dar el equivalente humano de ½ taza de pimienta negra a ratones causa una muerte agonizante y lenta. Sin embargo, un poco de pimienta negra en estudios en humanos demostró tener efectos antiinflamatorios, antimutagénicos y anticancerígenos (Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 47:735–748 (2007)). Así que no solo necesitamos centrarnos en los estudios humanos al evaluar las conexiones entre la alimentación y la salud, sino que también tenemos que centrarnos en el uso de cantidades naturales que obtendríamos en nuestra alimentación en lugar de tratar de superar a la naturaleza mediante el aumento de nuestra ingesta a través del uso de extractos concentrados en forma de suplementos.

A continuación, en la lista de ingredientes de Juice Plus están los indolcarbinoles, que son básicamente glucosinolatos hidrolizados. Los glucosinolatos son las sustancias que los investigadores sienten que dan a la familia vegetal crucífera sus potentes beneficios para la salud. Sí, en un laboratorio ciertos glucosinolatos de brócoli parecen disminuir el crecimiento de células cancerosas, pero ¿significa eso que estos alimentos promocionan la salud? Posible, pero no necesariamente. Un artículo interesante mostró que, aunque los isotiocianatos y los indoles derivados de la hidrólisis de glucosinolatos, como el sulforafano y el indol-3-carbinol (I3C), han estado implicados en una variedad de mecanismos anticancerígenos, también se han descrito efectos perjudiciales en algunos protocolos experimentales, incluyendo la promoción de tumores durante períodos prolongados de exposición (Pharmacol Res. 2007 Mar, 55 (3): 224 – 36. Epub 2007 Jan 25). De ninguna manera decimos a la gente que deje de comer vegetales verdes en su estado sin procesar. Sin embargo, estamos diciendo que antes de aislar los nutrientes de esos vegetales verdes (como los indolcarbinoles que se añaden al Juice Plus) y consumirlos diariamente, es necesario hacer más estudios.

Otros ingredientes en Juice Plus incluyen el licopeno, que es un carotenoide rojo brillante que se encuentra en alimentos como los tomates y la sandía. Es una de las sustancias que se cree que son responsables de ciertos efectos de promoción de la salud de alimentos como los tomates. Pero ¿podría ser posible que el licopeno sea solo un concertista en una sinfonía de nutrientes? Se encontró —al menos en un estudio— que el licopeno aislado, no el tomate, NO tenía ningún beneficio en la promoción del cáncer (American Journal of Epidemiology 2009 169 (7): 815-828). Lo que es peor, en ese mismo estudio se encontró que un pariente cercano de licopeno, la luteína, aumenta el riesgo de cáncer cuando se toma en forma de suplemento. Otros suplementos de carotenoides también se han asociado con el aumento del riesgo de cáncer, incluyendo el betacaroteno (N Engl J Med 1996; 334: 1150-5.). Una vez más, aquí está otro ejemplo de cómo tomar estos nutrientes aislados y añadirlos a un suplemento es potencialmente peligroso, mientras que comer los alimentos sin procesar que contienen estos nutrientes (entre millones de otros) es claramente promotor de la salud.

Igualmente preocupantes para nosotros son los estabilizadores mixtos de tocoferol en Juice Plus. Hay grandes estudios que demuestran que los suplementos de vitamina E aumentan la mortalidad en comparación con el placebo (JAMA, 2007; 297 (8): 842-857). Entonces, cuando nos dimos cuenta de que los estabilizadores mixtos de tocoferol estaban en la lista de ingredientes de Juice Plus —que es sólo una manera elegante de hablar de sustancias con actividad de vitamina E o vitamina E—, nos sentimos aún más preocupados. En otras palabras, para todos los intentos y propósitos, Juice Plus también añade vitamina E a la mezcla de ingredientes y sabemos que la vitamina E es perjudicial.

Luego siguen las gomitas de Juice Plus, que se comercializan como refrigerios saludables para los niños. No solo tienen muchos de los ingredientes recién revisados ​​en las últimas páginas, sino que las calorías provienen de comida chatarra pura. ¿Cómo puede cualquier cosa que está compuesta por un 85 % jarabe de maíz ser saludable? Luego, el otro 10 % es gelatina pura (proteína animal) y el otro 3 % proviene de sabores y colores naturales. Curiosamente, las gomitas de Juice Plus no fueron diferentes del placebo (una píldora de azúcar) en un estudio que analiza los efectos de las gomitas de Juice Plus sobre los marcadores del estrés oxidativo en los niños (J Am Diet Assoc., 2002; 102: 1652-1657). Así que las estadísticas mostraron que las gomitas Juice Plus no eran mejores que una pastilla de azúcar, posiblemente porque las gomitas Juice Plus están hechas por un 85 % de azúcar (jarabe de maíz). Juice Plus anuncia el “Children’s Health Study”, que afirma que cuando la gente comienza a consumir Juice Plus, comen menos comidas rápidas y refrescos o comen más frutas y vegetales (cuánto más, no está claro). Pero ¿realmente necesitamos tomar Juice Plus para lograr estos resultados o podríamos hacer que estas personas se ahorraran un poco de dinero y el daño potencial de los suplementos y en su lugar nos centráramos en educarlas para que simplemente coman menos comida rápida y más frutas y vegetales?

Juice Plus siempre habla de las estadísticas que apoyan su uso. Parecen realmente presionar el hecho de que Juice Plus tiene estadísticas para respaldar sus recomendaciones. Sí, es cierto que Juice Plus ha financiado estudios (que es más de lo que podemos decir de la mayoría de las compañías de suplementos) y al principio estábamos emocionados cuando otros (incluso los médicos) nos informaban acerca de cuán estupendas eran las estadísticas. Eso fue hasta que examinamos todas las estadísticas y nos dimos cuenta de que no eran tan buenos como se podría pensar. A menudo oímos que los suplementos son beneficiosos cuando se utilizan marcadores sustitutos de una mejor salud, tales como sus efectos sobre los niveles de colesterol o espasmos de los vasos sanguíneos o algún otro biomarcador. Es más difícil (toma más tiempo y personas) ver cambios en los resultados de salud más importantes como los ataques cardíacos y, en la parte superior de la lista de importancia, la muerte. Pero basarse exclusivamente en biomarcadores para apoyar el uso de un medicamento o suplemento ha causado problemas una y otra vez en el pasado. Piensa en esto como una progresión. El beneficio más fácil que los investigadores pueden demostrar son los cambios en los biomarcadores como los niveles de colesterol; el siguiente nivel de dificultad sería demostrar cambios en las tasas de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, y luego, el nivel de dificultad final, el más difícil (pero también el más importante) sería mostrar cambios en la tasa de muerte o índice de mortalidad. Incluso con las tasas de mortalidad, las empresas patrocinadoras de los estudios a menudo las separan en un esfuerzo para mostrar el beneficio de su producto en cualquier forma posible. Por ejemplo, un producto podría mostrar una disminución en el riesgo de muerte POR CÁNCER, pero no de la muerte en general. Eso no es tan importante para nosotros. En otras palabras, ¿qué pasa si tu tasa de mortalidad por cáncer se reduce, pero la de enfermedad cardíaca se aumenta? Entonces tu tasa de mortalidad general (que es lo que realmente te importa) en realidad no ha cambiado a pesar de que el estudio parece impresionante por la publicidad de una disminución en la tasa de muerte por cáncer. Así que tienes que ser astuto al analizar las estadísticas y hemos encontrado que la mayoría de las personas que hablan de las “estadísticas” a menudo pasan por alto las áreas de posible preocupación.

Así que, cada vez que nuestros pacientes quieran emocionarse por los efectos de suplementos en biomarcadores simples como los niveles de colesterol, les recordamos un programa llamado “Mythbusters” (o Cazadores de Mitos en español) —donde realizan interesantes experimentos para disipar los mitos populares—. Este episodio particular proporciona una gran analogía de los problemas que podrían ocurrir si los investigadores no presionan para evaluar los resultados más importantes (aunque más lentos y difíciles) como la tasa de mortalidad o la muerte. Este episodio de “Mythbusters” estaba analizando a los imanes como posibles repelente de tiburones (se sabe que los tiburones perciben la energía electromagnética). Ellos querían saber si los buzos podían unir imanes a sus trajes para repeler y luego nadar con seguridad con tiburones. Esto era obviamente algo que era importante probar antes de asumir que funcionaba. Por lo tanto, al igual que hay tres niveles básicos de dificultad al probar las intervenciones médicas, este programa pasó por tres niveles. La primera prueba que hicieron fue en un tiburón pequeño que tenían en la mano y le pusieron un imán en su cabeza. El tiburón se alejó inmediatamente del imán. Esto sucedió varias veces, así que asumieron que los imanes eran un éxito. Sin embargo, no comenzaron a vender imanes como repelentes de tiburón porque no estaban muy seguros. En su lugar, llevaron el estudio al siguiente nivel. Pusieron un tiburón de tamaño mediano en un tanque grande con una línea de imanes atravesando el tanque por la mitad de la pista submarina. El tiburón fue entonces liberado y, en múltiples intentos, siguió girando en lugar de cruzar la línea de imanes.

Así que, en este punto, después de dos ensayos independientes de tiburones, parecía que los tiburones eran, de hecho, repelidos por los imanes. Sin embargo, con tiburones y buzos no podían permitirse el lujo de estar equivocados. Así que se tomaron el tiempo y el gasto de llevar el experimento a un nivel aún más difícil. Después de todo, tenían que estar seguros de que los imanes eran de hecho repelentes seguros de tiburones. Para esta prueba salieron al océano con buzos, jaulas, cámaras, e incluso tiburones más grandes. Luego, tomaron cajas de pescado muerto y cubrieron las cajas con imanes para ver si los tiburones hambrientos en el océano alrededor de los buzos todavía serían repelidos por los imanes —la última prueba, por decirlo así—. Sin embargo, en el verdadero entorno oceánico los tiburones ignoraron los imanes y fueron inmediatamente detrás de las cajas de peces muertos, atacándolos ferozmente. Esto ilustra un punto importante. Todo lo que realmente le importa a un buzo es si será atacado por grandes tiburones en el océano. El pequeño tiburón que fue derribado por imán o el tiburón mediano que no cruzó una línea de imanes puede ser interesante y prometedor, pero no le dice al buzo exactamente lo que él o ella necesita saber en realidad. Del mismo modo, los cambios en los números de colesterol después de tomar suplementos son interesantes, pero no nos dicen lo que realmente necesitamos saber; más bien lo que necesitamos saber es si vamos a tener ataques cardíacos o a morir. Al igual que los estudios del tiburón, sería potencialmente peligroso asumir que solo porque una píldora reduce el colesterol mejora resultados de la salud más importantes como el ataque cardíaco y la tasa de mortalidad.

De hecho, solo con mirar las tasas de ataques cardíacos aún no es suficiente, ya que la mayoría de la gente no se preocuparía por tener menos ataques cardíacos como resultado de un tratamiento si fueran más propensos a morir por el tratamiento. Del mismo modo, si los buzos solo se basan en los marcadores sustitutos de si los imanes trabajan como repelentes de tiburones (tiburón pequeño alejándose del imán o tiburón medio que no cruza una línea de imanes en un tanque grande) habrían llegado a una conclusión errónea de que los imanes son buenos repelentes de tiburones en el océano, y los buzos muy probablemente se hubieran lastimado o incluso habrían muerto. Todo lo que estamos tratando de hacer es evitar el mismo problema con los suplementos o cualquier otra intervención donde los marcadores sustitutos se utilicen solos para recomendar un tratamiento. Al igual que en el programa “Mythbusters“, donde esperaron hasta que se hizo un buen estudio sobre el resultado exacto que les importa (los buceadores nadando en el océano con grandes tiburones), también recomendamos esperar antes de tomar suplementos.

Solo cuando se hacen esos estudios buenos podemos estar seguros de que nuestras conclusiones de beneficio sin perjuicio son correctas. ¿Quién sabe por qué los tiburones fueron repelidos por primera vez? Tal vez las fuerzas magnéticas se sentían incómodas —pues se sabe que los tiburones tienen sensores electromagnéticos—. Pero cuando la situación era más parecida a la vida real, con tiburones hambrientos no confinados en jaulas, los resultados fueron muy diferentes. Del mismo modo, cuando hacen estudios con suplementos como la vitamina A, betacaroteno, vitamina E, folato, hierro, etc., y se ve que en realidad hay un aumento de las tasas de cáncer y muerte (a pesar de mejoras en los niveles sanguíneos de los nutrientes u otros biomarcadores) las conclusiones de si se deben utilizar estos suplementos son entonces diferentes (véanse las referencias anteriores en el artículo). Así que, si tu objetivo es repeler un pequeño tiburón derribándolo en un pequeño tanque o simplemente cambiar los niveles sanguíneos de una determinada vitamina, eso es una cosa, pero si estás preocupado por el panorama más amplio, como el efecto de un suplemento sobre la muerte en general, similar a bucear en el océano y ser comido por un tiburón, entonces debes estar obligado (como nosotros) a no hacer ninguna conclusión hasta que se hagan estudios más grandes, más extensos, más profundos.

La tecnología ha hecho muchas cosas grandes por la sociedad, pero con esos beneficios también vienen problemas. Por ejemplo, nuestra capacidad de medir los biomarcadores está perjudicando potencialmente nuestra salud cuando se usa como la decisión final de usar o no un producto. Estamos asumiendo incorrectamente que algo es saludable (porque afecta a biomarcadores como el colesterol o niveles de homocisteína en nuestra sangre) en lugar de demostrar realmente que algo es saludable. Por ejemplo, hace 200 años —debido a que no tenían la tecnología para hacerlo de otra manera— al probar si un tratamiento prevenía el escorbuto tenían que ir al mar y ver si el tratamiento realmente evitaba el escorbuto. No podían ser perezosos y depender simplemente de biomarcadores. De hecho, aprendieron que los limones evitaban el escorbuto al probar esto en el mar, pero luego se toparon con otro problema: los limones mohosos. Incluso entonces los científicos aplicaron su teoría reduccionista, al plantear la hipótesis de que el ácido en los limones era el responsable de prevenir el escorbuto. Como tal, los médicos dieron a los marineros ácido sulfúrico diluido como antiescorbútico (prevención del escorbuto). Pero a la gente todavía le daba escorbuto, por no mencionar que enfermaron por el ácido (J. Nutr. 133: 638-645, 2003). En otras palabras, demostraron que el tratamiento propuesto era inútil al llevarlos al mar y observar una medida del resultado que realmente les importaba. Luego trataron de reducir el jugo de limón en jarabes (una forma de preservar los limones), pero tampoco previnieron el escorbuto cuando fueron evaluados en el mar (J. Nutr., 133: 638-645, 2003). En otras palabras, los limones sin procesar funcionaron, pero los alimentos procesados ​​y enfoques reduccionistas a otros tratamientos no lo hicieron. ¿Juice Plus previene el escorbuto? ¿Estás dispuesto a salir al mar con solo Juice Plus o prefieres ver una buena prueba primero? La verdad es que, si se da la opción, no estoy dispuesto a apostar mi vida por ello sin una buena prueba en primer lugar y espero que mis pacientes tampoco. El punto es exactamente eso, no lo sabemos hasta que realmente lo probemos. Eso es lo que necesitamos hacer con Juice Plus (o cualquier otra intervención) para saber si, por ejemplo, previene el escorbuto. Tenemos que tomar Juice Plus y ver si la gente en el mar lo desarrolla, NO mirar el efecto de Juice Plus en algún biomarcador. Desafortunadamente, nuestra habilidad para usar un biomarcador en la actualidad reemplaza nuestra necesidad y deseo de hacer pruebas más grandes y más importantes como probar Juice Plus en el mar.

Al revisar las estadísticas de Juice Plus, los estudios muestran efectos beneficiosos sobre los marcadores sustitutos como la homocisteína y el colesterol que —incluso si los estudios eran impecables— no son suficientes para recomendar el uso de Juice Plus. Sin embargo, solo por demostrar cómo los estudios deben ser cuidadosamente analizados para obtener verdaderas conclusiones vamos a revisar uno de los más populares estudios de Juice Plus en la dilatación mediada por flujo (en inglés Flow Mediated Dilatation (FMD)). Escogimos la dilatación mediada por flujo, porque no solo es un nivel en sangre de algún marcador bioquímico, sino que es al menos un efecto en el cuerpo, y como tal puede servir como un mejor indicador de la mejora de la salud (al menos en comparación con depender de ciertos niveles en la sangre de biomarcadores como el colesterol y la homocisteína). Escogimos este estudio de dilatación mediada por flujo porque su conclusión era muy favorable hacia Juice Plus, la que implicaba que había una reducción de un 30 % en los efectos perjudiciales de las comidas altas en grasa en el vaso sanguíneo (Juice Plus protegía a los vasos de los efectos perjudiciales de las comidas altas en grasa) comparado con ningún efecto beneficioso del placebo. Solo por aclarar, cuando el flujo sanguíneo aumenta a través de un vaso, el vaso se dilata. Este fenómeno ha sido acuñado dilatación mediada por flujo (FMD, por sus siglas en inglés). Las comidas con alto contenido de grasa parecen afectar a esta función, lo que impide que los vasos sanguíneos se dilaten apropiadamente. Observa cómo la dilatación mediada por flujo sigue siendo un marcador sustituto de la salud mejorada porque a la gente no le importa tanto si su vaso sanguíneo se contrae después de una comida grasa, sino si va a tener un ataque cardiaco o morir. Más importante aún, querríamos saber que, incluso si un producto previno la constricción de los vasos sanguíneos (potencialmente algo bueno) tampoco hacía algo perjudicial, como aumentar los ataques cardíacos o la muerte (claramente algo malo). La buena noticia es que este estudio no mostró un aumento en los ataques cardíacos o la muerte, pero la mala noticia es que tampoco buscó un aumento en los ataques cardíacos o la muerte.

En este estudio, los investigadores examinaron Juice Plus y Juice Plus más otro suplemento antioxidante/herbario llamado Vineyard (V) y los compararon con el placebo (J. Am. Coll. Cardiol., 2003; 41, 1744-1749). En este estudio, los investigadores observaron resultados diferentes en los tres grupos, incluidos los niveles de colesterol y la dilatación mediada por flujo (FMD). Curiosamente, indujeron el espasmo de los vasos sanguíneos al darles de comer a los sujetos de la prueba un McMuffin de huevo, McMuffin de salchicha, dos pasteles de papa crocante (McDonald’s Corporation), y una bebida descafeinada. Esta comida, a pesar de ser 50 % grasa, era deficiente en las grasas omega-3 esenciales (grasa conocida como esencial para el funcionamiento óptimo del corazón y de los vasos sanguíneos) y deficiente en muchas vitaminas y minerales esenciales y fibra. De todas formas, los investigadores midieron el porcentaje de dilatación de un vaso sanguíneo en particular (durante el aumento del flujo sanguíneo —de ahí el término “dilatación mediada por flujo”) en ayunas en comparación con tres horas después de esa comida de McDonald’s, alta en grasas. Es importante entender que la cantidad en que un vaso sanguíneo se dilata se ve afectada por una comida alta en grasa, pero no completamente bloqueada por ella. Como resultado, el vaso sanguíneo todavía se dilata, incluso tres horas después de una comida rica en grasa; sin embargo, se dilata en una cantidad o porcentaje menor. Por ejemplo, en la siguiente tabla puedes ver que en la medición inicial del grupo de placebo el vaso sanguíneo se dilató en un 20,2 % en ayunas, pero solo un 11,7 % tres horas después de una comida rica en grasas (la comida con alto contenido de grasa dificultó la dilatación total del vaso). Así, los investigadores podrían resumir ese resultado como una reducción absoluta del 8,5 % en la dilatación mediada por flujo (20,2 % -11,7 % = 8,5 %), lo que se cree se debe a la comida rica en grasa. Lo que intentaron demostrar fue que al tomar Juice Plus durante cuatro semanas, la gente podía prevenir una reducción de la dilatación mediada por flujo, que normalmente resultaba de una comida rica en grasa y, de alguna manera, tuvieron éxito. Mira la siguiente tabla con los resultados (tres horas después de una comida alta en grasa):

¡PORCENTAJE DE INCREMENTO DE LA DILATACIÓN MEDIADA POR FLUJO ANTES! PLACEBO JUICE PLUS JUICE PLUS + VINEYARD
Medición inicial 20.2 → 11.7 13.2 → 7.63 15.8 → 8.0
Después de 3 semanas 15.7 → 9.9 9.4 → 6.4* 15.8 → 12.4*
Después de 4 semanas 15.3 → 10.2 9.7 → 7.4* 12.8 → 11.2*

* No es una diferencia estadísticamente significativa

Los resultados mostraron que, después de cuatro semanas de tomar placebo, Juice Plus o Juice Plus + Vinegard que los grupos Juice Plus y Juice Plus + Vinegard no tuvieron una disminución estadísticamente significativa en la dilatación de los vasos sanguíneos después de consumir las comidas grasas (así que esos números son considerados iguales), mientras que el grupo del placebo tuvo una disminución estadísticamente significativa en la dilatación de los vasos sanguíneos después de comer la comida rica en grasa (recuerda que la disminución de la dilatación de los vasos sanguíneos se considera mala y que no haya una dilatación es algo bueno). Sin embargo, usar la diferencia en el porcentaje de dilatación es una medida de resultado difícil de usar. El decir que no hay diferencia en la dilatación es diferente a decir que no hay disminución. Por ejemplo, si el vaso sanguíneo se dilata un 13,2 % en ayunas y luego, después de una comida rica en grasa, se dilata en solo 7,63 %, entonces esa disminución en la dilatación se considera algo poco saludable (los vasos sanguíneos enfermos no se dilatan adecuadamente). Sin embargo, después de un mes, el artículo declara que, al tomar Juice Plus, los sujetos de prueba no tuvieron una disminución en la dilatación gracias al Juice Plus. Curiosamente, la dilatación de los vasos sanguíneos del grupo de Juice Plus —después de cuatro semanas de tomarlo—, pasó de 9,7 % a 7,4 % (estadísticamente no es diferente). Es importante notar que la diferencia no fue porque empezaron con un 13,2 % de dilatación en ayunas y se mantuvieron alrededor del 13,2 % incluso después de la comida alta en grasa (lo que habría indicado una verdadera protección contra los efectos perjudiciales de una comida rica en grasas), sino que parece que comenzaron con un MENOR porcentaje de dilatación en un primer momento y la comida alta en grasa simplemente no lo hizo aún más pequeño.

Antes de tomar Juice Plus la dilatación de los vasos sanguíneos pasó del 13,2% al 7,63% y después de tomar Juice Plus la dilatación de los vasos sanguíneos pasó de 9,7% a 7,4%. En otras palabras, antes de usar Juice Plus el vaso sólo podía dilatarse a 7,63 % después de una comida rica en grasas, pero después de estar tomando Juice Plus durante cuatro semanas, el vaso solo se podía dilatar hasta un 7,4 % después de una comida rica en grasas. Después de cuatro semanas de Juice Plus el porcentaje de aumento/dilatación fue de 9,7 % en comparación con lo que era antes de iniciar a tomar Juice Plus en 13,2 %. En otras palabras, consumir Juice Plus durante cuatro semanas parecía afectar posiblemente la dilatación mediada por flujo en ayunas (13,2 % antes de tomar Juice Plus y sólo 9,7 % después de tomar Juice Plus). Una vez en 9,7 % (mientras se tomaba Juice Plus durante cuatro semanas), sería más exacto decir que las comidas con alto contenido de grasas no afectaron más a los vasos sanguíneos.

Este es un concepto importante, así que vamos a usar una analogía para aterrizarlo. Imagínate que la dilatación apropiada en una persona sana provocaría que sus vasos sanguíneos fueran del tamaño de una pelota de baloncesto. Ahora, después de comer una comida grasa —lo que perjudica la dilatación— digamos que sus vasos sanguíneos solo podrían dilatarse al tamaño de una pelota de tenis. Ahora, tomemos a alguien que está enfermo y tiene enfermedad arterial que, en la medición inicial, solo puede dilatar sus vasos sanguíneos al tamaño de una pelota de tenis. Después de su comida grasa —lo que perjudica la dilatación— solo se pueden dilatar sus vasos sanguíneos enfermos al tamaño de una bola de golf. Si te centras solo en el cambio en la dilatación de la arteria, podrías concluir, de manera inapropiada, que la disminución menor es mejor. Pero eso es solo si ambos grupos comienzan con una arteria del tamaño de una pelota de baloncesto (entonces quien tiene el cambio más pequeño es de hecho el más saludable). Si la persona enferma con las arterias enfermas comienza con el tamaño de una pelota de tenis (un signo de enfermedad y NO de salud) y luego solo disminuye un poco más al tamaño de una pelota de golf, eso no es bueno. El punto es que, antes de sacar conclusiones, deberíamos al menos empezar desde un campo de juego nivelado (todos los tamaños de pelotas de baloncesto). Si Juice Plus quiere hacer la afirmación de que tiene algún efecto real sobre la dilatación mediada por flujo, queremos ver estudios comparando tamaños de pelota de baloncesto con pelota de baloncesto y no de pelotas de baloncesto con pelotas de tenis.

Además, incluso el porcentaje de dilatación de los vasos sanguíneos del grupo del placebo en ayunas fue 25 % menor después de cuatro semanas con placebo (15,3 % en lugar de 20,2 %), lo que se aproximó, pero no alcanzó significación estadística. Sin embargo, ¿por qué estos números son tan variables? Y viendo cuán variables son estos números, ¿cuánto podemos realmente concluir de estos resultados? Claramente se necesita un estudio más grande para interpretar realmente cualquier cosa de estos resultados.

Otro problema es que, cuando los estudios son pequeños, no nos ayudan a determinar qué hacer con grandes grupos de personas. Solo había 38 personas en total (que supuestamente estaban distribuidas de manera uniforme). Sin embargo, los resultados fueron analizados con 10 personas en el grupo del placebo, 14 en el grupo Juice Plus y 12 en el grupo Juice Plus + Vinegard.

Es más, la tabla habla sobre el análisis de “38 sujetos normales”, pero esos números solo suman 36. ¿Removieron a dos personas? ¿Los resultados serían diferentes si se incluyeran a estas dos personas? Por otra parte, ¿por qué diseñaron el estudio para no colocar el mismo peso en el grupo de placebo? Hicieron que el grupo de placebo tuviera menos gente, lo que claramente podría haber sesgado los resultados en un estudio tan pequeño en general. Tampoco incluyeron estadísticas para calcular si había alguna diferencia entre el grupo de placebo y los grupos Juice Plus y Juice Plus + Vinegard al inicio del estudio. Las diferencias en los tres grupos (entre el ayuno y el consumo de la comida grasa) pudieron haber sido similares al inicio, pero ¿por qué el grupo de placebo tuvo un porcentaje mucho mayor de dilatación del vaso en comparación con el grupo Juice Plus al inicio (20,2 mm frente a 13,2 mm) en ayunas? ¿Estaba un grupo más enfermo o era diferente de alguna otra manera que los otros grupos al inicio del estudio? Normalmente, este problema se evita cuando los grupos son asignados al azar. Sin embargo, estos grupos eran tan pequeños que los investigadores aun así deberían haber evaluado este tema, ya que claramente podría haber sesgado los resultados.

La parte más divertida de este estudio es que se esforzaron mucho para recomendar Juice Plus basados en lo que sucedió en 36 personas, distribuidas de manera desigual. Por otra parte, ¿por qué no centrarse en lo que parece estar causando la disfunción de los vasos sanguíneos en el primer lugar: ¡las comidas McDonalds!? Ya sabemos de estudios que muestran que el aceite/las comidas altas en grasa afectan la dilatación de los vasos sanguíneos, entonces ¿por qué no cambiar la comida en lugar de añadir Juice Plus (J Am Coll Cardiol, 2000; 36: 1455-60)? Y si los distribuidores de Juice Plus van a extrapolar aún más y recomendar Juice Plus a las personas que ya están en una alimentación sana y baja en grasas, ¿no deberían primero ver si hay alguna diferencia en la dilatación mediada por flujo haciendo un estudio donde alimenten a los sujetos de prueba con una alimentación sana, sin aceite, basada en plantas sin procesar? Bueno, ese estudio probablemente sería innecesario porque no se puede mostrar un beneficio de una píldora como Juice Plus si no hay ningún problema que se deba arreglar, en primer lugar. En otras palabras, Juice Plus está mostrando que puede ayudar a algo que no necesita ser nunca un problema. Es similar a tratar de encontrar una cura que impida que alguien se golpee a sí mismo en la cara… probablemente no es el mejor lugar para centrar nuestros esfuerzos, si nos preguntas.

Otro punto interesante es que Juice Plus + Vinegard (el grupo con los antioxidantes adicionales) en realidad tuvo un mayor efecto sobre la dilatación mediada por flujo que el Juice Plus solo, pero Juice Plus + Vinegard no tuvo ningún efecto sobre el colesterol. Entonces, ¿cuál marcador sustituto es más importante? No podemos simplemente escoger y elegir marcadores sustitutos dependiendo de cuál ayuda a probar nuestro argumento. Si algo es bueno para nosotros debe mejorar nuestra salud en general y como tal debe mejorar TODOS los marcadores sustitutos que estamos utilizando para equiparar a la salud, no ser variable. Esta variabilidad hace un argumento aún más fuerte de que debemos esperar hasta que se realicen pruebas sobre la mortalidad y otros resultados de morbilidad seria (como el efecto sobre la tasa de ataque cardíaco). E, incluso si tú quisieras tirarte al vacío y decir que Juice Plus tiene un beneficio, entonces lo que más podrías argumentar es que hay un beneficio en aquellos que comen una de las comidas más poco saludables imaginables: un McMuffin de salchicha, un McMuffin de huevo, y dos pasteles de papa crocante.

Está claro que nunca se ha demostrado que Juice Plus mejore ningún resultado importante en la salud, como la disminución de los ataques cardíacos, la disminución de la muerte, etc. Se ha demostrado que mejora ciertos biomarcadores como los niveles de colesterol, la dilatación mediada por flujo, la homocisteína, etc. Pero nos metemos en problemas cuando reducimos la salud y la enfermedad a estos biomarcadores como la homocisteína. Estudios en el pasado han demostrado que las personas con altos niveles de homocisteína tenían mayores tasas de enfermedad cardíaca, así como se demostró que el ácido fólico disminuye significativamente los niveles de homocisteína en la sangre. Como resultado, los expertos pensaron que el ácido fólico sería un suplemento altamente eficaz para mejorar la salud. Pero la verdad es que las personas que comen muchas frutas, vegetales y cereales de grano entero tienen niveles más bajos de homocisteína debido a muchas razones (baja ingesta de metionina producto de la disminución del consumo de proteínas animales, folato encontrado naturalmente en los alimentos vegetales, etc.). Más importante aún, debido al aumento de la ingesta de plantas y la disminución de la ingesta de animales, estas personas tienen un menor riesgo de ataques cardíacos en general (Circulation 2008: 118: 1929-1937). Y el menor nivel de homocisteína es probable solo un marcador de una alimentación saludable, no la causa de una buena salud. Esto es lo mismo que los altos niveles de bioflavonoides, que son un marcador de alta ingesta de frutas y vegetales y no necesariamente la causa de una buena salud.

Es miope pensar que la homocisteína maligna es el único problema (al igual que es corto de vista asumir que los bioflavonoides son la causa de la mejora de la salud). Este problema con la homocisteína está respaldado por los muchos estudios que examinaron el ácido fólico extraído y dado como suplemento en forma de píldora para reducir los niveles de homocisteína (lo que hace muy eficazmente). Desafortunadamente, a pesar de que el ácido fólico disminuye los niveles de homocisteína, la vasodilatación de la arteria braquial o la rigidez de la arteria carótida no cambia (Arterioscler, Thromb. Vasc. Biol. 2001; 21, 2072-2079), lo que implica que nuestra mayor preocupación, la salud de nuestros vasos sanguíneos, no fue abordado por este descenso artificial de los niveles de homocisteína. De hecho, los estudios demostraron que el suplementar ácido fólico causó realmente más cáncer, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes (BMJ, Volumen 329, diciembre de 2004. & N Engl J Med 2006; 354: 1578-88 & Am J Clin Nutr 2003; 221 – 5). En otras palabras, si vamos a usar marcadores sustitutos como un indicador de los resultados más importantes —como ataques cardíacos y la muerte— entonces necesitamos que los marcadores sustitutos realmente extrapolen los resultados de salud verdadera que nos importan (ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y tasas de mortalidad), así como ser consistentes en todos los ámbitos, por ejemplo, que la dilatación mediada por flujo y el colesterol, por ende, mejoren.

Desafortunadamente, al usar diferentes marcadores sustitutos tenemos problemas con la inconsistencia y como tal nos confundimos. En este estudio de Juice Plus, que examinó la dilatación mediada por flujo (J. Am. Coll. Cardiol. 2003; 41; 1744-1749), también se examinó el colesterol. Se encontró que Juice Plus + Vinegard favoreció mejor la dilatación mediada por flujo, pero Juice Plus + Vinegard no tuvo ningún efecto sobre el colesterol. Entonces, ¿cómo sabemos cuáles marcadores sustitutos son correctos? También sabemos que la vitamina E tiene efectos benéficos y protectores similares sobre la dilatación mediada por flujo, como lo hizo Juice Plus (JAMA, 1997; 278: 1682-1686), pero entonces la vitamina E también aumenta el cáncer y la mortalidad en general (JAMA, 2007; 297 (8): 842 -857). Por lo tanto, ¿no es razonable pensar que, si Juice Plus tiene efectos similares a la vitamina E en la dilatación mediada por flujo —y la vitamina E aumenta el riesgo de cáncer y mortalidad en general—por lo menos debemos hacer un ensayo similar de gran tamaño con Juice Plus para probar que Juice Plus no incrementa también el cáncer y la mortalidad en general o causa otros problemas?

Tanto los científicos como los médicos comprenden los problemas que hemos tenido en el pasado cuando nos concentramos en los marcadores sustitutos como los niveles de colesterol en la sangre en lugar de los resultados firmes, como los ataques cardíacos y, lo que es más importante, la muerte o la mortalidad. Por ejemplo, hubo un fármaco llamado clofibrato, que fue excelente para reducir el colesterol e incluso para disminuir la enfermedad cardíaca, pero cuando se estudió adecuadamente también se demostró que aumentaba la mortalidad en comparación con el placebo (Bulletin of the World Health Organization, 57(5)801-805, 1979; Lancet, 1984 Sep 15;2(8403):600-4). Del mismo modo, tenemos que esperar hasta que los estudios de Juice Plus se realicen en grupos grandes (no de 10 a 12 personas en un brazo del estudio).

Para empeorar las cosas, los suplementos no están controlados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Esta entidad es buena (mejor que nada) en el seguimiento de las drogas, una vez que se liberan, para recolectar los eventos adversos e incluso retirar medicamentos del mercado si es necesario. Todos sabemos que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos podría hacer un mejor trabajo de protección de la salud pública y que hay graves conflictos de intereses entre esta y las empresas farmacéuticas (pero ese tema es el foco de un ensayo totalmente diferente). Dicho todo esto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos todavía se manifiesta de vez en cuando. Por ejemplo, Baycol, un medicamento para el colesterol, fue asociado con la ruptura muscular severa y el daño del riñón y, como resultado, fue sacado del mercado. ¿Quién va a supervisar productos como Juice Plus? Si alguien llega al hospital con un ataque cardíaco, insuficiencia renal u otro problema médico, hay tantas otras variables presentes que nadie se daría cuenta si Juice Plus es el responsable de aumentar el riesgo de ese evento en particular. Ese es el porqué Juice Plus (y cualquier píldora, para tal efecto) necesita ser estudiada primero. Hemos escuchado a la gente decir que si hubiera problemas con Juice Plus, ya habrían salido. Pero eso no es solo anticientífico, sino ridículo, porque no hay manera de saber esto sin un buen estudio. Queremos, al menos, estar seguros de que Juice Plus no aumenta los ataques cardíacos, el cáncer, las muertes, etc., (como se ha demostrado que hacen otros suplementos). Por otra parte, incluso si resulta ser seguro, necesitaríamos una buena razón para recomendar Juice Plus aparte de una alimentación ya rica en frutas y vegetales sin procesar, baja en grasa.

Desafortunadamente, la mayoría de la gente ni siquiera se preocupa por todas estas cuestiones relativas a las estadísticas. Están más emocionados por los testimonios y Juice Plus es excelente publicándolos. Creemos que los testimonios son excelentes, pero simplemente no son evidencia. Pero, ya sea planeado o no, las personas toman suplementos como Juice Plus porque los médicos u otros “expertos” los convencen de alguna manera de que este es un producto bueno y necesario, a menudo con datos anecdóticos en lugar de científicos. Los pacientes (de buena fe) toman Juice Plus y luego, si es efecto placebo o no, se pueden sentir mejor. Luego les dicen a otros que el producto que están tomando es la razón por la que se sienten mejor (junto con el malentendido de que Juice Plus es igual a vegetales) y recomiendan Juice Plus a los demás. Este proceso se repite una y otra vez. El problema es que todo esto es muy engañoso y nuestro trabajo como defensores de los pacientes es explicarles esto y protegerlos de la desinformación. Todos queremos que nuestros pacientes se sientan mejor y como tal no les quitaríamos sus preciosos suplementos, sino que explicaríamos nuestras preocupaciones y los informaríamos mejor. Después de eso, la decisión depende de ellos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes, una vez bien informados, preferirían gastar 600 dólares al año en algo distinto a Juice Plus, especialmente una vez que entienden que no hay beneficios probados en los resultados reales de salud que les importan (ataques cardíacos y muerte) y hay daño potencial en comparación con una píldora de placebo. Por no hablar de que pueden obtener muchas más veces los antioxidantes junto con todos los otros nutrientes simplemente al comer una manzana. Ahora, podemos estar equivocados, ya que podría haber algunas personas que continuarán tomando Juice Plus incluso una vez bien informadas. Pero entonces eso se basa en su decisión ahora bien informada… no en la desinformación. ¿Cuántas personas están realmente bien informadas? ¡Rayos! Nos tomó bastante tiempo reunir toda esta información y estamos capacitados para hacer esto. Así que nuestra conjetura es que la mayoría de las personas que toman Juice Plus ahora cuentan con solo una parte de la historia y menos que una comprensión sobre los problemas con los suplementos y el procesamiento de alimentos sin procesar.

Como una acotación, hay un caso interesante para ilustrar por qué no podemos depender simplemente de testimonios (alguien toma una píldora y luego dice lo bien que se siente). En otras palabras, la importancia de diferenciar entre placebo y los efectos de drogas. Vamos a utilizar un estudio que miró a las personas que sufrían de síndrome de piernas inquietas (un problema médico particularmente incómodo). La gente haría casi cualquier cosa —incluyendo gastar cientos de dólares en drogas— para tratar este problema. Por ejemplo, el medicamento Requip fue estudiado para ver qué tan bien trataba el síndrome de piernas inquietas. Encontraron que el 70 % de las personas que tomaban la píldora reportaron síntomas mejorados de síndrome de piernas inquietas. Así que, de cada 100 personas que recibieron Requip, 70 dijeron que era una píldora fantástica, ya que reducía sus síntomas. Eso solo hace que la droga parezca increíble a cualquiera que esté escuchando. Y si se permitiera parar allí, entonces todos los fabricantes de fármacos estarían muy contentos de obtener resultados como ese para publicarlo y anunciarlo. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos trata de proteger a los consumidores de medicamentos mediante el mandato de un estudio controlado con placebo antes de la aprobación de cualquier tratamiento médico. “¿Por qué?”, podrías preguntar. Porque, sin un brazo de placebo los consumidores son engañados por los beneficios inflados atribuibles a la droga. Curiosamente, en este estudio con Requip, el 55 % de los que tomaron placebo también dijeron que sus síntomas mejoraron ya que, sin saberlo, estaban tomando un placebo (Mayo Clin Proc. 2006; 81 (1): 17-27). Así que, si solo usamos testimonios tomando Requip (no controlados con un placebo) obtenemos una idea significativa e incorrectamente inflada de lo beneficioso que es el medicamento real. Como tal, concluiríamos erróneamente que hubo una mejora del 70 % en los síntomas debidos al fármaco (si no se estudió contra un placebo en un ambiente controlado) en lugar de la cifra más exacta del 15 % (70 % – 55 % = 15 %) atribuible al fármaco. Y lo que los pacientes realmente quieren saber es cuán beneficioso es el medicamento en sí para determinar si vale la pena el gasto y el riesgo de tomarlo. Si igualan los testimonios a ese número entonces es nuestro trabajo, como defensores de los pacientes, explicar que eso es sólo la mitad del panorama, especialmente antes de gastar el dinero y soportar los efectos secundarios del tratamiento. Teniendo en cuenta que Requip causó un 15 % menos de síntomas de las piernas inquietas, decide por ti mismo si vale la pena, una vez que sepas que Requip también causó un 35 % más de náuseas, un 7 % más de vómitos, un 7 % más de mareo y un 11 % más de somnolencia/fatiga comparado con el placebo. Así que sí, los testimonios son geniales y nos encanta cuando la gente está feliz y se siente mejor por cualquier razón, pero tenemos que mantener eso separado de nuestro árbol de toma de decisiones respecto a recomendar un tratamiento o no.

Uno de los principales problemas con Juice Plus es que se aprovecha de las personas que incorrectamente asumen que, debido a que la dieta americana es tan poco saludable, algunos suplementos solamente podrían ayudar. Pero eso no es lo que dice la ciencia. Se ha demostrado que los suplementos no solo no son mejores que el placebo, sino que en realidad causan daños en muchos casos (mira las referencias anteriores). Y eso se basa en estudios hechos en el estadounidense promedio (que está en una dieta carente de muchos nutrientes). En otras palabras, incluso cuando se está en una dieta estadounidense, pobre en nutrientes (que es diferente a alguien que demuestra que tiene una deficiencia nutricional particular en su cuerpo), la adición de nutrientes aislados no solo es inútil, sino también potencialmente dañina. Lo curioso es que las personas más propensas a usar suplementos son, por lo general, las que siguen una alimentación más saludable. E, incluso si queremos proporcionar a los pacientes un efecto placebo —que no es necesariamente un problema en sí mismo— entonces debemos hacerlo sin causar daño. Nuestra preocupación con un suplemento como Juice Plus no es que solo que pueda estar proporcionando un efecto placebo (aunque esto sigue siendo engañoso, en nuestra opinión) sino más bien que no ha sido estudiado durante largos períodos en grandes grupos de personas, en busca de resultados de morbilidad y mortalidad. Y hasta que eso se haga no sabemos si es necesario o incluso seguro. Es por eso que nuestra recomendación estándar, incluso en el estadounidense promedio en una dieta pobre en nutrientes, es que no haya nutrientes aislados y procesados. En nuestra opinión, si la gente está dispuesta a gastar 600 dólares en Juice Plus, probablemente estará dispuesta a comer una manzana, lo cual no solo es seguro y asequible, sino que los estudios han demostrado que solo una manzana por día reduce el riesgo de cáncer de la cavidad oral, laringe, seno, colon, riñón y ovario (Planta Med 2008; 74: 1608 – 1624). Juice Plus no ha demostrado hacer esto. En última instancia, como defensores de los pacientes, solo queremos asegurarnos de que ellos están, ante todo SEGUROS, al igual de asegurarnos que entiendan la evidencia lo suficiente como para tomar una decisión verdaderamente bien informada… que funcione mejor para él o para ella.

Juice Plus es claramente engañoso, ya que los beneficios de las frutas y vegetales son amplios debido a que se obtienen calorías diarias de las plantas (que están llenas de fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos), mientras que, al mismo tiempo, no se consumen alimentos de origen animal que, entre otras cosas, contienen niveles tóxicos de proteínas, grasa, colesterol y contaminantes ambientales. Juice Plus solo se centra en un problema teórico, una deficiencia percibida basada el rudimentario Consumo de Referencia Alimenticio (DRI por sus siglas en inglés), y claramente no aborda ninguna de estos otros problemas de nutrición y salud, probablemente mucho más importantes. Peor aún, la gente no sabe acerca de estos otros temas más importantes y piensan que no solo están seguros sino que también se benefician de la adición de Juice Plus a sus rutinas diarias. Esto es similar a los pacientes que reciben píldoras para el colesterol o para la presión arterial. Hay muchas personas por ahí con la tensión arterial alta o el colesterol alto —debido a la dieta americana poco saludable— que piensan que la adición de estas píldoras les devolverá la salud. Peor aún, continúan la misma dieta y estilo de vida que promueven la enfermedad sin pensarlo dos veces. Los números o los biomarcadores normales no son iguales a la salud normal y, de hecho, esta mentalidad pierde el panorama general (Cardiovascular Drugs and Therapy 2000; 14: 367-372). Los pacientes no se dan cuenta de que han sido engañados hasta que llegan al hospital con un ataque cardíaco (si tienen suerte, pues el síntoma más común de un ataque cardíaco es caer muerto) a pesar de tomar sus píldoras según lo indicado.

La manipulación de los jugos de vegetales en forma de cápsulas con la adición de enzimas y nutrientes aislados requiere un tramo demasiado grande de imaginación para ser considerado como algo “sin procesar” de cualquier tipo. La afirmación de que Juice Plus promueve una mejor salud se basa en ciencia pobre, que puede engañar a la gente para que consuman un producto que es potencialmente dañino. Afirmaciones como las hechas por los fabricantes de productos Juice Plus hacen que nuestro trabajo sea más difícil, ya que tenemos que disuadir a nuestros pacientes de la mentalidad de “salud en una botella” y atraerlos hacia las opciones de alimentos cotidianas que pueden traer los resultados de salud significativa y duradera que están buscando.

Juice Plus plantea otro problema: el de las recomendaciones sesgadas. En nuestra opinión, es incorrecto que los médicos ganen dinero recomendando pastillas (incluso si creen en el tratamiento). La mayoría de las personas razonables están de acuerdo en que los médicos no deben ganar dinero vendiendo pastillas de colesterol a los pacientes. Lo mismo debería ser cierto para los suplementos. Si un profesional de la salud cree que el suplemento es beneficioso, entonces está BIEN recomendarlo. Sin embargo, la única manera en que un paciente puede confiar en que el médico no tiene motivos ocultos es que ahí no haya oportunidad. En otras palabras, el médico no puede beneficiarse de ninguna otra manera cuando hace una recomendación a un paciente que no sea proporcionar un asesoramiento preciso y simplemente ayudarlo. Si el médico gana dinero, entonces cualquier cosa puede pasar. No estamos diciendo que todos los médicos que venden suplementos están aprovechándose de sus pacientes en un intento de obtener un beneficio, pero si hay incluso la posibilidad de que esto ocurra, entonces esa dinámica necesita ser ajustada. Nos guste o no, nuestros hábitos de prescripción como profesionales de la salud cambian cuando hay cualquier influencia o incentivo exterior en cualquier forma (Annals of Family Medicine Vol. 3, No. 1 enero / febrero 2005). Debido a esta dinámica, esta debe ser una regla universal para que los pacientes puedan confiar incondicionalmente en las recomendaciones de su médico.

Para aclarar, existe una diferencia entre recomendar un producto no lo suficientemente probado a personas sanas y usar uno como tratamiento de prueba en alguien que está enfermo. Por ejemplo, si tuviéramos un paciente que sufre de una enfermedad como la enfermedad inflamatoria intestinal a pesar de cumplir con todos nuestros cambios de alimentación y estilo de vida, y un colega dice que Juice Plus ha eliminado la enfermedad en algunos de sus pacientes, entonces podríamos embarcarnos en una prueba experimental de Juice Plus (basados en el testimonio de expertos), como un tratamiento para ese paciente en particular en esa circunstancia atenuante particular. Pero las recomendaciones generales para añadir suplementos son un problema, incluso en el estadounidense promedio con una dieta americana estándar, pobre en nutrientes. Aún peor, imagina que una persona con cáncer que no sabía que había estudios que mostraban estadísticas de que el consumo de ciertos nutrientes aislados aumentaba de hecho el riesgo de cáncer o que existía la posibilidad de promoción de tumores con ciertos nutrientes aislados aún no estudiados adecuadamente. En su lugar, él o ella estaba bajo la falsa impresión de que añadir algo como Juice Plus (claramente una forma manipulada de nutrientes) ayudaría… una exageración, basados en los hechos que tenemos actualmente.

En última instancia, hay un montón de preguntas y no suficientes respuestas cuando se trata de Juice Plus. Tal vez aquellos que toman Juice Plus ahora habrán adivinado y después de algunos buenos estudios a largo plazo, tendrán datos que muestren que Juice Plus mejora la salud mediante la prevención de ataques cardíacos o, mejor aún, que nos hace vivir más tiempo a pesar de tener una alimentación ya saludable. Pero, tal vez aquellos que promueven Juice Plus ahora estarán equivocados y los estudios mostrarán problemas aumentados como ataques cardíacos o la muerte. Con todos los demás suplementos, los profesionales de la salud (aunque inicialmente emocionados y bien intencionados), ¡adivinaron mal y como tal causaron problemas tan importantes como el aumento de la muerte! Todo lo que estamos pidiendo es que la gente espere a que esos estudios existan con Juice Plus y no tengan prisa por repetir los mismos errores una y otra vez. Mientras tanto, enfoquémonos en lo que sabemos que proporciona todos los nutrientes que necesitamos en el equilibrio perfecto probado durante miles de millones de años de evolución y, que, como tal, promueve una salud excelente: una alimentación basada en plantas sin procesar, baja en grasas y libre de aceites.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.