Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Ciencia de la Nutrición » Zanahorias: ¿Qué hay de nuevo, doctor?
CNS Logo

Zanahorias: ¿Qué hay de nuevo, doctor?

Zanahorias: ¿Qué hay de nuevo, doctor?

El famoso animador Chuck Jones no tenía ninguna intención de cambiar los hábitos alimenticios de Estados Unidos cuando, hace medio siglo, pegó una zanahoria en la mano de Bugs Bunny como un talismán, protector y objeto de deseo. A los conejos, pensó Jones, les gustan las zanahorias. Después de todo, ¿no fue siempre Peter Cottontail el primero en la parcela zanahorias del granjero Brown cuando salía a buscar comida?

Ahora, en lo que a las preferencias culinarias de conejo respecta, cualquier vieja maleza habría sido suficiente para Bugs (Bunny). Pon una zanahoria en un montón de hortalizas y vegetales verdes variados y ubícala en frente de un conejo hambriento, y la criatura no mostrará ninguna preferencia especial por la Daucus carota sativa (nombre científico de la zanahoria). Pero Bugs Bunny es un conejo más influyente que la mayoría. Llámalo la más pura de las coincidencias, pero la vida de Bugs ha coincidido muy bien con un aumento marcado en las últimas décadas del consumo de zanahoria en Estados Unidos.

Que se necesitara una caricatura para hacer la zanahoria popular es un asunto extraño. Aunque fue uno de los primeros alimentos vegetales traídos de Inglaterra a América del Norte por los colonos, la zanahoria permaneció casi como una ocurrencia tardía durante siglos, algo que añadir a estofados y cazuelas —pero más a menudo para pienso de animales—. De hecho, durante esos años de formación en Norteamérica, los parientes más cercanos de la zanahoria disfrutaron de un uso más amplio que la zanahoria —siendo plantas utilizadas casi exclusivamente como especias: anís, comino, alcaravea, eneldo, perifollo, perejil, cilantro e hinojo—.

Incluso con la influencia de Bugs, el consumo de zanahorias en Estados Unidos es muy inferior al de Europa, donde las variedades púrpura, blanca y roja se venden junto con la zanahoria que conocemos. Ese vegetal de color naranja brillante es un híbrido cultivado en Holanda en el siglo XVII, a partir de variedades comunes en Europa desde la antigüedad, traídas desde el hogar original de la zanahoria en Afganistán. Crecida en una abundancia sorprendente en toda Europa —y especialmente en las Islas Británicas— la zanahoria ha sido, durante mucho tiempo, un alimento básico, a menudo asociado con la “dieta de la pobreza”. Como la actriz Joyce Green recuerda en sus memorias de 1947, Salmagundi, su madre adinerada se horrorizaba al pensar en tener que soportar una comida nocturna de zanahorias cocidas con un poco de col hervida durante la Segunda Guerra Mundial, aunque tal dieta evitó que millones de británicos sufrieran de hambruna.

“Las zanahorias son buenas para ti”

En cualquier caso, las zanahorias son buenas para ti. Las zanahorias son ricas en potasio, un mineral del que demasiados estadounidenses son deficientes. Las zanahorias son bajas en calorías (alrededor de 50 en una taza de zanahorias crudas, y 70 en una taza de zanahorias cocidas), no tienen grasa y son altas en fibra. Además, sirven como un acompañamiento o un refrigerio nutricional y satisfactorio; si comes solo un par al día, harás mucho para reducir tu colesterol en la sangre.

Las zanahorias son abundantes en azúcares naturales; de las verduras, solo las remolachas contienen más azúcares. Su dulzura saludable hace de las zanahorias un sustituto recomendado para el azúcar en pasteles, aderezos y pudines. Las zanahorias desmenuzadas encima de cereales para el desayuno todavía tienen que ponerse de moda, pero, agregadas a los tomates frescos o conservadas en salsas ayudan a cortar la acidez y reducir el riesgo de acidez estomacal.

Las zanahorias son portadoras de betacaroteno, el precursor químico de la vitamina A. El alto contenido de caroteno de nuestra variedad del supermercado es lo que hace que la zanahoria sea naranja, para empezar. El caroteno también da color a los mangos, a las batatas, a los albaricoques y a los pomelos. Come unas pocas docenas al día y correrás el riesgo de cambiar tu piel a un peculiar, pero inofensivo tono amarillo. El caroteno se libera con la cocción, y una sola taza de zanahorias cocidas contiene más de cuatro veces el consumo diario recomendado por el Gobierno federal.

Aunque los científicos aún no han llegado a un acuerdo definitivo sobre el asunto, se piensa que los carotenos inhiben —y tal vez, incluso previenen— el crecimiento de muchos tipos de cánceres, especialmente los de los pulmones, el páncreas y el bazo. Por esa razón, muchos médicos sugieren que los fumadores, especialmente, añadan zanahorias a su alimentación.

Los científicos, también, todavía tienen que descubrir por qué las zanahorias y las manzanas no pueden coexistir lado a lado en el refrigerador. Sin embargo, el misterio permanece: pon una zanahoria junto a una manzana, y ambas se volverán amargas durante la noche. Ni siquiera el poderoso Chuck Jones sabe por qué.

Este artículo ha sido adaptado de New Century Nutrition, un antiguo sitio de internet de salud y una publicación desarrollada bajo la dirección del Dr. T. Colin Campbell.

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.