Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » En Práctica » ¿Beber café para obtener energía? ¿Por qué no comer un bocadillo?
CNS Logo

¿Beber café para obtener energía? ¿Por qué no comer un bocadillo?

¿Beber café para obtener energía? ¿Por qué no comer un bocadillo?

Este artículo es un fragmento de una entrevista con el Centro de Estudios en Nutrición y Dan Benardot, Ph.D., RD (dietista registrado), LD (dietista licenciado), FACSM (miembro del American College of Sports Medicine —Universidad Estadounidense de Medicina Deportiva, en español—), Profesor Emérito de Nutrición, y de Kinesiología y Salud en la Universidad Estatal de Georgia.

Recibo golpes en la puerta de mi oficina todo el tiempo, a las 10 en punto de la mañana, “Oye, Dan. Vamos a tomar una taza de café”. Así que voy por una taza de café. Siempre lo acompaño con algo. Ingiero una barra de energía. Como una fruta. Comeré algo con el café. Ellos consumen café y la cafeína en el café es un simple estimulante del sistema nervioso, por lo que hace que el cerebro piense que ahora está bien. Enmascara el hecho de que estaban sintiéndose así porque tenían un nivel bajo de azúcar en la sangre. Lo enmascara porque ahora el cerebro ha sido estimulado por la cafeína. No han hecho nada para corregir la razón subyacente de por qué se sentían de esa manera, para empezar. Solo han proporcionado la cafeína pero sin energía.

Tienen miedo. Temen comer cualquier cosa porque la gente les tiene miedo a las calorías. Una de las cosas que me gustaría hacer, es decir: “Dios mío, no tengas miedo. Sé lógico”. ¿Cómo puedes comer estas cosas para que tu cuerpo sea feliz y las uses de una manera que realmente necesitas? Esa es, creo, la clave de todo esto. Estoy trabajando en cómo hacer que sea obvio para las personas y crear entornos que les faciliten obtener lo que necesitan.

Para un ejemplo de entorno, estuve en el Órgano Directivo Internacional de Gimnasia después de los Juegos Olímpicos de 1996. Viajaba por todo el mundo e iba a todas partes. Los próximos Juegos Olímpicos eran los de Sídney, así que tuve que ir a Sídney para aprender cómo serían las instalaciones de medicina deportiva y ayudar a configurarlas, y así sucesivamente. Fue agradable. Conocí a muchos colegas de medicina deportiva allá, y Sídney en sí misma era hermosa. Tuvimos esta gran sesión de apertura y el jefe del Comité Olímpico Internacional, en ese momento, estaba allí.

Él estaba hablando, y justo en el medio de su charla, a las 10 en punto de la mañana, justo en medio de esta charla, se encendió una campana de una escuela, una campana de escuela muy fuerte e irritante. Pensé: “Bueno, qué vergonzoso para los australianos”. Aquí tenemos al jefe del Comité Olímpico Internacional, y justo en la mitad de su charla se produce esta irritante interrupción. Efectivamente, el jefe de la delegación australiana saltó de su asiento y corrió hacia el micrófono, y todos estábamos seguros de que se iba a disculpar por la interrupción. No. Él dijo: “Ahora es momento de nuestro descanso de la mañana”.

Todos salimos y comimos galletas, frutas y bizcochos. Tomamos un poco de té y café, y fue agradable. Luego almorzamos. Luego, a media tarde, sonó la campana de la escuela. Éramos como los perros de Pavlov. Sabíamos que era hora de nuestra merienda. Fue una reunión de cuatro días. Fue la mejor reunión en la que he estado. Todos estaban felices. Nadie tenía hambre. Su nivel de azúcar en la sangre era normal. Todos estaban hablando.

Crearon un ambiente donde hacer lo correcto era automático. Eso es lo que veo que hago, trato de organizar las estructuras para que el entorno automáticamente haga lo correcto. En este momento, nuestro entorno hace automáticamente lo incorrecto. Pasamos de una sociedad agraria, donde la gente come todo el tiempo. Crecí en el norte de Nueva York, en en una región productora de lácteos Solía ​​pasar la noche con mis amigos. Nos levantábamos al amanecer y ordeñábamos las vacas. Comíamos algo antes de hacer eso y volvíamos después de ordeñar las vacas y comíamos algo otra vez. Salíamos y limpiábamos el granero. Comíamos algo de nuevo. Para cuando llegábamos al mediodía, probablemente habíamos comido cuatro veces. ¿Correcto?

Pero ahora dicen que desayunarás antes de ir a trabajar. Te darán un pequeño descanso para almorzar, y si quieres cenar cuando llegues a casa, eso depende de ti. Hemos pasado de este paradigma de alimentación frecuente a lo que ellos llaman “tres comidas cuadriculadas” por una muy buena razón, porque así es como te verás si comes de esa manera.

Para leer más de esta entrevista, visita:

Nutricionista del equipo olímpico habla sobre el equilibrio energético y la alimentación

Nutricionista olímpico y de la NFL: cómo la alimentación afecta el rendimiento atlético

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.