Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » ¿Podría el cambiar nuestras dietas derrotar al COVID-19?
CNS Logo

¿Podría el cambiar nuestras dietas derrotar al COVID-19?

¿Cambiar nuestras dietas podría derrotar al COVID-19?

A principios de la década de 1980, organicé y ayudé a dirigir un estudio exhaustivo sobre la alimentación, el estilo de vida y la mortalidad por enfermedades en las zonas rurales de China y, eventualmente, en Taiwán, para investigar por qué el cáncer y otras enfermedades degenerativas crónicas se localizaban en grupos geográficos.

Cuando los resultados de este estudio se combinaron con estudios experimentales de cáncer en mi laboratorio y estudios clínicos en humanos sobre enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedad renal crónica y otras enfermedades relacionadas, demostraron que una alimentación basada en plantas sin procesar no solo podía prevenir sino también revertir estas enfermedades.

Dentro de este estudio en China y Taiwán, también investigamos el virus de la hepatitis B (VHB), que causa cáncer primario de hígado, una de las principales causas de muerte en África y Asia. Recopilamos datos sobre la prevalencia de personas que tienen anticuerpos y antígenos, las tasas de mortalidad por enfermedades múltiples y muchos factores de riesgo nutricionales. Basándonos solamente en hallazgos estadísticamente significativos, la prevalencia de anticuerpos contra el VHB estaba altamente correlacionada con el consumo de vegetales, fibra alimenticia y proteínas vegetales. En resumen, un mayor consumo de alimentos basados en plantas se asoció con más anticuerpos.

Entre el número excepcionalmente alto de cepas de virus, cada virus crea sus propios síntomas únicos. Pero también comparten algo en común. Es decir, invaden a huéspedes como nosotros, y nuestro sistema inmunológico (que se adapta a cada cepa de virus) monta una defensa, más comúnmente mediante anticuerpos hechos a medida para cada cepa de virus.

Dado que el COVID-19 también es una enfermedad viral, ¿es posible que esta misma nutrición nos ayude a mejorar nuestra respuesta inmunológica?

Si es así, es una solución muy deseable que nosotros, como individuos, podemos controlar.

En nuestra investigación, también hallamos que las personas que consumen más proteína de origen animal tienen menos anticuerpos, incluso aquellos que consumen una cantidad muy baja de proteína de origen animal. Obtuvimos cuatro conjuntos de correlaciones estadísticamente significativas (factores de alimentos basados en plantas vs. prevalencia de anticuerpos y antígenos, consumo de alimentos de origen animal e indicadores vs. prevalencia de anticuerpos y antígenos), y cada uno de ellos respaldó la misma conclusión.

Creo que esta interacción consistente de nutrición, actividad viral y enfermedad debería aplicarse también al coronavirus (COVID-19), especialmente para las personas mayores comprometidas por enfermedades derivadas de la misma nutrición que disminuye la formación de anticuerpos.

El cambio a una alimentación basada en plantas sin procesar debería disminuir la gravedad de los síntomas de la enfermedad y, al mismo tiempo, aumentar los anticuerpos contra el COVID-19, un efecto beneficioso para todos. Según otros estudios, este efecto puede comenzar en pocos días, proporcionando posiblemente el tiempo suficiente para que las personas que aún no están infectadas por COVID-19 fortalezcan su inmunidad.

Además, esta práctica alimenticia debe mantenerse porque hay noticias recientes, pero no comprobadas, de que algunas personas que han sido infectadas pueden volver a infectarse. Si esto se confirma, significa que hay que estar y mantenerse preparado.

Aunque no hay pruebas directas, estoy bastante seguro de que esta estrategia nutricional podría producir una solución a largo plazo más rápida, segura y exhaustiva para hacer frente a enfermedades virales como el COVID-19. Si todo el mundo lo hiciera, no tendríamos que enmascararnos, evitar el contacto físico y esperar a nuevos medicamentos (con efectos secundarios impredecibles) y vacunas, que probablemente sean solo parcialmente eficaces, en el mejor de los casos, para los nuevos virus. Siendo esto improbable, nosotros, como individuos, podríamos adoptar esta práctica y protegernos a nosotros mismos y a nuestra familia y amigos y, al hacerlo, asumir la responsabilidad de nuestra propia salud. Ya tenemos pruebas científicas sólidas de que esta alimentación reduce eficazmente las comorbilidades asociadas a los casos graves de COVID-19.

Obtengo mi confianza en esta sugerencia, tanto de la evidencia multifacética sobre el virus de la hepatitis B que se cita aquí como de la abundancia de pruebas que demuestran el efecto completo de la nutrición basada en plantas sin procesar en la salud total. Aunque algunos estudios de investigación con un enfoque limitado han demostrado un efecto beneficioso de los nutrientes de las plantas sobre los virus, un protocolo que utilice dichos químicos o nutrientes candidatos puede que no sea efectivo, a menos que forme parte de alimentos sin procesar.

Este cambio nutricional podría ser sumamente importante, tanto por su valor para la salud como porque tengo la sensación de que estamos aceptando demasiado nuestro limitado conocimiento actual sobre cómo gestionar las futuras temporadas de gripe y otras epidemias. Dudo que haya mucha gente que esté contenta con el enmascaramiento repetido, el distanciamiento social y el rastreo de contactos cuando el cambio de nuestra alimentación podría hacer mucho más, al tiempo que se protegen las normas sociales, la seguridad laboral y nuestra economía.

Con cada nueva epidemia, ¿realmente queremos esperar un año o más para desarrollar tratamientos farmacológicos y vacunas de eficacia incierta?

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.