¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida? Consulta nuestra guía de alimentación basada en plantas sin procesar.¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida?
Temas » Historias de Éxito » De niño con sobrepeso y asmático a adulto atlético y próspero: un milagro basado en plantas
CNS Logo
De niño con sobrepeso y asmático a adulto atlético y próspero: un milagro basado en plantas

Durante mi infancia y mis primeros años de adolescencia estuve involucrado en casi todos los deportes que puedas imaginar, desde artes marciales a voleibol hasta mi deporte favorito, el fútbol. Si bien siempre fui un jugador de fútbol habilidoso, nunca tuve la resistencia o la velocidad de mis competidores, dado que en ese momento tenía bastante peso extra para cargar y era asmático. Esto fue difícil para mí porque terminó en que me excluyeran de ciertos equipos debido a mi estado físico, mientras mis amigos competían en niveles más altos. ¡Intenté todo para ponerme en forma, incluyendo correr, levantar pesas e incluso la dieta de Atkins! Si bien estos esfuerzos produjeron ganancias a corto plazo, nunca duraron más de un par de meses, lo cual fue muy frustrante cuando era niño.

Comencé a perder peso, mi acné empezó a desaparecer, me sentí mejor, ¡y estoy feliz de decir que no he tenido asma desde esta pequeña prueba hace 11 años!

Para empeorar las cosas, cuando tenía 14 años mi asma reavivó más que nunca. Estaba en casa enfermo de gripa y mi asma se portó mal hasta el punto en que no podía hablar más de unas pocas sílabas sin tener que tomar un respiro. Mi madre me llevó directamente a mi médico, que me dio oxígeno y medicamentos, lo que ayudó solo temporalmente. Cuando comenzó a portarse mal de nuevo, el médico les dijo a mis padres que, si no disminuía con una segunda ronda de tratamiento, podría no superarlo. Después de la segunda ronda, mi asma se calmó y me dieron de alta. Se podría decir que fui uno de los afortunados. Desafortunadamente, no me dieron consejos de estilo de vida en ese momento, solo un ajuste en los medicamentos.

Tiempo de un cambio

Cuando tenía 15 años, comencé a ver a un entrenador personal con la esperanza de ponerme en forma para practicar fútbol. Para mi sorpresa, él me recomendó una alimentación basada predominantemente en plantas con énfasis en alimentos crudos. Al principio, no tomé en serio su consejo alimenticio porque iba en contra de todo lo que sabía sobre nutrición deportiva. Sin embargo, el cambio finalmente sucedió cuando me hizo llevar un diario de comidas. Me aterrorizaba que él viera lo pobre que era mi alimentación y me hiciera trabajar más duro en el gimnasio, ¡lo cual ya era bastante difícil! Debido a esto, durante las siguientes dos semanas no consumí productos lácteos, reduje mi consumo de carne, aumenté mi consumo de frutas y verduras, y eliminé por completo toda la comida chatarra clásica como gaseosas, papas fritas, dulces, etc. Fue entonces cuando sucedió algo milagroso.

Comencé a perder peso, mi acné empezó a desaparecer, me sentí mejor, ¡y estoy feliz de decir que no he tenido asma desde esta pequeña prueba hace 11 años! Empecé a creer que podría tener razón con este consejo alimenticio. Al mismo tiempo, tuve que preguntarme por qué ningún proveedor de atención médica me había dicho que cambiara mi alimentación antes, especialmente dado que parecía haberme curado del asma que casi me había matado un año antes. Creo que la respuesta es porque nunca se les ha enseñado sobre el increíble impacto que tiene la nutrición en nuestra salud. Después de todo, mi papá tiene asma, así que no está solo en mis genes, ¿verdad?

Volviéndome 100 % basado en plantas

Como había sido testigo de primera mano del poder de la nutrición, me dediqué a leer todo lo que pude sobre las dietas basadas en plantas y alimentos crudos. A medida que aprendí más, lentamente implementé más cambios y mejoré mi régimen de ejercicio. ¡En solo una temporada, pasé de ser el tipo que apenas podía mantenerse en el campo a ser el máximo anotador de mi equipo de fútbol! El único revés real que tuve fue mi primer semestre universitario. Viviendo fuera de casa y comiendo comida de la cafetería, mi alimentación estaba decayendo y bebía alcohol casi todos los fines de semana. Todavía era más consciente de lo que ponía en mi cuerpo que la mayoría de mis amigos, pero para mi segundo semestre, podía notar que mi salud no era la que tenía antes de comenzar la universidad.

No disfrutaba sentirme al 70 % cuando ya sabía cómo me sentía al 100 %, así que el 24 de febrero de 2011 decidí renunciar a todos los productos de origen animal. Puedo decir con certeza que esa fue la mejor decisión que he tomado en la vida. Mientras que al principio, el enfoque se centró en los alimentos crudos debido a mi historia, a medida que mi base de conocimientos creció y realmente me sumergí en la ciencia detrás de las dietas basadas en plantas, cambié a una alimentación basada en plantas sin procesar tradicional y he cosechado las recompensas para mi salud y estado físico. Desde 2011, he influenciado a varios amigos y familiares para que adopten cambios similares en su estilo de vida, y mi padre incluso revirtió su enfermedad cardiovascular al adoptar una alimentación basada en plantas. Se cree comúnmente que la mayoría de las enfermedades crónicas se deben a nuestra genética, pero me gustaría cuestionar esa idea. Quizás las enfermedades son mal de familia porque las dietas son mal de familia. Estoy de acuerdo con la filosofía popular de que los genes cargan el arma, pero el estilo de vida, finalmente, aprieta el gatillo. Por eso he decidido seguir una carrera profesional en el cuidado de la salud, y mi objetivo es educar a todos sobre cómo la nutrición basada en plantas puede cambiar su vida para mejorarla.

De niño con sobrepeso y asmático a adulto atlético y próspero: un milagro basado en plantas

Copyright 2022 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.