Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » La inflamación fue insoportable; los productos lácteos y los huevos tuvieron que desaparecer
CNS Logo

La inflamación fue insoportable; los productos lácteos y los huevos tuvieron que desaparecer

La inflamación fue insoportable; los productos lácteos y los huevos tuvieron que desaparecer

Para citar a la fallecida y gran Erma Bombeck: “Vengo de una familia en la que la salsa se considera como una bebida”. De hecho, todavía recuerdo despertar, cuando era niña en la casa de mi abuela, ante los olores intoxicantes que emanaban de su cocina. El desayuno del domingo usualmente consistía en tocino y huevos, pasteles de papa crocante cortados a mano, y Señor Todopoderoso, su salsa de salchicha. Una salsa tan espesa y llena de sabor, que podría haber sido una comida en sí misma. El recuerdo de su salsa de cacerola untada sobre chuletas de cerdo fritas y puré de papas con mantequilla, todavía me debilita. La verdad es que me pongo un poco sentimental cuando pienso en esas comidas.

Hasta el final de mis años 20, era el mejor certificado en salud. Podía comer McDonald’s, tomar cerveza y consumir algo a la medianoche, siempre que lo quisiera. Nunca gané un kilogramo. Y luego, a los 29, me casé. Después de dos años comiendo queso y salchichas para la cena, bebiendo vinos en caja y bebiendo cerveza artesanal con mi nuevo esposo, ¡subí 16 libras (siete kilogramos)! Dos niños después, había ganado otras 15 libras (seis kilogramos). Pero fue el bebé número tres a los 41 el que cambió el juego. De repente, el peso no desapareció, y empecé a enfermarme… realmente enferma.

Después de muchas búsquedas en Google, descubrí que tuve un “reflujo silencioso” en mi último embarazo. En otras palabras, tenía reflujo gastroesofágico (gastroesophageal reflux disease o GERD, en inglés), pero no sabía que era GERD, porque el ardor típico asociado con este era el gran ausente. El reflujo silencioso (probablemente causado por una hernia hiatal) desencadenó mi nervio bronquial, poniendo en marcha ataques de asma severos. Me pusieron esteroides inhalados y albuterol durante los últimos meses del embarazo. Tenía mi propio nebulizador, y más de un viaje a la sala de emergencias porque no podía respirar. Pero debido a que fue un “reflujo” sin diagnosticar y no era asma confirmada, nada de lo que prescribieron los médicos ayudó. De hecho, hicieron que empeoraran las cosas. Los esteroides causaron que mi nivel de azúcar en la sangre se disparara, dejándome con diabetes gestacional e inyecciones de insulina. Me convertí en un embarazada de alto riesgo y tuve que ser vista dos veces por semana por un médico de Medicina Materno-Fetal (MMF), con ecografías semanales. Al final, di a luz a una bebé bella y saludable. Pero mi lista de enfermedades crónicas solo comenzó a acumularse.

Sufrí con una tos de goteo posnasal y múltiples ataques de sinusitis. A menudo pasaba horas en la mitad de la noche (todas las noches) bebiendo agua solo para aclarar mi garganta, lo que me dejaba cansada y letárgica durante el día. Ese primer año después del nacimiento del bebé, mi médico me recetó antibióticos cuatro veces. El horrible dolor en las articulaciones que tenía en ambas rodillas en realidad me llevó a tener un procedimiento médico llamado PRP (tratamiento con plasma rico en plaquetas). El dolor en mis manos se había vuelto tan terrible que apenas podía doblar mis dedos sin retroceder en agonía. Mi médico me dijo que probablemente tenía artritis reumatoide (RA) o lupus. Mis ciclos menstruales fueron una escena del crimen. De hecho, tenía miedo de salir de la casa el primer día debido a ese sangrado extremo. Pronto desarrollé una grave deficiencia de hierro. Tenía las uñas rotas y quebradizas, mi cabello había dejado de crecer y apenas podía respirar cuando subía las escaleras. Era miserable y me había convertido en la sombra de la persona que fui alguna vez.

Entonces, un día, mientras estaba en la oficina de mi quiropráctico, comencé a toser. Me disculpé y le expliqué al médico que estaba congestionada constantemente y el drenaje era peor cuando estaba boca arriba. Me preguntó si alguna vez me habían hecho una prueba de alergia a los lácteos y me animó a reunirme con su esposa, una colega quiropráctica y nutricionista. Al salir, programé una cita con ella para que me extrajeran sangre para una prueba completa para diagnosticar alergia a los alimentos. Poco sabía lo mucho que esa breve conversación cambiaría por completo mi vida.

Mi reflujo había empeorado, la mayoría de las noches me acostaba en el sillón reclinable de mi marido solo para poder dormir. Tomaba dos Prilosec por día y solo empeoraba. Desarrollé lo que llamaron rebote ácido, un círculo vicioso entre el bloqueador de ácido y el cuerpo (cuya respuesta natural a la ausencia de ácido es producir más ácido).

Cuando me reuní con la doctora, ella pasó una hora revisando mi análisis de sangre IgG. La leche y los huevos fueron definitivamente los principales culpables de la inflamación. Francamente, me sentí mareada cuando me fui, pero me dirigí directamente a Whole Foods. En 11 días, había perdido nueve libras (cuatro kilogramos) y mis niveles de energía se dispararon. Descubrí que esta era probablemente la cantidad de inflamación que llevaba en los tejidos de mi cuerpo. En seis meses, bajé 24 libras (10 kilogramos), y mi dolor articular y el reflujo desaparecieron. ¡La gente me dijo que estaba radiante!

Pasé los siguientes meses leyendo todo lo que pude sobre nutrición y enfermedades crónicas. Obtuve mi Certificado de Nutrición Basada en Plantas y estoy estudiando para convertirme en una chef basada en plantas. Celebré mi primer aniversario como vegana en abril. Desde entonces, mi esposo y mis hijos se han unido a mí en un estilo de vida con una alimentación basada en plantas sin procesar (WFPB, por sus siglas en inglés) y mi esposo ha bajado casi 70 libras (31 kilogramos) desde su peso más alto. Al cambiar mi alimentación, gané más que mi salud. Recuperé mi vida.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.