Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » Los efectos del consumo de pescado y marisco sobre la salud: argumento incompleto
CNS Logo

Los efectos del consumo de pescado y marisco sobre la salud: argumento incompleto

The Health Impacts of Fish & Seafood: An Incomplete Story

Levanta la mano si alguna vez un amigo o familiar te ha dicho: “Oh, dejé la carne por mi salud. Ahora sólo como pescado y mariscos ”. Tal vez tú has tenido pensamientos similares. Los riesgos asociados al consumo de carne procesada y roja son ya casi indiscutibles entre las organizaciones y los profesionales de la salud.[1-3] Además, es difícil argumentar que podemos seguir alimentando a la población mundial con animales terrestres debido a la preocupación por la resistencia a los antibióticos, las emisiones de gases de efecto invernadero, y los problemas de derechos humanos en las granjas industriales y los mataderos.[4-6] De alguna manera, el pescado se ha convertido en el favorito de los defensores de la salud y el medioambiente por sus supuestos beneficios para la salud y el auge del mercado en la pesca “sostenible”. Sin embargo, los cuentos acerca de los beneficios del pescado son tan turbios como nuestros ríos y océanos contaminados.

El argumento acerca del pescado

El pescado es promocionado como un componente clave de cualquier patrón de alimentación saludable por muchas organizaciones prominentes de salud pública y nutrición. La Asociación Estadounidense del Corazón, la Academia de Nutrición y Dietética, las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, y el Plato para Comer Saludable de Harvard, todos recomiendan el consumo de pescado como fuente de proteína saludable para reducir el riesgo de padecer enfermedad cardíaca.[7-10] La lógica detrás de estas recomendaciones viene de unos pocos puntos de vista.

En primer lugar, el pescado y los mariscos ocupan un lugar destacado en la dieta mediterránea, que también se compone de grandes cantidades de frutas y verduras, cereales de grano entero, nueces y semillas, aceite de oliva, y cantidades moderadas de alcohol.[8] La dieta mediterránea ha sido promocionada por sus efectos en la prevención de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.[11,12] En segundo lugar, el pescado es alabado por su alta proporción de grasas poliinsaturadas, en particular los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, que se sabe tienen efectos antiinflamatorios en nuestro cuerpo y reducen el riesgo de enfermedad cardíaca.[13,14] Es posible que hayas oído que ciertas nueces y semillas también contienen grasas omega-3. Sin embargo, las grasas omega-3 que se encuentran en los alimentos vegetales vienen en forma de ácido alfa-linolénico (ALA). En los animales, el ALA debe convertirse en ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) de cadena larga para facilitar sus efectos antiinflamatorios; de modo que se recomienda el pescado en lugar de las fuentes vegetales de omega-3 debido a la preocupación de bajas tasas de conversión en los seres humanos.[15]

De hecho , el pescado se ha convertido en el favorito de los defensores de la salud y el medioambiente—por sus supuestos beneficios para la salud y por el mercado en auge de la pesca “sostenible”. Sin embargo, los cuentos sobre los beneficios del pescado son tan turbios como nuestros ríos y océanos contaminados.

The Health Impacts of Fish and Seafood

Los huecos en la narración

Las historias que nos han contado sobre el pescado tienen sus raíces en las perspectivas reduccionistas y eurocéntricas de la investigación sobre salud y nutrición. Pero si miramos un poco más de cerca, empezamos a ver los elementos ausentes.

En primer lugar, la conversión de ALA a EPA y DHA está influenciada positivamente por la cantidad de ALA, así como por la proporción que uno consume de ALA con respecto a las grasas omega-6, que son proinflamatorias.[16-18] El ALA en sí mismo también tiene efectos beneficiosos sobre los niveles de triglicéridos en suero, comparables a los del EPA y el DHA.[19] A medida que los estadounidenses empezaron a adoptar la Dieta Americana Estándar (DAE), rica en alimentos de vegetales procesados como los aceites vegetales añadidos, la proporción de ácidos grasos omega-6 a omega-3 consumidos aumentó, mientras que la presencia de EPA y DHA en nuestras membranas celulares ha disminuido[20](Blasbalg). Por el contrario, los alimentos basados en plantas sin procesar como las nueces, las semillas, y las hojas verdes oscuras son ricas en ALA; por lo tanto, las dietas ricas en estos alimentos basados en plantas sin procesar pueden proteger igualmente la salud del corazón —debido al ALA y a otras moléculas antiinflamatorias.[20] Además, no se le da publicidad al contenido de colina en el pescado y sus efectos perjudiciales en la enfermedad cardiovascular. Aunque la colina es un nutriente esencial e importante para la señalización y comunicación a nivel de las membranas celulares, el metabolismo de los lípidos, y el desarrollo del cerebro, tener una cantidad excesiva es problemática.[21] La colina se encuentra en grandes cantidades en las carnes rojas, los huevos, y el pescado.[22] Las bacterias de nuestro intestino convierten la colina en trimetilamina (TMA), que se absorbe a nuestro torrente sanguíneo, y se oxida a N-óxido de trimetilamina (TMAO).[24] La TMAO es una pequeña molécula que se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.[23,25] Por lo tanto, si el pescado contiene diferentes nutrientes que son tanto protectores como perjudiciales para la salud del corazón, cabe preguntarse si el pescado debería ser el preferido en los patrones de alimentación saludable, como la dieta mediterránea. Una mirada más detallada a las aguas donde habitan los peces nos puede responder a la pregunta.

A medida que la contaminación de los océanos se hace más frecuente por todo el mundo, aumenta la preocupación acerca de metales pesados que se acumulan en peces y mariscos, y la intoxicación que nos confiere a los consumidores humanos. Metales pesados como el mercurio pueden tener efectos tóxicos en todas las partes del cuerpo, incluyendo los sistemas digestivo, inmune, y nervioso.[26] Los individuos que consumen mayores cantidades de pescado tienen niveles más altos de mercurio en sangre.[27,28] Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses recomiendan que las mujeres embarazadas consuman no más de 12 onzas de pescado y marisco por semana debido a esta preocupación —el efecto envenenante de metales pesados en el desarrollo cognitivo fetal.[29] Y aunque especifican que se consuman ciertos pescados que son más bajos en mercurio,[29] ¿por qué correr ese riesgo para tu salud y la de tu bebé?

Es un argumento erróneo el atribuirle características de prevención de enfermedades a alimentos específicos, en lugar de considerar la totalidad de los patrones de alimentación y estilo de vida. Si bien el pescado prevalece en la dieta mediterránea, también lo son otros alimentos, como las frutas, las verduras, las legumbres, las nueces, y las semillas, que también se asocian de forma inversa con la enfermedad cardíaca, la diabetes, y la mortalidad por cualquier causa.[30-32] Además, estos componentes alimentarios no son exclusivos de la dieta mediterránea: las dietas centradas en alimentos basados en plantas sin procesar ocupan un lugar destacado en casi todas las dietas tradicionales del mundo. La dieta tradicional de los habitantes de Okinawa, el área territorial más meridional de Japón, comparte muchas características con la dieta mediterránea, incluyendo el pescado, pero tiene un contenido mucho menor de grasa total.[33] Los habitantes de Okinawa se encontraban entre las poblaciones más longevas del mundo antes de la occidentalización de sus medios de vida.[34,35] La mayoría de las cocinas americanas, latinoamericanas, y africanas también se centran en alimentos basados en plantas sin procesar. De hecho, la occidentalización de cualquier dieta es la verdadera culpable del aumento del riesgo de enfermedad crónica en las poblaciones.[36]

The Health Impacts of Fish and Seafood

El pescado es solo un ejemplo de un alimento glorificado como superalimento. Como ya informó, Nelson Huber-Disla, este enfoque en los superalimentos puede ser engañoso e incluso peligroso, pero es mucho más fácil convencer a la gente de que compre y coma un alimento más que cambiar toda su forma de comer. Así pues, la próxima vez que consideres añadir un alimento a tu dieta por uno o dos nutrientes específicos, intenta ampliar la visión del panorama. ¿Hay otros componentes de esos alimentos que puedan ser perjudiciales?, ¿o deberías preocuparte más por el efecto salubre de tu patrón de alimentación?

References

  1. Micha R, Michas G, Mozaffarian D. Unprocessed red and processed meats and risk of coronary artery disease and type 2 diabetes–an updated review of the evidence. Curr Atheroscler Rep. 2012;14(6):515-524. doi:10.1007/s11883-012-0282-8
  2. Rodriguez C, McCullough ML, Mondul AM, et al. Meat consumption among Black and White men and risk of prostate cancer in the Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2006;15(2):211-216. doi:10.1158/1055-9965.EPI-05-0614
  3. World Health Organization. Q&A on the carcinogenicity of the consumption of red meat and processed meat. World Health Organization. https://www.who.int/news-room/q-a-detail/q-a-on-the-carcinogenicity-of-the-consumption-of-red-meat-and-processed-meat. Published October 26, 2015. Accessed October 3, 2020.
  4. Saenz RA, Hethcote HW, Gray GC. Confined animal feeding operations as amplifiers of influenza.Vector Borne Zoonotic Dis. 2006;6(4):338-346. doi:10.1089/vbz.2006.6.338
  5. Meng G, Human Rights Watch (Organization). Cultivating Fear: The Vulnerability of Immigrant Farmworkers in the US to Sexual Violence and Sexual Harassment. New York, N.Y: Human Rights Watch.
  6. Hribar C. Understanding Concentrated Animal Feeding Operations and Their Impact on Communities. National Association of Local Boards of Health; 2010. http://www.nalboh.org. Accessed September 26, 2020.
  7. American Heart Association. Fish and Omega-3 Fatty Acids. American Heart Association.https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/fats/fish-and-omega-3-fatty-acids. Published March 23, 2017. Accessed March 20, 2021.
  8. Academy of Nutrition and Dietetics. 8 Defining Characteristics of the Mediterranean Diet. eat right PRO. https://www.eatrightpro.org/news-center/nutrition-trends/health-promotion/8-defining-characteristics-of-the-mediterranean-diet. Published February 10, 2016. Accessed March 20, 2021.
  9. Make it Mediterranean. https://www.eatright.org/food/planning-and-prep/cooking-tips-and-trends/make-it-mediterranean. Accessed March 20, 2021.
  10. Harvard T.H. Chan School of Public Health. Healthy Eating Plate . Harvard T.H. Chan School of Public Health. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/. Published 2011. Accessed March 20, 2021.
  11. Estruch R, Ros E, Salas-Salvadó J, et al. Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet Supplemented with Extra-Virgin Olive Oil or Nuts. N Engl J Med. 2018;378(25):e34. doi:10.1056/NEJMoa1800389
  12. Salas-Salvadó J, Bulló M, Babio N, et al. Reduction in the incidence of type 2 diabetes with the Mediterranean diet: results of the PREDIMED-Reus nutrition intervention randomized trial. Diabetes Care. 2011;34(1):14-19. doi:10.2337/dc10-1288
  13. Hu FB, Bronner L, Willett WC, et al. Fish and omega-3 fatty acid intake and risk of coronary heart disease in women. JAMA. 2002;287(14):1815-1821. doi:10.1001/jama.287.14.1815
  14. Calder PC. n-3 Fatty acids and cardiovascular disease: evidence explained and mechanisms explored. Clin Sci. 2004;107(1):1-11. doi:10.1042/CS20040119
  15. Baker EJ, Miles EA, Burdge GC, Yaqoob P, Calder PC. Metabolism and functional effects of plant-derived omega-3 fatty acids in humans. Prog Lipid Res. 2016;64:30-56. doi:10.1016/j.plipres.2016.07.002
  16. Goyens PLL, Mensink RP. Effects of alpha-linolenic acid versus those of EPA/DHA on cardiovascular risk markers in healthy elderly subjects. Eur J Clin Nutr. 2006;60(8):978-984. doi:10.1038/sj.ejcn.1602408
  17. Goyens PLL, Spilker ME, Zock PL, Katan MB, Mensink RP. Conversion of alpha-linolenic acid in humans is influenced by the absolute amounts of alpha-linolenic acid and linoleic acid in the diet and not by their ratio. Am J Clin Nutr. 2006;84(1):44-53. doi:10.1093/ajcn/84.1.44
  18. Gibson RA, Muhlhausler B, Makrides M. Conversion of linoleic acid and alpha-linolenic acid to long-chain polyunsaturated fatty acids (LCPUFAs), with a focus on pregnancy, lactation, and the first 2 years of life. Matern Child Nutr. 2011;7 Suppl 2:17-26. doi:10.1111/j.1740-8709.2011.00299.x
  19. Egert S, Kannenberg F, Somoza V, Erbersdobler HF, Wahrburg U. Dietary alpha-linolenic acid, EPA, and DHA have differential effects on LDL fatty acid composition but similar effects on serum lipid profiles in normolipidemic humans. J Nutr. 2009;139(5):861-868. doi:10.3945/jn.108.103861
  20. Blasbalg TL, Hibbeln JR, Ramsden CE, Majchrzak SF, Rawlings RR. Changes in consumption of omega-3 and omega-6 fatty acids in the United States during the 20th century. Am J Clin Nutr. 2011;93(5):950-962. doi:10.3945/ajcn.110.006643
  21. Cleveland Clinic. Plant Sources of Omega-3s. Cleveland Clinic. https://my.clevelandclinic.org/health/articles/17651-plant-sources-of-omega-3s. Published May 24, 2019. Accessed March 21, 2021.
  22. Hollenbeck CB. An introduction to the nutrition and metabolism of choline. Nerv Syst Agents Med Chem. 2012;12(2):100-113. doi:10.2174/187152412800792689
  23. Ufnal M, Zadlo A, Ostaszewski R. TMAO: A small molecule of great expectations. Nutrition. 2015;31(11-12):1317-1323. doi:10.1016/j.nut.2015.05.006
  24. Tang WHW, Wang Z, Levison BS, et al. Intestinal microbial metabolism of phosphatidylcholine and cardiovascular risk. N Engl J Med. 2013;368(17):1575-1584. doi:10.1056/NEJMoa1109400
  25. Wang Z, Tang WHW, Buffa JA, et al. Prognostic value of choline and betaine depends on intestinal microbiota-generated metabolite trimethylamine-N-oxide. Eur Heart J. 2014;35(14):904-910. doi:10.1093/eurheartj/ehu002
  26. WHO. Mercury and health. World Health Organization. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/mercury-and-health Published March 31, 2017. Accessed March 21, 2021.
  27. Lim S, Ha M, Hwang S-S, Son M, Kwon H-J. Disparities in children’s blood lead and mercury levels according to community and individual socioeconomic positions. Int J Environ Res Public Health. . 2015;12(6):6232-6248. doi:10.3390/ijerph120606232
  28. Ferreira da Silva S, de Oliveira Lima M. Mercury in fish marketed in the Amazon Triple Frontier and Health Risk Assessment. Chemosphere. 2020;248:125989. doi:10.1016/j.chemosphere.2020.125989
  29. Dietary Guidelines for Americans, 2020-2025. 9th ed. U.S. Department of Agriculture and U.S. Department of Health and Human Services; 2020.
  30. Aune D, Giovannucci E, Boffetta P, et al. Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer, and all-cause mortality-a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. Int J Epidemiol. 2017;46(3):1029-1056. doi:10.1093/ije/dyw319
  31. Miller V, Mente A, Dehghan M, et al. Fruit, vegetable, and legume intake, and cardiovascular disease and deaths in 18 countries (PURE): a prospective cohort study. Lancet. 2017;390(10107):2037-2049. doi:10.1016/S0140-6736(17)32253-5
  32. Afshin A, Micha R, Khatibzadeh S, Mozaffarian D. Consumption of nuts and legumes and risk of incident ischemic heart disease, stroke, and diabetes: a systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2014;100(1):278-288. doi:10.3945/ajcn.113.076901
  33. Willcox DC, Scapagnini G, Willcox BJ. Healthy aging diets other than the Mediterranean: a focus on the Okinawan diet. Mech Ageing Dev. 2014;136-137:148-162. doi:10.1016/j.mad.2014.01.002
  34. Willcox DC, Willcox BJ, Todoriki H, Suzuki M. The Okinawan diet: health implications of a low-calorie, nutrient-dense, antioxidant-rich dietary pattern low in glycemic load. J Am Coll Nutr. 2009;28 Suppl:500S-516S.
  35. Kagawa Y. Impact of westernization on the nutrition of Japanese: Changes in physique, cancer, longevity and centenarians. Prev Med. 1978;7(2):205-217. doi:10.1016/0091-7435(78)90246-3
  36. Kopp W. How western diet and lifestyle drive the pandemic of obesity and civilization diseases. Diabetes Metab Syndr Obes. 2019;12:2221-2236. doi:10.2147/DMSO.S216791

Copyright 2022 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.