Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Estado Físico y Atletismo » Un cuerpo musculoso y esbelto: Un simple subproducto
CNS Logo

Un cuerpo musculoso y esbelto: Un simple subproducto

Se ha comprobado que aquellos que limitan los carbohidratos saludables durante un período prolongado demuestran letargo mental y aumento de la fatiga general como los primeros síntomas. Si se continúa una alimentación restrictiva de carbohidratos, realmente puede conducir al daño de órganos internos y, para sorpresa de algunos, a una reducción en el músculo magro y el exceso de acumulación de grasa corporal. Si la primera opción del cuerpo para combustible (carbohidratos) está restringida, debe hacer otra selección. Si la proteína es todo lo que está disponible, entonces el cuerpo no tiene más remedio que interrumpir su actividad o quemar proteínas. Como se mencionó anteriormente, la proteína crea toxinas cuando se quema para combustible. La producción y eliminación de toxinas es, por supuesto, un estrés para el cuerpo y, como tal, causa una respuesta de estrés. Al igual que con todas las formas de estrés, el cortisol, también conocido como la hormona de la muerte, se elevará, causando que el músculo magro sea catabolizado y la grasa almacenada.

Al entrenar para mi primer triatlón Ironman, entré en un nuevo terreno. El entrenamiento era diferente a lo que yo estaba acostumbrado: menor intensidad, pero mucho mayor volumen en general. Con la ausencia de los entrenamientos intensos, los largos parecían mucho más fáciles —a corto plazo—. Parecía que, cuanto más volumen de entrenamiento pudiera hacer, era mejor. Tuve días de ocho a diez horas de entrenamiento. Todo estaba bien; me estaba volviendo más fuerte cada semana, según el plan.

Ciertamente no esperaba lo que empezó a suceder después. A pesar del hecho de que estaba realizando 40 horas de ejercicio por semana, ¡comencé, de hecho, a acumular grasa corporal! ¿Cómo podría ser? ¿Estaba simplemente comiendo demasiado, más de lo que podía quemar? No es probable. Entonces, ¿cuál era el problema? Junto con ser indeseable, el peso muerto extra —ganado lentamente durante el verano— estaba disminuyendo mi relación de fuerza-peso, ciertamente una razón para preocuparse. Tenía que detener que esto avanzara más lejos, pero ¿cómo? Intenté lo que la mayoría de la gente hubiera hecho para perder grasa: reducir las calorías. Después de unas semanas de una dieta reducida en calorías, la situación era aún peor, y ahora la fatiga era una preocupación real. Permanecí confundido durante algún tiempo respecto a esto.

Resultó que la causa de esta extraña situación también podría atribuirse al origen de los patrones de sueño comprometidos durante el año anterior. La respuesta, por supuesto, fue el estrés. El estrés, principalmente la producción (física en este caso), fue lo que inicialmente me hizo ganar grasa corporal. Si hubiera entrenado la cantidad óptima —una cantidad de la que mi cuerpo pudiera recuperarse—, habría permanecido magro. Como descubrí más tarde, la cantidad de entrenamiento que estaba haciendo estresó mi cuerpo hasta el punto de que mis niveles de cortisol se elevaron crónicamente durante dos meses, lo suficiente como para ganar grasa corporal.

Mis glándulas suprarrenales estaban agotadas y, como resultado, mi salud hormonal disminuyó bruscamente. Sin darme cuenta de esto en ese momento, supuse que debía haber estado consumiendo más calorías de las que estaba quemando, como es la forma convencional de pensar. Al reducir mi ingesta calórica en un momento en que el estrés ya era extremadamente alto, simplemente aceleré el problema. El estrés nutricional también se había convertido en un problema. Si hubiera comenzado a comer más en lugar de menos, habría ayudado a mi cuerpo a recuperarse de las exigencias del entrenamiento de manera más eficiente. En realidad, habría estado más delgado al comer más.

En ese entonces, mi dieta consistía principalmente de carbohidratos, con una cantidad modesta de proteína y casi cero grasas. Una dieta rica en ácidos grasos esenciales que se encuentran en la linaza sin procesar y los alimentos de cáñamo hubiera proporcionado el combustible extra que mi cuerpo necesitaba para funcionar de manera más eficiente, reduciendo así el estrés. Por supuesto, la maca habría ayudado a que mis glándulas suprarrenales volvieran a tener una salud óptima en semanas. Las propiedades desintoxicantes de la chlorella hubieran ayudado a limpiar mi cuerpo, y su factor de crecimiento aceleraría mi recuperación.

Una lección importante por aprender de esto es que el estrés, incluso con altas cantidades de ejercicio, puede causar la acumulación de grasa. No comer suficientes alimentos ricos en nutrientes es estresante (como tu cuerpo lo ve). Así que, créelo o no, sí hay situaciones cuando comer más reducirá el porcentaje de grasa corporal. En mi libro Thrive: The Vegan Nutrition Guide to Optimal Performance in Sports and Life, ofrezco varias recetas para asegurar que el cuerpo permanezca bien alimentado y esbelto.

Además, si tu objetivo es perder grasa corporal, sé consciente del hecho de que hacer dieta podría no ser la solución correcta. Pregúntate a ti mismo por qué es que tienes más grasa corporal de la que quieres. ¿Tienes sobrepeso porque simplemente consumes más calorías que las que el nivel de actividad de tu cuerpo puede utilizar? Si es así, es un sí; una reducción en el total de calorías ayudará. Sin embargo, si eres una de esas muchas personas que han probado una amplia gama de dietas con mínimo éxito, solo para que el peso vuelva, es hora de llegar a la raíz del problema. Seguir las directrices de Thrive te ayudará a minimizar el estrés nutricional para optimizar la salud; ese es el principal requisito.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.