Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » ¿Las hormonas en los lácteos afectan negativamente tu fertilidad?
CNS Logo

¿Las hormonas en los lácteos afectan negativamente tu fertilidad?

¿Las-hormonas-en-los-lácteos-afectan-negativamente-tu-fertilidad?

El tema de las hormonas en nuestros alimentos está candente, y por una buena razón, ya que estas hormonas ingeridas pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Sin embargo, los productos lácteos a menudo quedan fuera de esta discusión cuando debería ser el primer alimento que examinamos. Un trabajo de investigación titulado The Milk We Drink, Food For Thought (La leche que bebemos, algo para reflexionar, en español) escrito por un pequeño equipo de médicos en el Centro Médico Hadassah de la Universidad Hebrea abordó este problema y no solo encontró una correlación entre los productos lácteos y las hormonas consumidas, sino que también descubrió que estas hormonas podrían afectar negativamente la fertilidad[1]. El siguiente es un resumen de sus hallazgos. El artículo completo está disponible en el sitio web de la revista Fertility and Sterility (fertilidad y esterilidad, en español).

Debido a una serie de factores sociopolíticos y económicos, la industria láctea moderna está en el negocio de producir grandes cantidades de leche de vaca a un ritmo cada vez más rápido. Esto requiere que las vacas lecheras sean embarazadas mientras están dando leche para reducir el tiempo entre su período “seco” y otro ciclo de lactancia. Un animal preñado naturalmente produce una cantidad significativa de hormonas sexuales, que en consecuencia se transfieren a la bebida de los consumidores de leche (no se pueden filtrar las hormonas).

Los investigadores que han estudiado las hormonas en la leche de vaca han expresado su preocupación por la cantidad de estrona, sulfato de estrógeno y progesterona que se encuentran en la leche y los productos lácteos. Algunos están particularmente preocupados por el contenido hormonal de la leche entera, la mantequilla y el queso, ya que el estrógeno y la progesterona son solubles en grasa y a base de colesterol, y estas comidas son más ricas en colesterol que los productos lácteos bajos en grasa. Se realizaron estudios preliminares para ver si el cuerpo humano realmente absorbe y se ve afectado por estas hormonas extrañas, y finalmente concluyen que sí, lo está[2]. Después de consumir 600 mL / m2 de leche de vaca, los niveles plasmáticos E1 y P4 de los participantes aumentaron, mientras que los niveles de hormona foliculoestimulante (FSH), hormona luteinizante (LH) y testosterona disminuyeron significativamente. Lo que esto significa es que las hormonas sexuales en la leche de vaca fueron absorbidas por el cuerpo y desequilibraron las hormonas del cuerpo humano. La disminución de la testosterona sugiere que la leche de vaca podría afectar negativamente la fertilidad masculina.

En los EE. UU., Irán y España se descubrió que el esperma de los participantes se vio afectado negativamente por el consumo de productos lácteos.

Para avanzar en su hipótesis sobre la leche de vaca y la fertilidad, los investigadores (en el artículo The Milk We Drink, Food For Thought) citaron otro estudio transversal que analizó el impacto que los lácteos enteros tenían en la producción y forma de los espermatozoides[3]. En los EE. UU., Irán y España, se descubrió que el esperma de los participantes se vio afectado negativamente por el consumo de productos lácteos.

La fertilidad se ha convertido en una industria multimillonaria solo en los Estados Unidos, pero dados los recientes hallazgos que vinculan los lácteos con la fertilidad disminuida, puede que no haya una necesidad tan urgente de este enorme complejo comercial. Si los consumidores eliminaran los productos lácteos de sus dietas, podrían eliminar los medicamentos y las visitas a la clínica. Se están realizando más investigaciones, pero si existe la oportunidad de evitar los medicamentos para la fertilidad (y los efectos secundarios de vergonzosos a peligrosos que los acompañan), ¿por qué no tomarla?

Referencias

  1. Haimov-Kochman R., Shore L.S., Laufer N. The milk we drink, food for thought. Fertility and Sterility. 2016; 106(6): 1310-1311. 1310-1311. https://www.fertstert.org/article/S0015-0282(16)62851-0/abstract
  2. Maruyama K , Oshima T , Ohyama K. Exposure to exogenous estrogen through intake of commercial milk produced from pregnant cows. Pediatr Int 2010;52:33–8.
  3. Afeiche, M., Williams, P.L., Mendiola, J., Gaskins, A.J., Jørgensen, N., Swan, S.H. et al. Dairy food intake in relation to semen quality and reproductive hormone levels among physically active young men. Hum Reprod. 2013; 28: 2265–2275

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.