Historia del Proyecto de China –  Parte 2: El descubrimiento inesperado de un estudio

By


Como con la mayoría de las buenas ideas, el comienzo del Proyecto de China fue más bien simple. Una mañana, en conversaciones en la oficina del Dr. T. Colin Campbell, nació el plan inicial de investigación para un estudio acerca de la alimentación y el cáncer en China. El Dr. Chen Junshi, director adjunto del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos en Beijing, China, había pasado nueve meses en el laboratorio de Campbell en la Universidad de Cornell trabajando con nuestro grupo de investigación. Él había trabajado en el efecto del oligoelemento selenio en el cáncer de hígado. Durante ese tiempo, yo recién estaba comenzando como técnico en el laboratorio de Campbell y fui el técnico de Chen durante su estadía (Mira Historia del Proyecto de China – Parte 1 para más detalles).

Ahora que Chen regresaba a China, estaba considerando hacer posibles investigaciones sobre la alimentación y el cáncer en China que pudieran sacar provecho de la singularidad de ese país. Un área única de China es la provincia de Sichuan, que tiene un nivel muy bajo de selenio en el suelo y, por lo tanto, un bajo nivel de selenio en la alimentación de muchos miles de personas. Los estudios de Chen en animales demostraron que una deficiencia de selenio podría aumentar la susceptibilidad al cáncer. Se inició el plan de investigación básica: ir a Sichuan y tomar muestras de los alimentos con deficiencia de selenio de la zona y obtener estadísticas sobre las tasas de mortalidad de varios tipos de cáncer. Estos serían comparados con el selenio en los alimentos y las tasas de cáncer en otras zonas seleccionadas de China. Al comparar esta información se podría hacer una evaluación sobre el papel en la alimentación del selenio respecto al cáncer humano. El plan era bastante simple y los resultados podían ser muy profundos.

En la investigación científica, especialmente en epidemiología, las ideas simples pero buenas tienden a crecer por sí mismas en proyectos bastante grandes. Además de las razones científicas básicamente sólidas, también está la pragmática logística. Si vas al campo para inscribir sujetos en un estudio (una tarea costosa y difícil), también podrías aprovechar al máximo la oportunidad y hacer todo lo que sea financiera, política y científicamente posible.

Mientras Chen y Campbell hablaban esa mañana, George Dunaif, uno de los estudiantes de posgrado de Campbell, se asomó y preguntó si alguien había visto el programa de Nova en PBS la noche anterior, acerca del cáncer de esófago en China. Dunaif siguió contando acerca de cómo el cáncer de esófago en China está muy localizado y puede estar relacionado con prácticas específicas de alimentación en esa zona. Todo el tiempo Chen asintió. Como investigador en nutrición y toxicología en China, esta historia de cáncer de esófago era de conocimiento común para él y otros investigadores allí. Continuó diciéndonos que muchos cánceres en China estaban bastante localizados en su ocurrencia, llevando a muchos a especular que los patrones ambientales y alimenticios pueden jugar un papel.

De hecho, Chen explicó que se había realizado una encuesta sobre el cáncer en China entre 1973 y 1975 y que los resultados fueron publicados junto entonces (en 1981) en un gran Atlas de mortalidad por cáncer en la República Popular de China. Este fue, de lejos, el estudio más grande de su tipo (cuando se trabaja en China, uno se acostumbra rápidamente a la frase “el más grande de su tipo”. Todo en China es grande). Zhou Enlai, primer ministro bajo Mao Zedong, fue diagnosticado con cáncer de pulmón a finales de los años sesenta. Mientras enfrentaba su propia enfermedad descubrió que se sabía muy poco sobre el cáncer en China. Encargó un estudio sobre la prevalencia del cáncer en China. Los científicos ampliaron rápidamente este estudio para abarcar todas las enfermedades, ya que el trabajo añadido era un poco más. La persona que emprendió y publicó este estudio fue Li Junyoa, un epidemiólogo del cáncer en la Academia China de Ciencias Médicas.

Sucedió que, en ese entonces, Li estaba visitando los Institutos Nacionales de Salud en Washington. En 1981 esto fue como un relámpago cayendo dos veces en el mismo lugar. ¿Cuáles eran las posibilidades de que los dos expertos chinos con los que queríamos hablar estuviesen fuera de China al mismo tiempo y, de hecho, a una distancia razonable? Por invitación de Chen y Campbell, Li vino a visitar Cornell y trajo una copia del Atlas del cáncer. No solamente el libro era en sí un trabajo hermoso, página tras página de mapas de color con las tasas de mortalidad por cáncer en China, pero las estadísticas detrás de los mapas eran aún más impresionantes. Los mapas y las estadísticas mostraron una desigualdad sorprendente en las tasas de cáncer a través de la vasta extensión del “Imperio medio”, con algunas áreas casi carentes de cáncer y otras áreas, en particular las ciudades, con altas concentraciones. En comparación con China, hay poca variación del patrón en las tasas de cáncer a lo largo de los Estados Unidos. Esto sentó las bases para un estudio del cáncer alrededor de toda China.

En sus discusiones, Chen y Campbell decidieron incluir una colección de sangre “simple” en su plan para evaluar el estado de selenio de los sujetos de investigación. Pero, si iban a recolectar sangre entonces, ¿por qué detenerse con solo medir el selenio? ¿Por qué no medir todo tipo de cosas que puedan relacionarse con un mayor riesgo de cáncer? Y si estaban observando los tipos de cáncer por los que la gente estaba muriendo, entonces ¿por qué no observar también todo lo demás por lo que estaban muriendo? El plan pasó rápidamente de una causa de unas pocas enfermedades relacionadas a muchas causas de muchas enfermedades.

En este punto Chen regresó a China, donde comenzó a discutir este proyecto con los colegas que estaban allá para ver si se podía organizar el trabajo de campo. Campbell comenzó el largo proceso de obtener la financiación. El trabajo a ambos lados del Pacífico se aceleró y se centró en los detalles de un proyecto de inmensas proporciones y con el potencial de reescribir la historia de la nutrición y las enfermedades crónicas.

En la Historia del Proyecto de China – Parte 3, les contaré un encuentro más importante que fue necesario para establecer el rumbo de este monumental estudio.

Martin Root, PhD worked with Dr. T.Colin Campbell as a Research Support Specialist from the early 1980's until Dr. Campbell’s retirement from Cornell. He received his PhD in Human Nutrition from Cornell University. Dr. Root is currently an Associate Professor of Nutrition at Appalachian State University.
Write for Us