Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Psicología y Problemas Sociales » Raza, clase, nutrición y COVID-19
CNS Logo

Raza, clase, nutrición y COVID-19

Class, Nutrition, and COVID-19

Mi corazón se hizo pedazos cuando vi la foto de Honestie Hodges, y supe de su muerte por COVID-19 a los 14 años. Se me rompió el corazón porque me recordó a muchos adolescentes estadounidenses negros, de gran potencial, con los que he trabajado a través de mi vida. Mi corazón se rompió también porque Honestie representa la trágica confluencia de dos problemas importantes que nuestra nación ha enfrentado en el 2020: 1) una pandemia con un impacto desigual y 2) el uso excesivo de fuerza policial en las comunidades minoritarias. Hace tres años, se volvió viral un video en el que Honestie a los 11 años fue esposada por la policía mientras perseguía a otro sospechoso y generó protestas públicas para cambiar las tácticas policiales hacia los jóvenes.

Curiosamente (¿o tal vez obviamente?) pensé de nuevo en Honestie y el coronavirus mientras veía la película Hillbilly Elegy (Hillbilly, una elegía rural, en español) en Netflix. La película está basada en la autobiografía del mismo nombre de J.D. Vance, un egresado de la Facultad de Derecho de Yale que creció en el sur de Ohio en una familia desafiada por la falta de oportunidades y el abuso de sustancias, con raíces en los Apalaches de Kentucky. Al haber crecido en una familia blanca de clase trabajadora en una antigua ciudad de acero de escasos recursos en el norte de los Apalaches, y al haber asistido a una escuela de Derecho del Ivy League, la película resonó conmigo.

Durante toda mi vida he visto los mismos desafíos extremos en las comunidades de la clase trabajadora: tanto negras como blancas pobres. Ambas comunidades confrontan la falta básica de oportunidades económicas estables, la negación de ascenso social, los factores estresantes de familia, el abuso de sustancias, la mala nutrición y los consecuentes niveles más altos de enfermedad crónica.[1] Of course, we have seen this year the cumulative effects of baseline community inequality in the disproportionate effect of COVID-19 on the comunidad estadounidense negra. La fuerza y ​​la energía del movimiento Black Lives Matter de este año pueden entenderse no solo como una protesta dirigida contra la brutalidad policial, sino también como la frustración con la pandemia como otro ejemplo más de cómo las comunidades minoritarias soportan el peso desigual de los desafíos sociales. A corte del 20 de noviembre de 2020, más de 46 000 estadounidenses negros han muerto por COVID-19, y estadounidenses negros, indígenas y latinoamericanos tienen tasas de mortalidad por el virus tres veces mayores que las de los estadounidenses blancos.[2]

Sin embargo, el panorama es más complicado cuando miramos más allá de la raza. Los investigadores que utilizaron el análisis de regresión estadística para comprender el impacto de diferentes variables han descubierto que los niveles de ingresos más bajos tienen un impacto mayor que la raza en las tasas de infección y muerte por COVID-19 en la ciudad de Nueva York.[3] En otro análisis de regresión múltiple, los investigadores encontraron el resultado contrario al esperado, al controlar por densidad de población, los condados rurales han tenido mayores tasas de infección que las áreas urbanas, y la mayoría de los condados rurales minoritarios de bajos ingresos tenían tasas más altas de infección y muerte que las comunidades rurales, en su mayoría blancas de bajos ingresos, pero que ambas comunidades tenían tasas de infección sustancialmente más altas que las comunidades urbanas y suburbanas de ingresos más altos.[4] En otras palabras, las comunidades minoritarias de bajos ingresos han sido las más devastadas por el COVID-19, pero las comunidades blancas de bajos ingresos también se han visto muy afectadas.

Y, como señala un artículo en The New England Journal of Medicine existe un claro nexo entre los ingresos, la nutrición y las condiciones preexistentes como la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardíaca, que aumentan las probabilidades de contraer una infección por COVID-19.

Aunque los factores que subyacen a las disparidades raciales y étnicas respecto al COVID-19 en los Estados Unidos son multifacéticos y complejos, las disparidades históricas en nutrición y obesidad juegan un papel crucial en las desigualdades en salud que se desarrollan durante la pandemia.[5]

El artículo señala que la mala nutrición se ha convertido en la principal causa subyacente de muerte en los Estados Unidos y que, aunque la alimentación ha mejorado entre las clases medias y altas, la alimentación de las comunidades de bajos ingresos está, en general, empeorando. La mala nutrición no sólo causa enfermedad crónica, aumentando la vulnerabilidad al COVID-19, sino que también reduce directamente la respuesta inmunológica. Una dieta occidental tradicional, rica en grasas saturadas (que se encuentran principalmente en la carne y los productos lácteos, pero también en los productos de coco), con azúcares y carbohidratos refinados, suprime la inmunidad adaptativa del cuerpo y, por lo tanto, también su capacidad para combatir los virus.[6]

Por otro lado, los expertos en nutrición señalan que una alimentación basada en plantas sin procesar (WFPB, por sus siglas en inglés) óptimamente saludable puede tener el efecto opuesto: reforzar nuestras respuestas inmunes. El libro Fiber Fueled del Dr. Will Bulsiewicz describe cómo una alimentación basada en plantas sin procesar rica en vegetales de hojas verdes aumenta la diversidad de la microbiota intestinal, lo que fortalece el sistema inmunológico. Y el investigador de nutrición y autor de libros éxitos en ventas, T. Colin Campbell, Ph. D., describe el caso científico del uso de la nutrición basada en plantas para aplanar la curva del COVID-19.[7]

Por supuesto, los problemas de salud pública son extremadamente complejos y con múltiples causas cambiantes. Además de las disparidades en la nutrición y las enfermedades, la distribución desigual del COVID-19 sin duda también está influenciada por el acceso desigual a la atención médica y las oportunidades educativas, así como por otros problemas estructurales. Además, centrarse en la nutrición y las enfermedades como causas de las desigualdades del COVID puede cruzar, con demasiada facilidad, la línea para reforzar los estereotipos y culpar a las víctimas.[8] Existe una línea muy delgada entre culpa y causa . Tengo antecedentes de obesidad, mala alimentación y dependencia de analgésicos recetados, por lo que no tengo ninguna crítica fuerte qué hacer. Pero también tengo la experiencia de una gran curación y una vida floreciente después de adoptar una alimentación basada en plantas sin procesar, y creo que este enfoque tiene mucho que ofrecer cuando hablamos de la desigualdad. De hecho, cuando hablamos de racismo estructural y desigualdad, considero que cambiar nuestras políticas alimentarias y nuestra cultura alimentaria, y proporcionar más información con base científica sobre nutrición, deben ser las principales prioridades.

Pero para hacerlo tenemos que tener en cuenta la complejidad estadounidense. No solo tendemos a ver los problemas en blanco y negro, sino que también tendemos a ver las cosas solo en rojo o azul. A medida que el verano y el otoño vieron que el punto focal del cambio pandémico estadounidense se localizó hacia el Sur, el Medio Oeste y el Oeste, la narrativa predominante se tornó un problema político con áreas en las que la gente se negaba a usar mascarillas y a mantener la distancia social. Sin embargo, el análisis muestra que, al igual que la nutrición y la enfermedad, el cubrirse con mascarillas y el guardar distanciamiento social están más influenciados por los ingresos que cualquier otra cosa.[9] Indudablemente, las tasas más bajas de distanciamiento social están influenciadas por una mayor proporción de trabajadores esenciales en áreas de bajos ingresos, pero las tasas más bajas de mascarillas indican que otras corrientes también están en juego.[10]

Por supuesto, los comportamientos a gran escala durante un momento estresante tendrán múltiples causas. Es muy probable que los ingresos, el género, la política y la geografía desempeñen un papel en el distanciamiento social y el uso de mascarillas . Sin embargo, la correlación entre el distanciamiento social y el uso de máscaras y los ingresos coincide con mi experiencia trabajando en áreas de clase trabajadora estadounidense negra, latina y blanca. Estas comunidades comparten algunas características generales que pueden traducirse en un comportamiento pandémico de mayor riesgo: 1) un nivel más bajo de confianza social, lo que resulta en un menor cumplimiento de normas sociales más amplias; 2) la desinformación desde las palancas del poder; y 3) lidiar con altos niveles de estrés diario y trauma histórico que causan “diferencias en los componentes que impulsan la elección en situaciones de incertidumbre: acceso a la información, mapeo de la información en probabilidades subjetivas de resultados y preferencias de riesgo, y limitaciones que afectan la capacidad o habilidad para responder”.[11]

El impacto desproporcionado del COVID-19 deja en claro y exige que tanto durante la pandemia como después nos dediquemos a un movimiento para potenciar las mejoras nutricionales en las comunidades rurales y urbanas de bajos ingresos. Esto requerirá el intercambio de información científica, pero eso por sí solo no será suficiente. Creo que debemos generar apoyo ciudadano en las comunidades blancas, negras y latinas de bajos ingresos para generar confianza, compartir información y brindar apoyo a quienes buscan una mejora nutricional. Necesitamos “compartir, no avergonzar”, ya que aquellos que ya no tienen confianza social necesitarán que se respeten sus tradiciones antes de que estén abiertos a adaptarse. Existirá el imperativo moral de la proximidad, a medida que conozcamos y amemos a las personas de esas comunidades, pero, sin duda, las herramientas en línea y virtuales también serán importantes y permitirán un giro flexible en tiempos de crisis. PlantPure Communities ofrece un enfoque de este tipo para la organización de la nutrición basada en plantas y te animo a unirte a la Red Pod de PlantPure o iniciar una en una comunidad de bajos ingresos en plantpurecommunities.org. También podemos trabajar por ese apoyo nutricional y educación a través de distritos escolares, organizaciones sin fines de lucro y entidades gubernamentales. No creo que podamos abordar los grandes desafíos de las desigualdades en los Estados Unidos sin tratar las disparidades de nutrición y salud. Existen todos los incentivos económicos en el mundo para desarrollar una vacuna (y espero que lo hagamos), pero los cambios transformadores en la nutrición solo sucederán con sacrificio y visión a largo plazo. El COVID-19 ha revelado nuestras desigualdades burdamente, pero esos desafíos de desigualdad continuarán mucho después de que llegue una vacuna.

References

  1. Bor, Jacob, Cohen, Gregory H., & Galea, Sandra, Population Health in an Era of Rising Income Inequality: USA, 1980-2015. The Lancet, SERIES| AMERICA: EQUITY AND EQUALITY IN HEALTH| VOLUME 389, ISSUE 10077, P1475-1490, APRIL 08, 2017.
  2. APM Research Lab The Color of Coronavirus: Covid 19 Deaths by Race and Ethnicity in the U.S., November 20, 2020, available at https://www.apmresearchlab.org/covid/deaths-by-race.
  3. Leopold, Les, Covid-19’s Class War: The Greatest Predictor of Coronavirus Deaths Appears to be Income. The American Prospect, July 28, 2020, available at https://prospect.org/coronavirus/covid-19-class-war-death-rates-income/.
  4. Chakrabati, Rajashri & Nober, William, Distribution of Covid-19 Incidence by Geography, Race & Income. The Federal Reserve Bank of New York: Liberty Street Economics, June 15, 2020, available at https://libertystreeteconomics.newyorkfed.org/2020/06/distribution-of-covid-19-incidence-by-geography-race-and-income.html.
  5. Belanger, Matthew, Hill, Michael, Angelidi, Angeliki, Dalagaga, Maria, Sowers, James, & Mantzoros, Christos, Covid-19 and Disparities in Nutrition and Obesity. The New England Journal of Medicine, N Engl J Med 2020; 383:e69, September 10, 2020, available at https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp202126.
  6. Butler, Michael, & Barrientos, Ruth, The Impact of Nutrition on Covid-19 Susceptibility and Long-Term Consequences. Brain Behav Immun. 2020 Jul; 87: 53–54, available at https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7165103/.
  7. Campbell, T. Colin, Our Most Important Defense Against COVID-19: Finding Hope Through Scientific Evidence (Part 1). Plantpure Communities, available at https://plantpurecommunities.org/defense-against-covid-19/.
  8. Strings, Sabrina, It’s Not Obesity, It’s Slavery: We Know Why Covid-19 is Killing So Many Black People. The New York Times, May 25, 2020, available at https://www.nytimes.com/2020/05/25/opinion/coronavirus-race-obesity.html.
  9. Weill, Joakim, Stigler, Matthieau, Deschenes, Olivia, & Springborn, Michael, Social distancing responses to COVID-19 emergency declarations strongly differentiated by income. Proceedings of the National Academy of Sciences, PNAS August 18, 2020 117 (33) 19658-19660, available at https://www.pnas.org/content/117/33/19658.
  10. Buchwald, Elisabeth, Why do so many Americans refuse to wear face masks? Politics is part of it — but only part. Marketwatch, June 28, 2020, available at https://www.marketwatch.com/story/why-do-so-many-americans-refuse-to-wear-face-masks-it-may-have-nothing-to-do-with-politics-2020-06-16.
  11. Weill, et. al.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.