¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida? Consulta nuestra guía de alimentación basada en plantas sin procesar.¿Quieres aprender más sobre este estilo de vida?
Temas » Historias de Éxito » Diagnóstico del cáncer de ovario tardío: superando las probabilidades
CNS Logo

Mi llamada de atención

Mi vida tomó un giro abrupto y sobrecogedor en 2007, pasó apenas un mes desde que recibí un certificado de buena salud por parte de mi ginecólogo, cuando me diagnosticaron cáncer de ovario en fase avanzada. El cáncer de ovario a menudo se diagnostica en una etapa avanzada debido a la sutilidad de los síntomas y a la falta de pruebas de tamizaje fiables. Estaba aturdida, especialmente porque consideraba estar en excelente estado de salud: consumía una dieta baja en grasa (que incluía muchos productos lácteos, huevos, aves de corral), me ejercitaba con regularidad, mantenía un peso saludable y seguía los controles de salud recomendados y exámenes. Inmediatamente me sometieron a una cirugía, seguida de meses de quimioterapia.

La bomba de tiempo a punto de explotar

Como una persona que se enfrenta a una grave predicción de salud, estaba decidida a hacer lo que pudiera, y hacerlo con dignidad y gracia (mis hijas tenían 14 y 17 años). Los tratamientos de quimioterapia eran cada tres semanas; por tanto, las visitas del doctor eran cada tres meses (el cáncer de ovario es notorio por ser tercamente recurrente). Antes de cada visita, sabiendo que recibiría los resultados de la prueba, mi ansiedad escalaría, disipándose solo después de recibir un reporte normal de la sangre. ¡Ay, la sensación de gozo de recuperar la vida! (al menos durante algunos meses) PERO, consciente de la maldad de la enfermedad, yo estaba siempre vigilante sobre el retorno del cáncer y eso se sentía como una bomba de tiempo a punto de explorar.

Remisión y más allá

En 2008, estaba oficialmente en remisión (aunque todavía recibía tratamiento). No mucho después, leí una entrevista con David Servan-Schreiber, un médico y neurocientífico que descubrió que tenía un tumor cerebral a los 31 años. En su libro, Anticancer: Una nueva forma de vida, detalló los roles que la nutrición, junto con toxinas ambientales, actividad física y salud emocional, tienen en la lucha contra el cáncer. Este libro abrió mis ojos a la relación entre las opciones alimentarias y la salud: “Cada día en cada comida podemos elegir alimentos que defiendan nuestros cuerpos contra la invasión del cáncer”.

Contraatacando

Empecé a leer más y más sobre alimentos y enfermedades, así como a asistir a conferencias y seminarios educativos. Pronto me di cuenta de que la comida que consumía diariamente era una herramienta clave para ayudarme a combatir la recurrencia del cáncer. ¡Qué fuerte sentimiento de confianza personal y empoderamiento!

Educándome y educando a los demás

En 2013, obtuve el Certificado de Nutrición Basada en Plantas del Centro de Estudios en Nutrición de T. Colin Campbell. Les recomiendo especialmente este programa a otras personas —el plan de estudios fue informativo, práctico y completo—. Como educadora, puedo atestiguar que el programa integró prácticas educativas sólidas. Además, después de completar este programa, me he convertido en una verdadera defensora de los alimentos a base de plantas, lo que incluye escribir cartas a los editores, hacer presentaciones, dar clases y mucho más.

En general, cuanto más conocimiento he adquirido acerca de la nutrición basada en plantas, más apasionada y confiada me vuelvo sobre la importancia de las opciones de alimentación del día a día para prevenir las enfermedades crónicas y mantener el bienestar. Como resultado, en mayo de 2015 tomé un retiro anticipado de mi trabajo de mucho tiempo como catedrática de Educación en una universidad estatal, con el fin de trabajar con más diligencia para educar a otros sobre cómo ellos también pueden usar la comida como una herramienta poderosa en su camino hacia la curación de su salud a largo plazo.

Una visión diferente de la comida – Lo que he aprendido

  • Los alimentos consumidos a diario tienen un impacto inmediato y duradero sobre tu salud y bienestar.
  • Lo que comes es tan importante como lo que no comes.
  • Los alimentos de origen vegetal pueden prevenir e incluso revertir la enfermedad.
  • La alimentación basada en plantas tiene un efecto positivo en la salud física y mental.
  • La alimentación basada en plantas cambia las papilas gustativas y los deseos alimentarios.
  • La alimentación basada en plantas puede ser sencilla y económica.
  • Las opciones de alimentos pueden tener un impacto profundo. Ahora pienso en la comida como una medicina de buen gusto, deliciosa, nutritiva y multicolor para mi cuerpo.

Gratitud y más

Actualmente, hay una tasa de supervivencia del 20 % para las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario en estado avanzado con menos del 50 % de sobrevivientes pasados cinco años. Soy una de las afortunadas sobrevivientes —casi nueve años después del diagnóstico no he tenido una recurrencia y permanezco libre de cáncer—.

Copyright 2023 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.