Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Historias de Éxito » La historia de una madre sobre productos lácteos y cáncer de seno
CNS Logo

La historia de una madre sobre productos lácteos y cáncer de seno

La historia de una madre sobre productos lácteos y cáncer de seno

Cuando estuve embarazada de nuestro hijo mayor fue mi oportunidad, mi oportunidad de crear el mundo para nuestro hijo, el mundo perfecto, con amor, paz y bondad. Mi primer paso fue nutrir mi cuerpo, ofreciendo los mejores nutrientes para el desarrollo fetal.

Leí los libros correctos, conversé con otras madres que habían recorrido este camino antes. Busqué su sabiduría experimentada y la mejor información más reciente. La “biblia del embarazo” en ese momento era un libro llamado What To Expect When Expecting (Qué esperar cuando estás esperando un hijo, en español). Me metía sigilosamente a la cama desde las seis semanas de embarazo y leía los capítulos relacionados, “Embarazo: Semana 12”, etc., anticipándome a lo que vendría en las próximas semanas, aprendiendo todo lo que podía para facilitar el mejor resultado posible de este regalo de amor.

Recomendaciones de calcio y productos lácteos

Recuerdo claramente el capítulo sobre nutrición y las recomendaciones relacionadas para el calcio y los productos lácteos. La recomendación fue complementar con calcio o beber tres vasos de leche entera al día. Me lo tomé en serio, pedí vasos llenos de leche entera en los restaurantes y escurrí cartones de leche en casa.

Este gran consumo de productos lácteos continuó durante mi primer embarazo, luego di a luz a un hermoso hijo y un año después estaba embarazada de mi segundo hijo. Para mí, tener un segundo bebé no era tan encantador. Era más un trabajo pesado, agotador de energía y de colapsar en la cama a las 7 p.m., todas las noches. Luego, despertarte muy temprano con el otro bebé en tus brazos y comer uno o dos waffles congelados para una nutrición rápida. Sin embargo, me aseguré de tomar mis tres vasos de leche entera todos los días. Fui una madre maravillosa.

El bulto creciente

Antes de que naciera mi segundo hijo, noté una masa en mi seno mientras amamantaba a mi primer hijo… pequeña, pero estaba allí. Tenía 36 años, no estaba joven para la maternidad, pero me sentía lo suficientemente joven como para no preocuparme por ningún problema de salud grave, como el cáncer de seno. Recordé un capítulo en What To Expect When Expecting, no estoy segura del tema, pero era así: “Un bebé se negará a amamantar de un seno con cáncer”. Él parecía mamar bien, así que me olvidé de la masa y lo atribuí a conductos lácteos bloqueados. Incluso un médico de familia lo examinó brevemente y estuvo de acuerdo conmigo.

Después de que nació mi segundo bebé, nunca amamantó bien. Se atragantaba, escupía y pateaba y parecía ahogarse un poco. También lo atribuí a los conductos de leche bloqueados y al hecho de que algunos bebés amamantan bien y otros no. No era gran cosa. Le dimos leche en biberón.

Cuando el bebé tenía 18 meses, la masa se convirtió en algo más allá de toda explicación. Ahora era del tamaño de un huevo y apareció de la noche a la mañana. ¿Podría haber sido por toda esa leche que bebí? Pero la leche de vaca era recomendada en esa “biblia del embarazo”.

Nutrición y cáncer

Quizás, eventualmente hubiera tenido cáncer, pero sabía que los productos lácteos alimentaron el crecimiento. Cuando vi el documental Forks Over Knives, mi cabeza comenzó a asentir. Apoyó el conocimiento que yo ya sabía.

Cuando tomé el Certificado de Nutrición Basada en Plantas del Centro de Estudios en Nutrición de T. Colin Campbell, se presentó información sobre la conexión entre la “caseína” (que se encuentra en la leche) y el cáncer, específicamente la propagación del cáncer. Esta evidencia científica validó mi conocimiento. Ahora sé que los productos lácteos no tienen cabida en nuestro mensaje de nutrición humana, nuestros libros de medicina, nuestra educación para la salud o la educación de nuestros médicos.

El alto consumo de productos lácteos me robó la oportunidad de solo amar a mis bebés y llenó mi vida de preocupación y miedo, cuando yo solo quería ser una madre maravillosa. El descubrimiento de la alimentación basada en plantas sin procesar me ha ayudado a vivir de forma vibrante y saludable.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.