Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas.
Temas » Ciencia de la Nutrición » Sobresaturación de grasa en los medios de comunicación
CNS Logo

Sobresaturación de grasa en los medios de comunicación

Sobresaturación de grasa en los medios de comunicación

Hemos sabido por décadas que los alimentos grasos son cualquier cosa menos buenos para ti, pero los informes recientes de los medios que glorifican la grasa saturada han causado confusión. Que no te engañen. No hay nada saludable en la mantequilla, el tocino, el queso o la carne. La grasa saturada plantea numerosos riesgos graves para la salud de los que todos deben estar informados.

Esta confusión reciente sobre la grasa saturada puede ser un resultado de que la gente intenta culpar a los carbohidratos por los problemas de peso de la nación —a pesar de que la ingesta de cereales del país es en realidad mucho menor de lo que alguna vez fue—.

Lo que no ha disminuido es la ingesta de carne y queso de la nación. De hecho, ha hecho exactamente lo contrario. En 1909, los estadounidenses comían 123,9 libras (56,2 kilogramos) de carne por persona al año. Desde entonces, la ingesta de carne se ha disparado a más de 200 libras (90,7 kilogramos) por persona al año, y la ingesta de queso ha aumentado de menos de cuatro libras (1,8 kilogramos) a casi 34 libras (15,4 kilogramos) por año.

No son los carbohidratos los que están enfermando a los estadounidenses: son la grasa saturada de la carne y el queso. Se espera que el cincuenta por ciento de los estadounidenses sean obesos para el 2030. Hacer de la grasa un fetiche solo exacerbará nuestra crisis de salud nacional. Y los riesgos asociados con los productos altos en grasa no se detienen en la expansión de la cintura.

Aquí hay cuatro hechos que debes saber sobre la grasa saturada:

  1. La grasa saturada puede DOBLAR el riesgo de la enfermedad de Alzheimer

    El aumento de la ingesta de grasas saturadas se asocia con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer, demencia y deterioro cognitivo[1]. En el Chicago Health and Aging Project (Proyecto de salud y envejecimiento de Chicago, en español), las personas que comieron la mayor cantidad de grasa saturada tenían el doble de riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer después de cuatro años, en comparación con aquellos que comieron la menor cantidad de grasa saturada.[2] El Washington Heights-Inwood Columbia Aging Project (Proyecto de envejecimiento de Washington Heights-Inwood Columbia, en español) en Nueva York y el Cardiovascular Risk Factors, Aging, and Dementia study (Estudio de factores de riesgo cardiovasculares, envejecimiento y demencia, en español) en Finlandia también relacionan el riesgo de la enfermedad de Alzheimer con la ingesta de grasas saturadas[3][4].

    Una serie de estudios sobre el deterioro cognitivo ha encontrado que una alta ingesta de grasas saturadas aumenta la tasa de disminución de las capacidades cognitivas a medida que envejecemos[5][6][7][8][9][10].

  2. La grasa saturada aumenta los niveles de colesterol Y el riesgo de enfermedad cardíaca

    La investigación muestra que el aumento de la ingesta de grasas saturadas aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas[11]. Los consumidores, a menudo, son presionados a comer comidas grasas con la afirmación falsa de que una sola comida poco saludable no puede hacerte daño. Pero la investigación muestra que comer tan solo una comida rica en grasas puede aumentar el riesgo de tener un ataque cardíaco el mismo día.

    Según la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón, en español), la grasa saturada hace que el hígado produzca más colesterol y eleve los niveles de colesterol en la sangre, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

  3. Alto consumo de grasas saturadas significa alto riesgo de diabetes tipo 2

    Las dietas altas en grasas saturadas están asociadas con la diabetes tipo 2[12][13]. Los investigadores de Harvard encontraron que la ingesta de grasa total y la ingesta de grasas saturadas se asocian con un mayor riesgo de diabetes. En el mismo estudio encontraron que comer tocino, perros calientes u otras carnes procesadas —todo alto en grasas saturadas— cinco o más veces por semana aumenta el riesgo de un hombre de desarrollar diabetes tipo 2 en casi el 50 por ciento.[14] Las dietas altas en grasas saturadas también aumentan la resistencia a la insulina[15].

  4. La grasa saturada está asociada con MÚLTIPLES cánceres.

    Cáncer de seno
    Los hallazgos del Harvard’s Nurses’ Health Study II (Estudio de Salud de las enfermeras de Harvard II, en español) sugieren que el aumento del consumo de grasas saturadas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de seno.[16] Un estudio reciente publicado por el Instituto Nacional del Cáncer también encontró que las mujeres que comen dietas altas en grasas saturadas aumentan su riesgo de desarrollar cáncer de seno[17].

    Cancer de próstata
    Entre los hombres que tienen la extirpación del cáncer de próstata, los que consumen la menor cantidad de grasa saturada tienen más probabilidades de permanecer libres de enfermedad, en comparación con los que consumen la mayor cantidad de grasa saturada.[18]

    Gastrointestinal Cancer
    Las personas que consumen dietas ricas en grasas saturadas y azúcar tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar y 53 por ciento más probabilidades de morir por cánceres gastrointestinales, en comparación con aquellas que consumen una alimentación basada en plantas.[19].

Referencias

  1. Barnard ND, Bunner AE, Agarwal U. Saturated and trans fats and dementia: a systematic review. Neurobiol Aging. 2014;35:S65-S73.
  2. Morris MC, Evans DA, Bienias JL, et al. Dietary fats and the risk of incident Alzheimer’s disease. Arch Neurol. 2003;60:194-200.
  3. Laitinen MH, Ngandu T, Rovio S, et al. Fat intake at midlife and risk of dementia and Alzheimer’s disease: a population-based study. Dement Geriatr Cogn Disord. 2006;22: 99-107.
  4. Luchsinger JA, Tang MX, Shea S, Mayeux R. Caloric intake and the risk of Alzheimer’s disease. Arch Neurol. 2002;59:1258-1263.
  5. Beydoun MA, Kaufman JS, Satia JA, Rosamond W, Folsom AR. Plasma n-3 fatty acids and the risk of cognitive decline in older adults: the Atherosclerosis Risk in Communities Study. Am J Clin Nutr. 2007;85:1103-1111.
  6. Devore EE, Goldstein F, van Rooij FJ, et al. Dietary antioxidants and long-term risk of dementia. Arch Neurol. 2010;67:819-825.
  7. Eskelinen MH, Ngandu T, Helkala EL, et al. Fat intake at midlife and cognitive impairment later in life: a population-based CAIDE study. Int J Geriatr Psychiatry. 2008;23:741-747.
  8. Heude B, Ducimetière P, Berr C. Cognitive decline and fatty acid composition of erythrocyte membranes—the EVA Study. Am J Clin Nutr. 2003;77:803-808.
  9. Morris MC, Evans DA, Tangney CC, et al. Dietary copper and high saturated and trans fat intakes associated with cognitive decline. Arch Neurol. 2006;63:1085-1088.
  10. Okereke OI, Rosner BA, Kim DH, et al. Dietary fat types and 4-year cognitive change in community-dwelling older women. Ann Neurol. 2012;72:124-134.
  11. Mann JI. Diet and risk of coronary heart disease and type 2 diabetes. Lancet. 2002;360: 783-789.
  12. Mahendran Y, Cederberg H, Vangipurapu J, et al. Glycerol and fatty acids in serum predict the development of hyperglycemia and type 2 diabetes in Finnish men. Diabetes Care. 2013;36:3732-3738.
  13. Mann JI. Diet and risk of coronary heart disease and type 2 diabetes. Lancet. 2002; 360: 783-789.
  14. Van Dam RM, Willett WC, Rimm EB, Stampfer MJ, Hu FB. Dietary fat and meat intake in relation to risk of Type 2 diabetes in men. Diabetes Care. 2002;25:417-424.
  15. Oranta O, Pahkala K, Ruottinen S, et al. Infancy-onset dietary counseling of low-saturated-fat diet improves insulin sensitivity in healthy adolescents 15-20 years of age: the Special Turku Coronary Risk Factor Intervention Project (STRIP) study. Diabetes Care. 2013;36:2952-2959.
  16. Farvid MS, Cho E, Chen WY, Eliassen AH, Willett WC. Premenopausal dietary fat in relation to pre- and post-menopausal breast cancer. Breast Cancer Res Treat. 2014;145:255-265.
  17. Sieri S, Chiodini P, Agnoli C, et al. Dietary fat intake and development of specific breast cancer subtypes. J Natl Cancer Inst. Published online April 9, 2014.
  18. Strom SS, Yamamura Y, Forman MR, Pettaway CA, Barrera SL, DiGiovanni J. Saturated fat intake predicts biochemical failure after prostatectomy. Int J Cancer. 2008;122:2581-2585.
  19. Tabung FK, Steck SE, Zhang J. Dietary inflammatory index and risk of mortality: findings from the Aerobics Center Longitudinal Study. Poster presented at: American Institute for Cancer Research (AICR) Annual Research Conference; November 7, 2013: Bethesda, MD.

Copyright 2019 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.