Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » ¿Qué impacto tiene la dieta Keto en el microbioma intestinal y la salud a largo plazo?
CNS Logo

¿Qué impacto tiene la dieta Keto en el microbioma intestinal y la salud a largo plazo?

¿Qué impacto tiene la dieta Keto en el microbioma intestinal y la salud a largo plazo?

Anteriormente en esta serie, he discutido los orígenes de la dieta cetogénica y el rol biológico de los cuerpos cetónicos (Parte 1), si la cetosis es un estado normal y natural (Parte 2), si las dietas cetogénicas son efectivas para perder peso (Parte 3) y para controlar la resistencia a la insulina y la diabetes (Parte 4), y si las dietas cetogénicas pueden curar el cáncer (Parte 5). Ahora, examinemos el impacto que la dieta alta en grasas y baja en carbohidratos tiene sobre el microbioma intestinal, así como las implicaciones para la salud de las dietas cetogénicas a largo plazo.

Primero, una breve cartilla sobre el intestino y microbioma humanos. El término “intestino” significa todo el tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano. El estómago alberga muy pocos microorganismos en circunstancias normales, debido a su intensa acidez. El intestino delgado superior también es hostil debido a las altas concentraciones de bilis y otros jugos digestivos. El intestino grueso, sin embargo, es una historia distinta. Proporciona un ambiente ideal para los microorganismos: cálido, húmedo y lleno de alimentos.

Nuestro “yo microbiano” prospera en un arsenal diverso de carbohidratos – fibra, almidón resistente y polisacáridos no amiláceos– encontrados solamente en plantas.

Cuando hablamos de “la flora intestinal o microbioma”, estamos hablando principalmente del material genético de los microorganismos que habitan nuestro intestino grueso o colon.[1] La propia comunidad de microorganismos, alrededor de 100 billones de ellos, se llama ‘microbiota’ y está compuesta principalmente por bacterias, pero también virus, hongos y protozoos.[1]

Si bien no hay consenso sobre la composición “ideal” de la microbiota intestinal humana, existen patrones particulares de disbiosis (representación insuficiente de ciertas especies bacterianas y sobrerrepresentación de otras) que están fuertemente relacionados con un mayor riesgo de varias enfermedades. La enfermedad inflamatoria intestinal, la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer son solo algunas de las enfermedades que se han relacionado con la microbiota intestinal desequilibrada.[2]Dietas altas en grasa

Se ha encontrado que una dieta alta en grasas reduce las bacterias del colon en general[3][4][5] severas y resistentes a los antibióticos, y cáncer colorrectal[6].

La dieta cetogénica se caracteriza por ser alta en grasas, muy baja en carbohidratos y de muy baja a moderadamente alta en proteínas (dependiendo de si se trata de una dieta cetogénica clásica o modificada – ver Parte 1).

Un pequeño estudio de personas que sufren de Síndrome de Deficiencia del Transportador de Glucosa 1 (GLUT1 DS – una causa de ataques epilépticos) encontró que luego de tres meses en una dieta cetogénica, hubo un aumento significativo en un grupo de bacterias conocidas por producir sulfuro de hidrógeno – un gas que causa inflamación intestinal y está vinculado al desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal.[7]

En un estudio de personas con alto riesgo de síndrome metabólico, el cambio de una dieta alta en grasas saturadas (típica de la dieta cetogénica) a una dieta baja en grasas aumentó los números de Bifidobacterium beneficioso, y esto se correlacionó con la reducción de la glucosa en ayunas y el colesterol total[8], en otras palabras, una reversión del síndrome metabólico.

Una dieta alta en grasas aumenta la permeabilidad intestinal, es decir, causa un intestino permeable al desactivar los genes que codifican las proteínas que comprenden uniones apretadas, los “sellos” entre las células intestinales vecinas[9]. Las uniones apretadas tienen el propósito de evitar que el contenido intestinal no deseado o peligroso, como las proteínas no digeridas y las toxinas bacterianas, se filtre a través de la pared intestinal y entre en el torrente sanguíneo. Una de esas toxinas es la endotoxina, un componente de las paredes celulares de las bacterias gram negativas. La ingesta de grasas saturadas, en particular, aumenta la absorción de endotoxina desde el intestino hacia el torrente sanguíneo[10]. La endotoxemia resultante desencadena la inflamación y se asocia con una tolerancia reducida a la glucosa (que eventualmente puede conducir a la diabetes), aumento de peso y estrés oxidativo.

Se ha encontrado que las personas que sufren de trastorno depresivo mayor tienen niveles más altos de anticuerpos séricos contra la endotoxina que las personas no deprimidas, lo que indica que el intestino con fugas y una respuesta inmune a la endotoxemia podría estar relacionada con la depresión.

La alta ingesta de grasas también aumenta la cantidad de bilis secretada por la vesícula biliar en el intestino delgado. Esto aumenta la abundancia relativa de especies bacterianas que usan la bilis como fuente de alimento. Los conteos altos de estas bacterias se asocian con un aumento en la inflamación . Los conteos altos de Bilophila wadsworthia se han relacionado con una mayor incidencia y gravedad de la colitis y el cáncer colorrectal , mientras que se encontró que Alistipes estaba sobrerrepresentado en personas que sufren de trastorno depresivo mayor.

No todos los carbohidratos son iguales

Los defensores de las dietas cetogénicas tienden a agrupar todos los alimentos que contienen carbohidratos, presentándolos como la causa raíz de las enfermedades crónicas que afectan a los países occidentalizados.

Sin embargo, cuando se trata del microbioma intestinal, no todos los carbohidratos son iguales. Los alimentos ricos en carbohidratos sin refinar o mínimamente procesados, como los granos integrales, las verduras con almidón, las legumbres y las frutas, contienen carbohidratos no digeribles, incluida la fibra, el almidón resistente y los polisacáridos sin almidón, denominados “carbohidratos accesibles a microbiota” o MACs por los investigadores.

A diferencia de los almidones y azúcares simples, estos carbohidratos no digeribles no se descomponen por las enzimas digestivas humanas en el intestino delgado y no sirven como fuente de alimento para nosotros. En cambio, llegan hasta el intestino grueso, donde nuestra microbiota intestinal los fermenta, produciendo no solo una fuente de energía para ella, sino una gran cantidad de compuestos que son beneficiosos para sus huéspedes: nosotros.

Una dieta baja en MACs reduce la abundancia bacteriana total (uno de los principales indicadores de una microbiota saludable) y la riqueza de su microbioma . Como han dicho los principales investigadores del microbioma intestinal, Erica y Justin Sonnenburg, comer una dieta baja en carbohidratos equivale a “matar de hambre a nuestro ‘yo’ microbiano”.

Las consecuencias de este empobrecimiento en el número total y la diversidad de bacterias intestinales aún no se conocen, pero vale la pena señalar que los humanos que viven un estilo de vida de cazadores recolectores más “primitivo”, como los Hadza del norte de Tanzania, tienen una riqueza microbiana y biodiversidad mucho mayor que los occidentales típicos, una característica vinculada a su alto consumo de alimentos vegetales altos en fibra y fuertemente correlacionada con su libertad de sufrir enfermedades típicas de Occidente tales como obesidad, diabetes y cáncer colorrectal.

Uno de los productos de la fermentación bacteriana de MACs, específicamente de almidones resistentes y fibra dietética, es el butirato. El butirato tiene un conjunto de beneficios asombrosamente diversos, que incluyen:

  • Proporcionar la fuente principal de combustible a los colonocitos (las células que recubren el intestino grueso)
  • Mantener la integridad del revestimiento intestinal (prevención y curación del intestino permeable)
  • Reducir la inflamación de la mucosa
  • Reducir la sensibilidad visceral
  • Modular la motilidad intestinal
  • Prevención e inhibición del cáncer colorrectal
  • Reducción del colesterol sérico
  • Reducción de la resistencia a la insulina
  • Ayudar con la pérdida de peso
  • Prevención de apoplejías
  • Aumento del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), que estimula el crecimiento de nuevas células nerviosas y las conexiones entre las existentes.

Incluso las dietas cetogénicas que son altas en verduras ricas en fibra, pero bajas en carbohidratos, no pueden esperar alcanzar la cantidad y diversidad de MACs necesarios para cultivar un microbioma intestinal saludable y diverso. Los MACs sin fibra, como el almidón resistente y los polisacáridos sin almidón, se encuentran más abundantemente en granos integrales, legumbres y frutas, no en vegetales.

El American Gut Project, un proyecto masivo de ciencia ciudadana que utiliza “big data” para ayudar a llenar las lagunas de conocimiento sobre los complejos vínculos entre nuestra dieta y los hábitos de estilo de vida, la microbiota intestinal y el estado de salud, informó recientemente que el mayor predictor de diversidad microbiana es el número de diferentes alimentos vegetales consumidos por semana. Los participantes que dijeron comer más de 30 alimentos vegetales distintos tenían la microbiota más diversa. Es fácil comer muchos alimentos vegetales distintos en una alimentación basada en plantas sin procesar, pero prácticamente imposible en una dieta cetogénica que excluye la mayoría de las frutas, verduras con almidón, granos integrales y legumbres.

El consumo de granos integrales se relaciona constantemente con una mejor salud, incluyendo menor riesgo de padecer diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y aumento de peso, y es probable que muchos de los beneficios del consumo de granos integrales estén mediados por sus efectos sobre los microbios intestinales.

Por ejemplo, las dietas ricas en granos integrales y salvado de trigo están vinculadas a un aumento en las bacterias Bifidobacteria y Lactobacilli, mientras que la cebada de grano entero y los almidones resistentes aumentan la abundancia de bacterias productoras de butirato. Se ha hallado que personas con cáncer colorrectal avanzado tienen un consumo más bajo de fibra, niveles reducidos de butirato y otros ácidos grasos de cadena corta, así como niveles más bajos de bacterias afines a la fibra que las personas en grupos de control que no padecían cáncer.

Dietas de alto valor proteico

Si bien la dieta cetogénica clásica contiene menos proteínas que grasas, algunas variantes son relativamente cargadas de proteínas, casi invariablemente proteínas animales, ya que las proteínas vegetales vienen “empaquetadas” con carbohidratos.

Los anaerobios tolerantes a la bilis aumentan con el consumo de proteínas de origen animal , mientras que las bacterias beneficiosas se agotan con dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos y, en consecuencia, se observa una menor producción de butirato en las personas que siguen dichas dietas.

Se encuentran menos bacterias productoras de butirato en las heces de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal que en las de pacientes sanos en los grupos de control . Además, se ha encontrado que el alto consumo de proteína animal aumenta significativamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad intestinal.

El patrón disbiótico de aumento de Bacteroides y disminución de las bacterias productoras de butirato también se ha identificado en pacientes con cáncer colorrectal.

Resumen

Las dietas cetogénicas ricas en grasas y bajas en carbohidratos causan grandes interrupciones en nuestra microbiota, lo que desencadena un intestino permeable e inflamación sistémica. Dado que el estudio de nuestra microbiota aún está en su infancia, se desconocen las consecuencias a largo plazo de la disbiosis inducida por las dietas cetogénicas, pero ya se observan fuertes vínculos con una serie de enfermedades crónicas, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer colorrectal.

Nuestro “yo microbiano” prospera en un arsenal diverso de carbohidratos – fibra, almidón resistente y polisacáridos no amiláceos– encontrados solamente en plantas. Si desea un microbioma intestinal saludable y todos los beneficios que derivan de ello, la solución es simple: Comer más plantas.

Aprenda más sobre la dieta cetogénica en nuestra serie de artículos ceto:

  1. ¿Qué es la dieta cetogénicca?
  2. ¿Es la dieta cetogénica natural para los humanos?
  3. ¿La dieta cetogénica realmente funciona para bajar de peso?
  4. ¿Puede la dieta cetogénica revertir la diabetes tipo 2?
  5. ¿Puede la dieta cetogénica curar el cáncer? ¿Qué dice la ciencia?

Referencias

  1. Valdes AM, Walter J, Segal E, Spector TD. Role of the gut microbiota in nutrition and health. BMJ (Clinical research ed). 2018;361:k2179.
  2. Singh, R.K., Chang, H.W., Yan, D., et al. (2017), Influence of diet on the gut microbiome and implications for human health. J Transl Med.;15(1):73. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5385025/
  3. Fava, F., Gitau, R., Griffin, B.A., Gibson, G.R., et al, (2013), The type and quantity of dietary fat and carbohydrate alter faecal microbiome and short-chain fatty acid excretion in a metabolic syndrome ‘at-risk’ population. Int J Obes (Lond).;37(2):216-23. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22410962/
  4. Singh, R.K., Chang, H.W., Yan D, et al. (2017). Influence of diet on the gut microbiome and implications for human health. J Transl Med.;15(1):73. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5385025/
  5. Wexler, H.M. (2007), Bacteroides: the good, the bad, and the nitty-gritty. Clin Microbiol Rev.;20(4):593-621. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2176045/
  6. Wu, N., Yang, X., Zhang, R., Li, J. et al, (2013), Dysbiosis signature of fecal microbiota in colorectal cancer patients. Microb Ecol.;66(2):462-70. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23733170
  7. Tagliabuea, A., Ferraris, C., Uggeri, F., Trentani, C. et al (2017), Short-term impact of a classical ketogenic diet on gut microbiota in GLUT1 Deficiency Syndrome: A 3-month prospective observational study. Clin Nutr ESPEN;17: 33-37. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2405457716303412
  8. Fava, F., Gitau, R., Griffin, B.A., Gibson, G.R. et al (2012), The type and quantity of dietary fat and carbohydrate alter faecal microbiome and short-chain fatty acid excretion in a metabolic syndrome ‘at-risk’ population. Int J Obes (Lond).;37(2):216-23. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22410962
  9. Cani, P.D., Bibilonim R., Knauf, C., Waget, A. et al (2008), Changes in gut microbiota control metabolic endotoxemia-induced inflammation in high-fat diet-induced obesity and diabetes in mice. Diabetes;57(6):1470-81. doi: 10.2337/db07-1403. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18305141
  10. Mani, V., Hollis, J.H. & Gabler, N.K. (2013), Dietary oil composition differentially modulates intestinal endotoxin transport and postprandial endotoxemia. Nutr Metab (Lond).;10(1):6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3577458/
  11. Cani et al 2008, ibid
  12. Cani, P.D., Osto, M., Geurts, L. & Everard, A. (2012), Involvement of gut microbiota in the development of low-grade inflammation and type 2 diabetes associated with obesity. Gut Microbes.;3(4):279-88. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22572877
  13. Maes, M., Kubera, M. & Leunis, J.C., (2008), The gut-brain barrier in major depression: intestinal mucosal dysfunction with an increased translocation of LPS from gram negative enterobacteria (leaky gut) plays a role in the inflammatory pathophysiology of depression. Neuro Endocrinol Lett;29(1):117-24.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18283240/
  14. Singh, R.K., Chang, H.W., Yan, D., et al (2017), Influence of diet on the gut microbiome and implications for human health. J Transl Med.;15(1):73. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5385025/
  15. Dalal, S.R. & Chang, E.B. (2014), The microbial basis of inflammatory bowel diseases. J Clin Invest.;124(10):4190-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4191005/
  16. Yazici, C., Wolf, P.G., Carroll, T.P., Mutlu, E. et al (2015), 511 Bilophila wadsworthia Is More Abundant in the Colonic Microbiome of Colorectal Cancer Cases Compared to Healthy Controls. Gastroenterology;148(4):Suppl 1,S-100, https://www.gastrojournal.org/article/S0016-5085(15)30343-7/abstract
  17. Jiang, H., Ling, Z., Zhang, Y., Mao, H. et al (2015), Altered fecal microbiota composition in patients with major depressive disorder. Brain, Behavior, and Immunity;48:186-194. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889159115001105
  18. Singh R.K et al 2017, ibid
  19. Sonnenburg, E.D. & Sonnenburg, J.L. (2014), Starving our microbial self: the deleterious consequences of a diet deficient in microbiota-accessible carbohydrates. Cell Metab.;20(5):779-786. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4896489/
  20. ibid
  21. Schnorr, S,L,, Candela, M., Rampelli, S., Centanni, M. et al (2014), Gut microbiome of the Hadza hunter-gatherers. Nat Commun.;5:3654. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24736369/
  22. Canani, R.B., Costanzo, M.D., Leone, L., Pedata, M. et al (2011), Potential beneficial effects of butyrate in intestinal and extraintestinal diseases. World J Gastroenterol.;17(12):1519-28. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3070119/
  23. McDonald, D., Hyde, D.E., Debelius, J.W., Morton, J.T. et al (2018), American Gut: an Open Platform for Citizen Science Microbiome Research. mSystems, 3(3) e00031-18. https://msystems.asm.org/content/3/3/e00031-18
  24. Aune, D., Keum, N., Giovannucci, E., et al (2016), Whole grain consumption and risk of cardiovascular disease, cancer, and all cause and cause specific mortality: systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. BMJ.;353:i2716. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4908315/
  25. Singh R.K et al 2017, ibid
  26. Singh R.K et al 2017, ibid
  27. Russell, W.R., Gratz, S.W., Duncan, S.H., Holtrop, G. et al (2011), High-protein, reduced-carbohydrate weight-loss diets promote metabolite profiles likely to be detrimental to colonic health. Am J Clin Nutr.;93(5):1062-72. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21389180/
  28. Machiels, K., Joossens, M., Sabino, J., De Preter, V. et al (2014), A decrease of the butyrate-producing species Roseburia hominis and Faecalibacterium prausnitzii defines dysbiosis in patients with ulcerative colitis. Gut.;63(8):1275-83. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24021287/
  29. Jantchou, P., Morois, S., Clavel-Chapelon, F. Boutron-Ruault, M.C. & Carbonnel, F. (2010), Animal protein intake and risk of inflammatory bowel disease: The E3N prospective study. Am J Gastroenterol.;105(10):2195-201. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20461067/
  30. Wu et al 2013, ibid.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.