Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Ciencia de la Nutrición » 3 errores en las Guías Alimentarias para los estadounidenses 2020-2025
CNS Logo

3 errores en las Guías Alimentarias para los estadounidenses 2020-2025

3 errores en las Guías Alimentarias para los estadounidenses 2020-2025

Justo antes del cierre del 2020, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) publicaron en 164 páginas las Guías Alimentarias para los Estadounidenses (DGA, por sus siglas en Inglés)[1] El propósito de estas guías, publicadas cada cinco años, es proporcionar “consejos sobre qué comer y beber para cubrir las necesidades nutricionales, promover la salud y prevenir enfermedades”. [2]

Y aunque la mayoría de los estadounidenses rara vez piensan en las Guías Alimentarias en el momento de comprar comida o cocinar la cena, estas juegan un papel crítico en la determinación de qué alimentos se priorizan en todos los programas nacionales de alimentos, incluyendo los programas de desayuno y almuerzo escolar y los programas de asistencia alimentaria que proporcionan alimentos a más de 70 millones de estadounidenses al año.[3-5] Por lo tanto, entender cómo se crean estas guías es fundamental para entender cómo funciona la política nutricional estadounidense (o en su caso cómo falla).

¿Quién crea las DGAs?

Antes de que el USDA y el HHS finalizan las DGAs, el Comité Asesor de las Guías Alimentarias, compuesto por veinte expertos en nutrición y medicina, se reúne para revisar los últimos estudios sobre nutrición y salud. El pasado mes de julio, publicaron el Informe Científico del Comité en el que se resumen sus conclusiones.[6] El USDA y el HHS, guiados por ese informe, crean las DGAs definitivas para el público; en pocas palabras, los mejores científicos de salud hacen recomendaciones basadas en evidencia para informar cómo nuestro gobierno da consejos nutricionales a los estadounidenses.[7] Suena bastante simple, ¿verdad?

Graph showing top sources and average intakes of saturated fat

Source: Dietary Guidelines for Americans, 2020-2025

Desafortunadamente, no lo es. Para cuando se publican las DGAs finales, a menudo hay grandes discrepancias entre el reporte del comité asesor y las Guías que determinan los programas nacionales de alimentos las cuales tienen graves impactos negativos en nuestra salud. Estos son los tres grandes de las DGAs 2020-2025:

1. Azúcar añadido

Recomendación del comité asesor sobre el azúcar añadido: ≤ el 6% de las calorías diarias del azúcar añadido.
Recomendaciones finales de las Guías Alimentarias: ≤ el 10% de las calorías diarias del azúcar añadido.

El reporte científico del comité asesor hizo eco de lo que la ciencia de la nutrición nos ha estado diciendo durante décadas: una mayor ingesta de azúcares añadidos, particularmente de las bebidas azucaradas, están asociadas con la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas.[8-11] Por esa razón, el comité recomendó reducir los azúcares añadidos al ≤6% del total de calorías. Esta recomendación está alineada con una recomendación más amplia de que los estadounidenses consuman al menos el 85% de las calorías totales de alimentos ricos en nutrientes, dejando no más del 15% para azúcares añadidos y grasas saturadas.

Y sin embargo, las DGAs recomendaron azúcares añadidos limitados a ≤10% del total de calorías diarias.

Tanto las recomendaciones del comité asesor como de las DGAs se basaron en dos suposiciones principales: (1) que los estadounidenses están consumiendo sólo las versiones más densamente nutritivas de los alimentos para cumplir con las recomendaciones (por ejemplo, corteza de avena en lugar de cereales de desayuno endulzados para cumplir con las recomendaciones de granos) y (2) que los estadounidenses no están consumiendo alcohol, otra bebida rica en calorías con bajo contenido nutricional. Desafortunadamente ninguna de estas suposiciones es cierta. De hecho, el 56% de los adultos mayores de 21 años reportaron haber consumido alcohol en el último mes y casi la mitad de los que actualmente beben reportaron haber bebido en exceso.[12] Por lo tanto, para mantenerse dentro de la ingesta de calorías recomendada mientras todavía se cumplen con las recomendaciones de alimentos ricos en nutrientes, uno tendría que equilibrar y reducir la ingesta de azúcar añadida para dejar espacio a las grasas saturadas y el alcohol.

2. Alcohol

Recomendación del comité asesor: ≤1 bebida al día tanto para hombres como para mujeres.
Recomendaciones finales de las Guías Alimentarias: ≤2 bebidas al día para hombres y ≤1 bebida al día para las mujeres.

El comité asesor delineo un gran conjunto de pruebas que demuestran que el alcohol no mejora la salud humana y que tanto un consumo alto como el consumo excesivo de alcohol están asociados con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas. El etanol, compuesto químico que por sí solo no tiene valor nutricional, y las bebidas alcohólicas proporcionan pocos nutrientes de los grupos de alimentos recomendados. Mientras que las DGAs aconseja no comenzar a aquellos que actualmente no beben, todavía permite hasta 2 bebidas al día para los hombres y 1 bebida al día para las mujeres. Las diferencias en las recomendaciones entre géneros se derivan de las diferencias generales en la masa corporal y los impactos del alcohol en diferentes masas corporales. Sin embargo, el comité asesor argumentó que pruebas sustanciales muestran que los hombres que bebían 2 bebidas al día tenían un “aumento modesto pero significativo del riesgo [de mortalidad]” comparado con hombres que bebían sólo una bebida al día.

3. Grasa saturada

Recomendación del comité asesor de grasas saturadas: reducir la ingesta de grasas saturadas y sustituirla por grasa insaturada[6]
Recomendaciones de las Guías Alimentarias finales: limitar la ingesta de grasas saturadas a ≤10% de las calorías diarias.

El comité asesor delineo pruebas sólidas de que las dietas más bajas en grasas saturadas están asociadas con un menor nivel de LDL y colesterol total en sangre en los niños, y que sustituir grasas saturadas por insaturadas se asoció con un menor riesgo de mortalidad por enfermedades del corazón y enfermedades cardiovasculares en adultos.[6] Pero mientras que el reporte del comité asesor definió las “carnes grasas y el queso altos en grasa” como las principales fuentes de grasa saturada,[6] las DGAs finales afirman que las mayores fuentes de grasa saturada son “sándwiches, incluyendo hamburguesas, tacos, burritos, postres y aperitivos dulces arroz, pasta y otros platos preparados a base de granos.”[2] Esta declaración desvía la atención de las verdaderas fuentes culpables de las grasas saturadas presentes en nuestra dieta: carne, huevos, productos lácteos enteros y aceites vegetales refinados.

El comité asesor es explícito en el hecho de que no todas las sustituciones son iguales. Reemplazar la grasa saturada por carbohidratos refinados no mejora e incluso puede empeorar el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV); por otro lado, sustituir las grasas saturadas por grasas insaturadas las cuales se encuentran principalmente en alimentos vegetales enteros, puede reducir el riesgo de ECV.[13] Sin embargo, la recomendación de las DGAs para reducir la ingesta de grasas saturadas es que los estadounidenses elijan productos lácteos bajos en grasa o carnes magras.[2] Pero, ¿esta recomendación va lo suficientemente lejos como para fomentar una salud óptima? Dado que el adulto promedio no está cumpliendo con la ingesta de verduras recomendadas, particularmente verduras de color verde oscuro y legumbres,[2] ¿por qué no recomendar alimentos como leche de soja, acelgas y frijoles en lugar de lácteo y carne magra?

¿Por qué vemos estas diferencias?

Si bien nos gustaría pensar que el gobierno de los Estados Unidos le confía nuestras Guías Alimentarias nacionales a los mejores y más informados científicos, el trabajo del comité asesor está severamente limitado: sólo pueden asesorar las DGAs. Puede que no siempre vayan lo suficientemente lejos en sus recomendaciones, pero incluso si lo hacen, no hay garantía de que esas recomendaciones se tomen en cuenta. Los responsables de las DGAs finales pueden vetar, revisar e ignorar cualquier recomendación del informe del comité. Y a diferencia del comité, las dos personas que supervisan las DGAs no son investigadores o médicos de nutrición. Son miembros del gabinete designados políticamente, en este caso, el Secretario de Agricultura Sonny Perdue y el Secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar.[14,15] Perdue, el exgobernador de Georgia, violó la ley al abogar por la reelección del presidente Trump en 2020.[16] Alex Azar es un ex ejecutivo de Eli Lily, una compañía farmacéutica con sede en Indianápolis.[17] Además de carecer autoridad o conocimientos en nutrición, ¿podemos realmente confiar en que estos dos designados tienen en mente los mejores intereses del pueblo estadounidense?

¿O son simplemente títeres de la agenda de nuestra administración y del dominio corporativo sobre el sistema alimentario estadounidense?

Referencias

  1. Dietary Guidelines for Americans, 2020-2025. 9th ed. U.S. Department of Agriculture and U.S. Department of Health and Human Services; 2020.
  2. U.S. Department of Agriculture, U.S. Department of Health and Human Services. Purpose of the Dietary Guidelines | Dietary Guidelines for Americans. https://www.dietaryguidelines.gov/about-dietary-guidelines/purpose-dietary-guidelines. Published 2020. Accessed January 9, 2021.
  3. Food and Nutrition Services. Supplemental Nutrition Assistance Program Participation and Costs. U.S. Department of Agriculture; 2020.
  4. Food and Nutrition Services. WIC Program Participation and Costs. U.S. Department of Agriculture; 2020. https://www.fns.usda.gov/pd/wic-program . Accessed September 29, 2020.
  5. Food and Nutrition Services. National School Lunch Program: Participation and Lunches Served. U.S. Department of Agriculture; 2020. https://www.fns.usda.gov/nslp. Accessed September 29, 2020.
  6. Dietary Guidelines Advisory Committee. Scientif Ic Report of the 2020 Dietary Guidelines Advisory Committee: Advisory Report to the Secretary of Agriculture and the Secretary of Health and Human Services. Washington D.C.: U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service; 2020.
  7. U.S. Department of Agriculture, U.S. Department of Health and Human Services. Who’s Involved in Updating the Dietary Guidelines. Dietary Guidelines for Americans. https://www.dietaryguidelines.gov/about-dietary-guidelines/process. Published 2020. Accessed January 10, 2021.
  8. Evert AB, Dennison M, Gardner CD, et al. Nutrition therapy for adults with diabetes or prediabetes: A consensus report. Diabetes Care. 2019;42(5):731-754. doi:10.2337/dci19-0014
  9. Rahman I, Wolk A, Larsson SC. The relationship between sweetened beverage consumption and risk of heart failure in men. Heart. 2015;101(24):1961-1965. doi:10.1136/heartjnl-2015-307542
  10. Lee AK, Binongo JNG, Chowdhury R, et al. Consumption of less than 10% of total energy from added sugars is associated with increasing HDL in females during adolescence: a longitudinal analysis. J Am Heart Assoc. 2014;3(1):e000615. doi:10.1161/JAHA.113.000615
  11. Collin LJ, Judd S, Safford M, Vaccarino V, Welsh JA. Association of sugary beverage consumption with mortality risk in US adults: A secondary analysis of data from the REGARDS study. JAMA Netw Open. 2019;2(5):e193121. doi:10.1001/jamanetworkopen.2019.3121
  12. Center for Behavioral Health Statistics and Quality. Results from the 2016 National Survey on Drug Use and Health: Detailed Tables. Rockville, Maryland: Substance Abuse and Mental Health Services Administration; 2017.
  13. Sacks FM, Lichtenstein AH, Wu JHY, et al. Dietary fats and cardiovascular disease: A presidential advisory from the american heart association. Circulation. 2017;136(3):e1-e23. doi:10.1161/CIR.0000000000000510
  14. Bluestein G. Donald Trump picks Sonny Perdue as secretary of agriculture. Atlanta. News. Now. https://www.ajc.com/news/state–regional-govt–politics/breaking-donald-trump-taps-sonny-perdue-his-agriculture-chief/oWpJvzgWCungyRdmw0N8FP/. Published August 10, 2017. Accessed January 11, 2021.
  15. Mangan D. Senate confirms Alex Azar as President DonaldTrump’s health chief. CNBC. https://www.cnbc.com/2018/01/24/senate-confirms-alex-azar-as-president-donaldtrumps-health-chief.html. Published January 24, 2018. Accessed January 11, 2021.
  16. The Associated Press. USDA head Perdue violated Hatch Act by advocating for Trump re-election, gov’t watchdog says. NBC News. https://www.nbcnews.com/politics/2020-election/usda-head-perdue-violated-hatch-act-advocating-trump-re-election-n1242687. Published October 9, 2020. Accessed January 11, 2021.
  17. Cancryn A, Karlin-Smith S. Trump picks ex-pharma executive Azar to lead HHS . Politico. https://www.politico.com/story/2017/11/13/alex-azar-hhs-secretary-trump-244837. Published November 13, 2017. Accessed January 11, 2021.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.