Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » Historias de Éxito » ¿Puede el ayuno de agua regular la presión arterial? ¡A mí me funcionó!
CNS Logo

¿Puede el ayuno de agua regular la presión arterial? ¡A mí me funcionó!

Can Water Fasting Regulate Blood Pressure? It Worked for Me!

Aunque sigo luchando contra la obesidad, el cambio a una forma de comer basada en plantas sin procesar (WFPB, por sus siglas en inglés) me salvó la vida. Cuando me pasé al estilo de vida basado en plantas sin procesar, al principio perdí peso y dejé de tomar medicamentos para la prediabetes, el hipotiroidismo, el colesterol alto, los triglicéridos elevados, y la presión arterial alta. Mi proteína C reactiva (PCR) de 5,9, que indicaba mucha inflamación en el cuerpo, se redujo considerablemente; y las crisis debidas a mí trastorno del tejido conectivo se hicieron más infrecuentes y eran menos graves.

Este trayecto hacia un estilo de vida más saludable comenzó en diciembre del 2016 y mis números siguen sorprendiendo a mis médicos a pesar de mi constante lucha por perder peso. Aunque todavía me quedan 70 libras (31,7 kilogramos) por bajar, terminé perdiendo 50 libras (22,6 kilogramos) y me sentí mejor que antes. Sin embargo, a finales del 2020, mi presión arterial comenzó a subir. Para muchos de nosotros el 2020 fue un año de luchas y el mío no fue diferente. Tal vez fue el aislamiento o quizás fueron las respuestas de mi cuerpo a la devastación que presencié con amigos y familiares debido a la pandemia del COVID-19. No obstante, mi médico me planteó la posibilidad de tomar medicamentos para la presión arterial. Me dijo que a pesar de mi estilo de vida, por lo demás saludable, mi edad y mi continua obesidad (aún después de haber perdido peso) estaban contribuyendo a mi presión arterial elevada. La lectura sistólica oscilaba entre 140 y 170, más mi lectura diastólica se mantenía por debajo de 80—esta llamada hipertensión, aislada puede ocurrir con la edad cuando hay otros problemas de salud como la obesidad. Aparte de los suplementos de vitaminas D y B12, no tomaba ningún medicamento y quería seguir así, de modo que le dije que prefería intentar reducir mi presión arterial con esfuerzos más concentrados hacia un estilo de vida más limpio. No obstante y a pesar de mis esfuerzos, no conseguí estabilizar mi presión arterial y acepté empezar a tomar medicamentos para la presión arterial en marzo de 2021.

Al principio, el medicamento reducía mi presión arterial. Pero luego, la sistólica empezó a subir de nuevo, aún con la medicación. Cuando mi médico quiso ponerme un medicamento más fuerte para la presión arterial, comencé a investigar otras opciones naturales para tratar mi hipertensión. Al hacerlo, me encontré con un artículo de los Drs. Alan Goldhamer y T. Colin Campbell sobre el ayuno bajo supervisión médica solo con agua para tratar la hipertensión. En este artículo, los resultados de un estudio sobre el ayuno solo con agua indican que cerca del 90 % de los 174 participantes lograron una disminución drástica de la presión arterial a través de un ayuno supervisado de 10 a 11 días.[1] El Dr. Goldhamer como fundador del Centro de Salud TrueNorth tiene décadas de experiencia con el ayuno solo con agua y el Dr. T. Colin Campbell es un bioquímico de renombre mundial más conocido por su innovador Proyecto de China y su exitoso libro, El Estudio de China: El estudio más completo jamás realizado sobre nutrición y las asombrosas implicaciones sobre la alimentación, la pérdida de peso, y la salud a largo plazo.

Aunque la idea de ayunar solo con agua me parecía abrumadora, tenía la intención de probar este tipo de intervención. Además de poner mi cabeza en el lugar correcto para intentar dicha hazaña, sabía que necesitaba encontrar un médico o un centro que me ayudara.

En otro artículo más reciente vi descritos los efectos de un ayuno supervisado para tratar la hipertensión y concluye que el ayuno solo con agua es seguro y eficaz para normalizar la presión arterial tanto en participantes medicados como no medicados.[2]

Aunque la idea de ayunar solo con agua me parecía enorme, tenía la intención de probar este tipo de intervención. Además de centrarme para intentar dicha hazaña, sabía que tenía que encontrar un médico o un lugar que me ayudara. Ya que el Dr. Goldhamer es uno de los médicos más destacados en el ayuno a largo plazo solo con agua, me inscribí en el Centro de Salud TrueNorth. Por desgracia, la demanda allí es bastante alta y ya estaban reservados por seis meses. Sin embargo, mis conversaciones con el Dr. Goldhamer me llevaron al Dr. Nathan Gershfeld, del Fasting Escape Retreat Center. Este establecimiento también estaba lleno por varios meses, pero el Dr. Gershfeld ofrecía servicios de ayuno “a domicilio”. Esto era justo lo que necesitaba y me inscribí de inmediato.

¿Cuál es el proceso de un ayuno solo con agua?

Con la autorización de mi médico personal dejé de tomar mi medicación para la presión arterial tal como me recomendó el Dr. Gershfeld y me preparé para mi ayuno. El Dr. Gershfeld y yo nos reunimos inicialmente por videoconferencia y hablamos por teléfono todos los días durante mi de ayuno de siete días y cada uno de mis cuatro días de realimentación. También proporcionó un enlace para que los que ayunábamos en casa pudiéramos asistir a las mismas clases que le ofrecía a quienes se alojaban en sus instalaciones.

La etapa de mi prealimentación duró dos días. Durante este tiempo, se me indicó que comiera solo frutas y vegetales para que el periodo de ayuno fuera más suave. Me aconsejaron que descansara mucho durante el ayuno, así que programé unas vacaciones en el trabajo. Mi tensión arterial inicial era de 162/80.

Can Water Fasting Regulate Blood Pressure? It Worked for Me!

Los primeros dos días fueron duros. Sentí dolor de cabeza y algo de náuseas, ambos normales, según el Dr. Gershfeld. Además de algunas reacciones físicas, también tuve unos antojos horribles que me causaron angustia mental. Soy una aficionada a la comida y me encanta crear una cocina basada en plantas con muchas especias, así que casi parecía que estaba de luto echando de menos la actividad de cocinar y comer. Puede sonar extraño, pero me sentía triste. Sin embargo, lo mejor de esos dos días fue el descenso inmediato de mi presión arterial, que llegó a 140/78.

El malestar físico del ayuno no disminuyó con el tiempo. De hecho, desarrollé acidez estomacal junto con el dolor de cabeza y las náuseas que había experimentado desde el principio. También empecé a fantasear con la comida. Extrañamente, me calmaba viendo videos de cocina. También encontré consuelo viendo documentales sobre vida basada en plantas y videos sobre los beneficios del ayuno. Las llamadas del Dr. Gershfeld también me ayudaron a mantener los pies en la tierra. Durante estas, me pedía mis lecturas diarias de la presión arterial, mi peso, y mis experiencias fisiológicas y psicológicas del día a día. Aunque estaba contenta de empezar a perder peso de nuevo, mi atención se centraba principalmente en estabilizar mi presión arterial, cuyas lecturas fueron 136/71 al final de mi cuarto día de ayuno.

Al final del quinto día, la acidez estomacal era insoportable. Antes de irme a la cama esa noche, lo eché a perder y me tomé un medicamento para la acidez. Sabía que esta experiencia de ayuno debía estar libre de cualquier droga y no consideré las consecuencias de lo que había hecho. Sin embargo, solo buscaba alivio. Cuando me reuní con el Dr. Gershfeld al día siguiente, se preocupó, por supuesto, y me aconsejó que hiciera un majado de papa cocida y agua. Sorprendentemente, eso ayudó mucho a la acidez y al reflujo ácido. Y lo que es mejor, esa tarde mi tensión arterial era de 134/77.

Can Water Fasting Regulate Blood Pressure? It Worked for Me!

¿Cuál es el proceso después del ayuno?

Después del ayuno, la primera mañana de realimentación me hizo muy feliz. Mi presión arterial era de 132/72 y el zumo de apio y manzana que preparé para romper el ayuno lo encontré sabroso. Mis papilas gustativas se agudizaron y sonreí con cada sorbo. Mis sonrisas eran en respuesta a los sabores agradables, pero también reflejaban mi euforia por la estabilización de mi presión arterial. El resto de mi período de realimentación fue bastante fácil y mi presión arterial continuó manteniéndose estable con la sistólica en los 130 bajos y la diastólica en los 70 bajos.

Según todo lo que he leído y visto sobre el ayuno, esta intervención alimenticia mejora muchos otros problemas como la obesidad, los niveles elevados de glucosa, y los niveles altos de colesterol. También desencadena un proceso llamado autofagia, que hace que las células se limpien desde adentro. Pero mi motivación para el ayuno seguía centrada en mi presión arterial.

Al momento de escribir este artículo, ha pasado poco más de un mes desde que terminé mi ayuno y mi presión arterial esta mañana era de 119/66. Ayer, era de 124/69. Ten en cuenta que no he tomado medicamentos para la presión arterial desde una semana antes de mi ayuno. Estoy encantada de haber probado esta estrategia y convencida de que a medida que continúe perdiendo peso y siguiendo una alimentación basada en plantas sin procesar mi presión arterial seguirá mejorando.

Referencias

  1. Goldhamer, A. C., Lisle, D., Parpia, B., Anderson, S. V., & Campbell, T. C. “Medically supervised water-only fasting in the treatment of hypertension.” J Manipulative Physiol Ther. 2001. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11416824/.
  2. Grundler, F., Mesnage, R., Michalsen, A., & de Toledo, F. W. “Blood pressure changes in 1610 subjects with and without antihypertensive medication during long-term fasting.” Journal of the American Heart Association. 2020. https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/JAHA.120.018649.

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.