Lleva tu práctica al siguiente nivel. Suscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en PlantasSuscríbete en nuestro Certificado de Nutrición Basada en Plantas
Temas » En Práctica » 6 Alimentos que combaten la inflamación e ideas para recetas
CNS Logo

6 Alimentos que combaten la inflamación e ideas para recetas

6 Inflammation-Fighting Foods Plus Recipe Ideas

¿Por qué nos sentimos adoloridos después de un entrenamiento? La inflamación juega un papel importante. La inflamación aguda es una respuesta natural a un entrenamiento eficaz y sentirse un poco dolorido puede ser una señal de que tu cuerpo se está curando a sí mismo. Esta inflamación temporal no es nada de qué preocuparse. Sin embargo, la inflamación crónica puede meterte en problemas. Múltiples componentes de los lácteos, como la grasa trans y el azúcar Neu5gc, desencadenan una respuesta inflamatoria. Con el tiempo (por ejemplo, una porción de leche de vaca de chocolate después de cada entrenamiento) esta respuesta puede poner a tu cuerpo en un estado inflamatorio crónico, lo que te pone en riesgo de enfermedades graves.

Una manera sencilla de reducir el riesgo de inflamación crónica es deshacerse de los lácteos. Para bregar con la inflamación aguda y acelerar tu proceso de recuperación de entrenamiento, elimina los lácteos y luego considera algunas otras medidas proactivas. Mientras que los alimentos por sí solos no deben reemplazar tu rutina de recuperación (reposo, uso de rodillos, baños de hielo, etcétera), la incorporación de estos alimentos vegetales que combaten la inflamación puede acelerar significativamente tu tiempo de recuperación y regresarte a la acción.[1]

Alimentos que combaten la inflamación

1. Especias
Muchas especias comunes tienen propiedades antiinflamatorias, pero el jengibre y la cúrcuma son excelentes para combatir la inflamación, y no se necesitas usar mucho. Espolvorea en revueltos de tofu o garbanzos, sopas y verduras asadas, o agrega una pequeña pizca de cada uno a tus batidos.

2. Vegetales de hojas verdes
Col rizada, berza, espinacas, todas entran en este grupo. Amasa tu col rizada y déjala reposar durante unas horas en un delicioso aderezo de tahini (ajonjolí) para hacer una deliciosa ensalada de col rizada; cocina berza con ajo y cebollas; o añade unos puñados de espinacas frescas o congeladas a un salteado.

3. Algunas frutas
Piensa en fresas, arándanos, naranjas y cerezas. Disfruta de estas frutas por si solas, en un batido, o mezcladas con plátanos congelados para un postre dulce sin lácteos tipo yogur congelado.

4. Nueces
Abastecete de nueces de nogal, almendras y avellanas. Tuéstalas ligeramente y haz tu propia mantequilla de nueces (o compra una variedad en el supermercado). Las nueces también complementan muy bien las ensaladas y les añaden textura a los increíbles bowls de acai.

5. Tomates
¿Crees que no te gustan los tomates? Prueba una variedad diferente. Desde los tomates cereza hasta los roma, vienen en todos los gustos y texturas. Úsalos en una pizza vegetariana sin lácteos, en una salsa boloñesa a base de plantas o en una ensalada de tomate, pepino y feta de tofu sin lácteos.

6. Frijoles
Pinto, garbanzo, negro o colorados, hay literalmente docenas de variedades diferentes de frijol para adaptarse a cualquier preferencia. Ya sea que los compres en lata o hagas los tuyos a partir de habichuelas secas , los frijoles conservan sus propiedades que combaten la inflamación. Cocina a fuego lento un sustancioso chili de frijoles, prepárate un burrito de frijol y verduras, o haz un dip para comer con verduras crudas o untar en sándwiches y wraps.

¿Qué tienen en común estos alimentos? ¡Antioxidantes! Los antioxidantes son compuestos que ayudan tanto en la prevención como en la reparación del daño celular y de tejidos, a menudo causado por la inflamación.[2] Mientras que los lácteos son extremadamente bajos en antioxidantes, los alimentos basados en plantas tienden a ser extremadamente altos en estos compuestos.

El combustible que elegimos poner en nuestros cuerpos hace la diferencia no sólo en nuestro rendimiento deportivo, sino en nuestra vida en general. Pruébalo durante una semana. Abandona los lácteos (si aún no lo has hecho), incorpora estos alimentos mencionados que combaten la inflamación en tu dieta y fíjate cómo te sientes. La inflamación no tiene que ser una carga inevitable con la que debes aprender a lidiar – algo sencillo como comer una ensalada de espinacas con nueces y garbanzos puede hacer la diferencia.

*Este artículo se reimprime con permiso de Switch4Good.

Referencias

  1. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/foods-that-fight-inflammation
  2. https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/how-to-use-food-to-help-your-body-fight-inflammation/art-20457586

Copyright 2021 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Recibe en tu buzón noticias y recursos sobre el estilo de vida basado en plantas incluyendo cursos/seminarios, artículos inspiradores y recetas saludables.