Transforma tu vida con el poder de una alimentación basada en plantas. ¡Regístrate en nuestra Conferencia Virtual Gratis - Enriquece Tu Plato!¡Regístrate en nuestra Conferencia Virtual Gratis - Enriquece Tu Plato!
Recetas » Plato Principal » Coles rellenas con salsa de tomate
CNS Logo
Coles rellenas con salsa de tomate

Lo Que Necesitarás


8 a 10 hojas grandes de col verde rizada

cebolla picada (aproximadamente ½ cebolla mediana)

1 ½ taza de frijoles negros cocidos (aproximadamente 1 lata de 15 onzas (425 g), escurrida)

1 taza de maíz en conserva, enjuagado (si no está sin sodio), escurrido

3 cucharaditas de comino molido

1 ½ tazas de arroz integral cocido

2 cucharadas de semillas de linaza molida

4 porciones de jugo exprimido de chile-ajo (salsa Sriracha) al gusto (opcional)

1 cucharada de orégano seco (al gusto)

1 taza de salsa de tomate (o tomate picado)


Procedimiento


1 Rebana las coles rizadas llenas e intactas desde la base, donde las hojas de ambos lados se encuentran con el tallo principal. En tamaño, deberían parecer una gran “mano extendida”. Apílalas con cuidado y tenlas listas al lado de tu estufa en un plato.

2 Pon un recipiente grande con agua más hielo cortado o en cubos al lado de tu estufa.

3 Pon a hervir agua en una olla grande y luego baja la temperatura a fuego medio.

4 Sumerge cuidadosamente una o dos hojas cortadas en agua hirviendo, utilizando pinzas de cocina metálicas y presionándolas hacia abajo suavemente. Hiérvelas por cerca de 2 a 4 minutos (dependiendo del grosor de las hojas, deben volverse de un color brillante).

5 Retira cuidadosamente las hojas y sumérgelas en agua fría. Espera un minuto o dos, y colócalas con cuidado en toallas de papel en tu plato (toalla de papel, hoja cocida, toalla de papel, y así sucesivamente).

6 Cocina y enfría las hojas restantes usando el mismo proceso. Apaga el calor de tu estufa y reserva de ½ a ⅔ de taza de caldo de col. Nota: si es necesario, puedes guardar las hojas entre las toallas de papel en una bolsa de plástico sellable grande para hacer el resto de este plato en otro momento.

7 Precalienta la estufa a 190 grados centígrados (375 °F).

8 Pon la cebolla picada en una sartén antiadherente grande. Agrega frijoles negros, maíz, comino y ⅓ taza del caldo reservado. Pon todo a fuego lento (cubierto) y revuélvelo de vez en cuando, hasta que las cebollas comiencen a ponerse traslúcidas. Apaga el calor.

9 Agrega arroz cocido, salsa de chile y ajo, y revuelve hasta que todo esté mezclado. Deja enfriar la mezcla.

10 En un tazón grande, agrega los vegetales cocidos/arroz.

11 En un recipiente pequeño (frasco, tazón pequeño) mezcla la semilla de linaza molida con 6 cucharadas de agua. Deja reposar durante un par de minutos. Agrega la mezcla a los vegetales/arroz y revuelve hasta que esté combinado. Añade un poco más del caldo de reserva si el arroz no empieza a ponerse un poco pegajoso.

12 Prepara una cacerola cuadrada o rectangular grande (idealmente con una tapa, pero opcional) con papel para hornear o papel de aluminio antiadherente Reynolds (prefiero este último ya que puedes moldearlo, se mantiene “abajo” mejor que el papel para hornear, puede controlar la temperatura más alta y se puede reutilizar).

13 Coloca una sola hoja de col rizada cortada en una tabla para cortar grande, con el tallo hacia ti. Saca de 2 a 3 cucharadas de la mezcla de relleno (dependiendo del tamaño de la hoja) y colócalas en la parte inferior de la hoja, horizontalmente. Debes dejar una o dos pulgadas (2,5 a 5 cm) a cada lado (ver FOTO).

14 Es como rodar un burrito. Dobla cuidadosamente ambos lados, izquierdo y derecho de forma parcial sobre el relleno, luego levanta rodando la parte de abajo de la hoja hacia arriba y por encima, hacia adelante plegándola hasta llegar al final. Coloca el “burrito de col” con la parte abierta hacia abajo en tu cazuela.

15 Continúa hasta que tu plato esté lleno.

16 Mezcla orégano seco (o cualquier otra especia deseada) con 1 taza de salsa de tomate o tomates cortados en cubitos.

17 Sirve la mezcla sobre los "burritos", cúbrelos y hornea todo durante 45 a 60 minutos.

Consejos Para Cocinar

Prepara siempre algunas hojas extra en caso de que una “se rompa” durante la cocción o el enrollado (por eso recomiendo 10 hojas). Siempre puedes utilizar picado adicional en sopas, guisos y salsas.

También puedes cortar finamente los “pedazos” de las hojas y agregarlas al relleno a medida que se va cocinando, tal vez añadiendo un poco más de agua o de caldo.

Usa los pedacitos de hojas verdes sobrantes en sopas, estofados o salteados.

Las hojas grandes de la acelga suiza funcionarán tan bien como las hojas verdes de la col rizada y no necesitan ser precocinadas. La acelga se “encoge” alrededor del relleno.

Otros cereales de grano entero cocidos como el mijo, la quinua y la cebada también funcionarán. Usa la misma cantidad de arroz que en la receta anterior.

Una salsa básica blanca o de champiñón, basada en plantas, se podría utilizar en lugar de una salsa de “tomate rojo”.

Experimenta agregando otras verduras picadas al relleno: apio, champiñones, zanahorias ralladas. Incluso, ¡puedes agregar hojas picadas de col rizada de los sobrantes! Puede que tengas que ajustar la cantidad de caldo en la mezcla de relleno, dependiendo del contenido de agua de los vegetales usados.

En lugar de hierbas secas, puedes utilizar hierbas picadas y frescas de tu preferencia.

Copyright 2020 Centro de Estudios en Nutrición. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito

Mantente al tanto de las noticias sobre el certificado nutrición basada en plantas enteras y recibe artículos inspiradores y recetas en tu buzón.